Dragones Vascos
Escrito por

DE CABALLEROS Y DRAGONES

Herensuge es el nombre del dragón vasco más famoso. Dentro de la mitología del Euskadi, estas criaturas fabulosas no son demasiado comunes. Sólo el Dios Creador Sugaar es la criatura más frecuente, aunque éste se parece más a una serpiente que a un auténtico dragón.
 
Existe una leyenda cristiana que narra la historia de un caballero de la zona de Navarra, llamado Teodosio de Goñi. Mientras cumplía penitencia por haber incurrido en el delito de parricidio, en las Sierras Aralar, redimió sus pecados salvando a una mujer que había sido entregada como rescate a un dragón. 

Con los tobillos encadenados, el dragón estaba a punto de hincarle los dientes y el caballero no tenía alternativa de vencerlo, entonces rezó al arcángel San Miguel para que lo ayudara a superar aquel duro trance.

En el Paraíso, le dicen al ángel las siguientes palabras: “Miguel, te llaman de la Tierra”. Pero éste responde: “Mi Señor, no iré a auxiliar a nadie sin tu presencia”.  Finalmente, el arcángel y Dios encabezan una aventura, se aproximan al caballero y le cortan la cabeza al dragón,  liberando a Teodosio de sus cadenas y de su penitencia.
 

Esta leyenda se relaciona con el monasterio de San Miguel de Aralar. La historia ha sido interpretada como una justificación de la ruptura con la religión pagana vasca para adherirse al Cristianismo y venerar especialmente al arcángel San Miguel. De todas maneras, es bastante parecida a otras leyendas europeas sobre caballeros y dragones; se trata simplemente de una adaptación local.

Dragones Vascos
Dragones Vascos

En la mitología vasca, Sugaar –también llamado Azucara, Sugoi o Maju– es una deidad vasca pre-cristiana asociada a las tormentas y otros factores climáticos. Normalmente tiene la forma de dragón o de serpiente.

Conservamos escasas referencias y leyendas acerca de Sugaar. Su rol primordial es el de unirse con su consorte Mari para generar las tormentas en la serranía. 

También existe un mito en el que Sugaar seduce a una princesa escocesa en la aldea de Mundaka para engendrar al mítico fundador de Vizcaya, llamado Jaun Zuria. Este leyenda legitima la señoría de Vizcaya como comunidad independiente de Navarra.

Con respecto a la etimología de su nombre, Sugaar o Sugar parece derivar de la adición de “suge” (que significa serpiente) y “ar” (que significa varón) en alusión a una “serpiente masculina”. Sin embargo, otras versiones apuntan que puede ser la aglutinación de las palabras vascas “su” (que significa fuego) y “gar” (que significa llama), dando a entender que este dragón tiene la capacidad de respirar fuego.  

Algunas leyendas populares indican que Sugaar tiene dos moradas: las cuevas de Amunda y Atarreta. Se dice que surca los cielos y augura tormentas; también suele castigar a los niños que desobedecen a sus padres.
Siguiente tema: El Leviatán como Animal
Otros artículos de Dragones: