Cupido Educado Regando Las Plantas El Hijo Del Ángel Mirando El Sol Claridad El Malvado Angel Angelitos Mariposas Lassautopt Blancura Cupido Antiguo Protectora Con Trompeta El castigo del Ángel Cupido Bebe Belleza Angelical Las Alas De Ángel Angel de Dios Angel Destructor Sagrado

El Arcángel San Miguel Parte I
Escrito por Rosario Araujo

San Miguel compone la esfera de los arcángeles, que son siete. La doctrina eclesiástica lo califica como aquél que ocupa la jerarquía superior de sus pares. Lo llama “Príncipe de los espíritus celestiales” y “capitán de la milicia celestial”. Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento se revela como un auténtico defensor del pueblo de Dios contra la maldad diabólica.

Se trata de un ángel guerrero, el clásico combatiente de Lucifer. La iconografía religiosa lo representa pisando con su talón la cabeza de este ángel oscuro mientras lo amenaza con una espada, lo traspasa con una lanza o se encuentra a punto de encadenarlo.

Se lo conoce como el custodio de las huestes cristianas contra los enemigos de la Iglesia. Su nombre significa “que es parecido al Señor” o “quien como Dios”.

La Biblia lo presenta como el obediente líder divino que encabezó la protesta cuando los ángeles oscuros se rebelaron contra la potestad del Creador. Entonces, San Miguel demostró su enorme y decisiva fuerza durante la “Batalla del Cielo”. Desde entonces, los demás ángeles obedecen sus mandatos.

El Arcángel San Miguel Parte I
El Arcángel San Miguel Parte I

En el Antiguo Testamento bíblico, este arcángel es calificado como el “guardián de la nación hebrea”, mientras que en el Libro de Daniel, el Señor lo envía para brindarle protección a éste. Allí leemos: “Y ahora volveré a luchar contra el príncipe de Persia. Nadie me presta ayuda para esto, excepto Miguel, vuestro príncipe, mi apoyo para darme ayuda y sostenerme”. Y también se lo menciona en Daniel 12: “En aquel tiempo surgirá Miguel, el gran príncipe que defiende a los hijos de tu pueblo”.

Los judíos lo consideran el enviado divino destinado a guiarlos a través del desierto para atravesar exitosamente los pueblos paganos, que serían destruidos con la ayuda de este poderoso arcángel guerrero.

También es mencionado en el Éxodo: “He aquí que yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te guarde en el camino y te conduzca al lugar que te tengo preparado. Pórtate bien en su presencia y escucha su voz: no le seas rebelde, que no perdonará vuestras transgresiones, pues en él esta mi Nombre. Si escuchas atentamente su voz y haces todo lo que yo diga, tus enemigos serán mis enemigos y tus adversarios mis adversarios. Mi ángel caminara delante de ti y te introducirá en el país de los amorreos, de los hititas, de los perizitas, de los cananeos, de los jivitas y de los jebuseos; y yo los exterminaré. No te postrarás ante sus dioses, ni les darás culto, ni imitarás su conducta; al contrario, los destruirás por completo y romperás sus estelas. Vosotros daréis culto a Yahveh, vuestro Dios”.