Tag Archives: dinosaurios saurisquios

Biología de los dinosaurios saurópodos

Miembros y pies

Como cuadrúpedos masivos, los saurópodos desarrollaron miembros especializados con resistencia al peso. Los pies traseros eran anchos y en la mayoría de las especies retuvieron tres garras.

Biología de los dinosaurios saurópodos

Biología de los dinosaurios saurópodos

En comparación con otros animales eran particularmente inusuales sus pies frontales modificados. Los pies frontales de los saurópodos eran muy distintos a los de cuadrúpedos modernos grandes, como los elefantes. En lugar de abrirse hacia los costados para crear un pie ancho como en los elefantes, los huesos de los saurópodos estaban conformados en columnas verticales con huesos de los dedos reducidos. Los pies frontales estaban tan modificados en los eusarópodos que los dedos individuales no eran visibles.

La forma del hueso del pie delantero (metacarpio) era semi-sircular en los eusarópodos, por lo que las huellas de los saurópodos tenían forma de herradura. A diferencia de los elefantes, la evidencia muestra que los saurópodos no tenían ningún refuerzo para resguardar el pie frontal, haciéndolos cóncavos. La única garra visible en la mayoría de los saurópodos era la de su pulgar. Casi todos lo saurópodos tenían esa garra, aunque no se sabe cuál era su función. La garra era más larga en los diplódocidos y muy pequeña en los braquiosáuridos, algunos de los cuales parecen haber perdido por completo la garra según la evidencia.

Los Titanosaurios también perdieron la garra del pulgar definitivamente (con la excepción de formas tempranas como el Janenschia). Los Titanosaurios eran bastante inusuales entre los saurópodos, ya que además de su garra externa, también perdieron completamente los dedos de su pie frontal. Titanosaurios avanzados no tenían dedos o huesos digitales, y caminaban sobre una especie de muñones con forma de herradura hechos a partir de los metacarpios de la columna.

Bosques de Dinosaurios
Bosques de Dinosaurios

Evidencia de huellas en Portugal demuestra que por lo menos en algunos saurópodos (posiblemente los braquiosáuridos), los laterales de la columna del pie trasero estaban cubiertos de escamas pequeñas y espinosas. En los titanosaurios, las puntas de los metacarpios que tenían contacto con el suelo eran inusualmente largas y cuadradas, y algunos especímenes preservaron los restos de un tejido suave que cubría esta área, lo cual sugiere que el pie frontal estaba bordeado con algún tipo de recubrimiento en esta especie.

Sacos de aire

Como otros dinosaurios saurisquios (como las aves y otros terópodos), los saurópodos tenían un sistema de sacos de aire evidenciado por hendiduras y cavidades huevas en la mayoría de sus vértebras. Dichas aberturas en la espalda, el cuello y los huesos de la cola son referidas como ‘neumaticidad’, y los huesos huevos y neumáticos son un rasgo característico de todos los saurópodos.

Los huesos ahuecados de estos saurópodos fueron reconocidos al comienzo de los estudios sobre estos animales, e incluso hubo una mala identificación de un espécimen saurópodo hallado en el siglo XIX a causa de este rasgo.

Armadura

Algunos saurópodos tenían una armadura. Eran géneros con espaldas espinadas, tales como el Agustinia, y algunos tenían pequeños garrotes en sus colas, como el Shunosaurus. Varios dinosaurios, como por ejemplo el Saltasaurur y el Ampelosaurus, poseían pequeños osteodermos que cubrían porciones de sus cuerpos.

Dinosaurio Saurópodo

(Encontra mas  imagenes de los dinosaurios aquí, en Linkmesh.com)

Los Saurópodos son un infraorden o clase de los dinosaurios saurisquios. Se destacan por sus enormes tamaños en algunas especies, algunos de los cuales han sido los animales más grandes en haber vivido sobre la Tierra. Entre los géneros bien conocidos se cuentan los Apatosaurus (anteriormente conocidos como Brontosaurius), Brachiosaurus y Diplodocus.

Dinosaurio Saurópodo

Dinosaurio Saurópodo

Los Saurópodos aparecieron originalmente en el período Triásico, y ya entonces presentaban semejanzas con el grupo de los Prosaurópodos. Hacia el Jurásico Tardío (150 millones de años atrás), los saurópodos se expandieron (sobre todo los diplodocus y los braquiosaurios). Hacia el Cretáceo Tardío, estos grupos habían sido reemplazados por los titanosaurios, que estaban distribuidos a nivel global. Sin embargo, al igual que con todos los otros dinosaurios no-aviares, los titanosaurios murieron en la extinción del Cretáceo-Terciario. Los restos fósiles de saurópodos fueron encontrados en todos los continentes, incluyendo la Antártida.
El nombre ‘Saurópodos’ fue acuñado por O. C. Marsh en 1878 y deriva del término griego para ‘pie de lagarto’.

Los hallazgos de restos fósiles completos son raros. Muchas especies, sobre todo las más grandes, son conocidas sólo por huesos aislados y desarticulados. Muchos especímenes casi completos no tienen cabeza, puntas de cola o miembros.

Atardecer
Atardecer

Descripción

Los Saurópodos eran cuadrúpedos herbívoros (comedores de plantas), de cuello largo y dientes con forma de espátula (anchos en la base y angostos en el cuello). Tenían cabezas pequeñas, enormes cuerpos y solían tener colas largas. Sus piernas eran gruesas y terminaban en pies romos con cinco dedos, aunque sólo tres tenían garras.

Tamaño

La característica más distintiva de los saurópodos era su tamaño. Incluso saurópodos pequeños como los Europasaurus (quizás 5 o 6 metros de largo) se contaban entre los animales más grande de su ecosistema. Sus únicos rivales en términos de tamaño eran las ballenas rorcuales. Pero a diferencia de las ballenas, los saurópodos vivían en la tierra. Algunos, como el diplodocus, probablemente sostenían sus cabezas por lo bajo, mientras que otros, como el Camarasaurus, las tenían en lo alto.

El diseño de su cuerpo no era tan variado como el de otros dinosaurios, quizás a causa de las restricciones de su tamaño, pero igual mostraban una amplia variedad. Algunos, como los diplodócidos, eran extremadamente largos y tenían colas increíblemente largas que quizás usaban como un látigo. El Supersaurus con sus 40 metros probablemente era el más grande, pero otros, como el Diplodocus, eran extremadamente largos también. El animal terrestre vivo más grande actualmente, la pitón reticulada, llega a los 10 metros de largo.

Otros, como los braquiosaurios, eran extremadamente largos y tenían cuellos muy largos. El Sauroposeidon probablemente era el más alto, llegando a los 18 metros de alto. En comparación, la jirafa (el animal viviente más alto del mundo) sólo tiene de 4.8 a 5.5 metros de altura.

Algunos eran increíblemente masivos: el Argentinosaurus es posiblemente el más pesado con 80 a 100 toneladas, y los Paralitian, Andesaurus, Antarctosaurus y Argyrosaurus poseían tamaños comparables. Existe algo de evidencia sobre un tiranosaurio todavía más masivo, el Bruhathkayosaurus, que debe haber pesado entre 175 y 220 toneladas. El animal vivo más pesado actualmente, el elefante de las sabanas, no pesa más que 10 toneladas.

Entre los saurópodos más pequeños se encuentran los primitivos Ohmdenosaurus, el tiranosaurio enano Magyarosaurus (5.3 m) y el braquiosáurido Europasaurus, que llegaba a los 6.2 metros de largo en su adultez. Su pequeña altura probablemente haya sido resultado del enanismo insular de una manada de saurópodos varados en una isla, en lo que actualmente es Alemania. También notable es el saurópodo Brachytrachelopan, que fue el miembro más bajo de su grupo gracias a su cuello corto. A diferencia de otros saurópodos, cuyos cuellos podían crecer hasta cuatro veces la longitud de sus espaldas, el cuello del Brachytrachelopan era más corto que el de su columna vertebral.

Dinosaurios: paleobiología

Mecánica de los miembros anteriores

Contrario a la manera en que los terópodos han sido reconstruidos en el arte y los medios populares, el rango de movimiento de los miembros anteriores de los terópodos era muy limitado, sobre todo en comparación con la destreza de los miembros anteriores de humanos y otros primates. Los terópodos y otros saurisquios bípedos (incluyendo a los prosaurópodos) no podían rotar sus antebrazos de manera que las palmas estuvieran sobre el suelo.

Dinosaurios: paleobiología

Dinosaurios: paleobiología

En los humanos, la  pronación se realiza por el movimiento del radio en relación a la ulna (los dos huesos del antebrazo). En los dinosaurios saurisquios, sin embargo, el final del radio cerca del codo estaba encastrado en una ranura de la ulna, lo cual prevenía cualquier movimiento. El movimiento de la muñeca también estaba limitado en muchas especies, las cuales debían forzar todo el antebrazo y la mano para moverse como una unidad con poca flexibilidad. En los terópodos y los prosaurópodos, la única manera de que la palma diera contra el suelo sería mediante la abertura lateral de los miembros anteriores.

En carnosaurios como el Acrocanthosaurus, la mano tenía un alto grado de flexibilidad y dedos móviles. Esto también ocurría con terópodos tales como los herrerasaurus y dilofosaurus. Los Coelosaurios mostraban un cambio en el uso del antebrazo, donde una gran flexibilidad en el hombro permitía al brazo levantarse hacia el plano horizontal, y a grados mucho más altos en aves voladoras. Sin embargo, en coelosaurios como el ornitomimosaurio, y sobre todo los dromeosaurios, la mano perdió toda flexibilidad, así como los dedos. Los dromeosaurios y otros maniraptores también tenían cierta movilidad en la muñeca que no se veía en otros terópodos, gracias a la presencia de un hueso en la muñeca con forma de medialuna, el cual permitía que toda la mano se plegara hacia el antebrazo a la manera de las aves modernas.

Palebiologia
Palebiologia

Tamaño

El Tiranosaurius ha sido el terópodo más grande y popular para el público general durante las últimas décadas. Desde su descubrimiento, sin embargo, se han encontrado y descrito varios otros dinosaurios carnívoros gigantes, como los Espinosaurios, los Carcarodontosaurios y los Gigantosaurios. Los especímenes de Espinosaurios apoyan la idea de que este último es más grande que el Tiranosaurio, ya que tenía 6 metros de largo y era al menos una tonelada más pesado que el Tiranosaurius. Todavía no hay una explicación clara acerca de la causa por la que estos animales fueron mucho más grandes que los predadores que vinieron después de ellos.

El grupo aéreo más pequeño de terópodos conocidos a partir de especímenes adultos es el ‘Epidexiteryx’, de 164 gramos de peso y 25 centímetros de longitud. Cuando se incluyeron a las aves modernas, el colibrí pasó a ser el más pequeño con su 1.8 gramos y 5 cm de largo.

Dinosaurio Saurischia

Saurischia (pronunciado ‘saurisquia’, del griego ‘sauros’ que significa ‘lagarto’ e ‘schion’ que significa ‘articulación de la cadera’) es uno de los dos órdenes o divisiones básicas de los dinosaurios. En 1888, Harry Seeley clasificó a los dinosaurios en dos órdenes basándose en la estructura de su cadera. Los Saurisquios (‘cadera de lagarto’) se distinguen de los ornitisquios (‘cadera de aves’) por la configuración ancestral de los huesos de sus caderas.

Dinosaurio Saurischia

Dinosaurio Saurischia

Todos los dinosaurios carnívoros (los terópodos) son saurisquios, ya que conforman uno de los dos linajes primarios de los dinosaurios herbívoros, los sauropodomorfos. Al final de período Cretáceo, todos los saurisquios no-aves se extinguieron. Esto es referido como la extinción del Cretáceo Superior. Los seres aviares (aves modernas), como descendientes directos de un grupo de dinosaurios saurisquio, son consideradas una subclase de los mismos en la clasificación filogenética.

Descripción

Los Saurisquios se diferencian de los ornitisquios por su estructura pélvica triple, donde el pubis apunta hacia fuera. La pelvis de los ornitisquios está rotada para atrás, en paralelo al isquio y generalmente con un proceso de asimilación a los anteriores, lo cual da una estructura de cuatro dientes.

La estructura de la cadera de un ornitisquio es similar a la de los pájaros a nivel superficial, lo cual llevó a Seeley a nombrarlos como ‘dinosaurios de cadera de ave’, aunque no propuso ninguna relación específica con as aves. Llamó ‘cadera de lagarto’ a los dinosaurios saurisquios porque mantenían la anatomía de su cadera ancestral, actualmente encontrada en los lagartos modernos.
Sin embargo, como estudios posteriores demostraron, la estructura de la cadera de las aves modernas evolucionó independientemente de la ‘cadera de lagartos’ de los saurisquios (especialmente de un subgrupo llamado los Maniraptora) durante el Período Jurásico. En este ejemplo de evolución convergente, las aves desarrollaron caderas orientadas en forma similar a las de la anatomía ornitisquia más antigua, en ambos casos posiblemente para adaptarse a la dieta herbívora u omnívora.

Sobre el Tronco
Sobre el Tronco

Clasificación

En el trabajo donde nombró a los dos grupos, Seeley repasó esquemas de clasificación previos empleados por otros paleontólogos para dividir el orden tradicional Dinosauria. Este científico prefería uno utilizado por Othniel Charles Marsh en 1878, que dividía a los dinosaurios en cuatro órdenes: Saurópodos, Terópodos, Ornitópodos y Estegosaurios (estos nombres todavía se usan actualmente de la misma manera para referirse a los subórdenes o clases dentro de los Saurisquia y los Ornitisquia).

Seeley, sin embargo, quería formular una clasificación que tomara en cuenta una diferencia primaria entre los principales grupos de dinosaurios basada en una característica que también los diferenciara de los demás reptiles. Descubrió esto en la configuración de los huesos de la cadera, tras lo cual vio que los cuatro órdenes de Marsh se podían dividir en dos grupos mayores basándose en este rasgo. Clasificó a los Estegosaurios y a los Ornitópodos dentro de los Ornitisquia, y a los Terópodos y los Saurópodos dentro de los Saurisquia. Además, Seeley usó esta diferenciación y otras entre los dos grupos para argumentar que los ‘dinosaurios’ no eran una agrupación natural, sino dos órdenes distintos que habían surgido independientemente de los primitivos arcosaurios. Esta idea de que el término ‘dinosaurio’ era un término obsoleto para dos órdenes distintos persistió muchas décadas dentro de la literatura científica y popular, y no fue sino hasta 1960 cuando los científicos comenzaron a reconsiderar la posibilidad de que los saurisquios y los ornistisquios estuvieran más relacionados entre sí que con otros arcosaurios.

Aunque este concepto parafilético de los dinosaurios no es más aceptado por la mayoría de los paleontólogos, la división básica de Seeley de los dos grupos resistió al paso del tiempo y ha recibido el apoyo del análisis cladístico moderno sobre las relaciones entre los dinosaurios. Una hipótesis alternativa que desafió la clasificación de Seeley fue propuesta por Robert T. Bakker en su libro de 1986, ‘The dinosaur heresies’. La clasificación de Seeley separaba a los terópodos en su propio grupo y ubicaba a los dos grupos de dinosaurios herbívoros (los saurodomorfos y los ornistiquias) juntos en un grupo separado que llamó ‘Fitodinosaurios’ (‘dinosaurios de plantas’). La hipótesis de los Fitodinosaurios se basaba en parte sobre la supuesta relación entre los ornistiquios y los prosaurópodos, y en la idea de que los primeros habían evolucionados de los segundos, posiblemente por medio de una familia enigmática que poseía las características de ambos grupos, los segnosáuridos. Sin embargo, posteriormente se descubrió que los segnosáuridos en realidad eran un tipo inusual de terópodos herbívoros saurisquios  muy relacionados con las aves, por lo que la hipótesis de los Fitodinosaurios cayó.