Tag Archives: Caudipteryx

Dinosaurio ovirraptosaurio

Los Ovirraptorosaurios son un grupo de dinosaurios maniraptores que vivieron durante el período Cretáceo en lo que ahora es Asia y Norteamérica. Se distinguen por su cráneo pequeño que puede tener o no una cresta en su cima. El grupo incluye a los Oviraptoridae, los Caenagnathidae y varias especies que no pertenecen a ninguna de esas familias, incluyendo a los Avimimus, los Caudipteryx y los Incisivosaurus. Su tamaño va desde el del  Caudipteryx que tenía el tamaño de un pavo, hasta el Gigantoraptor de 8 metros de largo y 1.4 toneladas. El grupo es cercano a los ancestros de las aves. Análisis como el de Osmolska sugieren que pueden representar aves primitivas que no podían volar.

Dinosaurio ovirraptosaurio

Dinosaurio ovirraptosaurio

Descripción

Los Ovirraptorosaurios son diferentes de la mayor parte de los demás manirraptores por su cráneo. Tenían hocicos cortos, mandíbulas parecidas a picos y una gran abertura en el hueso de la mandíbula inferior. Los miembros más primitivos tenían algunos dientes en el frente de su boca; en los Incisivosauros son incisivos muy prominentes. Los brazos y manos suelen ser largos (aunque muy reducidos en algunas especies) y los hombros son enormes y tienen huesos coracoides.

Sus colas son muy cortas comparadas con las de otros manirraptores. La cola del Nomingia y del Similicaudipteryx termina en cuatro vértebras fundidas.

Perdidos en la Selva
Perdidos en la Selva

Plumas

Existe evidencia de plumas en los ovirraptosaurios. Dos especies de ovirraptosaurios fueron encontradas con impresiones bien desarrolladas de plumas, especialmente en las alas y la cola, lo cual sugiere que funcionaban, al menos, para el despliegue. En segundo lugar, al menos dos especímenes de ovirraptosaurios (Nomingia y Similicaudipteryx) preservaron colas que terminaban en una estructura ósea que, en las aves modernas, se usa para sostener un abanico de plumas. También se encontraron protuberancias de plumas en el Avimimus portentosus. Además, varios especímenes han sido descubiertos en una posición similar a la de las aves modernas cuando anidan. Los brazos de estos especímenes están posicionados de manera que podían cubrir sus huevos en caso de que tuvieran alas pequeñas y un recubrimiento substancial de plumas.

Paleobiología

Dieta

Los hábitos alimenticios de estos animales no son muy conocidos: se ha sugerido que eran carnívoros, herbívoros, comedores de moluscos y de huevos (esto último ya no es válido). Las opciones restantes no son necesariamente incompatibles.

Algunos comían pequeños vertebrados. La evidencia que lo prueba viene del esqueleto de un lagarto preservado en la cavidad corporal de un Ovirraptor y de dos cráneos Troódontidos encontrados en un nido Citipati. La evidencia a favor de la dieta herbívora incluye la presencia de gastrolitos preservados en los Caudipteryx. También hay argumentos para la inclusión de moluscos en su dieta.

Originalmente se creía que estos animales comían huevos por el hallazgo de un Oviraptor en un nido. Estudios recientes demostraron que en realidad el animal estaba en su propio nido.

Dinosaurios voladores y dinosaurios terrestres

Pájaros y dinosaurios no voladores comparten numerosas características; los primeros están emparentados con los terópodos, que se reconocen habitualmente como sus antecedentes más cercanos.

Dinosaurios voladores y dinosaurios terrestres

Dinosaurios voladores y dinosaurios terrestres

El Archaeopteryx es el primer buen ejemplo de lo que fue un “dinosaurio emplumado”. Fue hallado en 1861 en la piedra caliza de Solnhofen, Alemania meridional, en un lagerstätte o formación geológica rara y notable donde suelen mantenerse fósiles prehistóricos.

Cabe destacar que el Archaeopteryx es un fósil transitorio, con características intermedias entre las de los reptiles modernos y los pájaros.

Descubierto apenas dos años después de la publicación de la magna obra de Darwin titulada “El origen de las especies”, el hallazgo estimuló el debate entre los autores de la Biología Evolutiva y el Creacionismo.

Este pájaro temprano se parece tanto a un dinosaurio que, sin una huella clara de plumas en la roca circundante, por lo menos un ejemplar fue confundido con un Compsognathus.

Desde los años ´90 un buen número de dinosaurios emplumados fueron encontrados. Tales hallazgos proporcionaron una evidencia más sólida de la relación cercana entre los dinosaurios y los pájaros modernos.

La mayoría de estos especimenes fueron descubiertos en la provincia de Liaoning, al noreste de China, que era parte de una isla continental durante el Período Cretáceo.

Tyracosaurio
Tyracosaurio

Aunque las plumas se han encontrado solamente en el lagerstätte de la Formación de Yixian, y en algunos otros pocos lugares, es posible que los dinosaurios no voladores de otras partes del mundo también tuvieran plumas.

La carencia de evidencia fósil para esta clase de dinosaurios no-voladores emplumados pueden deberse al hecho de que órganos delicados como la piel y las plumas no son habitualmente preservadas durante la fosilización.

Un descubrimiento reciente ha despertado debates en torno a la existencia de “proto-plumas” en los fósiles de dinosaurios. Éstas sugieren que los Tyrannosaurios pudieron haber estado recubiertos de esta capa de aislamiento. Otras posturas sostienen que tales órganos eran en realidad el resultado de la descomposición de la fibra de colágeno que subyace bajo los tejidos.

Los dinosaurios emplumados descubiertos hasta ahora incluyen Beipiaosaurus, Caudipteryx, Dilong, Microraptor, Protarchaeopteryx, Shuvuuia, Sinornithosaurus, Sinosauropteryx, y Jinfengopteryx. También se hallaron pájaros semejantes a dinosaurios, como los Confuciusornis. Todos estos ejemplares provienen de la formación citada, al norte de China.

Por último, la familia de los Dromaeosauridae parece haber tenido pesadas plumas, y al menos uno de los dromaeosaurios -el Cryptovolans– pudo haber sido capaz de volar.