Tag Archives: Ampelosaurus

Biología de los dinosaurios saurópodos

Miembros y pies

Como cuadrúpedos masivos, los saurópodos desarrollaron miembros especializados con resistencia al peso. Los pies traseros eran anchos y en la mayoría de las especies retuvieron tres garras.

Biología de los dinosaurios saurópodos

Biología de los dinosaurios saurópodos

En comparación con otros animales eran particularmente inusuales sus pies frontales modificados. Los pies frontales de los saurópodos eran muy distintos a los de cuadrúpedos modernos grandes, como los elefantes. En lugar de abrirse hacia los costados para crear un pie ancho como en los elefantes, los huesos de los saurópodos estaban conformados en columnas verticales con huesos de los dedos reducidos. Los pies frontales estaban tan modificados en los eusarópodos que los dedos individuales no eran visibles.

La forma del hueso del pie delantero (metacarpio) era semi-sircular en los eusarópodos, por lo que las huellas de los saurópodos tenían forma de herradura. A diferencia de los elefantes, la evidencia muestra que los saurópodos no tenían ningún refuerzo para resguardar el pie frontal, haciéndolos cóncavos. La única garra visible en la mayoría de los saurópodos era la de su pulgar. Casi todos lo saurópodos tenían esa garra, aunque no se sabe cuál era su función. La garra era más larga en los diplódocidos y muy pequeña en los braquiosáuridos, algunos de los cuales parecen haber perdido por completo la garra según la evidencia.

Los Titanosaurios también perdieron la garra del pulgar definitivamente (con la excepción de formas tempranas como el Janenschia). Los Titanosaurios eran bastante inusuales entre los saurópodos, ya que además de su garra externa, también perdieron completamente los dedos de su pie frontal. Titanosaurios avanzados no tenían dedos o huesos digitales, y caminaban sobre una especie de muñones con forma de herradura hechos a partir de los metacarpios de la columna.

Bosques de Dinosaurios
Bosques de Dinosaurios

Evidencia de huellas en Portugal demuestra que por lo menos en algunos saurópodos (posiblemente los braquiosáuridos), los laterales de la columna del pie trasero estaban cubiertos de escamas pequeñas y espinosas. En los titanosaurios, las puntas de los metacarpios que tenían contacto con el suelo eran inusualmente largas y cuadradas, y algunos especímenes preservaron los restos de un tejido suave que cubría esta área, lo cual sugiere que el pie frontal estaba bordeado con algún tipo de recubrimiento en esta especie.

Sacos de aire

Como otros dinosaurios saurisquios (como las aves y otros terópodos), los saurópodos tenían un sistema de sacos de aire evidenciado por hendiduras y cavidades huevas en la mayoría de sus vértebras. Dichas aberturas en la espalda, el cuello y los huesos de la cola son referidas como ‘neumaticidad’, y los huesos huevos y neumáticos son un rasgo característico de todos los saurópodos.

Los huesos ahuecados de estos saurópodos fueron reconocidos al comienzo de los estudios sobre estos animales, e incluso hubo una mala identificación de un espécimen saurópodo hallado en el siglo XIX a causa de este rasgo.

Armadura

Algunos saurópodos tenían una armadura. Eran géneros con espaldas espinadas, tales como el Agustinia, y algunos tenían pequeños garrotes en sus colas, como el Shunosaurus. Varios dinosaurios, como por ejemplo el Saltasaurur y el Ampelosaurus, poseían pequeños osteodermos que cubrían porciones de sus cuerpos.