Frankestein

Frankestein o el Prometeo moderno, mejor conocido como Frankestein a secas, es una novela escrita por Mary Shelley. Shelley comenzó a escribir cuando tenía 18 años, pero la novela se publicó cuando tenía 21.

Frankestein

Frankestein

La primera edición fue publicada anónimamente en Londres en 1818. El nombre de Shelley aparece en la segunda edición, publicada en 1831. El título de la novela se refiere a un científico, Victor Frankestein, que aprende a generar vida y crea un ser parecido a un hombre, pero más grande y poderoso. En la cultura popular, la gente se refiere incorrectamente al monstruo como ‘Frankestein’.

Abriendo la Puerta
Abriendo la Puerta

La novela tiene elementos de la novela gótica y del movimiento romántico. También funcionó como una advertencia contra la expansión del hombre moderno en la Revolución Industrial, lo cual queda implícito por el subtítulo de la novela, ‘El Prometeo moderno’. La historia influenció a la literatura y la cultura popular, y creó todo un género de historias y películas de horror. Generalmente se la considera como la primera novela de ciencia ficción a causa de su foco sobre la temática del hombre jugando a ser Dios.

Tipos de dinosaurios ovirraptosaurios

(Encontra mas   imagenes de dinosaurio aquí, en Linkmesh.com)

Relación con las aves

Los Ovirraptosaurios, al igual que los dromeosaurios, son tan parecidos a las aves que muchos científicos los consideran como tales. Gregory S. Paul escribió mucho sobre esta posibilidad, y Teresa Maryanska publicó una ponencia donde detallaba esta idea en el 2002.

Tipos de dinosaurios ovirraptosaurios

Tipos de dinosaurios ovirraptosaurios

Michael Benton, en su ‘Vertebrate Paleontology’, también incluía ovirraptorosaurios como uno de los órdenes dentro de la clase Aves. Sin embargo, varios investigadores no están de acuerdo con esta clasificación, y relacionan a los ovirraptorosaurios con manirraptores no-aviares apenas más primitivos que los dromeosaurios.

Invasion de Dinosaurios
Invasion de Dinosaurios

Filogenia

El análisis cladístico de Turner y sus colegas demostró que los Ovirraptores eran una clase de manirraptores más primitivos que las verdaderas aves. Encontraron que los ovirraptorosauros eran un grupo hermano de los Therizinosaurios y que los dos, juntos, son fundamentales que cualquier otro miembro de los Paraves. Varios nombres no oficiales fueron sugeridos para este grupo por científicos tales como Paul Sereno, entre los que se incluyen ‘Oviraptoriformes’ y ‘Enigmosauria’. Sin embargo, un estudio más reciente de Zanno y colegas desafió este descubrimiento, mostrando que los therizinosaurios son más primitivos y no están relacionados con los ovirraptorosaurios.

Descripción técnica

Los Ovirraptorosaurios tienen mandíbulas enormes semejantes a un pico y parietales largos. Los miembros más primitivos tienen cuatro pares de dientes en los premaxiliares (en los Incisivosaurios son más grandes todavía). Los miembros más avanzados no tienen dientes en las mandíbulas. La neumatización es extensa en el cráneo y las vértebras de los más avanzados. Los Ovirraptorosaurios tienen fúrculas gruesas con forma de U. Los brazos son alrededor de la mitad de largos de las piernas. Las manos son largas y tridáctiles, con un tercer dedo reducido en el caso del Caudinterys y del Ingenia. Tienen alrededor de 5 a 8 vértebras sacras y su pubis es vertical. La tibia es entre 15% y 25% más larga que el fémur. La cola es corta, con un número de vértebras reducido a 24 aproximadamente. El Isquión retiene el rasgo primitivo de un proceso obturador triangular y no posee el proceso proximodorsal encontrado en las aves. La faja pélvica también es primitiva; la escápula es una hoja ancha que está expandida y yace sobre el lateral del tórax.

Dinosaurio ovirraptosaurio

Los Ovirraptorosaurios son un grupo de dinosaurios maniraptores que vivieron durante el período Cretáceo en lo que ahora es Asia y Norteamérica. Se distinguen por su cráneo pequeño que puede tener o no una cresta en su cima. El grupo incluye a los Oviraptoridae, los Caenagnathidae y varias especies que no pertenecen a ninguna de esas familias, incluyendo a los Avimimus, los Caudipteryx y los Incisivosaurus. Su tamaño va desde el del  Caudipteryx que tenía el tamaño de un pavo, hasta el Gigantoraptor de 8 metros de largo y 1.4 toneladas. El grupo es cercano a los ancestros de las aves. Análisis como el de Osmolska sugieren que pueden representar aves primitivas que no podían volar.

Dinosaurio ovirraptosaurio

Dinosaurio ovirraptosaurio

Descripción

Los Ovirraptorosaurios son diferentes de la mayor parte de los demás manirraptores por su cráneo. Tenían hocicos cortos, mandíbulas parecidas a picos y una gran abertura en el hueso de la mandíbula inferior. Los miembros más primitivos tenían algunos dientes en el frente de su boca; en los Incisivosauros son incisivos muy prominentes. Los brazos y manos suelen ser largos (aunque muy reducidos en algunas especies) y los hombros son enormes y tienen huesos coracoides.

Sus colas son muy cortas comparadas con las de otros manirraptores. La cola del Nomingia y del Similicaudipteryx termina en cuatro vértebras fundidas.

Perdidos en la Selva
Perdidos en la Selva

Plumas

Existe evidencia de plumas en los ovirraptosaurios. Dos especies de ovirraptosaurios fueron encontradas con impresiones bien desarrolladas de plumas, especialmente en las alas y la cola, lo cual sugiere que funcionaban, al menos, para el despliegue. En segundo lugar, al menos dos especímenes de ovirraptosaurios (Nomingia y Similicaudipteryx) preservaron colas que terminaban en una estructura ósea que, en las aves modernas, se usa para sostener un abanico de plumas. También se encontraron protuberancias de plumas en el Avimimus portentosus. Además, varios especímenes han sido descubiertos en una posición similar a la de las aves modernas cuando anidan. Los brazos de estos especímenes están posicionados de manera que podían cubrir sus huevos en caso de que tuvieran alas pequeñas y un recubrimiento substancial de plumas.

Paleobiología

Dieta

Los hábitos alimenticios de estos animales no son muy conocidos: se ha sugerido que eran carnívoros, herbívoros, comedores de moluscos y de huevos (esto último ya no es válido). Las opciones restantes no son necesariamente incompatibles.

Algunos comían pequeños vertebrados. La evidencia que lo prueba viene del esqueleto de un lagarto preservado en la cavidad corporal de un Ovirraptor y de dos cráneos Troódontidos encontrados en un nido Citipati. La evidencia a favor de la dieta herbívora incluye la presencia de gastrolitos preservados en los Caudipteryx. También hay argumentos para la inclusión de moluscos en su dieta.

Originalmente se creía que estos animales comían huevos por el hallazgo de un Oviraptor en un nido. Estudios recientes demostraron que en realidad el animal estaba en su propio nido.

Dinosaurios Carnosaurios

Los Carnosaurios son un grupo de dinosaurios predadores gigantes que vivieron durante los períodos Jurásico y Cretáceo. Aunque originalmente contenía una gran cantidad de terópodos gigantes que no estaban muy relacionados, el grupo ha pasado a contener sólo a los allosaurios y a sus parientes más cercanos. Recientemente, los científicos han descubierto algunos carnosaurios muy grandes en la familia carcharodontosáurida, como por ejemplo el Gigantosaurus y el Tyrannotitan, que están entre los predadores más grandes de los conocidos.

Dinosaurios Carnosaurios

Dinosaurios Carnosaurios

Los rasgos distintivos de los carnosaurios incluyen ojos grandes, un cráneo largo y angosto, y modificaciones de las piernas y la pelvis.

Sistemas de análisis

El análisis cladístico moderno define a los Carnosaurios como aquellos dinosaurios que contienen un ancestro común con el Allosaurus.

Taxonomía

Los Carnosaurios tradicionalmente han sido el grupo de los grandes terópodos, pero los análisis de los ’80 y ’90 revelaron que, fuera del tamaño, el grupo compartía pocas características, convirtiéndose así en polifiléticos. Los primeros carnosaurios fueron reclasificados como terópodos más primitivos. Otros fueron ubicados dentro de los Coelosaurios si estaban más cercanamente relacionados con las aves, como los tiranosaurios. Otros carnosaurios primitivos incluían a los megalosáuridos, los espinosáuridos y los ceratosaurios. Incluso criaturas que no eran dinosaurios han sido consideradas carnosaurios, como el Teratosaurus.

Enojado
Enojado

Carnosaurus

El Carnosaurus es un nombre genérico acuñado posiblemente por Friedrich von Huene en 1929, y aparece en las listas de dinosaurios a veces. Probablemente es un error tipográfico; von Huene intentó asignar restos indeterminados a los carnosaurios, pero en algún punto del proceso de la publicación, el texto fue manipulado para que pareciera que había creado un nombre genérico nuevo, ‘Carnosaurus’. El nombre nunca fue descrito ni se lo ha tomado en serio.

Crecimiento de los dinosaurios saurópodos

(Encontra mas sobre  caricaturas de dinosaurios aquí, en Linkmesh.com)

Varios científicos intentaron solucionar la cuestión del por qué los saurópodos tenían tamaños tan grandes. Los tamaños gigantescos fueron alcanzados temprano en la evolución de los saurópodos, remontándose a los primeros saurópodos de fines del período Triásico. Según Kenneth Carpenter, cualquiera haya sido la presión evolutiva que causó el tamaño gigantesco, debe haber estado presente desde los orígenes del grupo.

Crecimiento de los dinosaurios saurópodos

Crecimiento de los dinosaurios saurópodos

Los estudios sobre los herbívoros mamíferos que llegaron a  tener tamaños grandes, como los elefantes, mostraron que estos tamaños en animales comedores de plantas llevan a una eficiencia mayor en la digestión de la comida. Como los animales más grandes tienen sistemas digestivos más largos, la comida queda en digestión por períodos de tiempo significativamente más largos, permitiendo a los animales sobrevivir con fuentes de comida de baja calidad. Esto es especialmente cierto de los animales con un gran número de ‘cámaras de fermentación’ a lo largo del intestino, que permiten a los microbios acumular y fermentar el material de las plantas y de esa manera, facilitar la digestión. A lo largo de la historia evolutiva, los dinosaurios saurópodos se encontraban en ambientes semi-áridos, con una caída estacionaria en la calidad de la comida durante la temporada seca. El ambiente de los saurópodos jurásicos más gigantescos, como el Amphicoelias, era esencialmente la sabana, similar a los ambientes áridos en los que se encuentran herbívoros gigantes, lo cual apoya la idea de que la comida de mala calidad en un ambiente árido promueve la evolución de los herbívoros gigantes. Carpenter argumentó que otros beneficios del tamaño grande, como la inmunidad relativa de los predadores, el gasto menor de energía y la vida útil Langer, probablemente eran ventajas secundarias. Los saurópodos tenían un tamaño grande principalmente para ayudar a procesar la comida de manera más eficiente.

Historia del descubrimiento

El primer fósil fue reconocido, ya que todos los saurópodos llegaron de Inglaterra y fueron interpretados de maneras distintas en un principio. Sus relaciones con otros dinosaurios no fueron reconocidas hasta mucho tiempo después de su descubrimiento inicial.

El primer fósil saurópodo en ser científicamente descrito fue un diente conocido bajo el rótulo de ‘Rutellum implicatum’. Este fósil fue descrito por Edward Lhuyd en 1699, pero no fue reconocido como un reptil prehistórico gigante en ese momento. Los dinosaurios no serían reconocidos como grupo hasta un siglo después.

Richard Owen publicó la primera descripción científica moderna de los saurópodos en 1841, en una ponencia donde los llamó ‘Cetiosaurios’ y ‘Cardiodon’. Este último fue conocido a partir de un diente con forma de corazón (de donde sale su nombre), que no pudo ser identificado más que por el hecho de que vinieron de un reptil más grande. El Cetiosaurus fue más conocido a partir de restos mejor conservados. Owen creía que el Cetiosaurus era un reptil marino gigante relacionado con los cocodrilos modernos, de ahí el nombre, que significa ‘lagarto ballena’. Un año después, cuando Owen acuñó el nombre Dinosauria, no incluyó al Cetiosaurus ni al Cardiodon en ese grupo.

En 1850, Gideon Mantell reconoció rasgos de dinosaurios en los huesos asignados al Cetiosaurus por Owen. Mantell notó que los huesos de las piernas contenían una cavidad medular característica de los animales de tierra. Asignó estos especímenes al nuevo género Pelosaurus y los agrupó con los dinosaurios. Sin embargo, Mantell seguía sin reconocer la relación con el Cetiosaurus.

Dinosaurios
Dinosaurios

El siguiente saurópodos que no fue identificado como dinosaurio fue un conjunto de vértebras de la cadera descritas por Harry Seeley en 1870. Seeley descubrió que las vértebras eran muy ligeras para su tamaño y contenían aberturas para los sacos de aire. Dichos sacos eran conocidos en ese momento sólo en aves y pterosauros, y Seeley consideró que las vértebras venían de un pterosauro. Nombró al nuevo género ‘Ornithopsis’ o ‘rostro de ave’ a causa de esto.

Cuando especímenes más completos de los Cetiosaurus fueron descritos por Phillips en 1871, finalmente reconoció al animal como dinosaurio relacionado con el Pelosaurus. Sin embargo, no fue sino hasta la descripción de esqueletos saurópodos más completos de los Estados Unidos (representantes del Apatosaurus y del Camarasaurus) cuando surgió un panorama más completo sobre los saurópodos. Una reconstrucción aproximada del esqueleto completo de u saurópodos fue producida por John A. Ryder, y estaba basada sobre los restos del Camarasaurus, aunque muchos rasgos todavía eran imprecisos o incompletos según los últimos hallazgos de los estudios biomecánicos. En 1877 Richard Lydekker nombró a otro pariente del Cetiosaurus, el Titanosaurus, basándose en una vértebra aislada.

En 1878 el saurópodo más completo fue encontrado y descrito por Othniel Charles Marsh, quien lo llamó ‘Diplodocus’. Con su descubrimiento, Marsh también creó un nuevo grupo que contenía al Diplodocus, el Cetiosaurus y a su creciente grupo de parientes para diferenciarlos del otro grupo mayor de los dinosaurios. Marsh nombró a este grupo ‘Saurópoda’, que significa ‘pies de lagarto’.

primer fósil saurópodo

Comportamiento de los dinosaurios saurópodos

Existe una controversia sobre si los saurópodos sostenían sus cabezas en posición vertical u horizontal. La afirmación de que los cuellos largos de los saurópodos eran usados para buscar en árboles altos fue puesta en cuestión sobre la base de los cálculos de la energía necesaria para crear la presión arterial de la sangre para la cabeza en posición derecha. Estos cálculos sugieren que esto le hubiera tomado la mitad de su energía.

Comportamiento de los dinosaurios saurópodos

Comportamiento de los dinosaurios saurópodos

Además, para proveer sangre a la cabeza en posición vertical tendría que requerir una presión sanguínea de alrededor de 700 mmHg en su corazón. Esto hubiera requerido que sus corazones fueran 15 veces el tamaño de una ballena, lo cual a su vez sugiere que lo más probable es que sostuvieran sus cabezas en posición horizontal, de manera que se pudieran alimentar de plantas en un área bastante amplia sin necesidad de mover sus cuerpos. En apoyo de esto, las reconstrucciones de los cuellos del Diplodocus y del Apatosaurus muestran que básicamente son derechos con una pequeña declinación que orienta a sus cabezas en una postura neutral cuando están cerca del piso.

Sin embargo, la investigación sobre animales vivos ha sugerido que las cabezas de los saurópodos se sostenían en una curva con forma de S. Las inferencias sacadas a partir de los huesos con ‘posturas de cabeza neutrales’ no son tan confiables, según esta investigación. Si se aplica a animales vivos implicaría que también mantienen su cabeza en esa posición, a pesar de que no lo hacen.

Locomoción y huellas

Las huellas de los saurópodos y otras huellas fósiles son conocidas a partir de abundantes evidencias en la mayoría de los continentes. Las huellas han ayudado a apoyar otras hipótesis biológicas acerca de los saurópodos, incluyendo la anatomía del pie trasero y general fore. Generalmente las huellas de los pies delanteros son mucho más pequeñas que las del trasero, y usualmente de forma creciente.

Dinosaurios Vegetarianos
Dinosaurios Vegetarianos

Ocasionalmente las icnitas preservan rastros de las garras y ayudan a confirmar cuáles grupos de saurópodos perdieron garras e incluso dedos en sus pies delanteros.

Por lo general, las huellas de los saurópodos se dividen en tres categorías basadas en la distancia entre los miembros opuestos: angosto, medio y ancho. El indicador de la huella de dinosaurio puede ayudar a determinar cuán separados estaban los miembros de varios saurópodos y de qué manera podría haber afectado esto la forma en que caminaban. Un estudio de Day y sus colegas del 2004 muestra que se puede encontrar un patrón general entre los grupos de saurópodos avanzados, donde cada familia de saurópodos está caracterizada por ciertas huellas. Descubrieron que la mayoría de los saurópodos tenían miembros angostos (con excepción de los titanosaurios), con impresiones fuertes de una garra en el pie anterior. Las huellas medianas con impresiones de garra en el pie delantero probablemente pertenecían a los braquiosáuridos y a otros titanosauriformes primitivos, que evolucionaron hacia miembros más grandes pero retuvieron sus garras. Los verdaderos titanosaurios primitivos también retuvieron su garra del pie anterior, pero evolucionaron con miembros muy anchos. Los miembros anchos se mantuvieron en los titanosaurios avanzados, de los cuales las huellas muestran una medida ancha y una falta de garras o dedos en los pies anteriores.

garras

Como eran los dinosaurios saurópodos

(Encontra mas  fotos de dinosaurios aquí, en Linkmesh.com)

Paleobiología

Manadas y cuidado parental

Muchas líneas de evidencia fósil indican que los saurópodos eran animales gregarios que formaban manadas. Sin embargo, la conformación de las manadas variaba entre las especies.

Como eran los dinosaurios saurópodos

Como eran los dinosaurios saurópodos

Algunas evidencias, como por ejemplo las encontradas en Argentina del Jurásico medio, parecen mostrar manadas conformadas por individuos de varias edades, con jóvenes y adultos. Sin embargo, varios otros sitios fósiles indican que muchas especies de saurópodos viajaban en manadas divididas por edad, en las cuales los jóvenes formaban manadas separadas de los adultos. Estas estrategias de separación se han encontrado en especies tales como el Alamosaurus, el Bellusaurus y algunos diplodócidos.

En una revisión de la evidencia de varios tipos de manadas, Myers y Fiorillo intentaron explicar por qué los saurópodos formaron manadas segregadas. Estudios de dientes microscópicos muestran que los saurópodos juveniles tenían dietas que los diferenciaban de sus contrapartes adultas. Estas diferencias sugieren que los jóvenes tenían estrategias de alimentación distintas de las de los adultos, por lo que formar manadas no hubiera sido tan productivo como separarse, de manera que los miembros individuales forrajearan de manera coordinada. La enorme diferencia de tamaño entre los jóvenes y los adultos también pudo haber jugado una parte en las diferentes estrategias de alimentación y pastoreo.

Como la segregación de jóvenes y adultos debe haber tomado lugar poco después de su incubación, Myers y Fiorillo concluyeron que las especies con manadas segregadas no debieron haber exhibido mucho cuidado parental. Por el otro lado, los científicos que estudiaron las manadas de edades mixtas sugirieron que estas especies probablemente hayan cuidado a los jóvenes durante un período de tiempo extendido hasta que llegaran a la adultez.

No se sabe exactamente cuánto variaban las manadas segregadas de las mezcladas entre los distintos grupos de saurópodos. Se deben descubrir más ejemplos de comportamientos gregarios en saurópodos para comenzar a detectar patrones de distribución.

Parque de Dinosaurios
Parque de Dinosaurios

Postura trasera

Desde los comienzos de la historia de su estudio, científicos como Osborn creían que los saurópodos podían pararse sobre sus patas traseras, usando la cola como si fuera la tercera pierna de un trípode. Una reconstrucción del esqueleto que muestra al diplodócido Barosaurus lentus parado sobre sus piernas traseras en el Museo Americano de Historia Natural es una ilustración de esta hipótesis. En un trabajo de 2005, Rothschild y Molnar declararon que si los saurópodos hubieran adoptado una postura bípeda por momentos, habría evidencia de fracturas de stress en las ‘manos’ de los miembros anteriores. Sin embargo, no se encontró ninguna luego de la examinación de un gran número de esqueletos de saurópodos.

Heinrich Mallison fue el primero en estudiar el potencial físico de varios saurópodos para pararse en una postura de trípode. Mallison  descubrió que algunos rasgos previamente ligados a adaptaciones en realidad no tenían ninguna conexión. Por ejemplo, los titanosaurios tenían una columna vertebral inusualmente flexible, que hubiera hecho decrecer la estabilidad en una postura estilo trípode y hubiese puesto más presión sobre los músculos. De la misma manera, es poco probable que los braquisáuridos pudieran pararse sobre sus patas traseras, dado que su centro de gravedad estaba mucho más adelante que el de otros saurópodos.

Los Diplodócidos, por el otro lado, parecen haberse adaptado muy bien a la postura de trípode. Ellos tenían un centro de masa sobre las caderas, lo cual les daba un balance mucho mayor sobre sus dos patas. Los diplodócidos también tenían el cuello más flexible de todos los saurópodos, una faja pélvica bien musculosa y una cola vertebrada con una forma especial que le permitía soportar peso en el punto en que tocaba el suelo. Mallison concluyó que los diplodócidos estaban mejor adaptados para pararse en dos patas que los elefantes, que ocasionalmente lo hacen. También argumentó que las fracturas de stress en la vida salvaje no ocurren por comportamiento diario, como actividades relacionadas con la alimentación.

Biología de los dinosaurios saurópodos

Miembros y pies

Como cuadrúpedos masivos, los saurópodos desarrollaron miembros especializados con resistencia al peso. Los pies traseros eran anchos y en la mayoría de las especies retuvieron tres garras.

Biología de los dinosaurios saurópodos

Biología de los dinosaurios saurópodos

En comparación con otros animales eran particularmente inusuales sus pies frontales modificados. Los pies frontales de los saurópodos eran muy distintos a los de cuadrúpedos modernos grandes, como los elefantes. En lugar de abrirse hacia los costados para crear un pie ancho como en los elefantes, los huesos de los saurópodos estaban conformados en columnas verticales con huesos de los dedos reducidos. Los pies frontales estaban tan modificados en los eusarópodos que los dedos individuales no eran visibles.

La forma del hueso del pie delantero (metacarpio) era semi-sircular en los eusarópodos, por lo que las huellas de los saurópodos tenían forma de herradura. A diferencia de los elefantes, la evidencia muestra que los saurópodos no tenían ningún refuerzo para resguardar el pie frontal, haciéndolos cóncavos. La única garra visible en la mayoría de los saurópodos era la de su pulgar. Casi todos lo saurópodos tenían esa garra, aunque no se sabe cuál era su función. La garra era más larga en los diplódocidos y muy pequeña en los braquiosáuridos, algunos de los cuales parecen haber perdido por completo la garra según la evidencia.

Los Titanosaurios también perdieron la garra del pulgar definitivamente (con la excepción de formas tempranas como el Janenschia). Los Titanosaurios eran bastante inusuales entre los saurópodos, ya que además de su garra externa, también perdieron completamente los dedos de su pie frontal. Titanosaurios avanzados no tenían dedos o huesos digitales, y caminaban sobre una especie de muñones con forma de herradura hechos a partir de los metacarpios de la columna.

Bosques de Dinosaurios
Bosques de Dinosaurios

Evidencia de huellas en Portugal demuestra que por lo menos en algunos saurópodos (posiblemente los braquiosáuridos), los laterales de la columna del pie trasero estaban cubiertos de escamas pequeñas y espinosas. En los titanosaurios, las puntas de los metacarpios que tenían contacto con el suelo eran inusualmente largas y cuadradas, y algunos especímenes preservaron los restos de un tejido suave que cubría esta área, lo cual sugiere que el pie frontal estaba bordeado con algún tipo de recubrimiento en esta especie.

Sacos de aire

Como otros dinosaurios saurisquios (como las aves y otros terópodos), los saurópodos tenían un sistema de sacos de aire evidenciado por hendiduras y cavidades huevas en la mayoría de sus vértebras. Dichas aberturas en la espalda, el cuello y los huesos de la cola son referidas como ‘neumaticidad’, y los huesos huevos y neumáticos son un rasgo característico de todos los saurópodos.

Los huesos ahuecados de estos saurópodos fueron reconocidos al comienzo de los estudios sobre estos animales, e incluso hubo una mala identificación de un espécimen saurópodo hallado en el siglo XIX a causa de este rasgo.

Armadura

Algunos saurópodos tenían una armadura. Eran géneros con espaldas espinadas, tales como el Agustinia, y algunos tenían pequeños garrotes en sus colas, como el Shunosaurus. Varios dinosaurios, como por ejemplo el Saltasaurur y el Ampelosaurus, poseían pequeños osteodermos que cubrían porciones de sus cuerpos.

Dinosaurio Saurópodo

(Encontra mas  imagenes de los dinosaurios aquí, en Linkmesh.com)

Los Saurópodos son un infraorden o clase de los dinosaurios saurisquios. Se destacan por sus enormes tamaños en algunas especies, algunos de los cuales han sido los animales más grandes en haber vivido sobre la Tierra. Entre los géneros bien conocidos se cuentan los Apatosaurus (anteriormente conocidos como Brontosaurius), Brachiosaurus y Diplodocus.

Dinosaurio Saurópodo

Dinosaurio Saurópodo

Los Saurópodos aparecieron originalmente en el período Triásico, y ya entonces presentaban semejanzas con el grupo de los Prosaurópodos. Hacia el Jurásico Tardío (150 millones de años atrás), los saurópodos se expandieron (sobre todo los diplodocus y los braquiosaurios). Hacia el Cretáceo Tardío, estos grupos habían sido reemplazados por los titanosaurios, que estaban distribuidos a nivel global. Sin embargo, al igual que con todos los otros dinosaurios no-aviares, los titanosaurios murieron en la extinción del Cretáceo-Terciario. Los restos fósiles de saurópodos fueron encontrados en todos los continentes, incluyendo la Antártida.
El nombre ‘Saurópodos’ fue acuñado por O. C. Marsh en 1878 y deriva del término griego para ‘pie de lagarto’.

Los hallazgos de restos fósiles completos son raros. Muchas especies, sobre todo las más grandes, son conocidas sólo por huesos aislados y desarticulados. Muchos especímenes casi completos no tienen cabeza, puntas de cola o miembros.

Atardecer
Atardecer

Descripción

Los Saurópodos eran cuadrúpedos herbívoros (comedores de plantas), de cuello largo y dientes con forma de espátula (anchos en la base y angostos en el cuello). Tenían cabezas pequeñas, enormes cuerpos y solían tener colas largas. Sus piernas eran gruesas y terminaban en pies romos con cinco dedos, aunque sólo tres tenían garras.

Tamaño

La característica más distintiva de los saurópodos era su tamaño. Incluso saurópodos pequeños como los Europasaurus (quizás 5 o 6 metros de largo) se contaban entre los animales más grande de su ecosistema. Sus únicos rivales en términos de tamaño eran las ballenas rorcuales. Pero a diferencia de las ballenas, los saurópodos vivían en la tierra. Algunos, como el diplodocus, probablemente sostenían sus cabezas por lo bajo, mientras que otros, como el Camarasaurus, las tenían en lo alto.

El diseño de su cuerpo no era tan variado como el de otros dinosaurios, quizás a causa de las restricciones de su tamaño, pero igual mostraban una amplia variedad. Algunos, como los diplodócidos, eran extremadamente largos y tenían colas increíblemente largas que quizás usaban como un látigo. El Supersaurus con sus 40 metros probablemente era el más grande, pero otros, como el Diplodocus, eran extremadamente largos también. El animal terrestre vivo más grande actualmente, la pitón reticulada, llega a los 10 metros de largo.

Otros, como los braquiosaurios, eran extremadamente largos y tenían cuellos muy largos. El Sauroposeidon probablemente era el más alto, llegando a los 18 metros de alto. En comparación, la jirafa (el animal viviente más alto del mundo) sólo tiene de 4.8 a 5.5 metros de altura.

Algunos eran increíblemente masivos: el Argentinosaurus es posiblemente el más pesado con 80 a 100 toneladas, y los Paralitian, Andesaurus, Antarctosaurus y Argyrosaurus poseían tamaños comparables. Existe algo de evidencia sobre un tiranosaurio todavía más masivo, el Bruhathkayosaurus, que debe haber pesado entre 175 y 220 toneladas. El animal vivo más pesado actualmente, el elefante de las sabanas, no pesa más que 10 toneladas.

Entre los saurópodos más pequeños se encuentran los primitivos Ohmdenosaurus, el tiranosaurio enano Magyarosaurus (5.3 m) y el braquiosáurido Europasaurus, que llegaba a los 6.2 metros de largo en su adultez. Su pequeña altura probablemente haya sido resultado del enanismo insular de una manada de saurópodos varados en una isla, en lo que actualmente es Alemania. También notable es el saurópodo Brachytrachelopan, que fue el miembro más bajo de su grupo gracias a su cuello corto. A diferencia de otros saurópodos, cuyos cuellos podían crecer hasta cuatro veces la longitud de sus espaldas, el cuello del Brachytrachelopan era más corto que el de su columna vertebral.