Tag Archives: Drácula de Stoker

Referencias históricas y geográficas de Drácula

Aunque ‘Drácula’ es una obra defección, contiene algunas referencias históricas. Las conexiones históricas con la novela y el conocimientos que tenía Stoker sobre la historias son materia de debate.

Luego de la publicación de ‘In search of Dracula’, de Radu Florescu y Raymond McNally en 1972, las supuestas conexiones entre Vlad III y el Drácula de Stoker atrajeron la atención popular. Durante su reinado (1456-1462), se cree que ‘Vlad el empalador’ mató entre 40,000 y 100,000 civiles europeos (rivales políticos, criminales y cualquiera que él considerara ‘inútil para la humanidad’) clavándolos en una estaca. Las principales fuentes que trataron estos eventos son los registros de los habitantes sajones de Transilvania, que solían tener problemas con Vlad III. Los rumanos, sin embargo, lo consideran un héroe folclórico porque alejó a los invasores turcos.

Históricamente, el nombre ‘Drácula’ deriva de una orden de caballeros secreta llamada ‘la orden del dragón’, fundada por Segismundo de Luxemburgo (rey de Hungría, Croacia y Bohemia, y Emperador del Sacro Imperio Romano) para mantener la Cristiandad y defender al imperio de los otomanos. Vlad II Dracul, padre de Vlad III, formó parte de la orden alrededor de 1431 a causa de sus valientes luchas contra los turcos. Desde ese año en adelante, Vlad II usó el emblema de la orden y luego, como gobernador de Valaquia, su sistema monetario llevaba como logo un dragón. El nombre Drácula significa ‘hijo de Dracul’.

A Stoker se le ocurrió el nombre Drácula’ mientras leía sobre historia rumana. Sin embargo, algunos estudiosos de la novela cuestionaron la profundidad de esta conexión. Ellos argumentan que Stoker en realidad sabía poco sobre Vlad III, excepto por el nombre ‘Drácula’. Hay secciones de la novela donde Drácula habla sobre su historia y estos discursos demuestran que Stoker tenía algunos conocimientos sobre historia rumana. Stoker menciona que Drácula luchó contra los turcos y luego fue traicionado por su hermano, hechos que apuntan inequívocamente a Vlad III:

“¿Quién fue, sino uno de mi propia raza, quien como Voivode cruzó el Danubio y venció a los turcos en su propia tierra? ¡Sin duda, fue Drácula! No es sorpresa que su pobre hermano, cuando él cayó, vendiera su pueblo a los turcos y trajera la vergüenza y la esclavitud sobre ellos. No fue este el Drácula que inspiró a los otros de su raza una y otra vez para llevar sus fuerzas sobre el gran río y cruzar a la tierra turca; quien, cuando fue golpeado regresó una y otra vez aunque tuviera que volver solo del sangriento campo donde sus tropas habían sido masacradas, ya que sólo él podía alcanzar la victoria” (capítulo 3). La identidad del Conde es develada por el profesor Van Helsing más adelante:

“Debe haber sido, sin duda alguna, aquel Voivode Drácula que ganó renombre contra los turcos, sobre el gran río que da a la frontera de las tierras otomanas” (cap. 18)

La leyenda de Drácula es una mezcla de distintas influencias. Muchos de los biógrafos y críticos literarios de Stoker han encontrado fuertes semejanzas con el clásico del género de vampiros, ‘Carmilla’, del escritor irlandés Sheridan le Fanu. Al escribir ‘Drácula’, Stoker probablemente tomó elementos de las historias sobre los sidhe, entre las que se cuentan mujeres bebedoras de sangre. La figura folclórica de Abhartach también fue sugerida como fuente.

Otra posible influencia es la historia de la condesa Elizabeth Bathory, nacida en Hungría. Se sospecha que Bathory mató entre 36 y 700 mujeres a lo largo de varios años para bañarse o beber su sangre, ya que creía que esto la ayudaba a preservar juventud. Para Elizabeth Miller no hay evidencia que sustente esto, pero esto explicaría por qué Drácula siempre parece más joven después de alimentarse.

Algunos han afirmado que el castillo del Conde Drácula estuvo inspirado en el castillo Slains, donde Stoker fue invitado por un tiempo. Sin embargo, como lo visitó  en 1895 (cinco años después de que la obra fuera terminada), es improbable que exista tal conexión. Muchas de las escenas que transcurren en Whitby y Londres están basadas en lugares reales que Stoker solía frecuentar, aunque en ocasiones distorsionó la geografía para cumplir con la coherencia interna de la obra.

Se ha sugerido que Stoker recibió mucha información histórica de Armin Vámberéry, un profesor húngaro con el que e reunió al menos dos veces. Miller afirmó que ‘no hay nada que indique que la conversación entre ellos trató sobre Vlad, vampiros o incluso Transilvania’ y que ‘además, no hay ningún registro de correspondencia entre Stoker y Vámbéry ni éste aparece nombrado en las notas de Stoker para Drácula’.