Tierra Angelitos En Su Casa Blancura del Angel Espada Electrica Fuerza Negra Lectura Angel Ascendiendo En La Orilla Regando Las Plantas Leyenda Cupido Pintura Angeles de David Angel Celestial Cupido Ilustrado Pequeño Cupido Rebelión de Angel Chiquilla Con Trompeta Bebe Durmiendo

Las Pinturas Angélicas De El Greco
Escrito por Rosario Araujo

El Greco terminó en el año 1586 una de sus obras más célebres, El entierro del conde de Orgaz, a partir de la cual se transformó en el maestro superlativo de la península hispánica.

Esta obra fue pintada para la iglesia toledana de Santo Tomé. Exhibe la tumba de un aristócrata toledano, rodeada por los santos Agustín y Esteban, además del propio artista acompañado de su primogénito. Se muestra el espíritu del conde elevándose hacia el cielo, que está densamente poblado de ángeles, santos y relevantes políticos de la época.

En este lienzo se revela la clásica elongación longitudinal de las figuras, propias de la estética de El Greco, y también el “horror al vacío” que caracterizó al período manierista.

Otra de sus pinturas angélicas fue titulada La Trinidad y presenta rasgos típicos del Renacimiento italiano, además de reproducir la estética manierista del cuadro anterior. La anatomía humana se traslada a las figuras de carácter divino como Cristo o los ángeles, y el contraste lumínico provoca un clima de misticismo sobrenatural.

Es necesario destacar que la estética del pintor es indisociable de una espiritualidad altamente cultivada: sus obras invocan una atmósfera de religiosidad que los emparienta con la literatura mística de Santa Teresa de Jesús o de San Juan de la Cruz. La sido caracterizado como un hombre excéntrico pero decidido, de extraordinaria piedad y devoción.

Además de sus pinturas angélicas, se destacó en el retrato de paisajes toledanos, un género frecuente entre los artistas españoles de la época.

Siguiente tema: El Arcangel Jofiel