Dragones Biblicos
Escrito por

Incapaces de explicar ciertos hechos apelando a la racionalidad, el miedo a lo desconocido llevó a los hombres prehistóricos a concebir un lúgubre inframundo en donde cada noche desaparecía la luz del sol y las sombras dominaban la tierra. Creían fervientemente que era el momento en que se hacían presentes las fuerzas del Mal.

Por las noches, el abismo de oscuridad engendraba un terrible Dragón, una bestia reptiliana que exhalaba fuego por sus fauces. Estas características aparecen en la Biblia, donde se menciona al Maligno como la encarnación de un “dragón o serpiente antigua”

Dragones Biblicos
Dragones Biblicos

La presencia de este ser malvado durante la noche anticipaba pestes, batallas y otras adversidades. Éste es el dragón del Apocalipsis, del cual se dice que “Apareció en el cielo otra señal, y vi un dragón de color del fuego, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y sobre las cabezas siete coronas” (Apocalipsis, 12-13). Este último libro de las Sagradas Escrituras cristianas engendró la idea de que el dragón es símbolo de Satanás, y que debe ser derrotado por San Miguel Arcángel.

Las creencias religiosas acerca de los “matadores del dragón” originaron diversas versiones, en general sumamente cruentas. Uno de los casos es el de San Jorge, quien logró aniquilar al dragón que asustaba a los moradores de un pueblo y escondía a una bella doncella dentro de un palacio. Esta proeza, como San Jorge era cristiano, le costó la vida.

También en la antigua Epopeya de Gilgamesh aparece el “fiero Huwawa” (o Humbaba), que era un animal compuesto, un híbrido de gigante y dragón cuya descripción coincide con la del Apocalipsis en varios puntos. Se dice que la cara de Huwawa es muy extraña, que sus gritos son tempestades, sus fauces vomitan llamas de fuego y tiene un aliento mortífero.

No es una casualidad que a lo largo de los siglos, en Europa, se haya interpretado al dragón como el origen de todos los males, especialmente de las pestes, vinculándolas además a la presencia del Anticristo... Es una derivación de la hermenéutica bíblica.

En Galicia también aparecen leyendas religiosas vinculadas a la presencia de dragones. Cuando Teodoro y Atanasio, seguidores de Santiago “el mayor”, llegaron a las costas españolas para enterrar el cadáver del apóstol se dice que los atacó un enorme dragón de hedionda respiración abrasadora.

Actualmente, en el ayuntamiento de Redondela –ciudad de la provincia gallega de Pontevedra– una de las fiestas tradicionales se llama “A Coca” en homenaje a la presencia de esta bestia fantástica.

Siguiente tema: Tolkien y los Dragones
Otros artículos de Dragones: