Category Archives: dinosaurios

Tipos de huevos de dinosaurio

Se reconocieron dos tipos principales de huevos: los esferoides y los alongados. Estos se pueden subdividir por la longitud y el diámetro del radio, el grosor del caparazón, el tipo de poros y la superficie del huevo.

Tipos de huevos de dinosaurio

Tipos de huevos de dinosaurio

La estructura del huevo consiste en una serie de unidades básicas verticales que crecen en lugares particulares de la superficie del caparazón.

La organización de estas unidades determina el esquema de clasificación, y puede ser esferulítico o prismático:

1)      Los caparazones de huevos esferulíticos muestran patrones esféricos en la estructura cristalina y están presentes en los saurópodos y los hadrosaurus.

2)      Los caparazones de huevos prismáticos crecen en cristales esféricos sólo en la porción inferior del caparazón, mientras que los cristales de la porción superior son prismas.

3)      Los huevos Ornitoides suelen pertenecer a los terópodos. En ellos sólo la parte inferior del caparazón existe como unidad separada. Las partes media y superior consisten en una masa de material biocristalino con una ultraestructura esponjosa que comprende una capa homogénea.

Los huevos más grandes vienen de los saurópodos, en particular de los titanosurus. Estos huevos llegan a tener 18 cm de largo y hasta 5 mm de grosor, y contienen 5.5 litros de líquido. Un huevo de un metro de largo tendría varios centímetros de grosor, lo cual haría imposible la respiración y el nacimiento.

¿Cómo es posible que un saurópodos de 30 metros de largo y 20 toneladas ed peso naciera de un huevo de 18 cm? Hay dos respuestas posibles:

1-     El animal crece a lo largo de su ciclo vital, quizás hasta la muerte incluso. Muchos reptiles hacen algo parecido.

2-     El animal pasa por un período de crecimiento acelerado de entre 5 a 15 años. Los patrones de crecimiento de los huesos de dinosaurios como el Maiasaura indican que llegaban a su tamaño adulto en 5 años. A los elefantes les lleva 15 años llegar a la madurez sexual; quizás los saurópodos estuvieran en un punto intermedio.

Otros huevos de dinosaurios suelen ser más pequeños. Los huevos más pequeños son quizás los de los prosaurópodos. Los huevos de Sudáfrica tienen sólo 6.5 cm de largo y 5.5 cm de ancho. El caparazón tiene un grosor de 0.2/0.3 mm. Los huevos de terópodos generalmente tienen entre 10 y 15 cm de largo y un par de mm de grosor. Los hadrosaurus tenían huevos de entre 10 y 12 cm de largo y 7.9 cm de ancho.

Depredación de los huevos de dinosaurios

Los hhuevos son un alimento extremadamente nutritivo, rico en proteínas. Incluso su caparazón provee carbonato de calcio. La evidencia e depredación es poco común en los registros fósiles. Entre los predadores de huevos actuales se cuentan las hienas, los chacales, los primates, buitres, cuervos, gaviotas, lagartos y serpientes. Probablemente la depredación de huevos también existió durante el reino de los dinosaurios. Anteriormente se creía que algunos de los posibles depredadores eran los Oviraptor y los Troodontes. La evidencia actual indica que en realidad debían estar cuidando a los huevos. Aunque la evidencia de la depredación de huevos entre los dinosaurios es dudosa, sigue siendo probable.

Depredación de los huevos de dinosaurios

Depredación de los huevos de dinosaurios

Los huevos de dinosaurios y los nidos eran poco comunes antes del Cretáceo. Esto significa una de dos cosas:

1)      había menos huevos antes del Cretáceo.

2)      Los huevos tenían una chance mas baja de llegar a fosilizarse antes del Cretáceo.

La primera posibilidad es poco probable. No hay evidencia de que los dinosaurios pre-cretácicos pusieran menos huevos, o de que fueran menos comunes que las de sus contrapartes del Cretáceo. La segunda posibilidad es mucho más probable. Se ha sugerido (Sochava, 1969) que los huevos pre-Cretáceo eran flexibles y no calcáreos. Sochava sugirió que el huevo calcáreo se desarrolló en respuesta a la aridez surgida en el Cretáceo, se volvieron más duros y se fosilizaron.

En el Cretáceo los huevos también aparecen ornamentados. La ornamentación se puede divida en dos tipos: crestas longitudinales en huevos puestos verticalmente u adornos multidireccionales o nodulares en huevos puestos al azar. La ornamentación de los huevos les permite ser enterrados después de ser puestos y también permite la corriente de aire entre el suelo y el huevo. La habilidad para enterrar huevos debe haber sido una ventaja en el comportamiento de los dinosaurios y quizás contribuyó a la mejora en su preservación durante el Cretáceo.

Es un error común creer que los huevos de dinosaurios fueron descubiertos recientemente. De hecho, los huevos han sido conocidos por miles de años y se los ha descrito en todo el mundo desde el primer descubrimiento totalmente investigado en 1869 en Francia.

Se han realizado grandes avances en el estudio de los huevos durante los últimos veinte años. Antes los huevos eran una curiosidad, pero se fueron convirtiendo rápidamente en un tema de estudio científico importante. Sin embargo, esto no significa que haya una gran cantidad de información sobre ellos. Los huevos son muy poco comunes, su hallazgo rara vez es reportado y los sitios donde se hallan no son públicamente conocidos. Hay muchos mitos sobre los huevos también. e consecuencia, han sido el tema de muchos errores de la industria del cine, donde se muestra a enormes dinosaurios poniendo huevos gigantes cuando en realidad los huevos descubiertos hasta ahora no superan el tamaño de una pelota de fútbol. Aunque los científicos estuvieron trabajando sobre la identificación de estos huevos, su composición y estructura, no hay mucha evidencia para realiza teorías. Los patrones de la ubicación de los huevos pueden ser un gran indicio del comportamiento y las relaciones sociales de los dinosaurios. Para evaluar las implicancias de su estructura y composición es necesario investigar las estructuras básicas de los huevos, los sitios de descubrimientos antiguos y recientes, los patrones de los nidos y cualquier rasgo de comportamiento.

Historia de los huevos de dinosaurios

Los dinosaurios se extinguieron y sus huevos existen actualmente en forma de fósiles, sobre todo de rastros fósiles. Los rastros fósiles de los dinosaurios son marcas o indicadores preservados en las rocas y dejados por vertebrados de una era antigua. Pueden ofrecer pistas sobre el comportamiento de los dinosaurios.

Historia de los huevos de dinosaurios

Historia de los huevos de dinosaurios

Los huevos de dinosaurio pasaron por una serie de eventos importantes antes de llegar a ser fósiles. Luego de ser depositados, los huevos eran enterrados bajo una fina cubierta de sedimento. Esto lo protegía de los predadores y del viento. Las aguas subterráneas que fluían a través del sedimento pasaban por el huevo y depositaban minerales. El material del caparazón se altera poco durante la fosilización, aunque pueden recristalizarse. Este caparazón externo es duro y está hecho de una serie de unidades interconectadas, un mosaico de placas con poros que permiten el pasaje de aire dentro y fuera del huevo. Esto sirve para que la cría respire.

El interior no se preserva durante la fosilización, a excepción de algunos dinosaurios bebés fuera de lo común. Sin embargo, hay algunas pistas que nos acercan a conocer el aspecto del interior del huevo. Al mirar a los parientes vivos más cercanos de los dinosaurios, como las aves y los cocodrilos, podemos estimar este aspecto. Dentro del huevo hay un líquido viscoso que baña al embrión y lo mantiene húmedo, previniendo su resecamiento. Esto permite que el huevo sea depositado en la tierra y es una característica de los animales amniotas (todos los reptiles, aves y mamíferos). Los amniotas pueden vivir en la tierra a causa de la membrana amniótica, mientras que los anfibios no tienen esta habilidad y están restringidos al mundo acuático.

Los huevos de dinosaurios han sido conocidos por miles de años, aunque al principio no fueron reconocidos como tales y se los usaba en joyería y ornamentos. Muchas cáscaras de huevo de fines del Paleolítico y comienzos del Neolítico fueron descubiertas en algunos lugares de Mongolia. El primer descubrimiento real de cáscaras de huevo de dinosaurio fue el de Jean Jaques Pouech al sur de Francia en 1859. Se creía que los huevos franceses pertenecían a aves gigantes a causa de su gran tamaño. Matheron encontró en 1869 huevos menos rotos, y creía que pertenecían a un cocodrilo gigante. En 1877 Paul Gervais (1816-79) publicó el primer estudio detallado sobre los huevos y sugirió que pertenecían a un dinosaurio. Posteriormente se supo que los huevos habían sido puestos por un dinosaurio Hypselosaurus. En 1923, las expediciones del Asia central del Museo americano de Historia Natural lograron descubrimientos muy importantes en el desierto de Gobi, Mongolia. Roy Chapman Andrews encontró los primeros nidos de dinosaurios. En ese entonces se creyó que los huevos pertenecían a un Protoceratops, pero actualmente se sabe que son de Oviraptores.

Ubicación de los fósiles de dinosaurios

En marzo de 2005 la revista ‘Science’ anunció el descubrimiento de un material parecido a tejido blando dentro del hueso de la pierna de un Tyranosauurius Rex en la formación Hell Creek, Montana.

Ubicación de los fósiles de dinosaurios

Ubicación de los fósiles de dinosaurios

El material tiene 68 millones de años. Cuando el hueso fosilizado fue tratado durante varias semanas para remover el contenido mineral de la cavidad ósea, encontraron evidencia de estructuras intactas como vasos sanguíneos, matriz ósea y tejido conectivo. El estudio bajo microscopio reveló que el tejido blando del dinosaurio putativo había retenido estructuras a nivel celular incluso. Todavía no queda claro de qué está hecho este material flexible, aunque muchos informes lo relacionan con la película ‘Jurassic Park’ y la interpretación del artefacto.

Argentina: Abelisaurus, Aeolosaurus, Alvarezsaurus, Amargasaurus, Amygdalodon, Andesaurus, Antarctosaurus, Argentinosaurus, Argyrosaurus, Campylodoniscus, Carnotaurus, Chubutisaurus, Clasmodosaurus, Coloradisaurus, Eoraptor, Frenguellisaurus, Gasparinisaura, Genyodectes, Gigantosaurus, Hadrosauricnus, Herrerasaurus, Isquiasaurus, Laplatasaurus, Loricosaurus, Megaraptor, Microsaurops, Mussaurus, Neuquensaurus, Noasaurus, Notoceratops, Oftalmosaurus, Patagosaurus, Piatnizkysaurus, Pisanosaurus, pterodaustro, Quilmesaurus, Riojausaurus, Saltasaurus, Secernosaurus, Staurikosaurus, Triassolestes, Unenlagia, Unquillosaurus, Velocisaurus, Volkheimeria, Xenotarsosaurus.

Bolivia: Ankylosaurio y Triceratops.

Brasil: Antarctosaurus, Metriorhynchus

Patagonia, Argentina: Abelisaurus, Carnotaurus, Coloradia, Gasparinisaura, Gigantosaurus, Notoceratops, patagosaurus, Piatnitzkysaurus, Quilmesaurus, Unenlagia.

Sudamérica: Abelisaurus, Aeolosaurus, Alvarezsaurus, Amargasaurus, Amygdalodon, Andesaurus, Ankylosaurio, Antarctosaurus, Argentinosaurus, Argyrosaurus, Campylodoniscus, Carnotaurus, Cearadactylus, Chubutisaurus, Clasmodosaurus, Coloradisaurus, Cymbos pondylus, Eoraptor, Frenguellisaurus, Eustreptospondylus, Gasparinisaura, Genyodectes, Gigantosaurus, Hadrosaurichus, Herrerasaurus, Ictiosaurio, Iguanodonte, Isquiasaurus, Laplatasaurus, Lopicosaurus, Megaraptor, Mesosaurus, Mixosaurus, Mussaurus, Neuquensaurus, Noasaurus, Notoceratops, Oftalmosaurus, patagosaurus, Piatnizkysaurus, Pisanosaurus, Pterodaustro, Quilmesaurus, Riojasaurus, Saltasaurus, Santanaraptor, Secernosaurus, Smilodon, Staurikosaurus, Triassolestes, Unenlagia, Unquillosaurus, Velocisaurus, Volkheimeria, Xenotarsosaurus.

Uruguay: Antarctosaurus, Argyrosaurus, Laplatasaurus

Tipos fósiles de dinosaurios

Los rastros fósiles son aquellos detalles preservados en rocas que funcionan como evidencia indirecta de vida. Aunque conocemos fósiles de partes duras y espectaculares como los caparazones y los huesos, los fósiles suelen  ser menos impresionantes, pero no por eso menos valiosos. Entre los rastros fósiles se incluyen las marcas de huellas, madrigueras, coprolitos, estromatolitos y rizolitos.

Tipos fósiles de dinosaurios

Tipos fósiles de dinosaurios

El estudio de los rastros se llama icnología y se subdivide en paleoicnología –el estudio de los rastros fósiles- y la neoicnología –estudio de los rastros fósiles modernos. Otro nombre usado para los rastros fósiles es ‘icnofósiles’, que viene del término griego ‘icnos’, que significa ‘rastro’.

La ciencia de la icnología es muy difícil, ya que muchos rastros no pueden ser asignados a un organismo específico. Además, los restos como las huellas pueden dificultar el trabajo de los paleontólogos y geólogos porque acumulan sedimentos, lo que hace que los viejos estratos se mezclen con los nuevos. En consecuencia, se generan confusiones en la interpretación de ellos a menos que se los vea en contexto.

Los rastros fósiles se suelen dividir en cinco grupos:

  • Los Domicnia son estructuras de moradas.
  • Las Fodicnia son rastros de alimentos dejados por los animales.
  • Los Pascicnia son rastros de pastoreo que aparecieron en la superficie de los sedimentos.
  • Los Cubicnia son marcas de descanso dejadas por los animales.
  • Los Repicnia son rastros superficiales del gateo y el arrastre de los animales.

Los restos fósiles de los dinosaurios fueron hallados en estratos de roca de todos los continentes, lo cual indica que difieren mucho en su estructura, hábitat y dieta. El tamaño de su cerebro varía, algunos predadores tenían un radio del cerebro al cuerpo equivalente al de algunas aves y animales modernos. Muchas especies construyeron nidos. Los expertos tienen debates acalorados sobre los dinosaurios y su comportamiento. Entre los temas de debate se incluyen el agrupamiento de aves con dinosaurios, la cuestión sobre si los dinosaurios nonavianos eran de sangre fría (ectotérmicos) o caliente (endotérmicos), la protección y crianza de la prole en los nidos tras su nacimiento, la movilidad y autosuficiencia de las crías luego de nacer y la razón por la que desaparecieron los dinosaurios nonavianos.

Todavía no se ha descubierto ningún fósil de dinosaurio completo. Se deben hacer inferencias a partir de fragmentos o piezas que se comprimieron y deformaron. La información sobre su dieta ha sido deducida a partir de los contenidos de sus estómagos y de los coprolitos, así como por la comparación de sus dientes con los de animales vivos. Las huellas fosilizadas –como las encontradas en el rancho Davenport de Texas- fueron interpretadas como evidencia de que los dinosaurios viajaban en manadas. Lo que se sabe de los dinosaurios es que dominaron sus hábitats durante la mayor parte de los 160 millones de años que vivieron.

Aunque todos los dinosaurios fueron clasificados originalmente en un solo orden, luego se descubrió que el grupo contenía dos tipos distintos diferenciados por sus estructuras. La pelvis de los saurisquios (cadera de lagarto) se parece a la de los reptiles actuales, mientras que los dinosaurios ornistiquios (cadera de ave) poseen un hueso público semejante al de las aves. Sin embargo, posteriormente se determinó que las similitudes de las caderas de los ornistiquios y las de las aves fueron producto de una evolución convergente y no de la herencia. Luego se determinaron muchas otras características  comunes entre las aves y los saurisquios, por lo que actualmente se cree que las aves modernas descienden de ese orden.

Las mandíbulas y dientes de los dos órdenes también son distintos. El orden saurisquio, que incluye a los herbívoros y carnívoros, tiene dientes alrededor de toda la mandíbula o sólo en el frente de la boca.

Los ornistiquios tienen dientes a los costados de su mandíbula, pero nunca en el frente; los huesos del frente de la boca a veces se desarrollaron en picos angostos, como el de las tortugas. Todos los ornistiquios conocidos eran herbívoros.

Fósiles de los dinosaurios

Los fósiles de dinosaurios han sido conocidos por siglos, pero su verdadera naturaleza no fue reconocida al principio. Los chinos creían que eran huesos de dragones, mientras que los europeos pensaban que eran restos de gigantes y de otras criaturas fallecidas por la gran inundación.

Fósiles de los dinosaurios

Fósiles de los dinosaurios

La primera especie de dinosaurios en ser identificada y nombrada fue la de los Iguanodontes, descubierta en 1822 por el geólogo inglés Gideon Mantell. Él reconoció semejanzas entre los fósiles y los huesos de las iguanas modernas. Dos años después, el reverendo William Buckland, profesor de geología de la universidad de Oxford se convirtió en la primera persona en describir un dinosaurio en su diario científico. En este caso se trataba del Megalosaurio bucklandii, hallado cerca de Oxford. El estudio de estos ‘lagartos fosilizados gigantes’ pasó a ocupar gran parte del interés de los científicos europeos y americanos, y en 1842 el paleontólogo inglés Richard Owen acuñó el término ‘dinosaurio’. Él reconoció que los restos encontrados hasta el momento –Iguanodontes, Megalosaurus y Hylaeosaurus- tenían varios rasgos en común, por lo que decidió presentarlos como un grupo taxonómico distinto. Con el apoyo del príncipe Alberto de Saxe-Coburg-Gotha, esposo de la reina Victoria, Owen estableció el Museo de Historia Natural en el sur de Kensigton, Londres, para mostrar la colección nacional de fósiles de dinosaurios t otras exhibiciones geológicas y biológicas.

En 1858 fue descubierto el primer dinosaurio americano en el pequeño pueblo de Haddonfield, Nueva Jersey. La criatura fue llamada Hadrosaurus foulkii por el pueblo y el descubridor, William Parker Foulke. Fue un hallazgo extremadamente importante: el Hadrosaurus fue el primer esqueleto de dinosaurio hallado casi completo y por eso se pudo ver que era una criatura bípeda. Esto fue un descubrimiento revolucionario, ya que la mayoría de los científicos creían que los dinosaurios caminaban sobre cuatro patas. Los descubrimientos de Foulke hicieron estallar un gran interés por los dinosaurios en EEUU. Un ejemplo de esto fue la rivalidad entre Edward Drinker Cope y Othniel Charles Marsh, quienes competieron entre sí para superar sus respectivos descubrimientos de dinosaurios nuevos en lo que fue llamada ‘la guerra de los huesos’. Su competencia duró 30 años y terminó en 1897, cuando Cope murió luego de gastar toda su fortuna en la búsqueda de dinosaurios. Marsh ganó la contienda con ayuda del financiamiento que recibió a lo largo de la búsqueda geológica. La colección de Cope se encuentra actualmente en el Museo de Historia Natural de Nueva York, mientras que la de Marsh está en exhibición en el Museo de Hisptoria Natural Peabody de la universidad de Yale.

Desde entonces, la búsqueda de dinosaurios ha sido llevada a cabo en todos los continentes de la Tierra. Esto incluye a la Antártida, donde el primer dinosaurio (un nodosáurido Ankylosaurus) fue descubierto en la isla Ross en 1986, aunque recién en 1994 se nombró formalmente a  un dinosaurio de la Antártida –el Crylophosaurus ellioti- y también fue descrito en una revista científica. Los lugares con más restos de dinosaurios son Sudamérica (sobre todo Argentina) y la China, donde se hallaron dinosaurios plumosos muy bien preservados.

Algunos hechos sobre los dinosaurios

1)      Los Maiasaurus eran herbívoros. Los adultos pesaban entre 3 y 4 toneladas. Comían aproximadamente unas 200 libras de comida por día.

Algunos hechos sobre los dinosaurios

Algunos hechos sobre los dinosaurios

2)      Muchos nidos de Maiasaurios fueron encontrados en dos sitios: la montaña Huevo y la isla Huevo. En la era de los dinosaurios, ambos sitios eran islas. Aunque las islas tienen espacio limitado, los nidos suelen estar separados por 25 o 30 pasos.

3)      Los dientes filosos y serrados de un pequeño dinosaurio llamado Troodon fueron hallados en las áreas de nidos de los Maiasaurios.

4)      Un gran número de huesos fue hallado en un lugar de Montana, lo que cual indica que habían manadas de Maiasaurios de alrededor de 10,000 individuos. Estos variaban en tamaño, yendo desde los 9  hasta los 25 metros.

5)      Los nidos de dinosaurios en las dos locaciones de la montaña Egg fueron hallados en tres profundidades distintas. Varias capas de arena fueron depositadas entre los horizontes de nidos.

6)      Los huesos de la mayoría de las aves recién nacidas no se habían osificado del todo. Los terminales estaban relativamente blandas y esponjosas, hechas de cartílago. En consecuencia, las aves recién nacidas podían estar paradas sólo por un momento. Sus huesos no podían actuar como soporte.

7)      Un Maiasaurio adulto llegaba a tener entre 2 5 y 30 pies de largo, y pesaba de 3 a 4 toneladas.

8)      Los caparazones encontrados en los nidos del Maiasaura estaban rotos.

9)      Los dientes frontales de muchos dinosaurios como el Maiasaura son muy interesantes. Tienen una capa de esmalte pesada en el exterior de sus dientes superiores, y la misma capa está del lado de adentro en los dientes inferiores. Por tanto, cuando los dientes se cerraban, se auto afilaban.

10)  Los caparazones encontrados en los nidos del Orodromeus no estaban todos rotos. El caparazón del huevo más bajo generalmente estaba intacto.

11)  La presencia de grandes números de huesos en un mismo  sitio sugieren que los Maiasaurus fueron hallados en manadas de hasta 10,000.

12)  Los huesos de los pichones de Maiasaura muestran deterioro en los dientes frontales.

13)  Cuando nacen, los Maiasaurus miden alrededor de 12 pulgadas de largo. Los huesos encontrados en sus nidos eran de 3 pies de largo.

14)  Los huesos de las crías del Orodromeus están totalmente osificados. Esto significa que los terminales de los huesos estaban totalmente desarrollados y eran muy fuertes.

El comportamiento de los dinosaurios

Se puede decir mucho sobre la vida de los animales extintos –como los dinosaurios- solo por la examinación de sus huesos. Al mirar estos fósiles, los científicos pueden afirmar de qué se alimentaban, si eran cuadrúpedos o bípedos, cuán rápido podían moverse y muchas otras cosas. Lo que todavía es muy difícil determinar a partir de los restos fósiles es la evidencia del comportamiento de los dinosaurios. El conocimiento que tenemos se obtuvo a partir de restos como huevos y nidos, y cráneos y trazas fósiles.

El comportamiento de los dinosaurios

El comportamiento de los dinosaurios

El ejemplo más famoso de comportamiento –conocido gracias al material fósil- es el cuidado parental del Maiasura, un hadrosauro de Norteamérica. Al estudiar los nidos encontrados en Montana, los paleontólogos pudieron concluir que estos hadrosaurios cuidaban de sus crías. Los nidos no son una evidencia demasiado buena, ya que la mayoría de los reptiles los abandona luego de construirlos. Lo que diferenció al Maiasaura fue el hecho de que muchas piezas pequeñas de cáscaras de huevos fueron encontradas en sus nidos. Probablemente fueron destrozadas por las mismas crías, que por lo tanto deben haber estado en el nido luego de dejar sus huevos. Esto significa que debían estar alimentados por sus padres, quienes les llevaban alimento al nido porque de otra manera el quedarse allí hubiera significado la inanición. Estudios osteológicos recientes demostraron que los jóvenes Maiasaura no tenían pulmones totalmente osificados, por lo que era difícil para ellos caminar largas distancias. Esto explicaría el por qué se quedaron en sus nidos y también es evidencia de su cuidado parental.

La evidencia sobre el comportamiento social también ha sido encontrada en rastros fósiles. Las huellas de varios saurópodos que viajaban en la misma dirección fueron interpretadas como evidencia de comportamiento de manadas. Las montañas de huesos de cientos de hadrosaurios y ceraptosians también indican que algunos dinosaurios viajaban en grandes manadas. Hay algunas otras indicaciones sobre el comportamiento de los dinosaurios, pero todavía queda mucho por investigar.

Las aves son descendientes de los dinosaurios y utilizan distintos sonidos para comunicarse. Al parecer, ellas tenían una manera de comunicarse que era similar a la de los dinosaurios. Así como la gente se reconoce con tan solo mirarse, las aves y los dinosaurios usaban las plumas, y probablemente los colores, para reconocerse entre sí. En los últimos veinte años, muchos dinosaurios con plumas fueron hallados. Los científicos saben que las aves usaban distintos colores de plumas para varios comportamientos. Las usaban para atraer parejas, para identificar a miembros individuales de una familia o un grupo, para asustar o engañar a sus atacantes y para mantenerlas calientes y secas. Es probable que los dinosaurios usaran sus plumas por las mismas razones. Sin embargo, la s aves modernas usan sus plumas para volar, y los dinosaurios no.

La mayoría de los dinosaurios no tenía plumas; en su lugar, quizás usaban los colores de sus crestas o cuerpos para identificarse frente a sus amigos y enemigos. Otros dinosaurios como el Velociraptor sí tenían plumas. Hay mucha evidencia de que miembros muy cercanos de la familia de los Velociraptor usaban sus plumas para voltear rápidamente e incluso para planear, comportamiento que eventualmente evolucionó al aleteo y luego al vuelo. Cuando los científicos encontraron varios nidos de dinosaurios con cáscaras de huevo rotas en un área pequeña, pensaron que los dinosaurios eran animales sociales que vivían en grupos. Como los huevos estaban rotos en pedazos muy pequeños, los científicos concluyeron que los bebés se quedaban en los nidos durante un tiempo hasta que rompían su caparazón. Esto significa que los padres cuidaban de sus hijos después de su nacimiento llevándoles comida y protegiéndolos de los predadores. Mientras más alto sea el nivel de cuidado parental de un animal, más inteligente será. Además, se hallaron varios esqueletos de dinosaurios con heridas profundas que habían sanado. Esto significa que, mientras el animal lastimado descansaba, otro salía a buscarle comida. Esto es comportamiento social muy complejo.

Las huellas fósiles son otra manera de que los científicos aprendan nuevas cosas sobre su comportamiento. Ellas muestran que los dinosaurios a menudos viajaban en enormes manadas y, en algunos casos, mostraban cómo cazaban. Al estudiar los restos fósiles de plantas y otros animales encontrados en los huesos de dinosaurios, los científicos pueden crear una imagen más detallada del comportamiento de los dinosaurios. Distintos tipos de fósiles pueden decirle a un científico entrenado muchas cosas diferentes sobre el comportamiento de esas criaturas. Los huesos, las huellas, los nidos y muchas otras cosas de la vida de un dinosaurio pueden crear una buena imagen de la vida en el pasado.

Clasificación de los dinosaurios

La clasificación de los dinosaurios suele variar con frecuencia a raíz de la aparición de nuevos materiales y de la reexaminación de las evidencias antiguas. A medida que surgen nuevos descubrimientos, los paleontólogos discuten una y otra vez sobre la consecuencia de una u otra información.

Clasificación de los dinosaurios

Clasificación de los dinosaurios

Los dinosaurios eran reptiles terrestres que caminaban sobre sus dos patas, es decir, erguidos. Su cadera hacía que sus piernas estuvieran unidas por detrás de sus cuerpos. Cuando los dinosaurios crecieron a partir de arcosaurios prehistóricos eran bípedos. Muy pronto, varios grupos de dinosaurios regresaron a la posición de 4 patas y desarrollaron mejor sus patas traseras que las delanteras. Había muchos tipos esenciales de dinosaurios con distintos tamaño y peso, forma de locomoción, dieta y otros rasgos fisiológicos y anatómicos.

Los dinosaurios eran reptiles de la Era Mesozoica y se clasifican como sigue:

  • Reino Animalia (animales):

-Phylum Chordata (tienen un nervio hueco al final de su cerebro)

-Clase Arcosauria

-Subclase Ornithodira (dinosaurios y pterosauros)

-Superorden Dinosauria (dinosaurios)

-Orden Saurisquio y Ornitisquio

Los dinosaurios también se clasifican por el orden o el tamaño de su estructura pélvica. En este caso sería como sigue:

-Los dinosaurios de ‘cadera de lagarto’ o Saurisquios.

-Los ‘cadera de ave’ u Ornitisquios.

Dinosaurios con ‘cadera de lagarto’

Este tipo de dinosaurios tienen una estructura pélvica similar a la de los lagartos. Por extraño que parezca, estos dinosaurios fueron los ancestros de las aves.

Otros rasgos anatómicos que caracterizan a los saurisquios incluyen una abertura debajo de las fosas nasales, una elongación de algunas vértebras del cuello, un pulgar grande, un hueso con forma de ancla, etc. Los dinosaurios más antiguos hasta ahora conocidos son los Saurisuquios de mediados del Triásico, de alrededor de 230 millones de años. Entre los saurisquios había carnívoros y comedores de planta y carne.

Ejemplos:

Terópodos: carnívoros bípedos como el Tiranosaurius Rex, el Velociraptor, el Compsonathus y el Deinonychus.

Sauropodomorfos: herbívoros cuadrúpedos como el Apatosaurus, el Braquisaurus y el Diplodocus.

Dinosaurios con ‘cadera de ave’

Este tipo de dinosaurios tienen una estructura pélvica similar a la de las aves, aunque éstas no descienden de ellos. También tenían una especie de pico en la mandíbula inferior, delante de los dientes. Otras diferencias anatómicas incluyen un palbral angosto (el hueso que cruza el exterior del globo ocular) y tendones óseos arriba del área sacra de las vértebras. Los dinosaurios Ornistiquios eran vegetarianos. Dentro de esta especie se incluyen dinosaurios con cuernos y otros con armaduras y caparazones.

Ejemplos:

Ornitópodos: Hadrosaurus, Hypsilofodontis, Iguanodontis, Fabrosauria.

Marginocefalia: Ceratopsians, Paficefalosauria.

-Tireofora: Estegosaurius, Anquilosáuridos.

Dinosaurios con plumas

Las plumas son un rasgo indiscutible de las aves y la relativa falta de fósiles que muestren el origen y la evolución de las plumas ha hecho surgir un gran debate sobre los orígenes de las aves. Un dinosaurios del tamaño de un pavo llamado ‘Sinosauropteryx’ y otro nombrado ‘protarcaeopteryx’ fueron descritos por Ji Quang y Ji Shu’an en dos informas del Museo Geológico Natural de China. Estos fósiles fueron hallados en la provincia de Liaoning y datan de fines del Jurásico y comienzos del Cretáceo. El Sinosauropteryx tenía elementos plumosos en su columna vertebral y en la superficie del cuerpo que quizás eran precursores de las plumas. Sin embargo, tiene varias diferencias con las aves y probablemente está relacionado con el terópodo Compsognathus. Este hallazgo posiblemente sea un terópodo maniraptor o un ave, pero todavía queda por ver una descripción completa de su anatomía. Hou y colegas (1995) reportaron el descubrimiento del ‘Confuciusornis sanctus’, un espécimen del tamaño de un pichón encontrado en una formación al noroeste de China que data de la época límite entre el Jurásico y el Cretáceo. Estas especies quizás vivieron antes del Archaeopteryx, pero tiene rasgos similares a este, como miembros traseros y pubis similares. El esqueleto también tiene elementos carpianos sin fundir y largos dedos con garras curvas. También existen plumas con contorno aviar, lo que podría ser indicio de fisiología endotérmica.

Los dinosaurios están vivos

Los lagartos, cocodrilos, dragones, etc. encajan dentro de la descripción de dinosaurios. Hubo muchos tipos de dinosaurios que eran más pequeños que los reptiles actuales. Tómese en consideración al dragón de Comodoro, uno de los reptiles más grandes y fieros de los vivos actualmente. Mide alrededor de 3 m de largo, puede superar en velocidad a un hombre en distancias cortas, se alimenta de venados y es peligroso para cualquier ser humano.

Los dinosaurios están vivos

Los dinosaurios están vivos

Hay dos hipótesis importantes sobre la evolución que difieren principalmente en el momento de aparición de las primeras aves. Una hipótesis propone que las primeras aves descendieron directamente de los reptiles ancestrales alrededor de 230 millones de años atrás, entre los inicios y la mitad del Triásico. Nos referimos a esta idea como la hipótesis basal de los arcosaurios. Estos últimos son los reptiles de los que surgieron las aves, los cocodrilos y los dinosaurios. La otra hipótesis postula una llegada posterior de las aves, que derivarían de los dinosaurios unos 100 millones de años antes del tiempo propuesto por la primera hipótesis. Esta idea fue referida como la hipótesis de los dinosaurios terópodos.

Los dinosaurios vienen del superorden Arcosauria, un ensamble de distintas formas que originariamente se separó de los diápsidos de fines del Paleozoico. Los primeros dinosaurios aparecieron en el Triásico Medio en Sudamérica. Desde fines del Triásico hasta el final del Cretáceo, los dinosaurios se ramificaron en varios grupos y gobernaron la tierra, el mar y el aire.

Los dinosaurios se pueden dividir en dos grupos grandes basándose en la estructura de su pelvis. Estos grupos son los Saurisquios y los Ornistiquios. Los dinosaurios saurisquios se subdividen en dos linajes, los saurópodos herbívoros (por ejemplo, el Branquiosaurio) y los terópodos carnívoros (ejemplo, el Tiranosaurio), que aparecieron a fines del Jurásico. Todos los ornistiquios eran herbívoros.

Los dinosaurios desaparecieron repentinamente a fines del Cretáceo (65 millones de años atrás). La causa exacta de la extinción ha sido objeto de rigurosos debates. Según la hipótesis de Alvarez, al final del Mesozoico hubo un evento catastrófico (como por ejemplo el impacto de un enorme meteorito o un asteroide) que aniquiló a todas las plantas y animales. Otra posibilidad es que los dinosaurios fueran vulnerables a los cambios geológicos graduales (como la caída de la temperatura) que ocurrieron en ese momento. Cualquiera fuera la causa, mientras que los dinosaurios y numerosas plantas y especies animales desaparecieron, los ancestros de los mamíferos y las aves sobrevivieron.