Horror Ante los ojos del Angel Ella Sola Angel en la Pradera Nido Beso de Angel Cupido Pelea Terraqueo Sollozo del Angel Cementerio Cupidos Cupido Tierno Las Alas De Ángel Angeles de Justicia La Rosa Del Angel Cupido Niño Dos ángeles Chiquilla Pequeño Cupido Pictorico

Serafines
Escrito por

Los serafines son una clase de seres celestiales mencionados por primera vez en Hebreos, uno de los libros del Antiguo Testamento bíblico. Iconografías judías posteriores los concibieron incluso con formas mortales. Dentro de la jerarquía cristiana de ángeles, representan el orden superior.

En Isaías 6:1 aparecen mencionadas las visiones que el profeta Isaías tuvo de un serafín: “Primero vi al Señor sentado en un trono. Levanté la vista y vi un serafín de pie detrás de él. Tenía seis alas: con dos de ellas cubría su rostro, con otras dos cubría sus pies, y con las otras dos surcaba el cielo”.

Serafines
Serafines

Además de estar dotado de seis alas y ser de aspecto imponente, el serafín es una “especie cantora”, que alaba con melodías la inmensa bondad del Señor. En la visión de Isaías, los serafines repiten constantemente Santo santo santo, santo es el Señor, Dios del Universo, santo es el Señor”.    

TAMBIÉN EN EL JUDAÍSMO

 
Los serafines también forman parte de la fe judaica. Son mencionados en la oración Kedushah, mientras que la visión de Isaías narrada en el apartado anterior forma parte de la liturgia religiosa tradicional de los judíos ortodoxos.

Los serafines ocupan el quinto lugar en la clasificación de los ángeles efectuada por Maimónides.

Cabe destacar que los judíos reformistas no confían generalmente en la existencia de los ángeles, aunque los mencionan con propósitos metafóricos.   

EDAD MEDIA EN ADELANTE

Para la teología medieval y la neoplatónica, los serafines eran los encargados de organizar el coro de ángeles. Pero su función primordial es la vigilancia y cuidado del trono de Dios.
 
Fue el pensador medieval Pseudo-Dionisio Areopagita quien incluyó a los serafines dentro de su Jerarquía Celestial. Él los caracterizó como “seres de calor”. Ángeles que simbolizan la revolución eterna de los principios divinos, la calidez y la agudeza, la perpetuidad, la energía y la actividad incesante.

Su inextinguible, invariable y luminoso poder es capaz de dispersar y destruir las sombras de la oscuridad

Siguiente tema: Serafín