Tag Archives: dragón aserpentado

La Serpiente Ladón

DERROTADA POR HERACLES

Ladón era un dragón semejante a una serpiente que vivía entreladazo al tronco del célebre árbol del Jardín de las Hesperides, vigilando sus manzanas de oro.

La Serpiente Ladón

La Serpiente Ladón

Fue derrotado por Heracles. Al otro día de su muerte, los argonautas que venían de regreso de Colchis (en el lado opuesto del mundo) escucharon los lamentos de una de las Hespérides, Aigle, al lado del cadáver de Ladón.  Así lo narra el libro IV de la Argonáutica.

A este mostruo mitológico se le atribuyeron diversos orígenes. Uno de ellos es un antiquísimo mito griego retomado por Hesíodo en su Teogonía. Ceto se enamoró de Phorcys o Typhon, que se parecía a una serpiente de la cintura para arriba, y con él concibió a Ladón. Otra variante indica que este dragón destinado a cuidar las manzanas de oro era hermano de un león, según Ptolomeo.

La imagen del “dragón aserpentado” es un motivo adoptado por los helenos de fuentes minoicas del noreste; así lo demuestra el hallazgo de vasijas griegas decoradas con tales aventuras.

DE MÚLTIPLES CABEZAS

Durante el segundo siglo de nuestra era, Pausanias identificó en el tesoro olímpico la presencia de una anticuada imagen de culto tallada en madera, que muestra a Heracles junto al manzano de las Hesperides, con el dragón enrollado a su alrededor.

Ladon está dotado de múltiples cabezas: cerca de un centenar. Cada una de ellas es capaz de hablar con diferentes voces, de acuerdo con la descripción extraída de la obra Las ranas, de Aristófanes.

En astronomía, Ladón es una estrella perteneciente a la constelación del Dragón. Se trata de la versión helénica de la serpiente semítica llamada Lotan y de la víbora Illuyanka.

Es habitual, en diferentes leyendas, que los dragones custodien tesoros. Lo encontramos también en el Cantar de los Nibelungos.

Dragones Rusos: Zilant

CRIATURAS FOLKLÓRICAS

Zilant es una criatura legendaria, mezcla de dragón y “wyvern” –criatura alada semejante a un dragón–. Desde 1730 ha sido el símbolo oficial de una ciudad rusa llamada Kazan. Esta serpiente con alas forma parte del folklore ruso y se menciona en leyendas sobre la fundación de la citada Kazan.

Dragones Rusos: Zilant

Dragones Rusos: Zilant

La nomenclatura y la etimología de Zilant derivan de la trascripción de la palabra “serpiente” desde la fonética inglesa al ruso. También entabla un parentesco con la palabra persa Ajdaha (que significa “dragón”). Esto indica que Zilant sería concebido como una especie de “dragón aserpentado”.

Para los tátaros, se trata de una criatura repulsiva, asimilable a los dragones europeos y al dragón persa. Según la creencia de Idel-Ural –histórica región de Europa oriental– cualquier serpiente que sobreviva cien años se convertirá en un “Ajdaha dragón”. También se lo llama “serpiente blanca” y es el rey de serpientes, puesto que aconsejó y ayudó a diferentes héroes épicos a batallar.

En lo que concierne a su influencia beneficiosa sobre los seres humanos, la serpiente blanca se parece al dragón chino. Esto demuestra que los tátaros se vieron influenciados por las leyendas iraníes.

Después del siglo dieciséis, los rusos adquirieron estas narraciones populares de los tátaros. Para los rusos de Kazan, Zilant tenía connotaciones negativas, pues fue representado como un dragón eslavo más que como una serpiente.

Cabe mencionar que la opinión popular de los ciudadanos de Kazan resultó fuertemente influenciada por la cultura occidental, por eso Zilant comenzó a ser imaginado como un wyvern o como el clásico dragón occidental que posteriormente comenzó a representarse en las películas.

VARIANTES DE LA LEYENDA DE ZILANT

La mayoría de las leyendas relacionadas con Kazan son contradictorias, y la criatura Zilant no es ninguna excepción… Existen numerosas variantes folklóricas.

Según la historia más arcaica, una hermosa damisela contrajo matrimonio con un habitante del Antiguo Kazan. Como debía ir a buscar agua al lejano río Qazansu, se quejó al khan local –autoridad gubernamental– porque su ciudad tenía una localización incómoda y precaria. La joven aconsejó mudar la ciudad hasta la cercana colina de Zilantaw, y el khan aceptó el consejo.

Sin embargo, la colina estaba infestada de serpientes. Su líder era una serpiente gigante dotada de dos cabezas: era, ni más ni menos, un auténtico Zilant.

Algunas la mayoría de las víboras se alimentaba sólo de hierbas, otras buscaban jóvenes vírgenes rusas para engullirlas. Hasta que un mago aconsejó al khan que mandara construir un cerco de madera y paja sobre la colina.

La consecuencia fue que las serpientes se refugiaron en la paja apenas llegó el invierno. Entonces, los habitantes aprovecharon a incendiar su madriguera y quemaron a todas las serpientes, e incluso abrasaron involuntariamente un sector de la nueva ciudad.

Pero la gigantesca serpiente de dos cabezas logró refugiarse en el lago Qaban. Según cuenta la historia, todavía habita las aguas del lago y, cuando tiene ocasión, toma venganza contra los ciudadanos.