Category Archives: angeles

Sabiduría de los ángeles

Mateo 24:36 “En cuanto a ese día y esa hora, nadie los conoce, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre.”

Sabiduría de los ángeles

Sabiduría de los ángeles

No hay nada en las Escrituras que indique los ángeles son omniscientes. Por el contrario, sólo saben lo que Dios les revela al observar a Dios trabajar en y para su pueblo.

Cantidad de ángeles

Daniel 7:10 “Un río de fuego brotaba y corría delante de él. Miles de millares lo servían, y centenares de miles estaba de pie en su presencia.”

Revelaciones 5:11 “Entonces miré y escuché las voces de muchos ángeles cuyos números llegaban a los miles de millares.”

Consejos para tener a los ángeles buenos cerca

En Internet se pueden encontrar muchos sitios sobre ángeles, pero hay que tener mucho cuidado al visitarlos. Siempre hay que tener en mente y recordar a nuestro adversario, un mentiroso que busca engañar. Una vez que logra su cometido tiene la puerta abierta en la vida de uno. Su objetivo es robar, matar y destruir. Se puede pensar que el estudio de los ángeles es una búsqueda inofensiva, pero puede ser extremadamente peligrosa, por lo que hay que tener mucho cuidado. Hay que rezarle a Dios en el nombre de Jesús y pedir su dirección, su protección. Y si uno quiere estar rodeado por sus ángeles, entonces hay que decírselo a Él. Siempre hay que recordar que cuando uno cree que está hablando con ángeles, en realidad puede estar hablando con demonios disfrazados.

El destino final de Satanás y sus seguidores es el fuego eterno. Mateo 25:41: “Luego les dirá a los de su izquierda: ‘Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles”.

Hay un ángel guardián para cada persona

Mateo 18:10 “Cuídense de despreciar a cualquiera de estos pequeños, porque les aseguro que sus ángeles en el cielo están constantemente en presencia de mi Padre celestial.”

El mismo Jesucristo parece estar diciendo que cada persona tiene su ángel guardián, y que estos ángeles siempre tienen acceso a Dios.

Las buenas personas no pueden convertirse en ángeles

En las películas y la televisión esto pasa seguido. Sin embargo, por más interesante y entretenido que esto se, no es más que una fantasía. Un ser humano siempre será un ser humano, así como un ángel siempre será un ángel. Las Escrituras nos dicen sobre el hombre lo siguiente:

Salmos 8:6 “Lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y esplendor”.

Mientras estemos en la Tierra, no seremos tan buenos y justos como los ángeles, porque pecamos y vamos contra la voluntad de Dios. Los ángeles trabajan directamente con y para Dios, por lo que tienen un rango ‘más alto’ que el nuestro. Sin embargo, el hombre fue coronado con gloria y honor, de otra manera Jesús no se hubiera sacrificado por él.

Funciones de los ángeles

Por definición, la palabra ‘ángel’ viene de ‘Aggelos’, que significa mensajero, llevar un mensaje, anunciar, proclamar. A partir de esta definición y de las Escrituras que hablan sobre ella, se puede tener una idea de su trabajo sobre la tierra en beneficio de la humanidad. Por las siguientes citas bíblicas sabemos que llevan a cabo una variedad de tareas: rescatar, cuidar, proteger, traer mensajes de Dios, luchar, cumplir con la voluntad divina.

Hebreos 1:13-14 ‘¿Y a cuál de los ángeles dijo jamás: ‘Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies? ¿Acaso no son todos ellos espíritus al servicio de Dios, enviados en ayuda de los que van a heredar la salvación?

Esta cita refiere el propósito de los ángeles en la Tierra: Son seres espirituales enviados por Dios a asistir a todos aquellos que recibirán la salvación. Esto significa que están aquí para todos, porque la salvación es para todos. Dios desea tanto la salvación de la humanidad que envía a seres angelicales a trabajar hasta el final. Con ese fin, ellos protegen, guían y ayudan a los seres humanos. Tras aceptar a Cristo como nuestro Salvador, su trabajo continúa y se incrementa, hasta que llegamos a depender y confiar nuestra vida al Padre Celestial. El pasaje del Salmo 91 parece justificar esto; el salmo comienza identificando a su audiencia: aquellos que confían en Dios. Otras citas que retratan lo dicho anteriormente son:

1 Reyes 19:5 ‘Se acostó y se quedó dormido bajo la retama. Pero un ángel lo tocó y le dijo: ‘Levántate, come, porque todavía te queda mucho por caminar”.

Hechos 5:17-21 “Intervino entonces el Sumo Sacerdote con todos sus partidarios, los de la secta de los saduceos. Llenos de envidia, hicieron arrestar a los Apóstoles y los enviaron a la prisión pública. Pero durante la noche, el Ángel del Señor abrió las puertas de la prisión y los hizo salir. Luego les dijo: ‘Vayan al Templo y anuncien al pueblo todo lo que se refiere a esta nueva Vida. Los Apóstoles, obedeciendo la orden, entraron en el Templo en las primeras horas del día y se pusieron a enseñar.

Génesis 19:15 “Al despuntar el alba, los ángeles instaron a Lot diciéndole: ‘¡Vamos! Saca a tu mujer y a tus dos hijas que están aquí para que no seas aniquilado cuando la ciudad reciba su castigo’”.

Salmos 91:11-12 “No te alcanzará ningún mal, ninguna plaga se acercará a tu carpa, porque él te encomendó a sus ángeles para que te cuiden en todos tus caminos. Ellos te llevarán en sus manos para que no tropieces contra ninguna piedra”.

Salmos 34:8 “El Ángel del Señor acampa en torno a sus fieles y los libra.”

Éxodo 33:2 “Yo enviaré un ángel delante de ti, y expulsaré a los cananeos, los amorreos, los hititas, los perizitas, los jivitas y los jebuseos”.

Lucas 1:11 “Entonces se le apareció el ángel del Señor de pie, a la derecha del altar del incienso”.

Hechos 8:26-29 “El ángel del Señor dijo a Felipe: ‘Levántate y ve hacia el sur, por el camino que baja de Jerusalén a Gaza; es un camino desierto’. El se levantó y partió. Un eunuco etíope, ministro del tesoro y alto funcionario de Candece, la reina de Etiopía, había ido en peregrinación a Jerusalén y se volvía sentado en su carruaje, leyendo al profeta Isaías. El Espíritu dijo a Felipe: ‘Acércate y camina junto a su carro’”.

Mateo 13: 41-42 “El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y estos quitarán de su Reino todos los escándalos y a los que hicieron el mal, y los arrojarán en el horno ardiente; allí habrá llanto y rechinar de diente”.

Procedimientos angelicales

Para comprender las diferencias entre los seres angelicales hay que mirar a nuestro alrededor. Al parecer, a Dios le gusta la variedad, porque todo lo que creó es diferente en varias maneras, incluso los ángeles. A veces tienen alas, otras se presentan en forma de fuego. A partir de la lectura de las Escrituras se puede deducir que los ángeles no tienen una forma específica sino que asumen varias formas y apariencias según la naturaleza del trabajo que tengan que realizar y la voluntad de Dios. En muchas ocasiones actuaron y se comportaron igual que los humanos, pero en otras, la Biblia los describe como seres espirituales o viento y fuego. En las siguientes citas bíblicas se hace referencia a los ángeles en sus diferentes formas:

Jueces 6:11 ‘Y entonces vino un ángel del Señor y se sentó bajo un roble.

Isaías 6:2 ‘Sobre todos se paraban los serafines’

Zacarías 5:9 ‘Entonces levanté mis ojos y miré a dos mujeres, y el viento estaba en sus alas, ya que tenían alas como las de una cigüeña’.

Génesis 18:2 ‘Y levantó sus ojos y vio a tres hombres parados junto a él’.

Salmos 104:4; Hebreos 1:7 ‘quien hizo los espíritus angelicales’

Salmos 104:4 ‘Sus ministros, un fuego en llamas’

Existencia de los ángeles

Probablemente la referencia bíblica a los ángeles más intrigante desde la perspectiva humana sea la que dice ‘No te olvides de entretener a los extraños, porque algunos tienen ángeles’ (Hebreos 13:2). Otra cita interesante es la que se encuentra el Salmos 91:11-12: ‘

Existencia de los ángeles

Existencia de los ángeles

No queda duda de que hay ángeles entre nosotros, aunque a veces no nos demos cuenta. Lo único que sabemos con seguridad es que están para ayudar, guiarnos y cuidarnos. A veces parece que no están presentes cuando uno más los necesita, pero si se siguen las revelaciones de la Biblia debemos creer que siempre están ahí. ‘Los justos ángeles hacen lo que Dios les manda; los ángeles caídos trabajan bajo la dirección de Satanás’.

Aprender a discernir el bien del mal

Todos los ángeles fueron creados como ángeles sagrados, pero un tercio de ellos se rebeló contra Dios y perdió su naturaleza sin pecado (Revelaciones 12:9). Satanás, el líder de los ángeles caídos, es un ser mentiroso, asesino y ladrón. Odia a Dios y a las criaturas creadas por Él. La Biblia cuenta que ronda como un león, buscando algo para devorar (1 Pedro 5:8). Tanto Satanás como sus demonios son sobrenaturalmente brillantes, y Satán se disfraza como ángel de la luz (2 Cor 11:14). Disfrazado de esta manera, Satanás y su ejército se introdujeron en nuestra cultura.

Siempre hay que estar al tanto de los dos tipos de actividad angelical en nuestro mundo: el bien y el mal. Aunque hay una serie de libros cristianos maravillosos, también hay muchas publicaciones llenas de contenidos demoníacos de la peor calaña. Las Escrituras dicen que hay que probar los espíritus para ver si vienen de Dios. Hay por lo menos cuatro criterios para identificar a los ángeles de Dios:

  1. Un espíritu de Dios siempre sabe que Jesús es quien vino al mundo para morir por nosotros y redimirnos de la relación con Satán (1 Juan 4:1-6). Un ángel de Dios siempre glorificará a Dios. Los ángeles sagrados nunca atraen la atención hacia sí mismos; trabajan en silencio, detrás de escena, y cuando el trabajo está terminado se van.
  2. Un ángel de Dios no acepta la alabanza, sino que predica la adoración de Dios (Rev. 2:18, 19:19, 22:9). algunos ‘expertos en ángeles’ instruyen a sus seguidores para que amen a sus ángeles y los invoquen para conseguir salud, prosperidad y guía. Los ángeles de Dios son Sus sirvientes, por lo que toda su atención está concentrada en el servicio y la alabanza de Dios, no de sus sirvientes. Dios dice ‘No compartiré mi gloria con otro’ (Isaías 42:8). La Escritura no menciona el amor a los ángeles. Sin embargo, afirma que debemos amara a Dios y Su Palabra, además de al prójimo, pero nunca a los ángeles. Tampoco dice que haya que rezarle a los ángeles.
  3. Un ángel de Dios no viene cuando se reza un mantra o una fórmula, sino que aparece por orden de Dios (Exodo 3:2, Lucas 1:11, Hebreos 1:13, 14). Hay muchos libros con instrucciones sobre cómo contactar a tu ángel, pero la Biblia no permite contactarlos. Los ángeles de Dios no responden a los llamados meramente humanos, sino que responde al comando de Dios. La aparición angelical que se recibe al invocar es la de un demonio disfrazado de ángeles de Dios. En Mateo 26:53 Jesús dice, ‘¿Creen que no puede orar a mi Padre y me dará al instante más de doce legiones de ángeles?’. Si Jesús necesita rezarle a su Padre para que los ángeles vaya en su ayuda, ¿cómo puede ser que la gente común pueda hacerlo por su cuenta?
  4. Finalmente, un ángel de Dios no dará instrucciones o consejos que se desvíen de la Palabra de Dios (Gál 1:8). cuando un ángel comienza a tergiversar la palabra divina, significa que no es un ángel de Dios, sino un demonio. el mismo Satanás quiso confundir a Jesús haciendo mal uso de las Escrituras.

¿Por qué la gente cree con tanta facilidad en los ángeles? La historia de la revista Times de 1993 sobre los ángeles titulada ‘Ángeles entre nosotros’ explicaba que ‘Para aquellos que se ríen de Dios y sus reglas –observan los teólogos- los ángeles son el compromiso bondadoso que no juzga. Y están disponibles para todo el mundo’.

El Arcángel Uriel

El nombre del arcángel Uriel significa “Luz Divina” y su función es acercar a los hombres el conocimiento de Dios. Es la criatura alada más luminosa; la iconografía religiosa lo retrata bajando del Paraíso en una carroza de fuego conducida por níveos corceles.

El Arcángel Uriel

El Arcángel Uriel

También se lo conoce como “Ángel de la Presencia”, “Llama Divina”, “Ángel Salvador” o “intérprete de profecías”. En las Sagradas Escrituras leemos que el Señor envió a este arcángel para prevenir a Noé del diluvio, y que fue quien bajó al Jardín del Edén montado en un rayo solar.

Los dones que es capaz de repartir entre los hombres son el auto-conocimiento y la clarividencia para conducir la acción. Es capaz de ayudar a identificar la luz que habita dentro de cada individuo para descubrir la voz interna y leer en los propios sueños.

También es el “ángel del arrepentimiento”. Capaz de enseñarnos las leyes kármicas y la misericordia de Dios. Se lo conoce como el ángel de vista más poderosa, de mayor agudeza. No sólo real, sino metafóricamente.

Es uno de los siete arcángeles que habitan alrededor del trono divino. Por ser un ángel salvador, Uriel nos revela el método para curar las enfermedades físicas o espirituales de nuestras vidas, transformar las derrotas en victorias y la adversidad en bendición.

Cuando San Miguel venció el combate librado en los cielos, contra el ángel oscuro, sobrevino un período de paz. La Tierra giraba sin manifestaciones de vida todavía. Entonces, el llamado del Creador recorrió el espacio anunciando que había llegado el momento de preparar la llegada del Hombre.

Dios prometió a todos los ángeles que aquél que consiguiera sostener una cadena ligada de planetas sería el regente. Un ángel pequeño e incansable, Uriel, quiso superar el desafío motivado por su enorme amor y entrega a la voluntad de Dios.

Decidió vivir en la superficie terráquea destinando sus energías en el balance y equilibrio de sus órbitas, regando parcelas con lluvias y cuidando la vegetación. Cuando lograba crear un precioso jardín se marchaba muy lejos, olvidándose cuál había sido el anterior.

Cumplido el plazo, el Señor volvió a llamar a los ángeles para que presentaran sus obras. Pero no quedó conforme con lo que éstos habían hecho. Sólo faltaba Uriel… Un séquito de ángeles salió a buscarlo, y lo encontró sentado en un monte muy alto, en un planeta diminuto.

Le avisaron que Dios quería verlo. Le pidió perdón por su olvido y le habló de todos los lugares en los que había trabajado, pero le explicó apenado que no recordaba cómo llegar a ellos pues olvidaba siempre el camino.

El Señor sintió entonces que aquel pequeño ángel había logrado lo que ninguno de los otros había conseguido, porque si no recordaba dónde estaban los mundos que serían el hogar de los hombres, éstos no podrían estar tan cerca como para dominarse los unos a los otros.

Entonces, Dios lo convirtió en arcángel y colocó un sol sobre su cabeza, símbolo de su mayor jerarquía. Le obsequió una divina inteligencia y una eterna memoria, poniendo a la Tierra bajo su cuidado.

El Arcangel Jofiel

Todos los arcángeles poseen un retiro en una zona del Cielo, a la que se denomina “octava etérica”. El del ángel Jofiel se halla en China, al sur de la Gran Muralla.

El Arcangel Jofiel

El Arcangel Jofiel

El significado de su nombre es “hermosura del Señor”. Se dice que es el custodio del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, el guardián de los buscadores de la Sabiduría y de la Verdad, así como el maestro de los descendientes de Noé. Es enemigo de los hombres que se interesan en aprender conocimientos triviales.

Se lo suele identificar con el ángel Yefefiah, el príncipe de la Ley -que en la religión hebrea es la Escritura de la Torá-. Enseñó a Moisés, el Elegido, los secretos de la cábala judía. Es también quien transmite las las enseñanzas sapienciales de Confucio, del buda Gautama y de Lao- Tse.

Dios ideó polos masculinos y femeninos en el Mundo: Alfa y Omega o Dios Padre y Madre sirven de ejemplos. También cada arcángel posee un complemento femenino, al que se denomina “arcangelina”. El del arcángel Jofiel es la Arcangelina Cristina.

Jofiel viste una túnica dorada semejante a un rayo de fuego. Este resplandor es capaz de enceguecer, dado que las criaturas aladas habitan la primera banda de color que rodea el centro de “fuego blanco del cuerpo causal”.

La doctrina budista sostiene que las criaturas angélicas tienen la misión de demoler la ignorancia de la Humanidad. El buda Gautama ha afirmado que se multiplicaron diez veces las filas de los ángeles de Jofiel en la Tierra, y que en las próximas décadas se seguirán reforzando sus bendiciones.

El Budismo considera que los ángeles son seres de la Iluminación, capaces de señalar los caminos místicos en todas las religiones terrestres, sin diferencias, y con pluralidad. Porque el Señor brindó diversas vías para que los pueblos hallaran la comprensión y el auténtico entendimiento de su yo real, su Buda interno.

El séquito angélico de Jofiel no sólo anuncia los misterios divinos sino que denuncia la rebeldía de los ángeles oscuros.

Las Pinturas Angélicas De El Greco

El Greco terminó en el año 1586 una de sus obras más célebres, El entierro del conde de Orgaz, a partir de la cual se transformó en el maestro superlativo de la península hispánica.

Las Pinturas Angélicas De El Greco

Las Pinturas Angélicas De El Greco

Esta obra fue pintada para la iglesia toledana de Santo Tomé. Exhibe la tumba de un aristócrata toledano, rodeada por los santos Agustín y Esteban, además del propio artista acompañado de su primogénito. Se muestra el espíritu del conde elevándose hacia el cielo, que está densamente poblado de ángeles, santos y relevantes políticos de la época.

En este lienzo se revela la clásica elongación longitudinal de las figuras, propias de la estética de El Greco, y también el “horror al vacío” que caracterizó al período manierista.

Otra de sus pinturas angélicas fue titulada La Trinidad y presenta rasgos típicos del Renacimiento italiano, además de reproducir la estética manierista del cuadro anterior. La anatomía humana se traslada a las figuras de carácter divino como Cristo o los ángeles, y el contraste lumínico provoca un clima de misticismo sobrenatural.

Es necesario destacar que la estética del pintor es indisociable de una espiritualidad altamente cultivada: sus obras invocan una atmósfera de religiosidad que los emparienta con la literatura mística de Santa Teresa de Jesús o de San Juan de la Cruz. La sido caracterizado como un hombre excéntrico pero decidido, de extraordinaria piedad y devoción.

Además de sus pinturas angélicas, se destacó en el retrato de paisajes toledanos, un género frecuente entre los artistas españoles de la época.

Los Ángeles Profetas

El Islamismo considera a las criaturas angélicas como seres de luz que se dedican a cumplir encargos divinos. Algunas de sus tareas son: implantar el alma humana en el cuerpo de los recién nacidos, conducir el espíritu de la persona que fallece y oficiar de mensajeros de la palabra de Dios, como sucedió con la revelación que el arcángel San Gabriel trasmitió a Mahoma, o con la anunciación a la virgen María (en el Islam, es conocida como Maryam Bint Dawud).

Los Ángeles Profetas

Los Ángeles Profetas

A diferencia de las personas, los seres angélicos no necesitan alimentarse ni procrearse, carecen de libre albedrío y no cometen actos pecaminosos.

El ángel rebelde -llamado Iblís en la doctrina islámica- parece ser el único favorecido con la “libertad de elección” dado que éste se negó a arrodillarse ante el Señor. Cabe mencionar que este ángel oscuro y desobediente es asociado a la mitología árabe pre-islámica, donde se creía en unos geniecillos compuestos de fuego.

Para el Islam, estas criaturas aladas son capaces de adoptar la forma del cuerpo humano. Son descritos como seres sumamente hermosos con varios pares de alas, aunque la iconografía suele representarlos con un único par. Se cree que el ángel Yibril, por ejemplo,  goza por lo menos de seiscientas alas.

A diferencia del Cristianismo, la doctrina islámica no diferencia jerarquías angélicas, como sí las clasificaron los teólogos católicos durante la Edad Media. De todas maneras, existen cuatro ángeles considerados más relevantes que sus pares. Ellos son: Israfil, el citado Yibril, Azrail y Mikail.

Yibril es el capitán de la milicia angélica. Además de oficiar de mensajero divino ante los profetas, ha sido intercesor de la revelación, no sólo de la escritura coránica a Mahoma sino también de los Evangelios, la Torá y los Salmos.

Luego encontramos a Azrael, bautizado “el ángel de la muerte”. A la manera de las parcas griegas, su misión es conseguir que el alma se separe del cuerpo al ocurrir el deceso de un individuo. Esta separación puede resultar suave o violenta; siempre depende de la conducta que haya tenido esa persona durante su vida.

También es venerado el ángel Mikail (el cristiano San Miguel), quien se encarga de provocar truenos y lluvias, entre otras modificaciones climáticas.

En tercer lugar, se cree en la existencia del ángel Israfil, que corresponde al cristiano Rafael. Éste se ocupa de anunciar el inicio del Día del Juicio Final tocando la “trompeta de la verdad”. Estos tres ángeles son mencionados en el Corán.

Otras criaturas aladas a las que se rinde culto en el Islam son llamados Rakib y Athid, que se dedican a registrar los buenos y malos comportamientos humanos a lo largo de la vida.

También se venera a Munkar y a Nakir, quienes preguntan al individuo que acaba de fallecer sobre su fe. Radwan es el ángel responsable del Paraíso y Malik es su contracara: el que domina el Infierno.

Por último, Marut y Harut son ángeles rebeldes, mientras que Chrrsk es el capitán de 19 criaturas angélicas responsables de la administración de castigos.

Jueces De Las Almas Cristianas

La posición adoptada oficialmente por la Iglesia Católica en relación al culto de los ángeles se determina durante el Concilio Romano del año 745 y el de Aquisgrán, hacia 789. Allí se rechazó el empleo de otros nombres angélicos que no fueran mencionados en las Sagradas Escrituras.

Jueces De Las Almas Cristianas

Jueces De Las Almas Cristianas

Desde entonces, sólo se reconoce a los arcángeles Rafael, Miguel y Gabriel. Sin embargo, la Iglesia Ortodoxa Griega también es devota del arcángel Uriel. Existen, además, documentos que mencionan otros ángeles como Letiel, Baraquiel, Alamiel o Laeiel.

Con respecto a la iconografía, una gran diferencia con otras religiones es que la doctrina católica posee abundantes registros de la imaginería angélica en el transcurso de los siglos.

Por lo general siempre se los representó como infantes o adolescentes asexuados. Durante el período medieval nunca se los pintaba aisladamente, alejados de otras criaturas, con excepción de algunas obras pertenecientes a la escuela española, italiana y flamenca, en las que San Gabriel aparece solo.

En el período renacentista las criaturas angélicas empiezan a ser retratadas de forma individual, costumbre que persiste durante el Barroco. Zurbarán y la Escuela de Sevilla prestaron gran atención a la imaginería angélica.

Cabe mencionar también que, aunque los conquistadores españoles impusieron el Catolicismo a los indígenas de la recién descubierta América, éstos hallaron en los ángeles el reemplazo ideal de muchas de sus antiguas divinidades, así que el culto angélico se difundió rápidamente.

En el período barroco, las Indias Occidentales (especialmente América del Sur) desarrollaron la iconografía y plástica de los bellos ángeles arcabuceros, que representaban soldados con vestimenta de lujo.

En el Islamismo también se rinde culto a los ángeles, que en lengua árabe reciben la denominación de mal?k, proveniente de la raíz hebrea mal?j.

La fe en las criaturas angélicas es intensa en el mundo árabe. De acuerdo con la tradición, fue Yibril o Yibrail (Gabriel, el capitán de la milicia celestial) el que se apareció al profeta Mahoma como mensajero de Alá para revelar sus verdades, tal como se describe en las escrituras coránicas.