Tag Archives: dinosaurios Terópodos

Los dinosaurios están vivos

Los lagartos, cocodrilos, dragones, etc. encajan dentro de la descripción de dinosaurios. Hubo muchos tipos de dinosaurios que eran más pequeños que los reptiles actuales. Tómese en consideración al dragón de Comodoro, uno de los reptiles más grandes y fieros de los vivos actualmente. Mide alrededor de 3 m de largo, puede superar en velocidad a un hombre en distancias cortas, se alimenta de venados y es peligroso para cualquier ser humano.

Los dinosaurios están vivos

Los dinosaurios están vivos

Hay dos hipótesis importantes sobre la evolución que difieren principalmente en el momento de aparición de las primeras aves. Una hipótesis propone que las primeras aves descendieron directamente de los reptiles ancestrales alrededor de 230 millones de años atrás, entre los inicios y la mitad del Triásico. Nos referimos a esta idea como la hipótesis basal de los arcosaurios. Estos últimos son los reptiles de los que surgieron las aves, los cocodrilos y los dinosaurios. La otra hipótesis postula una llegada posterior de las aves, que derivarían de los dinosaurios unos 100 millones de años antes del tiempo propuesto por la primera hipótesis. Esta idea fue referida como la hipótesis de los dinosaurios terópodos.

Los dinosaurios vienen del superorden Arcosauria, un ensamble de distintas formas que originariamente se separó de los diápsidos de fines del Paleozoico. Los primeros dinosaurios aparecieron en el Triásico Medio en Sudamérica. Desde fines del Triásico hasta el final del Cretáceo, los dinosaurios se ramificaron en varios grupos y gobernaron la tierra, el mar y el aire.

Los dinosaurios se pueden dividir en dos grupos grandes basándose en la estructura de su pelvis. Estos grupos son los Saurisquios y los Ornistiquios. Los dinosaurios saurisquios se subdividen en dos linajes, los saurópodos herbívoros (por ejemplo, el Branquiosaurio) y los terópodos carnívoros (ejemplo, el Tiranosaurio), que aparecieron a fines del Jurásico. Todos los ornistiquios eran herbívoros.

Los dinosaurios desaparecieron repentinamente a fines del Cretáceo (65 millones de años atrás). La causa exacta de la extinción ha sido objeto de rigurosos debates. Según la hipótesis de Alvarez, al final del Mesozoico hubo un evento catastrófico (como por ejemplo el impacto de un enorme meteorito o un asteroide) que aniquiló a todas las plantas y animales. Otra posibilidad es que los dinosaurios fueran vulnerables a los cambios geológicos graduales (como la caída de la temperatura) que ocurrieron en ese momento. Cualquiera fuera la causa, mientras que los dinosaurios y numerosas plantas y especies animales desaparecieron, los ancestros de los mamíferos y las aves sobrevivieron.

Diferentes tipos de dinosaurios terópodos

Historia de la clasificación

El nombre ‘Terópodos’ (que significa ‘pies de bestia’) fue acuñado por O. C. Marsh en 1881. Marsh inicialmente usó el nombre como suborden para incluir a la familia Allosáurida, pero luego lo expandió, reclasificándolo en un orden que incluía a un amplio rango de familias de dinosaurios ‘carnívoros’, entre los que se incluían los Megalosaurios, los Compsognathidae, los Ornithomimidae, los Plateosáuridos y los Anquilosáuridos (ahora conocidos como herbívoros prosaurópodos) y los Hallopodidae (parientes de los cocodrilos). A causa del alcalde del Orden Terópododa de Marsh, llegó a reemplazar el grupo taxonómico previo que E. D. Cope había creado en 1866 para los dinosaurios carnívoros, los Gonopodos (‘pies rectos’).

Diferentes tipos de dinosaurios terópodos

Diferentes tipos de dinosaurios terópodos

Hacia comienzos del siglo XX, algunos paleontólogos como Friedrich von Huene dejaron de considerar que los dinosaurios carnívoros formaban un grupo natural. Huene abandonó el nombre de Terópodos y comenzó a usar el del Orden de Harry Seeley, Saurisquios. Huene dividió este último orden en Coelosaurios y Pachypodosaurios. Huene ubicó a la mayoría de los grupos de terópodos pequeños dentro de los Coelosaurios, y a los terópodos grandes y los prosaurópodos dentro de los Pachypodosaurios, que él consideraba ancestros de los Saurópodos (los prosaurópodos todavía eran tenidos por carnívoros en ese momento a causa de la asociación errónea de los cráneos y dientes rauisuquianos con los cuerpos de prosaurópodos, en animales tales como el Teratosaurio). Al hacer la descripción del primer Dromeosáurido conocido en 1922, W. D. Matthew y Barnum Brown  se convirtieron en los primeros paleontólogos en excluir a los prosaurópodos de los dinosaurios carnívoros, e intentaron retomar el nombre ‘Gonopodos’ para ese grupo, aunque ninguna de estas sugerencias fue aceptada por otros científicos.

Estatua en el Parque
Estatua en el Parque

No fue sino hasta 1965 cuando los Terópodos volvieron a ser usados como categoría taxonómica para englobar a los dinosaurios carnívoros y sus descendientes. Alfred Romer reclasificó al Orden Saurisquio en dos subórdenes, los Terópodos y los Saurópodos. Esta división básica sigue vigente en la paleontología moderna, con la excepción de los Prosaurópodos, que Romer incluyó como infraorden de los terópodos. Romer también mantuvo una división entre los Coelosaurios y los Carnosaurios. Esta dicotomía se derrumbó con el descubrimiento del ‘Deinonicus’ y del ‘Deinoqueiro’ en 1969, ninguno de los cuales podía ser clasificado como ‘carnosaurio’ o ‘coelosario’. A la luz de este y otros descubrimientos, hacia fines de los ’70 Rinchen Barsbold creó una nueva serie de infraórdenes de terópodos: Coelosaurios, Deinonycosaurios, Oviraptosaurios, Carnosaurios, Ornitomimosaurios y Deinoqueirosaurios.

Con el advenimiento de las nomenclaturas cladística y filogenética en los ’80, y su desarrollo en los ’90 y el ’00, comenzó a surgir un panorama más claro sobre las relaciones entre los terópodos. Varios grupos importantes de terópodos fueron nombrados por Jacques Gauthier en 1986, incluyendo la clase Tetanuros para una rama de terópodos básicos divididos con otro grupo, los Ceratosaurios. A medida que salía a la luz más información sobre la relación entre los dinosaurios y las aves, mayor cantidad de terópodos tipo-aves fueron agrupados en la clase Maniraptora. Estos nuevos desarrollos también vinieron con el reconocimiento entre la mayoría de los científicos de que las aves surgieron directamente de los terópodos maniraptoreanos, y, con el abandono de los rangos de la clasificación cladística, llegó la reevaluación de las aves como subgrupo de terópodos sobrevivientes a las extinciones mesozoicas hasta el presente.

Dinosaurio Terópodo

Los Terópodos (sign. ‘pies de bestia’) son un grupo de dinosaurios saurisquios bípedos. Aunque eran carnívoros principalmente, un número de familias de terópodos fueron herbívoras durante el Período Cretáceo. Los Terópodos primero aparecieron durante el Carniano a fines del Triásico Tardío (alrededor de 230 millones de años atrás), y eran los únicos carnívoros terrestres  grandes del Jurásico Temprano hasta el cierre del Cretáceo (alrededor de 65 millones de años atrás). Están representados por 9.900 especies de aves, que evolucionaron en el Jurásico Tardío a partir de pequeños dinosaurios coelusarianos especializados.

Dinosaurio Terópodo

Dinosaurio Terópodo

Entre las características que unen a los terópodos con las aves se cuentan su pie de tres dedos, la fúrcula, los huesos llenos de aire (en algunos casos), las plumas y el empollado de huevos.

Historia evolutiva

Durante el Triásico tardío, varios prototerópodos primitivos y dinosaurios terópodos existieron y evolucionar a la par.
Los dinosaurios carnívoros más antiguos son el Eoraptor de Argentina y los Herrerasaurios. Los Herrerasaurios existieron desde principios del Triásico tardío y fueron descubiertos en Norteamérica y Sudamérica, además de la India y Sudáfrica posiblemente. Los Herrerasaurios se caracterizaron por un mosaico de rasgos primitivos y avanzados. Algunos paleontólogos consideraron a los herrerasaurios como miembros de los Terópodos en el pasado, pero actualmente se los considera saurisquios, y pueden haber evolucionado antes de que se separaran los saurisquios de los ornistisquios.
Los terópodos más antiguos y primitivos son los Coelofisideos. Estos eran un grupo de animales de complexión ligera, ampliamente distribuidos y potecialmente gregarios. Entre ellos se incluían pequeños cazadores como los ‘Coelofisis’ y predadores más grandes como los ‘Dilofosaurios’. Estos animales continuaron existiendo desde el Carniano Tardío (comienzos del Triásico) hasta el Toarciano (fines del Jurásico Temprano). Aunque en las primeras clasificaciones cladísticas fueron incluidos dentro de los Ceratosaurios y se los considero una rama lateral de los terópodos más avanzados, pueden haber sido acensaros de todos los demás terópodos (lo cual los convertiría en un grupo parafilético).

Los ceratosaurios más avanzados (incluyendo los Carnotaurios) aparecieron durante el Jurásico Temprano y continuaron hasta el Jurásico Tardío en Laurasia. Competían con sus parientes tetanuranos más avanzados a nivel anatómico y duraron hasta el fin del Cretáceo en Gondwana.

Teropodos
Teropodos

Los Tetanuros son más especializados que los ceratosaurios. Su subdividen en los Espinosauroideos y los Aveterópodos. Los Megalosaurios fueron predadores que vivieron desde el Jurásico Medio hasta el Cretáceo Tenprano, y sus parientes Espinosauroideos son mayormente del Cretáceo Temprano y Medio.
Los Aveterópodos, como su nombre lo indica, estaban muy relacionados con las aves, y se dividen en los Carnosaurios (incluyendo el Allosaurio) y los Coelosaurios, un grupo muy grande y diverso de dinosaurios que eran bastante comunes durante el Cretáceo.

Así, durante el Jurásico tardío, había por lo menos cuatro linajes distintos de terópodos: los ceratosaurios, los megalosaurios, los carnosaurios y los coelosaurios; todos acechaban a los grandes dinosaurios herbívoros. Estos cuatro grupos sobrevivieron al Cretáceo, pero sólo dos –los ceratosaurios y los coelosaurios- llegaron al final del período, en cuyo momento se separaron geográficamente, yendo los ceratosaurios a Gondwana y los coelosaurios a Asiamérica.

De todos los grupos de Terópodos, los Coelosaurios eran por lejos los más diversos. Algunas clases de coelosaurios que florecieron durante el Cretáceo fueron los Tiranosáuridos (incluyendo al Tiranosaurius), los Dromeosáuridos (incluyendo al Velociraptor y al Deinonicus, que son extremadamente parecidas en forma sl ave más antigua de las conocidas hasta el momento, la Arcaeopterix), los Troodóntidos y los Oviraptorosaurios, los Ornitomimosaurios, los herbívoros de garras gigantes Terizinosaurios y las aves, que son el único linaje que sobrevivió a la extinción masiva del Cretáceo. Aunque las raíces de estos grupos deben haberse originado en el final o quizás en el Jurásico Medio, se volvieron abundantes durante el Cretáceo temprano. Algunos paleontólogos, como Gregory S. Paul, han sugerido que algunos de estos terópodos avanzados en realidad descendían de dinosaurios voladores o Arcaeopterix que perdieron su habilidad para volar y regresaron al hábitat terrestre.

Esqueletos, fosiles, y reproducción de los dinosaurios

(Encontra mas  sobre dinosaurios voladores aquí, en Linkmesh.com)

Dado que las plumas se asocian a menudo con los pájaros, los dinosaurios emplumados son considerados el eslabón intermedio entre pájaros y dinosaurios. Sin embargo, las múltiples características esqueléticas son también compartidas por ambos grupos, según afirman los paleontólogos.

Esqueletos, fosiles, y reproducción de los dinosaurios

Esqueletos, fosiles, y reproducción de los dinosaurios

Además, está cada vez más claro que la relación entre los pájaros y los dinosaurios, así como la evolución del vuelo, son asuntos bastante complejos.

Por ejemplo, mientras se creía que los pájaros evolucionaron de los dinosaurios en una progresión lineal, algunos científicos notables -como Gregory S. Paul- concluyen que dinosaurios como los dromaeosaurs pudieron haber desembocado en pájaros, perdiendo la energía de vuelo pero manteniendo sus plumas, de una manera similar a la del avestruz moderno.

La comparación de los esqueletos de pájaros y dinosaurios confirma que están emparentados, particularmente una rama de los terópodos llamados Maniraptors. Las semejanzas esqueléticas incluyen el cuello, el pubis, la muñeca, el brazo, el hombro, la clavícula y el hueso pectoral.

Por otra parte, un descubrimiento de plumas en el esqueleto de un Tyrannosaurus rex proporcionó recientemente más evidencias de la filiación entre aves y dinosaurios a partir de un antepasado común.

Dinosaurio Gigante
Dinosaurio Gigante

Por primera vez, este esqueleto permitió que los paleontólogos establecieran el sexo de un dinosaurio. Al poner los huevos, los pájaros femeninos desarrollan un tipo especial de hueso en sus miembros.

Este hueso medular, que es rico en calcio, forma una capa dentro del hueso externo, duro, que se utiliza para producir las cáscaras de huevo. La presencia de los tejidos finos internos, derivados del hueso, que alineaban las cavidades interiores del tuétano trasero del Tyrannosaurus rex sugirió la utilización de estrategias reproductivas similares, y reveló que el espécimen encontrado correspondía a una hembra.

Un embrión de dinosaurio fue encontrado sin los dientes, lo que permite deducir que los pequeños dinosaurios requerían cierto cuidado parental para ser alimentados. Es también posible que los dinosaurios adultos regurgitaran el alimento de su boca para proveer sustento a los más jóvenes. Este comportamiento es también una característica de numerosas especies modernas de pájaros.

Además, los dinosaurios carnívoros de gran tamaño contaban con un sistema complejo de sacos de aire similares a los encontrados en pájaros modernos, según una investigación coordinada por Patrick O´Connor, de la Universidad de Ohio.

Los pulmones de los dinosaurios terópodos (carnívoros que caminaban erectos en dos patas y tenían pies parecidos a los de los pájaros actuales) llenaban de aire los sacos huecos en sus esqueletos, como los pájaros.

Dinosaurios voladores y dinosaurios terrestres

Pájaros y dinosaurios no voladores comparten numerosas características; los primeros están emparentados con los terópodos, que se reconocen habitualmente como sus antecedentes más cercanos.

Dinosaurios voladores y dinosaurios terrestres

Dinosaurios voladores y dinosaurios terrestres

El Archaeopteryx es el primer buen ejemplo de lo que fue un “dinosaurio emplumado”. Fue hallado en 1861 en la piedra caliza de Solnhofen, Alemania meridional, en un lagerstätte o formación geológica rara y notable donde suelen mantenerse fósiles prehistóricos.

Cabe destacar que el Archaeopteryx es un fósil transitorio, con características intermedias entre las de los reptiles modernos y los pájaros.

Descubierto apenas dos años después de la publicación de la magna obra de Darwin titulada “El origen de las especies”, el hallazgo estimuló el debate entre los autores de la Biología Evolutiva y el Creacionismo.

Este pájaro temprano se parece tanto a un dinosaurio que, sin una huella clara de plumas en la roca circundante, por lo menos un ejemplar fue confundido con un Compsognathus.

Desde los años ´90 un buen número de dinosaurios emplumados fueron encontrados. Tales hallazgos proporcionaron una evidencia más sólida de la relación cercana entre los dinosaurios y los pájaros modernos.

La mayoría de estos especimenes fueron descubiertos en la provincia de Liaoning, al noreste de China, que era parte de una isla continental durante el Período Cretáceo.

Tyracosaurio
Tyracosaurio

Aunque las plumas se han encontrado solamente en el lagerstätte de la Formación de Yixian, y en algunos otros pocos lugares, es posible que los dinosaurios no voladores de otras partes del mundo también tuvieran plumas.

La carencia de evidencia fósil para esta clase de dinosaurios no-voladores emplumados pueden deberse al hecho de que órganos delicados como la piel y las plumas no son habitualmente preservadas durante la fosilización.

Un descubrimiento reciente ha despertado debates en torno a la existencia de “proto-plumas” en los fósiles de dinosaurios. Éstas sugieren que los Tyrannosaurios pudieron haber estado recubiertos de esta capa de aislamiento. Otras posturas sostienen que tales órganos eran en realidad el resultado de la descomposición de la fibra de colágeno que subyace bajo los tejidos.

Los dinosaurios emplumados descubiertos hasta ahora incluyen Beipiaosaurus, Caudipteryx, Dilong, Microraptor, Protarchaeopteryx, Shuvuuia, Sinornithosaurus, Sinosauropteryx, y Jinfengopteryx. También se hallaron pájaros semejantes a dinosaurios, como los Confuciusornis. Todos estos ejemplares provienen de la formación citada, al norte de China.

Por último, la familia de los Dromaeosauridae parece haber tenido pesadas plumas, y al menos uno de los dromaeosaurios -el Cryptovolans– pudo haber sido capaz de volar.

Biologia de los Dinosaurios

(Puedes encontrar imagenes de dinosaurios aquí, en Linkmesh.com)

Con respecto a la anatomía de estos animales, los dinosaurios llamados Sinapomórficos poseen una cresta alargada en el húmero o en la parte superior del brazo -útil para acomodar los músculos deltopectorales-, un gran hueso en la cadera, una tibia y una proyección ascendente sobre el astrágalo: uno de los huesos del tobillo que lo asegura a la tibia.

Biologia de los Dinosaurios

Biologia de los Dinosaurios

Otras características esqueléticas fueron compartidas por muchos dinosaurios. Sin embargo -porque eran comunes a otros grupos de Arcosaurios o no estaban presentes en todos los dinosaurios del período temprano- estas características no fueron consideradas como propiamente “sinapomórficas”.

Tales características compartidas incluyen un cráneo que lleva dos pares de agujeros en la región temporal, huecos en el hocico y en la parte inferior de la quijada -dos rasgos compartidos por otros arcosaurios-, pérdida del hueso posfrontal del cráneo, un largo cuello curvado, un omóplato alargado, un sacro integrado por tres o más vértebras fundidas y el zócalo de la cadera, con un agujero en el centro de su superficie.

El empalme abierto de la cadera ha sido descrito por sus significativas implicaciones en el movimiento y comportamiento de los dinosaurios. Este rasgo les permitió que sus miembros traseros fueran “colgantes” o se situaran directamente debajo de los cuerpos de los animales.

Todas las especies
Todas las especies

Esto les permitía permanecer erguidos de una manera similar a los mamíferos modernos, pero distinta a la mayoría de los otros reptiles. También permitió que los dinosaurios respirasen fácilmente mientras se movían.

Con respecto a la taxonomía filogenética, los dinosaurios se definen generalmente como un antepasado común de los más recientes Triceratopos y pájaros. También se ha sugerido que son antepasados del Megalosaurio y de los Iguanodontes, porque éstos eran dos de los tres géneros citados por el inglés Richard Owen cuando elaboró su clasificación.

Se dividen en Ornitisquia(dinosaurios con forma de pájaro) o Saurisquia (dinosaurios con forma de lagarto), dependiendo de su estructura pélvica. Los primeros tenían una configuración pélvica de cuatro puntas, que incorporaba un puntiagudo hueso posterior en dirección al pubis.

Por el contrario, la estructura pélvica de los dinosaurios-reptiles era de tres puntas, con el hueso del pubis dirigido hacia atrás.

Existe un consenso casi universal entre paleontólogos acerca de que los pájaros son descendientes de los dinosaurios Terópodos. En consecuencia, se podría decir que los dinosaurios no se han extinguido completamente…

Por último, los pájaros modernos son clasificados por la mayoría de los paleontólogos como pertenecientes al subgrupo Maniraptora, que son los Terópodos Coelurosaurios.