Category Archives: momias

Secuelas y remakes de La momia (película de 1932)

A diferencia de ‘Frankestein’ y ‘Drácula’, la película no tuvo secuelas, pero fue semi-rehecha en la película de 1940, ‘The mummy’s hand’ y sus secuelas, ‘The mummy’s tomb’ (1942), ‘The mummy’s ghost’ (1944) y ‘The mummy’s curse’, que posteriormente fueron parodiadas en ‘Abbott and Costello meet the mummy’. Todas estas se centran en la momia Kharis. ‘The mummy’s hand’ recicló secuencias de la película original para contar los orígenes de Kharis; Karloff aparece en estas secuencias pero no en los créditos.

Secuelas y remakes de La momia (película de 1932)

Secuelas y remakes de La momia (película de 1932)

Secuelas y remakes de La momia (película de 1932)

A fines de 1950 British Hamer Film Productions retomó la temática de la momia con ‘The mummy’ (1959), basada en ‘The mummy’s hand’ y ‘The mummy’s tomb’. Las secuelas de Hammer –The curse of the mummy’s tomb, The mummy’s shroud y Blood from the mummy’s tomb- no están relancionadas con ninguna película anterior.

La película de 1999, ‘La momia’, parece una remake del film de 1932 porque su protagonista es Imhotep, quien resucita gracias al Rollo de Troth y va en búsqueda de  la reencarnación de su amada, Anck-su-namun. Sin embargo, difiere de la historia original en sus lineamientos postmodernos de terror y ciencia ficción. Tuvo una secuela en el 2001 titulada ‘La momia regresa’ y otra, ‘El rey escorpión’ en el 2002. La tercera secuela, ‘La momia: la tumba del emperador dragón’, se estrenó en el 2008. También salió publicada una serie animada llamada ‘La momia’ entre el 2002 y el 2003.

Posando
Posando

La producción de La momia (película de 1932)

Inspirado por el descubrimiento de la tumba de Tutankamón en 1922 y por la maldición de los faraones, el productor Carl Laemmle Jr. comisionó al editor de guiones Richard Shayer para que encontrara una novela que sirviera de base para una película de terror con temática egipcia.

La producción de La momia (película de 1932)

La producción de La momia (película de 1932)

La producción de La momia (película de 1932)

Shayer no encontró ninguna, pero la escritora Nina Wilox Putnam y él oyeron la historia de Alessandro Cagliostro, y escribieron un ensayo de nueve páginas titulado ‘Cagliostro’. La historia era acerca de un mago de 3000 años que sobrevivía inyectándose nitrato. A Laemmle le gustó y contrató a John L. Balderston para que escribiera el guión. Balderston había trabajado en ‘Drácula’ y ‘Frankestein’, y además había cubierto la apertura de la tumba de Tutankamón cuando era periodista del New York World. Mudó la historia a Egipto y renombró a la película y al protagonista ‘Imhotep’, como el arquitecto histórico.

Karl Freund, el cineasta de ‘Drácula’, fue contratado dos días antes de la filmación. La película fue retitulada como ‘La momia‘. Eligió a Zita Johann, quien creía en la reencarnación. La filmación duraría tres semanas. El primer día de Karloff transcurrió con las filmaciones de él despertando del sarcófago. El maquillador artístico Jack Pierce comenzó a transformar a Karloff a las 11 de la mañana, aplicándole algodón, colodión y goma a su rostro, además de arcilla a su cabello y luego lo envolvió en lino. Pierce había estudiado fotos de la momia de Seti II para diseñar a Imhotep, y terminó su trabajo a las 7 de la tarde. Karloff finalizó sus escenas a las 2 de la mañana, tras lo cual fueron necesarias dos horas más para sacarle el maquillaje al actor. Aunque las imágenes de Karloff envuelto en vendas son las más icónicas de la película, él aparece en escena con ese maquillaje unos minutos; el resto de la película usaba un maquillaje menos elaborado.

Momias Atacando
Momias Atacando

Una secuencia flashbacks detallada fue filmada, pero luego la recortaron de la película. Esta secuencia mostraba las distintas formas en que Anck-es-en-amon había reencarnado durante los siglos. Se filmó en el desierto Mojave y en Cantil, California.

La pieza de música clásica que se escucha durante los créditos de apertura fue tomada del ballet de Tchaikovsky, ‘El lago de los cisnes’, que también había sido usado en los créditos de ‘Drácula’.

La momia (película de 1932)

‘La momia’ es una película de terror de Universal Studios dirigida por Karl Freund y protagonizada por Boris Karloff en la piel de un sacerdote egipcio revivido. La película también incluye a Zita Johann, David Manners y Edward van Sloan. Fue filmada en Catnil, California y en el desierto de Mojave.

La momia (película de 1932)

La momia (película de 1932)

La momia (película de 1932)

Una historia atrapante

Un sacerdote del Antiguo Egipto llamado Imhotep es revivido cuando la expedición de un arqueólogo encuentra su momia y uno de sus  integrantes lee por descuido el hechizo resucitador. Imhotep escapa de los arqueólogos y se lleva el Rollo de Thoth. Luego se va a El Cairo para buscar la reencarnación de su antigua amante, la princesa Ankh-es-enamon.

Imhotep encuentra dos arqueólogos a los que engaña diciéndole que es Ardath Bey, y les muestra dónde excavar para encontrar la tumba de Anhk-es-en-amon. Los arqueólogos agradecen a Imhotep por la información de la tumba.

Imhotep había sido momificado vivo por intentar resucitar a la princesa, y, cuando encuentra una mujer muy parecida a la princesa intenta momificarla y hacerla su esposa. Al final, la mujer se salva cuando recuerda su vida pasada y ora a Isis para que la salve. La oración causa que un rayo de la estatua de Isis caiga sobre el rollo que le da la vida a Imhotep, tras lo cual éste pierde la vida.

Momia viva
Momia viva

Elenco

Boris Karloff como Imhotep/Ardath Bey

Zita Johann como Helen Grosvenor/Princesa Ankh-es-en-amon

David Manners como Frank Whemple

Arthur Byron como Sir Joseph Wremple

Edward Van Sloan como el Doctor Muller

Bramwell Fletcher como Ralph Norton

Noble Johnson como ‘el Nubio’

Kathryn Byron como Frau Muller

-Leonard Byron como el Profesor Pearson

-James Cranes como el Faraón

-Henry Victor como el Guerrero Sajón

Momias ficticias

Las momias suelen aparecer en los géneros de horror como criaturas no-muertas. Durante el siglo XX, películas de terror y otros medios popularizaron la idea de que siempre hay una maldición asociada a una momia. Una de las primeras apariciones fue en ‘The jewel of seven stars’, una novela de horror de Bram Stoker publicada en 1903 que trataba sobre las peripecias de un arqueólogo que buscaba revivir a una momia egipcia. Este libro sería la base para el film posterior, ‘Blood from the mumm’ys tomb’ de 1971.

Momias ficticias

Momias ficticias

Momias ficticias

Las películas que representaron este tipo de creencias incluyen al film de 1932, ‘The mummy’, protagonizado por Boris Karloff como Imhotep. También cuatro películas de Universal Studios de los ’40 que incluían a una momia llamada Kharis, una remake de 1959 llamada ‘The mummy’s hand’ y otra ‘The mummy’s tomb’, y por último una reme de la película original estrenada en 1999. La creencia en momias malditas probablemente parte del hecho de que supuestamente hay una maldición en la tumba de Tutankamón. En 1979, la American Broadcasting Company sacó al aire un programa llamado ‘The Halloween that almost wasn’t’, en donde una momia de Egipto (Robert Fitch) llegaba al castillo del Conde Drácula.

Las Momias
Las Momias

El descubrimiento de la tumba de Tutankamón por el arqueólogo Howard Carter puso a las momias en la cima. El trío cómico de los Tres Chiflados explotó humorísticamente el descubrimiento en la película ‘We want our mummy’, en la que exploran la tumba del rey enano Rutentuten.

Las momias ficcionales aparecieron en cómics y animación, como en la serie anime ‘InuYasha’, Anal Ho Tep en ‘Fetus-X’, ‘N’kantu’ y Mumm-Ra de la serie animada ‘ThunderCats’. Otras series de TV como ‘Mummies alive!’ incluían a un grupo de momias egipcias encargadas de proteger al hijo reencarnado del faraón.

La comercialización de las momias egipcias

En la Edad Media, luego de una mala interpretación del árabe, se volvió una práctica común moler momias preservadas en betún y convertirlas en un polvo medicinal. Cuando las momias reales no estaban al alcance, los cadáveres desecados de criminales, esclavos y suicidas eran los sustitutos usados. La práctica desarrolló un negocio a gran escala que floreció a fines del siglo XVI. Dos siglos atrás, todavía se creía que las momias tenían propiedades medicinales contra el desangramiento.

La comercialización de las momias egipcias

La comercialización de las momias egipcias

La comercialización de las momias egipcias

Los artistas hicieron uso de las momias egipcias también. La pintura conocida como ‘Caput mortuum’ fue realizada a partir de restos de momias. Fue popular en el siglo XVII, pero fue discontinuada en el XIX porque su composición se volvió conocida.

En el siglo XIX, los aristócratas europeos se entretenían con la compra de momias, que luego desenvolvían y montaban sesiones de observación. Estas sesiones destruyeron cientos de momias a causa de la exposición al aire.

Protectoras de las Momias
Protectoras de las Momias

Un mito urbano sobre las momias es que se las usaba como combustible para las locomotoras y fue creado por Mark Twain, aunque la verdad de la historia continúa en debate.

Durante la Guerra Civil Americana se rumoreaba que se habían usado envolturas de momia para fabricar papel. La evidencia para comprobar esto es inconclusa.

Cientos de gatos momificados fueron enviados de Egipto a Inglaterra para ser procesados y usados como fertilizante.

La plastinación: un método de conservación popular

La Plastinación es una técnica usada para conservar cuerpos o partes de cuerpos. El agua y la grasa son reemplazados por ciertos especímenes plásticos que no huelen ni se descomponen e incluso retienen las propiedades microscópicas de la muestra original.

La plastinación: un método de conservación popular

La plastinación: un método de conservación popular

La plastinación: un método de conservación popular

La técnica fue inventada por Gunther von Hagens mientras trabajaba en el instituto anatómico de la Universidad de Heidelberg en 1978. Von Hagens patentó esta técnica en varios países y está muy involucrado en su promoción, sobre todo como creador y director de las exhibiciones ‘Body Worlds’, en las que se exhiben cuerpos humanos plastificados. También fundó y dirige el Instituto de Plastinación de Heidelberg.

Más de 40 instituciones en todo el mundo tienen espacios dedicados a la Plastinación, principalmente para investigación y estudio médico, y la mayoría están afiliadas a la Sociedad Internacional de Plastinación.

Museo de Momias
Museo de Momias

La organización Summum y las momias

En 1975, una organización esotérica llamada Summum introdujo una forma de momificación que usa técnicas modernas combinadas con algunos aspectos de métodos antiguos. El servicio está disponible para fines espirituales. Summum considera que los animales y las personas tienen una esencia que sigue estando viva después de la muerte de cuerpo, y su proceso de momificación sirve para preservar el cuerpo y ayudar a la esencia en su transición a su nuevo destino. Summum llamaba a este proceso ‘transferencia’ y el concepto se corresponde con las razones del Antiguo Egipto para momificar.

La organización Summum y las momias

La organización Summum y las momias

La organización Summum y las momias

En lugar de usar un proceso de deshidratación en sus momias, Summum utilizaba un proceso químico que mantenía el aspecto natural del cuerpo. Este proceso incluye dejar el cuerpo sumergido en un tanque de preservación durante varios meses. Ellos afirman que esto preserva el cuerpo tan bien que el ADN permanece intacto durante mucho tiempo después, lo cual deja abierta la posibilidad de clonar a la persona posteriormente.

Según historias nuevas, Summum momificó a numerosas mascotas, entre las que se cuentan pájaros, perros y gatos. Summum ha aparecido en programas televisivo de National Geographic y British Broadcastng Corporation, así como en el libro ‘The scientific study of mummies’ de Arthur C. Aufderheide.

Momia Verde
Momia Verde

Momias de la modernidad

En 1830, Jeremy Bentham (fundador del utilitarismo) dejó instrucciones a seguir para después de su muerte, con lo cual comenzó la momificación moderna. Pidió que su cuerpo fuera exhibido para ilustrar cómo ‘el horror a la disección se origina en la ignorancia’. Bentham pidió que sus partes corporales fueran preservadas, incluyendo su esqueleto, que debía llevar la ropa que usaba usualmente y tenía que estar ‘sentado en una silla en posición pensativa’. Su cuerpo (acompañado por una cabeza de cera creada a causa de los problemas que traía ponerla como Bentham había pedido) está en exhibición en el University College de Londres.

Momias de la modernidad

Momias de la modernidad

Momias de la modernidad

Durante comienzos del siglo XX, el movimiento ruso ‘Cosmismo’ -representado por Nikolaj Fedorov- propuso la resurrección científica de los muertos. La idea fue tan popular que, tras la muerte de Lenín, Leonid Krasin y Alexander Bogdanov sugirieron preservar su cuerpo y cerebro para revivirlo en el futuro. El equipamiento necesario fue traído del exterior, pero por varias razones el plan no se llevó a cabo. En su lugar, el cuerpo fue embalsamado y puesto en exhibición en el Mausoleo de Lenín en Moscú. El mausoleo fue modelado teniendo como base la pirámide de Djoser y la tumba de Ciro.

En Guanajuato, México, se descubrieron algunas momias en un cementerio de la ciudad. Se trataba de momias ‘accidentales’, que fueron literalmente desenterradas entre 1896 y 1958, cuando una ley local exigió a los parientes de los fallecidos que pagaran una especie de impuesto a las tumbas. Las momias Guanajuato están en exhibición en el Museo de las momias. Otro ejemplo notable de momificación natural es Christian Friedrich von Kahlbutz (1651-1702), cuyo cuerpo se encuentra en exhibición en su Kampehl natal.

Momia realista
Momia realista

En 1994, 265 cuerpos momificados fueron descubiertos en la cripta de una iglesia dominicana en Vác, Hungría, y databan del período que va de 1729 a 1838. El descubrimiento probó ser importante a nivel científico, por lo que en el 2006 se estableció una exhibición en el Museo de Historia Natural de Budapest. En Marzo de 2006, el cuerpo del monje griego ortodoxo Vissarion Korkoliacos fue encontrado intacto en su tumba luego de haber pasado quince años allí. El evento llevó a una disputa entre aquellos que creían que era un milagro y los que apoyaban la posibilidad de la momificación natural.

Las momias ‘auto-momificadas’

Los monjes cuyos cuerpos permanecen intactos y sin señales de momificación deliberada son venerados por algunos budistas, que creen que fueron capaces de mortificar su carne después de la muerte. ‘Los budistas creen que sólo los maestros más avanzados pueden llegar a una condición particular después de la muerte y purificarse a sí mismos para evitar la corrupción de su cuerpo’.

Las momias ‘auto-momificadas’

Las momias ‘auto-momificadas’

Las momias ‘auto-momificadas’

Muchos monjes budistas Mahayana sabían la hora de su muerte y dejaron sus testamentos finales por eso. Sus estudiantes los enterraron en la postura del loto, luego los pusieron en una vasija con agentes secantes (madera, papel, lima) y los rodearon de ladrillos, tras lo cual serían exhumados, generalmente tres años después. Los cuerpos preservados serían decorados con pintura y se los adornaría con oro.

Momia destruida
Momia destruida

Victor H. Mair afirmó que cientos de cuerpos momificados de monjes tibetanos fueron destruidos o cremados por los Lamaístas durante la Revolución Cultural para evitar su desacralización. Según Mair, la auto-momificación de un monje tibetano que había muerto en 1475 y cuyo cuerpo quedó incorrupto hasta los ’90 se consiguió mediante sofisticadas prácticas de meditación, combinadas con la hambruna prolongada y la sofocación lenta.

Los cuerpos de monjes auto-momificados se encuentran en exhibición en varios templos japoneses. Se cree que los monjes, antes de su muerte, mantenían una dieta a base de sal, nueces, semillas, raíces, corteza de pino y té urushi. Algunos de ellos fueron enterrados vivos en una caja llena de sal.

Momias norteamericanas y groenlandesas

En 1972 se descubrieron ocho momias en muy buen estado de conservación en un asentamiento esquimal abandonado llamado Qilakitsoq, en Groenlandia. Las ‘Momias de Groenlandia’ son un bebé de seis meses, un chico de cuatro años y seis mujeres de varias edades, que murieron alrededor de 500 años atrás.

Momias norteamericanas y groenlandesas

Momias norteamericanas y groenlandesas

Momias norteamericanas y groenlandesas

Sus cuerpos se momificaron por las temperaturas bajo cero y los vientos secos que entraban a la cueva donde fueron encontrados. La momia más antigua encontrada en Norteamérica es la Kwaday Dan Ts’ìnchi (‘persona encontrada mucho tiempo atrás’ en el idioma del sur de Tutchone), hallada en Agosto de 1999 por cazadores en el glaciar del Parque Tatshenshini-Alsek. Se determinó que había muerto alrededor de 550 años atrás y que sus restos eran los más antiguos de los descubiertos en América del Norte.

Momia de Exposición
Momia de Exposición