Tag Archives: aggelos

Funciones de los ángeles

Por definición, la palabra ‘ángel’ viene de ‘Aggelos’, que significa mensajero, llevar un mensaje, anunciar, proclamar. A partir de esta definición y de las Escrituras que hablan sobre ella, se puede tener una idea de su trabajo sobre la tierra en beneficio de la humanidad. Por las siguientes citas bíblicas sabemos que llevan a cabo una variedad de tareas: rescatar, cuidar, proteger, traer mensajes de Dios, luchar, cumplir con la voluntad divina.

Hebreos 1:13-14 ‘¿Y a cuál de los ángeles dijo jamás: ‘Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies? ¿Acaso no son todos ellos espíritus al servicio de Dios, enviados en ayuda de los que van a heredar la salvación?

Esta cita refiere el propósito de los ángeles en la Tierra: Son seres espirituales enviados por Dios a asistir a todos aquellos que recibirán la salvación. Esto significa que están aquí para todos, porque la salvación es para todos. Dios desea tanto la salvación de la humanidad que envía a seres angelicales a trabajar hasta el final. Con ese fin, ellos protegen, guían y ayudan a los seres humanos. Tras aceptar a Cristo como nuestro Salvador, su trabajo continúa y se incrementa, hasta que llegamos a depender y confiar nuestra vida al Padre Celestial. El pasaje del Salmo 91 parece justificar esto; el salmo comienza identificando a su audiencia: aquellos que confían en Dios. Otras citas que retratan lo dicho anteriormente son:

1 Reyes 19:5 ‘Se acostó y se quedó dormido bajo la retama. Pero un ángel lo tocó y le dijo: ‘Levántate, come, porque todavía te queda mucho por caminar”.

Hechos 5:17-21 “Intervino entonces el Sumo Sacerdote con todos sus partidarios, los de la secta de los saduceos. Llenos de envidia, hicieron arrestar a los Apóstoles y los enviaron a la prisión pública. Pero durante la noche, el Ángel del Señor abrió las puertas de la prisión y los hizo salir. Luego les dijo: ‘Vayan al Templo y anuncien al pueblo todo lo que se refiere a esta nueva Vida. Los Apóstoles, obedeciendo la orden, entraron en el Templo en las primeras horas del día y se pusieron a enseñar.

Génesis 19:15 “Al despuntar el alba, los ángeles instaron a Lot diciéndole: ‘¡Vamos! Saca a tu mujer y a tus dos hijas que están aquí para que no seas aniquilado cuando la ciudad reciba su castigo’”.

Salmos 91:11-12 “No te alcanzará ningún mal, ninguna plaga se acercará a tu carpa, porque él te encomendó a sus ángeles para que te cuiden en todos tus caminos. Ellos te llevarán en sus manos para que no tropieces contra ninguna piedra”.

Salmos 34:8 “El Ángel del Señor acampa en torno a sus fieles y los libra.”

Éxodo 33:2 “Yo enviaré un ángel delante de ti, y expulsaré a los cananeos, los amorreos, los hititas, los perizitas, los jivitas y los jebuseos”.

Lucas 1:11 “Entonces se le apareció el ángel del Señor de pie, a la derecha del altar del incienso”.

Hechos 8:26-29 “El ángel del Señor dijo a Felipe: ‘Levántate y ve hacia el sur, por el camino que baja de Jerusalén a Gaza; es un camino desierto’. El se levantó y partió. Un eunuco etíope, ministro del tesoro y alto funcionario de Candece, la reina de Etiopía, había ido en peregrinación a Jerusalén y se volvía sentado en su carruaje, leyendo al profeta Isaías. El Espíritu dijo a Felipe: ‘Acércate y camina junto a su carro’”.

Mateo 13: 41-42 “El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y estos quitarán de su Reino todos los escándalos y a los que hicieron el mal, y los arrojarán en el horno ardiente; allí habrá llanto y rechinar de diente”.

La Angeología Antigua

Diversas religiones rinden culto a estos seres etéreos denominados comúnmente “ángeles”, cuya misión es servir a Dios. Actúan como mensajeros según la liturgia de las tres religiones monoteístas más populares.

La Angeología Antigua

La Angeología Antigua

Con respecto a su etimología, “ángel” proviene de la palabra latina “angelus”, que a su vez deriva del griego “aggelos” (cuyo significado es “mensajero”). Los “aggelos” eran aquéllos que anunciaban una nueva, que llevaban una noticia. De allí proviene el “angelus” conocido en la Biblia como el nombre de la salutación que el arcángel Gabriel hizo a la Virgen María cuando fue a anunciarle la concepción del Verbo Eterno Divino.

Este saludo angelical tomó su denominación de la palabra con que empieza en latín su primer versículo (ANGELUS Somini nuntiavit Mariae, etc.)

Rezar el Ángelus” alude a la oración que los fieles hacen de dicha salutación, mientras que “tocar el Ángelus” es dar la campana de las iglesias el toque de aviso a los fieles para que recen aquella salutación angélica. Este toque se da al anochecer (repitiéndose al amanecer y al mediodía), y de ahí deriva la denominación de “las oraciones” a aquella parte del día.

La fonética de la palabra hebrea más parecida es “malach”, que también significa mensajero. Y el vocablo «Ángel» aparece en las Sagradas Escrituras como la traducción de otras tres palabras hebreas: abbir (que significa literalmente poderoso), elohim y shinan

Aunque los hebreos eran un pueblo monoteísta, al vivir rodeados de naciones y razas politeístas, con seguridad se vieron influenciados por sus creencias.

Se piensa que fue por influjo mesopotámico que comenzó a representarse a los ángeles como seres alados. Y que gracias a las creencias “mazdeístas” -basadas en la antítesis del Bien y del Mal como principios constructivos del universo- se creyó en los ángeles como representantes del Bien.

Las potencias malévolas fueron clasificadas como ángeles malos, caídos, rebeldes o desobedientes. Cabe recordar que los hebreos fueron conducidos en cautiverio hasta Babilonia desde el año 597 hasta el 538 a.C.

Con el paso del tiempo, los ángeles del Judaísmo fueron evolucionando. Primero se los caracterizaba como seres tan parecidos a varones humanos que podían ser confundidos con ellos. Progresivamente se tornaron más espirituales, con misiones más específicas (ángeles que castigan, ángeles que rodean a la divinidad, ángeles mensajeros, entre otras clasificaciones).

En la tradición cristiana se compartieron rasgos de la angeología judaica. Pero los teólogos cristianos, además, organizaron a los seres angélicos dentro de estamentos, órdenes, coros o jerarquías.