Los dinosaurios en la Biblia

Algunas personas creen que la Biblia no es un libro científicamente exacto, sino que es ‘espiritual’ y que no provee datos relevantes sobre los dinosaurios, pero no es así.

Los dinosaurios en la Biblia

Los dinosaurios en la Biblia

Dios creó a los dinosaurios, de la misma manera en que creó al Hombre. La evidencia indica que los dinosaurios fueron eliminados por una inundación. La Biblia cuenta que Noé hizo lo que se le ordenó, por lo que debió haber llevado dinosaurios al arca. Algunas especies de dinosaurios eran acuáticas, por lo que no necesitaban refugio en el arca. En cuanto a los otros, Noé probablemente seleccionó a los dinosaurios más jóvenes por dos causas: eran más pequeños –y por ende más aptos para la vida en el arca-, y también tendrían mayores posibilidades de procrear cuando la inundación terminara. ¿Por qué murieron después de la inundación? Posiblemente la causa de la escasez de alimentos que antes habían sido los nutrientes básicos de los dinosaurios.

Uno de los libros más antiguos de la Biblia –el libro de Jobmenciona criaturas muy parecidas a los dinosaurios. El libro de Job fue escrito unos 2,000 años antes de que Jesús naciera probablemente. La mejor explicación sobre un animal semejante a un dinosaurio se encuentra en el capítulo 40:

“Mira al monstruo que se alimenta del pasto como un buey. Cuánta fuerza tiene en su lomo, cuánto poder en los músculos de su estómago. Su cola se balancea como una seda; los tendones de sus muslos son fuertes. Sus huesos son tubos de bronce, sus pulmones son barras de acero. Está entre las primeras obras de Dios…” (Job 40:15-19)

El monstruo no tenía miedo, ni tenía por qué tenerlo, era enorme. Los dinosaurios existieron, pero no progresaron durante millones de años. Aparecieron de repente en el planeta, posiblemente el mismo día que Dios creó al Hombre. Los dinosaurios se extinguieron repentinamente. Los evolucionistas que insisten en que los dinosaurios evolucionaron no pueden apoyar esa afirmación ya que no hay formas transitivas como evidencia.