Tag Archives: dinosaurios

Los dinosaurios en la Biblia

Algunas personas creen que la Biblia no es un libro científicamente exacto, sino que es ‘espiritual’ y que no provee datos relevantes sobre los dinosaurios, pero no es así.

Los dinosaurios en la Biblia

Los dinosaurios en la Biblia

Dios creó a los dinosaurios, de la misma manera en que creó al Hombre. La evidencia indica que los dinosaurios fueron eliminados por una inundación. La Biblia cuenta que Noé hizo lo que se le ordenó, por lo que debió haber llevado dinosaurios al arca. Algunas especies de dinosaurios eran acuáticas, por lo que no necesitaban refugio en el arca. En cuanto a los otros, Noé probablemente seleccionó a los dinosaurios más jóvenes por dos causas: eran más pequeños –y por ende más aptos para la vida en el arca-, y también tendrían mayores posibilidades de procrear cuando la inundación terminara. ¿Por qué murieron después de la inundación? Posiblemente la causa de la escasez de alimentos que antes habían sido los nutrientes básicos de los dinosaurios.

Uno de los libros más antiguos de la Biblia –el libro de Jobmenciona criaturas muy parecidas a los dinosaurios. El libro de Job fue escrito unos 2,000 años antes de que Jesús naciera probablemente. La mejor explicación sobre un animal semejante a un dinosaurio se encuentra en el capítulo 40:

“Mira al monstruo que se alimenta del pasto como un buey. Cuánta fuerza tiene en su lomo, cuánto poder en los músculos de su estómago. Su cola se balancea como una seda; los tendones de sus muslos son fuertes. Sus huesos son tubos de bronce, sus pulmones son barras de acero. Está entre las primeras obras de Dios…” (Job 40:15-19)

El monstruo no tenía miedo, ni tenía por qué tenerlo, era enorme. Los dinosaurios existieron, pero no progresaron durante millones de años. Aparecieron de repente en el planeta, posiblemente el mismo día que Dios creó al Hombre. Los dinosaurios se extinguieron repentinamente. Los evolucionistas que insisten en que los dinosaurios evolucionaron no pueden apoyar esa afirmación ya que no hay formas transitivas como evidencia.

Dinosaurios Carnosaurios

Los Carnosaurios son un grupo de dinosaurios predadores gigantes que vivieron durante los períodos Jurásico y Cretáceo. Aunque originalmente contenía una gran cantidad de terópodos gigantes que no estaban muy relacionados, el grupo ha pasado a contener sólo a los allosaurios y a sus parientes más cercanos. Recientemente, los científicos han descubierto algunos carnosaurios muy grandes en la familia carcharodontosáurida, como por ejemplo el Gigantosaurus y el Tyrannotitan, que están entre los predadores más grandes de los conocidos.

Dinosaurios Carnosaurios

Dinosaurios Carnosaurios

Los rasgos distintivos de los carnosaurios incluyen ojos grandes, un cráneo largo y angosto, y modificaciones de las piernas y la pelvis.

Sistemas de análisis

El análisis cladístico moderno define a los Carnosaurios como aquellos dinosaurios que contienen un ancestro común con el Allosaurus.

Taxonomía

Los Carnosaurios tradicionalmente han sido el grupo de los grandes terópodos, pero los análisis de los ’80 y ’90 revelaron que, fuera del tamaño, el grupo compartía pocas características, convirtiéndose así en polifiléticos. Los primeros carnosaurios fueron reclasificados como terópodos más primitivos. Otros fueron ubicados dentro de los Coelosaurios si estaban más cercanamente relacionados con las aves, como los tiranosaurios. Otros carnosaurios primitivos incluían a los megalosáuridos, los espinosáuridos y los ceratosaurios. Incluso criaturas que no eran dinosaurios han sido consideradas carnosaurios, como el Teratosaurus.

Enojado
Enojado

Carnosaurus

El Carnosaurus es un nombre genérico acuñado posiblemente por Friedrich von Huene en 1929, y aparece en las listas de dinosaurios a veces. Probablemente es un error tipográfico; von Huene intentó asignar restos indeterminados a los carnosaurios, pero en algún punto del proceso de la publicación, el texto fue manipulado para que pareciera que había creado un nombre genérico nuevo, ‘Carnosaurus’. El nombre nunca fue descrito ni se lo ha tomado en serio.

Dinosaurio Saurópodo

(Encontra mas  imagenes de los dinosaurios aquí, en Linkmesh.com)

Los Saurópodos son un infraorden o clase de los dinosaurios saurisquios. Se destacan por sus enormes tamaños en algunas especies, algunos de los cuales han sido los animales más grandes en haber vivido sobre la Tierra. Entre los géneros bien conocidos se cuentan los Apatosaurus (anteriormente conocidos como Brontosaurius), Brachiosaurus y Diplodocus.

Dinosaurio Saurópodo

Dinosaurio Saurópodo

Los Saurópodos aparecieron originalmente en el período Triásico, y ya entonces presentaban semejanzas con el grupo de los Prosaurópodos. Hacia el Jurásico Tardío (150 millones de años atrás), los saurópodos se expandieron (sobre todo los diplodocus y los braquiosaurios). Hacia el Cretáceo Tardío, estos grupos habían sido reemplazados por los titanosaurios, que estaban distribuidos a nivel global. Sin embargo, al igual que con todos los otros dinosaurios no-aviares, los titanosaurios murieron en la extinción del Cretáceo-Terciario. Los restos fósiles de saurópodos fueron encontrados en todos los continentes, incluyendo la Antártida.
El nombre ‘Saurópodos’ fue acuñado por O. C. Marsh en 1878 y deriva del término griego para ‘pie de lagarto’.

Los hallazgos de restos fósiles completos son raros. Muchas especies, sobre todo las más grandes, son conocidas sólo por huesos aislados y desarticulados. Muchos especímenes casi completos no tienen cabeza, puntas de cola o miembros.

Atardecer
Atardecer

Descripción

Los Saurópodos eran cuadrúpedos herbívoros (comedores de plantas), de cuello largo y dientes con forma de espátula (anchos en la base y angostos en el cuello). Tenían cabezas pequeñas, enormes cuerpos y solían tener colas largas. Sus piernas eran gruesas y terminaban en pies romos con cinco dedos, aunque sólo tres tenían garras.

Tamaño

La característica más distintiva de los saurópodos era su tamaño. Incluso saurópodos pequeños como los Europasaurus (quizás 5 o 6 metros de largo) se contaban entre los animales más grande de su ecosistema. Sus únicos rivales en términos de tamaño eran las ballenas rorcuales. Pero a diferencia de las ballenas, los saurópodos vivían en la tierra. Algunos, como el diplodocus, probablemente sostenían sus cabezas por lo bajo, mientras que otros, como el Camarasaurus, las tenían en lo alto.

El diseño de su cuerpo no era tan variado como el de otros dinosaurios, quizás a causa de las restricciones de su tamaño, pero igual mostraban una amplia variedad. Algunos, como los diplodócidos, eran extremadamente largos y tenían colas increíblemente largas que quizás usaban como un látigo. El Supersaurus con sus 40 metros probablemente era el más grande, pero otros, como el Diplodocus, eran extremadamente largos también. El animal terrestre vivo más grande actualmente, la pitón reticulada, llega a los 10 metros de largo.

Otros, como los braquiosaurios, eran extremadamente largos y tenían cuellos muy largos. El Sauroposeidon probablemente era el más alto, llegando a los 18 metros de alto. En comparación, la jirafa (el animal viviente más alto del mundo) sólo tiene de 4.8 a 5.5 metros de altura.

Algunos eran increíblemente masivos: el Argentinosaurus es posiblemente el más pesado con 80 a 100 toneladas, y los Paralitian, Andesaurus, Antarctosaurus y Argyrosaurus poseían tamaños comparables. Existe algo de evidencia sobre un tiranosaurio todavía más masivo, el Bruhathkayosaurus, que debe haber pesado entre 175 y 220 toneladas. El animal vivo más pesado actualmente, el elefante de las sabanas, no pesa más que 10 toneladas.

Entre los saurópodos más pequeños se encuentran los primitivos Ohmdenosaurus, el tiranosaurio enano Magyarosaurus (5.3 m) y el braquiosáurido Europasaurus, que llegaba a los 6.2 metros de largo en su adultez. Su pequeña altura probablemente haya sido resultado del enanismo insular de una manada de saurópodos varados en una isla, en lo que actualmente es Alemania. También notable es el saurópodo Brachytrachelopan, que fue el miembro más bajo de su grupo gracias a su cuello corto. A diferencia de otros saurópodos, cuyos cuellos podían crecer hasta cuatro veces la longitud de sus espaldas, el cuello del Brachytrachelopan era más corto que el de su columna vertebral.

Dinosaurios: paleobiología

Mecánica de los miembros anteriores

Contrario a la manera en que los terópodos han sido reconstruidos en el arte y los medios populares, el rango de movimiento de los miembros anteriores de los terópodos era muy limitado, sobre todo en comparación con la destreza de los miembros anteriores de humanos y otros primates. Los terópodos y otros saurisquios bípedos (incluyendo a los prosaurópodos) no podían rotar sus antebrazos de manera que las palmas estuvieran sobre el suelo.

Dinosaurios: paleobiología

Dinosaurios: paleobiología

En los humanos, la  pronación se realiza por el movimiento del radio en relación a la ulna (los dos huesos del antebrazo). En los dinosaurios saurisquios, sin embargo, el final del radio cerca del codo estaba encastrado en una ranura de la ulna, lo cual prevenía cualquier movimiento. El movimiento de la muñeca también estaba limitado en muchas especies, las cuales debían forzar todo el antebrazo y la mano para moverse como una unidad con poca flexibilidad. En los terópodos y los prosaurópodos, la única manera de que la palma diera contra el suelo sería mediante la abertura lateral de los miembros anteriores.

En carnosaurios como el Acrocanthosaurus, la mano tenía un alto grado de flexibilidad y dedos móviles. Esto también ocurría con terópodos tales como los herrerasaurus y dilofosaurus. Los Coelosaurios mostraban un cambio en el uso del antebrazo, donde una gran flexibilidad en el hombro permitía al brazo levantarse hacia el plano horizontal, y a grados mucho más altos en aves voladoras. Sin embargo, en coelosaurios como el ornitomimosaurio, y sobre todo los dromeosaurios, la mano perdió toda flexibilidad, así como los dedos. Los dromeosaurios y otros maniraptores también tenían cierta movilidad en la muñeca que no se veía en otros terópodos, gracias a la presencia de un hueso en la muñeca con forma de medialuna, el cual permitía que toda la mano se plegara hacia el antebrazo a la manera de las aves modernas.

Palebiologia
Palebiologia

Tamaño

El Tiranosaurius ha sido el terópodo más grande y popular para el público general durante las últimas décadas. Desde su descubrimiento, sin embargo, se han encontrado y descrito varios otros dinosaurios carnívoros gigantes, como los Espinosaurios, los Carcarodontosaurios y los Gigantosaurios. Los especímenes de Espinosaurios apoyan la idea de que este último es más grande que el Tiranosaurio, ya que tenía 6 metros de largo y era al menos una tonelada más pesado que el Tiranosaurius. Todavía no hay una explicación clara acerca de la causa por la que estos animales fueron mucho más grandes que los predadores que vinieron después de ellos.

El grupo aéreo más pequeño de terópodos conocidos a partir de especímenes adultos es el ‘Epidexiteryx’, de 164 gramos de peso y 25 centímetros de longitud. Cuando se incluyeron a las aves modernas, el colibrí pasó a ser el más pequeño con su 1.8 gramos y 5 cm de largo.

Fosiles de Dinosaurios

La manía por los dinosaurios puede ejemplificarse a través de la rivalidad feroz que existió entre Edgard Drinker Cope y Othaniel Charles Marsh, conocidos ambos por su competencia en ser los primeros descubridores de nuevos dinosaurios, episodio conocido como “La guerra de los Huesos”.

Fosiles de Dinosaurios

Fosiles de Dinosaurios

La pelea se originó probablemente cuando Marsh precisó, públicamente, que la reconstrucción de un esqueleto de Elasmosaurus efectuada por Cope estaba mal hecha: Cope había colocado, sin querer, la cabeza de un Plesiosaurio donde debía ir el extremo de la cola del animal.

La lucha entre los dos científicos duró más de 30 años. Finalizó en 1897 con la muerte de Cope, después de que éste invirtiera su fortuna entera en la caza de huesos de dinosaurios.

Marsh “ganó” la competencia porque lo financiaron mejor, gracias a su relación con la Encuesta Geológica de Estados Unidos (US Geological Survey).

Desafortunadamente, muchos especimenes valiosos de dinosaurios resultaron dañados o destruidos debido a los métodos perniciosos utilizados para encontrar sus restos: por ejemplo, los cavadores empleaban a menudo la dinamita para desenterrar los huesos (los paleontólogos modernos encontraron un método más adecuado, llamado “appalling” en inglés).

En el Lago
En el Lago

A pesar de sus procedimientos anticuados, las contribuciones de Cope y Marsh a la Paleontología fueron enormes. Marsh descubrió 86 nuevas especies de dinosaurios y Cope encontró 56, sumando un total de 142 nuevas especies.

La colección de Cope se encuentra ahora en el Museo Americano de Historia Natural, en Nueva York, mientras el de Marsh es exhibido en el Museo de Historia Natural de Peabody, en la Universidad de Yale.

Desde 1897, la búsqueda de fósiles de dinosaurios se ha extendido a cada continente, incluyendo la Antártida. El primer dinosaurio antártico que se descubrirá, el Ankilosaurio Antarctopelta Oliveori, fue encontrado en la isla de Ross en 1986. Y en 1994 se halló el terópodo Cryolophosaurus Ellioti.

Los puntos de investigación más candentes en la actualidad son Sudamérica (especialmente la Argentina) y China.

En este último país se han hallado numerosos dinosaurios emplumados en excepcional estado de conservación, gracias al clima árido que permite una inmejorable calidad de fosilización.

Dinosaurios en los tiempos modernos

El campo de investigación de los dinosaurios ha gozado de una oleada de actividad que comenzó en los años ´70 y sigue vigente.

Dinosaurios en los tiempos modernos

Dinosaurios en los tiempos modernos

Comenzó con el descubrimiento de John Ostrom, quien localizó los fósiles de un Deinonychus. Este animal era un depredador activo, de sangre caliente, que contrastaba con la imagen que prevalecía hasta entonces de los dinosaurios inactivos, de sangre fría.

La paleontología vertebrada es la disciplina científica primaria implicada en la investigación de los dinosaurios, y se ha convertido en una ciencia global.

Asustados
Asustados

Los nuevos descubrimientos importantes han sido efectuados por paleontólogos que trabajaban en regiones anteriormente inexploradas, incluyendo la India, Suramérica, Madagascar, la Antártida y China.

Cabe destacar que es asombrosa la conservación de dinosaurios emplumados en China, cuyos hallazgos consolidaron la hipótesis de la relación directa entre los dinosaurios y sus descendientes vivos, los pájaros modernos.

El uso extendido de estadísticas, que analizan rigurosamente las relaciones entre los organismos biológicos, también ha probado ser enormemente útil en la clasificación de dinosaurios. Otras técnicas modernas ayudan a compensar un campo de estudio a menudo incompleto y fragmentario, como es el mundo de los fósiles.

Los dinosaurios (incluyendo a los pájaros) son arcosaurios, como los cocodrilos modernos. Sus cráneos poseen dos agujeros, llamados ventanas temporales, localizadas donde los músculos se unen a la quijada.

La mayoría de los reptiles -incluyendo pájaros- se llaman “diápsidas”, mientras que los mamíferos que cuentan con una sola ventana temporal se llaman “sinápsidas”. Las tortugas, que carecen de ventana temporal, son “anápsidas”.

Anatómicamente, los dinosaurios comparten muchas otras características con los arcosaurios, incluyendo los dientes y mandíbulas.

Dentro del grupo de los arcosaurios, los dinosaurios se diferencian más claramente por sus pasos. Las piernas de los mismos se extienden por debajo del cuerpo, mientras que las patas de lagartos y cocodrilos se arrellanan hacia fuera. Casi todos los dinosaurios eran terrestres.

Muchos otros tipos de reptiles vivieron al mismo tiempo que los dinosaurios. Algunos de éstos están comúnmente -pero incorrectamente- relacionados con tales animales prehistóricos, incluyendo los Plesiosauriosy los Pterosaurios, que se convirtieron en antepasados de los reptiles durante el período Triásico.

Cabe destacar que los dinosaurios suelen clasificarse en dos órdenes: los Saurischia y los Ornithischia, en base a la estructura de su cadera.

Los Dinosaurios que vuelan

Referirse a los pájaros como “dinosaurios voladores” y a los demás dinosaurios como “no voladores” resulta una clasificación problemática. Los pájaros todavía se describen como tales, por lo menos en el uso popular y entre los ornitólogos.

Los Dinosaurios que vuelan

Los Dinosaurios que vuelan

Es también técnicamente correcto referirse a las aves como un grupo distinto, por debajo del antiguo sistema de clasificación de Linneo. Los paleólogos muchas veces clasifican a los pájaros como dinosaurios, aunque los biólogos de generaciones anteriores se niegan a adoptar ese nombre.

Para mayor claridad, este artículo utilizará el vocablo “dinosaurio” como sinónimo de “dinosaurio no volador” y “pájaro” como sinónimo de “dinosaurio volador”, en referencia a cualquier animal evolucionado a partir del antepasado común Archaeopteryx.

Aunque la evidencia es incompleta, está claro que los dinosaurios eran mucho más grandes. Incluso los saurópodos eran gigantescos.

Aves Volando
Aves Volando

Los mamíferos prehistóricos enormes tales como el Indricotherium y el gigantesco Mamut Colombiano eran superados por los saurópodos gigantes; sólo un puñado de animales acuáticos modernos se les parece o los supera en tamaño: un ejemplo representativo es la ballena azul, que llega a pesar 190.000 kilogramos (209 toneladas) y a medir 30 metros de longitud.

Sin embargo, la mayoría de los dinosaurios era mucho más pequeña que los saurópodos gigantes. La evidencia actual sugiere que el tamaño medio del dinosaurio fue variando durante los períodos Triásico, Jurásico temprano, Jurásico tardío y Cretáceo.

De acuerdo con el paleólogo Bill Erickson, el peso medio de un dinosaurio variaba entre los 500 kilogramos y las 5 toneladas; un estudio reciente de 63 géneros de dinosaurio demostró volúmenes superiores, desde los 850 kilogramos hasta 2 toneladas.

Estos datos contrastan agudamente con el tamaño de los mamíferos modernos; en promedio, los mamíferos pesan sólo 863 gramos, o tanto como un roedor grande. El dinosaurio más pequeño era dos tercios más grande que todos los mamíferos actuales.

Sólo un porcentaje minúsculo de animales resulta fosilizado, y la mayoría permanece enterrada en la tierra. De pocos especimenes se recuperan esqueletos completos, pedazos de piel o tejidos. La reconstrucción de un esqueleto completo mediante la comparación del tamaño y la morfología de huesos es un arte inexacto… Por eso, los científicos nunca estarán seguros del tamaño de los dinosaurios más grandes y más pequeños que han existido sobre la faz de la Tierra.

Biologia de los Dinosaurios

(Puedes encontrar imagenes de dinosaurios aquí, en Linkmesh.com)

Con respecto a la anatomía de estos animales, los dinosaurios llamados Sinapomórficos poseen una cresta alargada en el húmero o en la parte superior del brazo -útil para acomodar los músculos deltopectorales-, un gran hueso en la cadera, una tibia y una proyección ascendente sobre el astrágalo: uno de los huesos del tobillo que lo asegura a la tibia.

Biologia de los Dinosaurios

Biologia de los Dinosaurios

Otras características esqueléticas fueron compartidas por muchos dinosaurios. Sin embargo -porque eran comunes a otros grupos de Arcosaurios o no estaban presentes en todos los dinosaurios del período temprano- estas características no fueron consideradas como propiamente “sinapomórficas”.

Tales características compartidas incluyen un cráneo que lleva dos pares de agujeros en la región temporal, huecos en el hocico y en la parte inferior de la quijada -dos rasgos compartidos por otros arcosaurios-, pérdida del hueso posfrontal del cráneo, un largo cuello curvado, un omóplato alargado, un sacro integrado por tres o más vértebras fundidas y el zócalo de la cadera, con un agujero en el centro de su superficie.

El empalme abierto de la cadera ha sido descrito por sus significativas implicaciones en el movimiento y comportamiento de los dinosaurios. Este rasgo les permitió que sus miembros traseros fueran “colgantes” o se situaran directamente debajo de los cuerpos de los animales.

Todas las especies
Todas las especies

Esto les permitía permanecer erguidos de una manera similar a los mamíferos modernos, pero distinta a la mayoría de los otros reptiles. También permitió que los dinosaurios respirasen fácilmente mientras se movían.

Con respecto a la taxonomía filogenética, los dinosaurios se definen generalmente como un antepasado común de los más recientes Triceratopos y pájaros. También se ha sugerido que son antepasados del Megalosaurio y de los Iguanodontes, porque éstos eran dos de los tres géneros citados por el inglés Richard Owen cuando elaboró su clasificación.

Se dividen en Ornitisquia(dinosaurios con forma de pájaro) o Saurisquia (dinosaurios con forma de lagarto), dependiendo de su estructura pélvica. Los primeros tenían una configuración pélvica de cuatro puntas, que incorporaba un puntiagudo hueso posterior en dirección al pubis.

Por el contrario, la estructura pélvica de los dinosaurios-reptiles era de tres puntas, con el hueso del pubis dirigido hacia atrás.

Existe un consenso casi universal entre paleontólogos acerca de que los pájaros son descendientes de los dinosaurios Terópodos. En consecuencia, se podría decir que los dinosaurios no se han extinguido completamente…

Por último, los pájaros modernos son clasificados por la mayoría de los paleontólogos como pertenecientes al subgrupo Maniraptora, que son los Terópodos Coelurosaurios.

Origen de los Dinosaurios

Los dinosaurios fueron animales vertebrados que dominaron los ecosistemas terrestres durante más de 160 millones de años. Aparecieron sobre la faz de la tierra hace aproximadamente 230 millones de años.

Origen de los Dinosaurios

Origen de los Dinosaurios

Al final del Período Cretáceo, hace 65 millones de años, un acontecimiento catastrófico desencadenó la extinción de estos seres. Sin embargo, se conoce una clase de dinosaurios que sobrevive hasta el día de hoy: los biólogos creen que los pájaros modernos son descendientes directos de los dinosaurios llamados Terópodos.

Desde el hallazgo de los primeros fósiles, durante el siglo XIX, los esqueletos montados de dinosaurios generan una gran atracción en los museos, a lo largo y ancho del mundo. Los dinosaurios se han convertido en una parte de la cultura universal y son muy populares entre niños y adultos. Han sido protagonistas de películas taquilleras y nuevos descubrimientos arqueológicos se anuncian, regularmente, a través de los medios de comunicación.

El término “dinosaurio” es usado informalmente algunas veces para describir otros reptiles prehistóricos como el Pelicosaurio el Dimetrodonte, los Pterosaurios alados y los Ictiosaurios acuáticos, así como los Plesiosaurios y Mosasaurios, aunque ninguno de estos lo sean.

Dinosaurio Rex Dibujado
Dinosaurio Rex Dibujado

La taxonomía de estos seres prehistóricos fue presentada en el año 1842 por el paleólogo inglés Richard Owen, quien la utilizó para referirse a la “tribu distinta o de orden secundario de los reptiles saurios” que entonces eran reconocidos en Inglaterra y en el resto del mundo.

El vocablo deriva de las palabras griegas “deinos”, que significa “terrible” o “formidable”, y “saura”, que significa “lagarto” o “reptil”. Aunque el nombre taxonómico se ha interpretado a menudo en relación a los dientes, garras y otros rasgos alarmantes, Owen lo pensó simplemente para evocar su tamaño y majestuosidad.

Los dinosaurios eran un grupo extremadamente variado de animales; según un estudio del año 2006, sobre 500 géneros de estos animales se han identificado con certeza 1.850 fósiles, de los cuales casi el 75% queda por descubrir. Un estudio temprano planteó la hipótesis de que habrían existido cerca de 3.400 géneros de dinosaurios.

Algunos eran herbívoros, otros carnívoros. Muchos dinosaurios eran bípedos, otros cuadrúpedos y otros -tales como el Ammosaurio o el Iguanodonte- podían caminar fácilmente en dos o cuatro patas.

Sin importar el tipo anatómico, casi todos los dinosaurios conocidos fueron predominantemente terrestres, más que acuáticos o de hábitat aéreo.
<h2>Shogunato Ashikaga: entre el periodo feudal japonés y los samurai</h2>
<h3>Shogunato Ashikaga: entre el periodo feudal japonés y los samurai</h3>

Anatomía de Dragones

Los dinosaurios dejaron de existir sobre la faz de la tierra hace millones de años. Como el hombre no pudo ser testigo de su presencia, fue alimentando leyendas a partir de la recolección de restos arqueológicos y especuló que estos seres primitivos debían ser criaturas gigantescas similares a enormes reptiles. La creatividad popular sumó una buena dosis de fantasía, y así llegamos a la existencia de los Dragones.

Anatomía de Dragones

Anatomía de Dragones

“El dragón posee la capacidad de asumir muchas formas, pero son inescrutables. En general lo imaginan con cabeza de caballo, cola de serpiente, grandes alas laterales y cuatro garras, cada una provista de cuatro uñas. Se habla asimismo de sus nueve semblanzas; sus cuernos se asemejan a los de un ciervo, su cabeza a la del camello, sus ojos a los de un demonio, su cuello al de la serpiente, su vientre al de un molusco, sus escamas a las de un pez, sus garras a las del águila, las plantas de sus pies a las del tigre y sus orejas a las del buey. Hay ejemplares a quienes les faltan las orejas y que oyen por los cuernos. Es habitual representarlos con una perla que pende de su cuello y es emblema del Sol. En esa perla está su poder. Es inofensivo si se la quitan.” (Fuente bibliográfica: El Libro de los Seres Imaginarios, Jorge Luis Borges)

Más allá de este minucioso inventario ofrecido por el escritor argentino, las representaciones iconográficas convencionales suelen atribuir a los dragones un cuerpo de gran volumen, garras de león, figura de reptil, alas de águila, colas similares a las de las serpientes y respiración de fuego. La mayoría, además, se encuentran cubiertos de escamas.

En Historia de Cuadrúpedos, Edward Topsell manifestaba: “Conservan la salud –como afirmaba Aristóteles– comiendo lechugas silvestres que les hacen vomitar cuando han tomado cualquier alimento nocivo. El peor de todos es la manzana, porque sus estómagos propenden a llenarse de aire. Por ello jamás comen de ese fruto sin ingerir primero lechugas silvestres”. Una teoría, por cierto, bastante inverosímil…

Anatomía de Dragones

Volviendo a su anatomía, estos animales fantásticos eran capaces de sufrir varias metamorfosis: resplandecer en la oscuridad o tornarse invisibles, y achicarse hasta adquirir una talla minúscula o agrandarse hasta cubrir el firmamento o la superficie terrestre. Se dice que descansaban en castillos de perlas o en el lecho del mar, y que el timbre de su voz podía ser melódico como el de una campana de cristal.

Su anatomía variable se asoció a las mutaciones constantes de las nubes en el cielo. Por ejemplo, los chinos estaban convencidos de que los Dioses Dragones se hacían visibles en los cambios morfológicos de los nimbos. Incluso Shakespeare mencionó en uno de sus textos dramáticos que las nubes solían adquirir la figura de un dragón (Sometimes we see a cloud that is dragonish).

Los “supuestos” dientes y huesos de Dragón, por otra parte, continúan siendo uno de los remedios más difundidos dentro de la Medicina Tradicional China, aunque se trate de una sustancia granulada derivada de hierbas o de restos de animales.