Tag Archives: El reino de los prosaurópodos

Historia y descripciones de los dinosaurios prosaurópodos

Los sauropodomorfos aparecieron por primera vez en el supercontinente de Pangea como dinosaurios relativamente pequeños, de entre 1.5 a 3 metros de largo, durante mediados o fines de la era craniana, al comienzo del Triásico tardío. Fueron descubiertos en Brasil (Saturnalia y Unaysaurus), Madagascar y Marruecos (Azendohsaurus).

Historia y descripciones de los dinosaurios prosaurópodos

Historia y descripciones de los dinosaurios prosaurópodos

Los prosaurópodos retuvieron el mismo plan corporal, pero hacia la era Noriana media se habían duplicado en sus dimensiones lineares, como quedó evidenciado por los 4 a 6 metros del Plateosaurus gracilis del Stubensandstein de Alemania. Este animal dio lugar al surgimiento de otra especie de Plateosaurios, y éste –de 8 metros y alrededor de 1.500 kg de peso- dominó durante el período Noriano, persistiendo hasta el Raetiano. Mientras tanto, en Argentina un prosaurópodo todavía más grande, el Riojosaurus, siguió los mismos pasos. Este animal de 10 metros de largo era tan grande que inevitablemente tenía que usar sus cuatro patas para caminar. Curiosamente, en el sur de África en ese momento el nicho megaherbívoro no fue tomado por prosaurópodos sino por saurópodos, como lo indican el Euskelosaurus, el Melanosaurus, el Blikanasaurus y el Antetonitrus. Resulta interesante saber que, aunque los sauropodomorfos dominaron los nichos herbívoros durante el Noriano y el Raetiano, los grandes nichos carnívoros continuaron siendo dominados por los Crurotarsi.

Buscando a sus amigos
Buscando a sus amigos

La extinción de fines del Triásico eliminó a sauropodomorfos como el Thecdontosaururs, el Riojasaurus y especies más cercanas a los saurópodos como el Melsanosaurus y el Blikanasaurus. Sin embargo, especies ‘prosaurópodas’ como el Anchisaurus sobrevivieron, al igual que los verdaderos saurópodos. Mientras los primeros saurópodos se diversificaban, los primeros prosaurópodos jurásicos fueron megaherbívoros de 4 a 6 metros como el Massospondylus, el Lufengosaurus y el Yunnanosaurus, y fueron tan exitosos como sus predecesores del Triásico tardío.

El reino de los prosaurópodos llegó a su fin en el Jurásico Temprano. Aunque tres géneros de prosaurópodos sobrevivieron en el Jurásico Medio (Ammosaurus, Lufengosaurus y Yunnanosaurus), ya no eran los megaherbívoros terrestres dominantes. Fueron los saurópodos los que sobrevivieron y continuaron expandiéndose.