La comercialización de las momias egipcias

En la Edad Media, luego de una mala interpretación del árabe, se volvió una práctica común moler momias preservadas en betún y convertirlas en un polvo medicinal. Cuando las momias reales no estaban al alcance, los cadáveres desecados de criminales, esclavos y suicidas eran los sustitutos usados. La práctica desarrolló un negocio a gran escala que floreció a fines del siglo XVI. Dos siglos atrás, todavía se creía que las momias tenían propiedades medicinales contra el desangramiento.

La comercialización de las momias egipcias

La comercialización de las momias egipcias

La comercialización de las momias egipcias

Los artistas hicieron uso de las momias egipcias también. La pintura conocida como ‘Caput mortuum’ fue realizada a partir de restos de momias. Fue popular en el siglo XVII, pero fue discontinuada en el XIX porque su composición se volvió conocida.

En el siglo XIX, los aristócratas europeos se entretenían con la compra de momias, que luego desenvolvían y montaban sesiones de observación. Estas sesiones destruyeron cientos de momias a causa de la exposición al aire.

Protectoras de las Momias
Protectoras de las Momias

Un mito urbano sobre las momias es que se las usaba como combustible para las locomotoras y fue creado por Mark Twain, aunque la verdad de la historia continúa en debate.

Durante la Guerra Civil Americana se rumoreaba que se habían usado envolturas de momia para fabricar papel. La evidencia para comprobar esto es inconclusa.

Cientos de gatos momificados fueron enviados de Egipto a Inglaterra para ser procesados y usados como fertilizante.

La plastinación: un método de conservación popular

La Plastinación es una técnica usada para conservar cuerpos o partes de cuerpos. El agua y la grasa son reemplazados por ciertos especímenes plásticos que no huelen ni se descomponen e incluso retienen las propiedades microscópicas de la muestra original.

La plastinación: un método de conservación popular

La plastinación: un método de conservación popular

La plastinación: un método de conservación popular

La técnica fue inventada por Gunther von Hagens mientras trabajaba en el instituto anatómico de la Universidad de Heidelberg en 1978. Von Hagens patentó esta técnica en varios países y está muy involucrado en su promoción, sobre todo como creador y director de las exhibiciones ‘Body Worlds’, en las que se exhiben cuerpos humanos plastificados. También fundó y dirige el Instituto de Plastinación de Heidelberg.

Más de 40 instituciones en todo el mundo tienen espacios dedicados a la Plastinación, principalmente para investigación y estudio médico, y la mayoría están afiliadas a la Sociedad Internacional de Plastinación.

Museo de Momias
Museo de Momias

La organización Summum y las momias

En 1975, una organización esotérica llamada Summum introdujo una forma de momificación que usa técnicas modernas combinadas con algunos aspectos de métodos antiguos. El servicio está disponible para fines espirituales. Summum considera que los animales y las personas tienen una esencia que sigue estando viva después de la muerte de cuerpo, y su proceso de momificación sirve para preservar el cuerpo y ayudar a la esencia en su transición a su nuevo destino. Summum llamaba a este proceso ‘transferencia’ y el concepto se corresponde con las razones del Antiguo Egipto para momificar.

La organización Summum y las momias

La organización Summum y las momias

La organización Summum y las momias

En lugar de usar un proceso de deshidratación en sus momias, Summum utilizaba un proceso químico que mantenía el aspecto natural del cuerpo. Este proceso incluye dejar el cuerpo sumergido en un tanque de preservación durante varios meses. Ellos afirman que esto preserva el cuerpo tan bien que el ADN permanece intacto durante mucho tiempo después, lo cual deja abierta la posibilidad de clonar a la persona posteriormente.

Según historias nuevas, Summum momificó a numerosas mascotas, entre las que se cuentan pájaros, perros y gatos. Summum ha aparecido en programas televisivo de National Geographic y British Broadcastng Corporation, así como en el libro ‘The scientific study of mummies’ de Arthur C. Aufderheide.

Momia Verde
Momia Verde

Momias de la modernidad

En 1830, Jeremy Bentham (fundador del utilitarismo) dejó instrucciones a seguir para después de su muerte, con lo cual comenzó la momificación moderna. Pidió que su cuerpo fuera exhibido para ilustrar cómo ‘el horror a la disección se origina en la ignorancia’. Bentham pidió que sus partes corporales fueran preservadas, incluyendo su esqueleto, que debía llevar la ropa que usaba usualmente y tenía que estar ‘sentado en una silla en posición pensativa’. Su cuerpo (acompañado por una cabeza de cera creada a causa de los problemas que traía ponerla como Bentham había pedido) está en exhibición en el University College de Londres.

Momias de la modernidad

Momias de la modernidad

Momias de la modernidad

Durante comienzos del siglo XX, el movimiento ruso ‘Cosmismo’ -representado por Nikolaj Fedorov- propuso la resurrección científica de los muertos. La idea fue tan popular que, tras la muerte de Lenín, Leonid Krasin y Alexander Bogdanov sugirieron preservar su cuerpo y cerebro para revivirlo en el futuro. El equipamiento necesario fue traído del exterior, pero por varias razones el plan no se llevó a cabo. En su lugar, el cuerpo fue embalsamado y puesto en exhibición en el Mausoleo de Lenín en Moscú. El mausoleo fue modelado teniendo como base la pirámide de Djoser y la tumba de Ciro.

En Guanajuato, México, se descubrieron algunas momias en un cementerio de la ciudad. Se trataba de momias ‘accidentales’, que fueron literalmente desenterradas entre 1896 y 1958, cuando una ley local exigió a los parientes de los fallecidos que pagaran una especie de impuesto a las tumbas. Las momias Guanajuato están en exhibición en el Museo de las momias. Otro ejemplo notable de momificación natural es Christian Friedrich von Kahlbutz (1651-1702), cuyo cuerpo se encuentra en exhibición en su Kampehl natal.

Momia realista
Momia realista

En 1994, 265 cuerpos momificados fueron descubiertos en la cripta de una iglesia dominicana en Vác, Hungría, y databan del período que va de 1729 a 1838. El descubrimiento probó ser importante a nivel científico, por lo que en el 2006 se estableció una exhibición en el Museo de Historia Natural de Budapest. En Marzo de 2006, el cuerpo del monje griego ortodoxo Vissarion Korkoliacos fue encontrado intacto en su tumba luego de haber pasado quince años allí. El evento llevó a una disputa entre aquellos que creían que era un milagro y los que apoyaban la posibilidad de la momificación natural.

Las momias ‘auto-momificadas’

Los monjes cuyos cuerpos permanecen intactos y sin señales de momificación deliberada son venerados por algunos budistas, que creen que fueron capaces de mortificar su carne después de la muerte. ‘Los budistas creen que sólo los maestros más avanzados pueden llegar a una condición particular después de la muerte y purificarse a sí mismos para evitar la corrupción de su cuerpo’.

Las momias ‘auto-momificadas’

Las momias ‘auto-momificadas’

Las momias ‘auto-momificadas’

Muchos monjes budistas Mahayana sabían la hora de su muerte y dejaron sus testamentos finales por eso. Sus estudiantes los enterraron en la postura del loto, luego los pusieron en una vasija con agentes secantes (madera, papel, lima) y los rodearon de ladrillos, tras lo cual serían exhumados, generalmente tres años después. Los cuerpos preservados serían decorados con pintura y se los adornaría con oro.

Momia destruida
Momia destruida

Victor H. Mair afirmó que cientos de cuerpos momificados de monjes tibetanos fueron destruidos o cremados por los Lamaístas durante la Revolución Cultural para evitar su desacralización. Según Mair, la auto-momificación de un monje tibetano que había muerto en 1475 y cuyo cuerpo quedó incorrupto hasta los ’90 se consiguió mediante sofisticadas prácticas de meditación, combinadas con la hambruna prolongada y la sofocación lenta.

Los cuerpos de monjes auto-momificados se encuentran en exhibición en varios templos japoneses. Se cree que los monjes, antes de su muerte, mantenían una dieta a base de sal, nueces, semillas, raíces, corteza de pino y té urushi. Algunos de ellos fueron enterrados vivos en una caja llena de sal.

Momias norteamericanas y groenlandesas

En 1972 se descubrieron ocho momias en muy buen estado de conservación en un asentamiento esquimal abandonado llamado Qilakitsoq, en Groenlandia. Las ‘Momias de Groenlandia’ son un bebé de seis meses, un chico de cuatro años y seis mujeres de varias edades, que murieron alrededor de 500 años atrás.

Momias norteamericanas y groenlandesas

Momias norteamericanas y groenlandesas

Momias norteamericanas y groenlandesas

Sus cuerpos se momificaron por las temperaturas bajo cero y los vientos secos que entraban a la cueva donde fueron encontrados. La momia más antigua encontrada en Norteamérica es la Kwaday Dan Ts’ìnchi (‘persona encontrada mucho tiempo atrás’ en el idioma del sur de Tutchone), hallada en Agosto de 1999 por cazadores en el glaciar del Parque Tatshenshini-Alsek. Se determinó que había muerto alrededor de 550 años atrás y que sus restos eran los más antiguos de los descubiertos en América del Norte.

Momia de Exposición
Momia de Exposición

Momias rusas

En el verano de 1989, un equipo de arqueólogos rusos liderados por la Dr. Natalia Polosmak, descubrieron a la ‘doncella del hielo siberiana’ en un área sagrada conocida como las Pasturas del Cielo, en las montañas Altay, cerca del límite con Mongolia.

Momias rusas

Momias rusas

Momias rusas

Esta ‘doncella’ fue momificada y luego se congeló a causa de las condiciones climáticas en el siglo V AC junto a seis caballos decorados y una comida simbólica para su viaje. Se cree que fue una chamán de la cultura perdida de los Pazyryk. Su cuerpo estaba cubierto de tatuajes azules de animales míticos.

Los tatuajes mejor conservados eran figuras de un burro, dos venados con cuernos largos y un carnívoro imaginario. También se encontró un hombre junto a ella (apodado ‘Conan’), que tenía tatuajes de dos monstruos parecidos a los grifos y tres imágenes que parecen representar dos ciervos y una cabra de montaña en su brazo izquierdo.

La Doncella del Hielo ha sido fuente de controversias, ya que se alegó que no la cuidaron bien luego de su hallazgo, lo cual dio como resultado el decaimiento rápido del cuerpo. Desde la caída de la Unión Soviética, la República de Altai demandó el regreso de varios artefactos robados, incluyendo a la Doncella de Hielo, que actualmente se encuentra en Siberia.

Momia con Pelo
Momia con Pelo

Momias sudamericanas

Algunas de las momias mejor preservadas datan del período Inca en Perú y Chile y tienen 500 años de antigüedad. En ese entonces los niños eran sacrificados mediante rituales y luego se los dejaba en lo alto de los Andes. En esta área se encontraron las momias Chinchorro, que están entre las momias más antiguas de las hasta ahora encontradas. El clima seco y frío secó los cuerpos y los mantuvo intactos.

Momias sudamericanas

Momias sudamericanas

Momias sudamericanas

En 1995, se descubrió el cadáver congelado de una niña inca de entre 11 y 14 años, muerta en algún momento entre el 1440 y el 1450, ubicada en el Monte Ampato, al sur de Perú. Conocida como la ‘Momia Juanita’ o ‘la Doncella de Hielo’, algunos arqueólogos creen que fue un sacrificio humano al dios de la montaña, Apus. En Chile está ‘Miss Chile’, una momia bien preservada de la tribu Tiwanaku que actualmente está en exhibición en el Museo Gustavo Page en San Pedro de Atacama.

Momia Bebe
Momia Bebe

Momias guanches

Los aborígenes guanches de las Islas Canarias embalsamaban a sus muertos. Muchas momias fueron encontradas en un estado de extrema desecación, cuyo peso no llegaba a más de 6 o 7 libras. Su método era similar al de los antiguos egipcios, pero el proceso de embalsamado varió.

Momias guanches

Momias guanches

Momias guanches

En Tenerife, el cadáver era envuelto en pieles de cabra y oveja, mientras que en otras islas se usaba una sustancia resinosa para preservar al cuerpo, que luego era ubicado en una cueva de difícil acceso o se lo entraba bajo un túmulo. El trabajo del embalsamado estaba reservado a una clase especial, y las mujeres se ocupaban de los cadáveres femeninos así como los hombres de los masculinos. Al parecer, el embalsamado no era universal. Algunas momias guanches se encuentran en el Museo de la Naturaleza y el Hombre de San Andrés, Tenerife.

Momia Atrapada
Momia Atrapada

Los aborígenes guanches de las Islas Canarias embalsamaban a sus muertos. Muchas momias fueron encontradas en un estado de extrema desecación, cuyo peso no llegaba a más de 6 o 7 libras. Su método era similar al de los antiguos egipcios, pero el proceso de embalsamado varió.

En Tenerife, el cadáver era envuelto en pieles de cabra y oveja, mientras que en otras islas se usaba una sustancia resinosa para preservar al cuerpo, que luego era ubicado en una cueva de difícil acceso o se lo entraba bajo un túmulo. El trabajo del embalsamado estaba reservado a una clase especial, y las mujeres se ocupaban de los cadáveres femeninos así como los hombres de los masculinos. Al parecer, el embalsamado no era universal. Algunas momias guanches se encuentran en el Museo de la Naturaleza y el Hombre de San Andrés, Tenerife.

Momias encontradas en ciénagas

El Reino Unido, Irlanda, Alemania, Holanda, Suecia y Dinamarca han producido una serie de ‘cadáveres de ciénagas’, esto es, momias de personas depositadas en pantanos, aparentemente a causa de un asesinato o de sacrificios rituales. En tales casos, la acidez del agua, la temperatura fría y la falta de oxígeno combinados lograron mantener la piel y los tejidos del cuerpo.

Momias encontradas en ciénagas

Momias encontradas en ciénagas

Momias encontradas en ciénagas

El esqueleto se desintegra con el tiempo. Estas momias están muy bien preservadas, e incluso sus órganos internos están intactos. Incluso es posible determinar la última comida del fallecido tras un examen estomacal. Un caso famoso es el de la Mujer Haraldskaer, que fue descubierta por obreros en una ciénaga en Jutland en 1835.

Fue erróneamente identificada como una reina dinamarquesa medieval, y por ese malentendido la pusieron en un sarcófago real en la Iglesia de San Nicolás, en Vejle, donde todavía permanece.

La Momia
La Momia