Tag Archives: angeles

La Angeología Antigua

Diversas religiones rinden culto a estos seres etéreos denominados comúnmente “ángeles”, cuya misión es servir a Dios. Actúan como mensajeros según la liturgia de las tres religiones monoteístas más populares.

La Angeología Antigua

La Angeología Antigua

Con respecto a su etimología, “ángel” proviene de la palabra latina “angelus”, que a su vez deriva del griego “aggelos” (cuyo significado es “mensajero”). Los “aggelos” eran aquéllos que anunciaban una nueva, que llevaban una noticia. De allí proviene el “angelus” conocido en la Biblia como el nombre de la salutación que el arcángel Gabriel hizo a la Virgen María cuando fue a anunciarle la concepción del Verbo Eterno Divino.

Este saludo angelical tomó su denominación de la palabra con que empieza en latín su primer versículo (ANGELUS Somini nuntiavit Mariae, etc.)

Rezar el Ángelus” alude a la oración que los fieles hacen de dicha salutación, mientras que “tocar el Ángelus” es dar la campana de las iglesias el toque de aviso a los fieles para que recen aquella salutación angélica. Este toque se da al anochecer (repitiéndose al amanecer y al mediodía), y de ahí deriva la denominación de “las oraciones” a aquella parte del día.

La fonética de la palabra hebrea más parecida es “malach”, que también significa mensajero. Y el vocablo «Ángel» aparece en las Sagradas Escrituras como la traducción de otras tres palabras hebreas: abbir (que significa literalmente poderoso), elohim y shinan

Aunque los hebreos eran un pueblo monoteísta, al vivir rodeados de naciones y razas politeístas, con seguridad se vieron influenciados por sus creencias.

Se piensa que fue por influjo mesopotámico que comenzó a representarse a los ángeles como seres alados. Y que gracias a las creencias “mazdeístas” -basadas en la antítesis del Bien y del Mal como principios constructivos del universo- se creyó en los ángeles como representantes del Bien.

Las potencias malévolas fueron clasificadas como ángeles malos, caídos, rebeldes o desobedientes. Cabe recordar que los hebreos fueron conducidos en cautiverio hasta Babilonia desde el año 597 hasta el 538 a.C.

Con el paso del tiempo, los ángeles del Judaísmo fueron evolucionando. Primero se los caracterizaba como seres tan parecidos a varones humanos que podían ser confundidos con ellos. Progresivamente se tornaron más espirituales, con misiones más específicas (ángeles que castigan, ángeles que rodean a la divinidad, ángeles mensajeros, entre otras clasificaciones).

En la tradición cristiana se compartieron rasgos de la angeología judaica. Pero los teólogos cristianos, además, organizaron a los seres angélicos dentro de estamentos, órdenes, coros o jerarquías.

Los Ángeles Arcabuceros

Los “ángeles arcabuceros” son representaciones pictóricas que muestran un ser alado portando un arcabuz, en vez de la típica espada justiciera. Esta iconografía dominó la pintura del período colonial en Sudamérica.

Los Ángeles Arcabuceros

Los Ángeles Arcabuceros

Cabe destacar que el arcabuz es un arma de fuego, utilizada por la infantería en Europa, que antecedió al fusil. Su caño de hierro era de gran longitud pero su disparo, de corto alcance.

Durante el Virreinato peruano, la imaginería angélica configuró uno de los rasgos prototípicos de la Escuela Cuzqueña de Pintura, con diseños de amplitud expresiva e interesante realización.

Contó con una gran difusión durante el siglo XVII. Los ángeles arcabuceros peruanos, con vestimenta bélica de la época y la citada arma de fuego, tuvo gran acogida entre los indígenas de la región; se cree que éstos identificaron a los ángeles con sus propias deidades y héroes mitológicos.

Los pintores se inspiraron en las Sagradas Escrituras para retratar las diferentes jerarquías angélicas: a veces ilustran arcángeles provenientes de la religión cristiana -como Gabriel, Miguel o Rafael- o de la tradición, como Letiel o Uriel.

Hoy, en la región sudamericana donde hace siglos vivían los indios Pacajes (Calamarca, Bolivia) se pueden encontrar manifestaciones pictóricas con series completas y bien conservadas de ángeles provenientes de la escuela de Cuzco. Son 36 cuadros elaborados durante el siglo XVII. Después de la magnífica restauración efectuada recientemente, desde 1993 se pueden contemplar 10 preciosos ángeles arcabuceros.

Uno de los ángeles arcabuceros de Calamarca presenta una inscripción que reza “Letiel Dei”, que significa “el arcángel Letiel”. Las figuras resultan bastante esquemáticas: un triángulo funciona como túnica, unas líneas verticales hacen de extremidades y un sombrero con cintas anuncia la cabeza.

Los colores de la vestimenta, plumas, sombrero y alas se combinan con telas de encaje y brocado para generar el efecto de elegancia y fastuosidad. Aunque se trata de un tratamiento pictórico plano, el artista calamarqueño -que para algunos podría ser José Pérez de los Ríos- presenta un delicado equilibrio.

Además de encontrar estos ángeles en Perú, Bolivia y el norte de Argentina -por ejemplo, en la iglesia de San Francisco de Padua, ubicada en la Quebrada de Humahuaca, existe una decena de pinturas- también es posible contemplar varias obras coloniales de envergadura en algunos museos de España.

Como contactarte con tu angel de la guarda IV

Si realmente quieres contactarte con tu ángel de la guarda debes guiarte por tu intuición y saber que la única barrera serás tú mismo si no confías en la posibilidad y en tu capacidad de meditar. Pues el único limitante para sincronizar con ellos serán tus dudas. Por eso resulta fundamental el deseo de lograrlo.

Como contactarte con tu angel de la guarda IV

Como contactarte con tu angel de la guarda IV

Puedes comenzar guiándote por la intuición. Eso es natural en un principio hasta que poco a poco mediante la meditación, la oración y la práctica llegarás a conectar su energía divina con la tuya humana. Sólo cuando consigas establecer contacto con la energía celestial de los ángeles, la tuya se fusionará con la de ellos y se transformarán en una sola. Esa energía -producto de la fusión- será capaz de soltar cargas energéticas en un campo magnético espiritual que te harán sentir que eres capaz de elevarte, junto a tu ángel, hacia la divinidad.

Se sabe que cuando muestres intenciones de contactarte con los ángeles ellos mismos te enviarán direcciones, ya sea telepáticamente o captándolas mediante la intuición, ya que todo el universo sabrá que estás intentando comprensión y conocimiento sobre tu Conciencia Divina. Sólo si optas por mantener una amplia comunicación con tu ángel de la guarda lograrás evolucionar en el terreno espiritual.

El método más probado, aunque no es el único, para contactar a tu ángel de la guarda, es la meditación y la relajación. Así que si realmente quieres lograrlo evita vivir una existencia fuera de los límites de armonía y paz interior. Aléjate de las bebidas alcohólicas u otro tipo de sustancias tóxicas, pues es indispensable conservar el cuerpo lo más sano posible tanto en la alimentación como a nivel ambiental. Debes elegir una vida tranquila, llena de reflexión y oración, lo más lejos posible de la agitación de las discotecas.

Es preferible, entonces, contar con un lugar fijo y tranquilo para orar o meditar. Muchas personas suelen encontrarse con su ángel de la guarda en una iglesia cuando ya está vacía. Porque no importa la religión que tengas: siempre tendrás a tu ángel de la guarda que te acompañará. Un templo donde se reúne la gente a orar y a dar gracias a Dios está lleno de la energía de todos, de toda la espiritualidad que se presenta propicia para un encuentro trascendental.

LOS ÁNGELES EMANAN MAGNETISMO, QUE ES EL MEJOR REPARADOR DE ENERGÍA

Es bueno e importante aprender a visualizar: esto se logra agudizando los sentidos. Llegarás a conseguirlo con el método de meditación. Con él atraerás el poder de los ángeles y su magnetismo que será, a su vez, una dínamo que reparará tu energía espiritual.

Ya sabes que una vez cumplido el ritual primero, el del ambiente, y una vez relajado y meditando tienes que invitar a tu ángel de la guarda a que se integre a ti y que forme parte de tu vida. Que permanezca comunicándose siempre contigo. Pero en cuanto sientas su presencia de luz, agradécele siempre. Le darás la bienvenida a tu vida y aprovecharás la luz que emana para impregnarte de ella.

Visualízate penetrando en el haz de su luz y te sentirás protegido y fuerte. No te inquietes ni te apresures pues es un ritual que exige disciplina. Sólo con el entrenamiento, o cuando ya tengas práctica, podrás incluso visualizarte junto a tu ángel de la guarda y mantener una conversación con tu compañero celestial. También podrás intuir lo que te transmite, su sabio comentario, para la solución del problema que le consultas.

Lograr ese nivel de relación requiere de mucho tiempo de intentarlo con ingredientes tales como: Disciplina, Esfuerzo, Constancia y Persistencia. Sólo al final de tu esfuerzo sabrás elevarte hacia el infinito dentro de la luz ilimitada y celestial. Esta experiencia es necesaria para trascender, porque lograrás  desarrollo espiritual, intelectual y desarrollarás sentimientos de paz y armonía con el universo.

INTÉNTALO.

Como contactarte con tu angel de la guarda III

Ya sea que su nombre signifique mensajero, espíritu del bien o vehículo de información, los ángeles son realmente seres que traen paz, entendimiento, e inspiración a nuestras vidas. Ellos nos aman no sólo porque son seres inmortales que glorifican a Dios sino porque fueron asignados por el Señor -desde nuestro nacimiento- para vivir en comunión con nosotros. Su misión: ser el complemento, la parte celestial de ese “todo” que somos, con el fin de lograr el balance necesario que debe existir entre la materia y el espíritu.

Como contactarte con tu angel de la guarda III

Como contactarte con tu angel de la guarda III

Los ángeles, por lo tanto, quieren que los lleguemos a conocer y que confiemos en ellos. Por eso están abiertos a la posibilidad de contactarse con nosotros pues así, a su vez, ellos cumplen la función encomendada: la responsabilidad de velar por nuestra seguridad, por nuestro crecimiento espiritual y nuestra integración.

Los ángeles quieren enseñarnos que no sólo estamos compuestos por esa parte material, corporal, sobre la que focalizamos nuestra mayor atención, sino también contamos con su complemento: la faceta espiritual, aquélla que nos conecta con la divinidad.

Los ángeles, porque no tienen limitaciones de ninguna naturaleza -ya sea ésta física o espiritual- tienen la capacidad de presentarse ante nosotros en la forma más insólita, como son los sueños, las coincidencias o hasta los libros que elegimos. Así cumplen con el encargo de ser los mensajeros de Dios ante nosotros. Por eso los podrás encontrar o contactar como consejero o ayuda, cuando enfrentes un problema trascendental, con sólo invocarlos.

Dios utiliza a los ángeles para transmitirnos sus designios y ellos sirven como puentes de comunicación entre Él y nosotros. Por eso no hay dudas de que lograrás contactarlos con sólo proponértelo y desarrollando tu capacidad perceptiva para poder identificarlos o coincidir en la onda en la que ellos transitan.

No debes dudar de esta posibilidad pues debes saber que no estamos solos en el mundo, ni física, ni mental, y menos espiritualmente. Este cosmos está lleno de seres más desarrollados que nosotros, sucede simplemente que si no los percibimos es porque no estamos habituados o no fuimos educados para captar la presencia de aquellos que habitan en otros niveles vibratorios.

Pero lo más interesante de todo esto es reconocer que nada ni nadie vive aislado o en forma independiente en el Cosmos, pues todos estamos conectados y eso sucede sin ninguna excepción.

VINCULARSE CON LOS ÁNGELES ES EVOLUCIONAR ESPIRITUALMENTE

Si anhelas contactar a tu ángel o a tu equipo de ángeles sólo hace falta un requisito indispensable: que creas en él o en ellos, y en la posibilidad de contactarlos, porque sólo tu mente será tu arsenal abastecedor de manera ilimitada.

Sabemos que las personas muy intelectuales o materialistas -que todo lo cuestionan y que no valoran la espiritualidad– tendrán problemas en lograrlo. Porque siempre se estarán replanteando la eficacia del método o de la veracidad del acto que están por realizar. Pero si tú tienes fe y confías en que no es posible que la materia humana se pueda mover o existir sin su componente espiritual, lo conseguirás.

Así llegará el momento en que podrás reconocer sus manifestaciones e incluso percibir su presencia, pues son seres divinos llenos de luz. Seres celestiales, que están a nuestra disposición para aconsejarnos, socorrernos o simplemente para disfrutar de nuestra compañía. Están más cerca de lo que nosotros podemos imaginar ya que si observas tu vida detenidamente notarás que tuviste momentos en que frente a un problema o un conflicto, recibiste apoyo o simplemente una sonrisa amable de alguien que te devolvió la paz interior.

Así se manifiestan los ángeles, en las cosas simples de la vida. Por eso resulta fundamental que sepas reconocerlos. Saber invocarlos es tan importante como conocer que existen. Debemos estar seguros de que ellos nos invadirán con su amor, su compasión y que esos maravillosos dones, a su vez, los podremos transmitir a otros.

Todos sabemos que los ángeles están abiertos a la posibilidad de llegar a contactarlos. Ellos también nos están buscando porque, como afirmamos anteriormente, los ángeles están cumpliendo con su misión de manifestarse o de tener contacto con la parte física de nosotros. Por eso propician los contactos casuales.

Como contactarte con tu angel de la guarda II

SEGUNDO PASO: DEBES TENER CLARO EL OBJETIVO

Antes de empezar a concretar el contacto con tu ángel guardián, debes visualizar lo que deseas de él, lo que vas a solicitarle. Recuerda que ellos son ángeles y que tienen una misión que cumplir contigo en la Tierra, la misión divina de orientarte o protegerte.

Como contactarte con tu angel de la guarda II

Como contactarte con tu angel de la guarda II

No son magos, o sea: no debes solicitarles objetos materiales o llamarlos para que solucionen problemas de índole física. Lo que sí puedes hacer es pedirles ayuda, discernimiento para actuar bien. Sabiduría  para poder resolver cualquier situación en forma inteligente y justa.

Cuando les solicites ayuda trata de ser claro y específico. Con ellos debes ser preciso porque, si no lo eres, puede darse el caso de que no te entiendan y te ayuden en otra situación o consideres que no te oyeron. Recuerda que los ángeles custodios no son omnipotentes: no pueden leer la mente, los sentimientos ni el futuro. Debes, además, permanecer lo más concentrado posible para  percibir lo que te manifiestan en cuanto a sugerencias o iluminación.

TERCER PASO: CONÉCTATE

Para entrar en contacto con tu ángel guardián, lo primero que debes hacer es recostarte sobre tu cama y permanecer lo más cómodo posible. Puedes acostarte sobre un sofá si lo prefieres. No debes permanecer completamente horizontal porque corres el riesgo de quedarte dormido y tú lo que quieres es estar alerta, lo más consciente posible para poder percibir la presencia del ser divino.

Luego, cuando ya te sientas cómodo, comienza con respiraciones profundas inhalando aire por la nariz y exhalando por la boca. Trata de retener el aire el mayor tiempo posible y lo exhalas, lentamente, por la boca.

Con cada respiración trata de relajar tu cuerpo. Empieza enviando órdenes mentales para que te aflojes lo más rápido posible. Empieza con la punta de los dedos de tus pies hasta llegar a la cabeza. Vas a percibir que va subiendo en intensidad toda esa sensación de paz, y tranquilidad, poco a poco. Te debes dedicar un momento a escuchar los latidos de tu corazón, tratando de percibir la circulación de tu sangre. Se trata de un ejercicio de “sensopercepción”.

Pero todo ese tiempo no dejes de enviarte órdenes mentales de: ¡relájate, ¡relájate! Y con cada orden sentirás que tu cuerpo se relaja completamente, más y más.

Luego visualiza sobre una pantalla mental el número 100 y sigue imaginando los números en forma descendente, o sea: 99-98-97… etc.

Cuando llegues a cero estarás completamente relajado. Todo ese tiempo debes permanecer con los ojos cerrados y siempre en un estado de relajación cada vez más profundo, favorecido por la respiración. Sólo a medida que practiques comenzarás a sentir vibraciones de energía. Percibirás en tu cuerpo una sensación especial, que es la energía que comienza a manifestarse en tu cuerpo. Este campo magnético atraerá a tu ángel guardián.

Pues estos seres angélicos, generalmente, se mueven en ese espacio que es el límite entre lo finito y lo infinito. Sólo con la práctica podrás realmente percibir la presencia de tu ángel custodio, quien permanecerá a tu lado como un ser lleno de luz.

Los ángeles son seres delicados, sensibles, por eso la importancia de este ritual. Ése es uno de los caminos que tenemos para conectarnos con el nivel de vibración que tienen ellos.  Al principio sentirás mucho miedo, tu corazón posiblemente se agitará, pero no temas. No es miedo a tu ángel, es miedo a lo desconocido, a la experiencia sobrenatural que estarás por experimentar.

Con tu cuerpo relajado y tu mente alerta visualiza su presencia. Te sorprenderá percibir vibraciones circulando alrededor de tu cuerpo. Su campo magnético especial intensificará o disminuirá en fuerza, por momentos.

En cuanto sientas la presencia del ser divino debes saludarlo mentalmente y agradecer de inmediato todos los beneficios recibidos, toda la ayuda que te brinda en la vida y la sabiduría que pone a tu disposición.

Este ritual te ayudará en tu evolución espiritual, en la iluminación de tu aura y en el engrandecimiento de tu conciencia universal. Te ayudará a encontrar el sano balance que debe existir entre tu parte material y tu parte espiritual. No esperes lograrlo todo en la primera sesión, porque primero deberás aprender a visualizar. Más tarde podrás conseguirlo fácilmente, gracias a una práctica sostenida.

Apariencia de los Angeles

De acuerdo con la Biblia hebrea, los ángeles aparecen frecuentemente bajo la forma de personas con una belleza extraordinaria. Por eso, no se los reconoce rápidamente como “ángeles” (Génesis 18:2, Génesis 19:5; Jueces 6:17, Jueces 8:6; Samuel 29:9). En los libros bíblicos se los describe como seres brillantes y puros como el firmamento. A veces se los representa con trajes rojos o azules.

Apariencia de los Angeles

Apariencia de los Angeles

Lo cierto es que los ángeles son capaces de asumir una forma humana que les permita cumplir las misiones encomendadas por el Señor. En general, llevan espadas y otras armas. En Crónicas 21:16,30 se describe un ángel encolerizado con una espada flameante en su mano. En el libro de Daniel se hace referencia a un ángel cuyo cuerpo se encuentra cubierto por fino oro de Uphaz, su rostro adquiere el aspecto de un relámpago y sus ojos son lámparas del fuego (Daniel 10:5-6). Estas imágenes son muy similares a la descripción de Jesús en el libro de la Revelación. La Biblia describe ángeles con alas (Daniel 9:21) y así se los representa en el arte cristiano, judío y el de Zoroastro. Habitualmente, se les atribuyen aureolas de santidad.

En la iconografía cristiana, el empleo de las alas es una convención utilizada para denotar la figura angelical con el objetivo de diferenciarla de las pinturas paganas clásicas en las que se representaban dioses alados como Eros y Tanatos. Los ángeles son descritos como seres dotados de gran sabiduría y conocimiento acerca de todos los acontecimientos terrenales. Cuando sus deberes no son punitivos, los ángeles están para servir a los hombres (Salmos 103:20, Salmos 78:25; Samuel 14:17,20, Samuel 19:28; Job 4:18, Job 25:2).

Existe una gran cantidad de ángeles. En el libro de las Revelaciones se habla de mil millares de ellos. Aunque las escrituras más antiguas mencionan generalmente un ángel del Señor, las embajadas abarcaron a varios mensajeros. Los ángeles son servidores de Dios que reciben misiones especiales.

El ángel de la muerte

En la Biblia, la muerte aparece retratada como un ser enviado por Dios, pero inferior a un ángel. Se trata de un ser privado de toda energía voluntaria. En algunas ocasiones se lo llama “Azrael” o “Samael“. En distintos pasajes, se describen ángeles matando a los primogénitos de los egipcios o a los habitantes de Jerusalén. En el libro de Job se califica a los ángeles con el nombre “Memitim” -que significa “destructor”- o como “ángeles de la muerte“.

El ángel de la muerte

El ángel de la muerte

Según el Judaísmo

Se dice que el ángel de la muerte fue creado por Dios en el Primer Día… Su casa está en cielo, tiene doce alas y posee muchos ojos. A la hora de la muerte de alguna persona, se encuentra de pie aferrando una espada de la cual pende una gota. Tan pronto como el hombre debe morir ve al ángel, éste lo agarra y abre su boca, depositando la gota dentro de ella. Apenas siente su sabor, la persona muere con el rostro color amarillo. Gracias a esta leyenda se origina la frase conocida como “el gusto de la muerte”.

El ángel de la muerte
El ángel de la muerte

Esto significa que, para el Judaísmo, el alma se escapa a través de la boca o -como se indica en otro lugar- a través de la garganta. Por eso, el “ángel de la muerte” se para frente a la víctima: la espada del ángel de la muerte indica que se trata de un guerrero que mata tanto a niños como a hombres sin dudar. En algunas representaciones iconográficas aparecen cuchillos en vez de espadas.

También se hace referencia a la cuerda del ángel de la muerte, que indica muerte por sofocación. De los cuatro métodos judíos de ejecución, tres de ellos se vinculan al ángel de la muerte: quemando (vertiendo plomo caliente bajo la garganta de la víctima), matando (decapitando) y sofocando.

Cabe destacar que el ángel de la muerte administra el castigo particular que Dios ha otorgado para la purificación del pecado. Este ser es capaz de adquirir aquella forma física que mejor responda a los propósitos encomendados.

Angel de la Guarda

La doctrina del Antiguo Testamento concibió a los ángeles como ministros de Dios que realizan sus órdenes. Incluso los niños pequeños tienen ángeles de la guarda, y se considera que estos mismos ángeles tienen que satisfacer una misión en la Tierra.

Angel de la Guarda

Angel de la Guarda

Entre las menciones que el Nuevo Testamento hace de la doctrina de los ángeles de la guarda, podemos recordar al ángel que socorrió a Cristo en el jardín, y al ángel que liberó a San Pedro de la prisión. Hebreos 1:14 manifiesta más claramente esta creencia, explicando que su función es conducir a los hombres al Reino de los Cielos

Por su parte, Santo Tomás nos enseña en su Summa Teológica ó Summa Theologiae que las órdenes inferiores de ángeles son enviadas a los hombres. No sólo a aquellos bautizados, porque todas las almas cuentan con este custodio.

Se dice que nuestros ángeles de la guarda pueden actuar sobre nuestros sentidos y sobre nuestras imaginaciones. Sin embargo, no pueden influenciar nuestras voluntades. Finalmente, no se separan de nosotros después de la muerte, sino que permanecen con nosotros en el Paraíso, luego de habernos ayudado a lograr la salvación. Estas afirmaciones aparecen en los Salmos y en Colosenses.

angel-de-la-guarda
Angel de la Guarda

RECORDATORIO DE LOS ÁNGELES

Esta fiesta religiosa, como muchas otras, fue una celebración local antes de ser incluida en el calendario romano. No era uno de los recordatorios conservados en el Breviario de Pian, publicado en 1568, pero entre las peticiones más tempranas de las iglesias particulares se permitirá la celebración canónica del mismo.

En el libro Histoire du Breviaire de Bäumer se indica que Toledo recibió la autorización de Roma, y que Valencia también obtuvo la aprobación en febrero de 1582 para celebrar la ofrenda de sangre de Cristo y de los ángeles de la guarda.

Más tarde, Paulo V agregó el 27 de septiembre de 1608 la fiesta en el calendario general, dando impulso a la veneración de los ángeles. Desde entonces, se incluyó en el breviario y en los misales romanos, que contienen todos los fragmentos de las Sagradas Escrituras concernientes a la misión de los ángeles, las alabanzas a Dios y la mención a su labor como mensajeros: Elogiemos al Señor al que los ángeles alaban, que los querubines y serafines proclaman Santo, Santo, Santo. (segunda antífona de alabanzas).

Dragones Medievales

Durante la Edad Media, los dragones fueron considerados símbolo de apostasía y de traición, aunque también de cólera y envidia. Los dragones de varias cabezas significaban decadencia, opresión y herejía, aunque también fueron considerados como emblema de independencia.

Dragones Medievales

Dragones Medievales

Muchos dragones representaban la Sabiduría. Matar un dragón era considerado un pasaporte a la riqueza, y la demostración de que un héroe era realmente hábil y astuto. Un ejemplo de esta simbología la encontramos en una famosa gesta épica germana: El Cantar de los Nibelungos, cuyo héroe Siegfried (Sigfried o Sigfrido) vence al dragón Fafner –custodio del tesoro de los Nibelungos–, lo que le permite convertirse en dueño de esta fortuna y bañarse en la sangre de esta criatura fantástica. Esto lo transforma en un ser invulnerable, prácticamente invencible excepto por el pequeño “punto débil” que tan bien sabrá aprovechar el traidor Hagen para vencerlo.

Dragon Muerto
Dragon Muerto

Los dragones en el Cristianismo

La palabra latina draco, que dio origen al vocablo “dragón”, significa “la serpiente”, por ello el Cristianismo lo ha asociado históricamente a este animal diabólico y pecaminoso.

La identificación bíblica del diablo con la serpiente originó la connotación de “mal” asociada a “dragón”. En el Libro de Job se describe al monstruo marino Leviathan con características propias del dragón, el cual es llamado “Rey de las Bestias”. En el libro de la Revelación 12:3 se describe una enorme bestia roja con siete cabezas, cuya cola barre un tercio de las estrellas del cielo sobre la Tierra. Este tema se encuentra emparentado con la caída de los ángeles.

Por último, en algunas traducciones la palabra “dragón” se utiliza para describir a la Bestia (es decir: el Diablo), mientras que en la iconografía religiosa se representan algunos santos cristianos en el acto de matar a un dragón. Ésta es una ilustración clásica de San Jorge que aparece en leyendas inglesas y aragonesas. En Italia también se representa a Santo Mercurialis, primer obispo de la ciudad de Forli, combatiendo y matando un dragón.