Los comics de Superman y sus problemas de autoría

Como parte del trato que vio a Superman publicado en Action Comics, Siegel y Shuster vendieron los derechos a la compañía a cambio de 130 dólares y un contrato para proveer a la editorial de material. The Sunday Evening Post informó en 1940 que les pagaban a los dos 75000 dólares al año, una fracción mínima de las ganancias multimillonarias que National Comics Publications ganaba con Superman.

Los comics de Superman y sus problemas de autoría

Los comics de Superman y sus problemas de autoría

Siegel y Shuster renegociaron su trato, pero no se llegó a un acuerdo y en 1947 los dos demandaron a la empresa para que cancelaran su contrato de 1983 y recuperaran su autoría intelectual y derechos por Superman. También demandaron a National ese mismo año por los derechos de Superboy, que era una creación separada que National había publicado sin su autorización según alegaron. Nacional los despidió inmediatamente y sacó sus nombres de las historias, dando inicio a la batalla legal que terminó en 1948, cuando una corte neoyorkina determinó que el contrato de 1983 debía ser respetado. Sin embargo, un veredicto del juez J. Addison Young les concedió los derechos de Superboy. Un mes después de eso las dos partes acordaron un nuevo arreglo. National le pagó a Siegel y Shuster $94000 por los derechos de Superboy. La pareja también reconoció los derechos propietarios de la compañía sobre Superman, aclarando que ellos mantenían los derechos ‘para cualquier otra forma de reproducción y presentación’, pero DC se negó a recontratarlos.

En 1973 Siegel y Shuster volvieron a demandar para conseguir los derechos de Superman, esta vez basándose en el Acta de Derechos de Autor de 1909, que concedía los derechos durante 28 años pero permitía renovarlos por otros tantos. Según su argumento, ellos le habían concedido los derechos a DC por 28 años sólo. La pareja volvió a perder la batalla, tanto en la corte del distrito como en la de apelaciones el 5 de diciembre de 1974.

En 1975, tras nuevos informes de sus condiciones y vida paupérrimas, Warner Communications dio a Siegel y Shuster pensiones de $20000 por año y cobertura médica. Jay Emmett, el entonces vicepresidente de Warner Bros,  dijo que ‘no hay ninguna obligación  legal, pero siento que tenemos una obligación moral por nuestra parte’. Heidi MacDonald, periodista del Publisher’s Weekly, dijo que además de la pensión ‘Warner acordó que Siegel y Shuster serían reconocidos como los creadores de Superman en todos los comics, shows televisivos y películas.

El año posterior al acuerdo, 1976, fue el de la extensión de los derechos de autor por otros diecinueve años. Sin embargo, esta vez hubo una cláusula que permitía que los autores recuperaran su trabajo, de esta manera se reflejaban los argumentos hechos por Shuster y Siegel en 1973. La nueva acta se efectivizó en 1978 y permitía el reclamo en un período de 56 años, basado en el contrato de derechos anterior. Esto significaba que los derechos de Superman iban a poder ser reclamados entre 1994 y 1999. Jerry Siegel murió en 1996, pero su esposa e hija presentaron una notificación de derechos en 1999. Aunque Shuster murió en julio de 1992, no se presentó ninguna notificación por su estado.

En 1998 los derechos de autor volvieron a extenderse con el Acta Sony Boo de Extensión de Derechos de Autor. Esta vez el período de derechos se extendía a los 95 años y se introdujo otro período de reclamo. En enero de 2004 Mark Peary, sobrio y heredero legal de las posesiones de Joe Shuster intentó recuperar la mitad de los derechos, pero la notificación quedará efectiva en el 2013. El estatus de la parte de Siegel sobre los derechos de autor pasó a ser el centro de la batalla legal ahora. Warner Bros y los Siegels comenzaron a discutir la resolución de los conflictos traídos por la notificación de término, pero en octubre de 2004 los Siegels demandaron a la empresa acusándola de haber infringido los derechos de autor. Warner Bros también los demandó, alegando que la notificación de terminación contenía defectos, entre otros argumentos. El 26 de marzo de 2008 el juez Larson de la Corte del Distrito de los Estados Unidos para el distrito central de California dictaminó que la familia de Siegel tenía derecho a reclamar una parte de los derechos de autor. El veredicto no afectó a los derechos internacionales que Time Warner mantiene sobre el personaje a través de DC. Los problemas relativos a la cantidad de dinero de la parte de Siegel o sobre la extensión del reclamo a otras obras como las películas, se resolverán en juicio, aunque cualquier compensación posible se daría recién a partir de las obras publicadas a partir de 1999. Time Warner no comentó sobre el veredicto, pero tiene el poder para  cuestionarlo. El caso se siguió en una corte federal de California en mayo de 2008.

La esposa y la hija de Siegel presentaron una demanda similar en el 2002 pero para el personaje de Superboy y ganaron el juicio el 23 de marzo de 2006. Sin embargo, el 27 de julio de 2007 la misma corta emitió un veredicto que anulaba el resultado del juicio anterior. El caso aún no fue resuelto.

El 9 de julio de 2009 salió un veredicto que rechazaba el reclamo de la familia de Siegel sobre los pagos adeudados de licencia. El juez Stephen G. Larson dijo que Warner Bros y DC Comics habían cumplido sus obligaciones para con los Siegels con un acuerdo de división de ganancias de la película ‘Superman returns’ de 2006 y de la serie Smallville. Sin embargo, la corte también dictaminó que si Warner Bros no empezaba una nueva película de Superman para el 2011 la familia tendría el derecho de demandarlos para recuperar las pérdidas.