El Faro Angeles de David Interrumpido Perdon de Angel Cupido y Psique Medio Ángel Destello Angel en el jardin Dulzura de Angel Cupido Antiguo Cupido Marmol El Arroyo Dos ángeles Cupido Dormido Poder Descansando Antaño Angel Destructor Reflejo Belleza Angelical

Serafín
Escrito por

También Tomás Aquino ofreció una descripción de los serafines en su obra capital, llamada Suma Teológica.

Según este filósofo y teólogo, el nombre "Seraphim" procede del verbo “abrasar”, que denota exceso de calor. Existen tres aspectos incluidos en el verbo “abrasar”:

1) Primero, el movimiento continuo hacia arriba. Esto significa que los serafines se dirigen permanentemente hacia el Creador y defienden sus preceptos.

2) En segundo lugar, incluye la actividad del “calor”, que se vincula con el fervor sobreabundante que los serafines transmiten al mundo.

3) Por último, “abrasar” también alude a la claridad o brillo. Son como candelas que transiten su luz a los demás.

En su Oración acerca de la dignidad humana (1487), el pensador renacentista italiano Pico della Mirandola califica a los serafines como “aquellos seres fogosos que queman con el fuego de la caridad”.

Serafín
Serafín

ETIMOLOGÍA Y EJEMPLOS

Dentro de la teología cristiana, los serafines son seres puros que iluminan y mantienen comunicación permanente con el Creador. Y el fuego se asocia con la Purificación y el Amor.

Remitiéndonos a la etimología del nombre, la palabra “serafín” procede del verbo saraph, que significa “cremar” o “foguear”.

De acuerdo con las tradiciones cristiana y judía, varios ángeles y demonios son incluidos dentro de la categoría de serafines, entre ellos encontramos a: Serafiel, Nataniel, Jeoel, Samuel, Lucifer, Satán, Abadón, Asmodeo, Leviatán, Samael, Semiazza y Metatron

Siguiente tema: Cupido