Tag Archives: fósiles

Extinción de los dinosaurios

La teoría de la colisión de un asteroide, que fue propuesta por primera vez por Walter Álvarez a finales de la década del `70, relaciona el evento de la extinción con el final del Período Cretáceo, cuando un bólido impactó la Tierra hace aproximadamente 65.5 millones de años.

Extinción de los dinosaurios

Extinción de los dinosaurios

Alvarez propuso que un aumento repentino en los niveles de iridio se registró en el estrato rocoso terráqueo, lo que evidenciaba la realidad de tal impacto. Un bólido de entre 5 y 15 kilómetros habría golpeado la península de Yucatán creando el Cráter de Chicxulub, de 170 kilómetros de longitud, lo que provocó la extinción total.

Los científicos no están seguros de si los dinosaurios seguían viviendo o si se estaban extinguiendo antes del acontecimiento del impacto. Algunos proponen que el meteorito causó una caída larga y artificial en la temperatura atmosférica de la tierra, mientras otros manifiestan que habría generado una ola de calor inusual.

Aunque la velocidad de extinción no se puede deducir de los restos fósiles hallados, varios modelos sugieren que la extinción fue extremadamente rápida.

El consenso entre los científicos que apoyan esta teoría es que el impacto causó extinciones inmediatas (por el calor del impacto del meteorito) y también indirectamente (por el frío mundial generado cuando la materia expulsada del cráter reflejó la radiación térmica solar).

En septiembre del año 2007, los investigadores conducidos por William Bottke, del Instituto de Investigaciones del Soudoeste de Boulder, Colorado, así como científicos checos, utilizaron simulaciones en computadora para identificar la fuente probable del impacto de Chicxulub.

Calcularon una probabilidad del 90% de que un asteroide gigante llamado Baptistina (con un diámetro aproximado de 160 kilómetros) que se mueve en órbita alrededor del cinturón de asteroides uniendo Marte y Júpiter haya sido golpeado por un asteroide anónimo pequeño, de 55 kilómetros, hace 160 millones de años.

Extincion de los Dinosaurios
Extincion de los Dinosaurios

Tal impacto quebró a Baptistina, creando un racimo de asteroides que todavía hoy existe. Los cálculos indican que algunos de los fragmentos fueron enviados a las órbitas vecinas a la Tierra, una de las cuales era el meteorito de 10 kilómetros de ancho que impactó contra la península de Yucatán, en México, hace 65 millones de años, creando el cráter de Chicxulub.

Los investigadores también calcularon una probabilidad del 70% de que un fragmento haya colisionado contra la luna, creando el cráter de Tycho.

Philippe Caléis, de la Universidad de Vrije, en Bruselas, indicó que los resultados eran “evidencia clara de que el Sistema Solar es un ambiente violento, y que las colisiones que ocurren en el cinturón de asteroides pueden tener repercusiones importantes para la futura evolución de la vida en la Tierra”.

Teorías sobre Dragones

Algunos piensan que los dragones realmente existieron en tiempos inmemoriales, inspirándose en fantásticas leyendas que así lo afirman. Otros creen que fueron una variante biológica de los dinosaurios, aunque no existe evidencia empírica para apoyar esta tesis. Los arqueólogos e investigadores de criptozoología afirman que existieron lagartos gigantes de cualidades similares a las atribuidas a los dragones, a los que llamaron “Megalania”. Sin embargo, no resulta viable afirmar que se trataron de la misma clase de animales.

Teorías sobre Dragones

Teorías sobre Dragones

Otra creencia menos extendida es que los dragones fueron en realidad una clase de máquinas voladoras creadas por cierta cultura arcaica desconocida. Esta hipótesis, hoy por hoy, es considerada seudo-científica.

Antiguamente resultó plausible sostener que los primeros fósiles de dinosaurio encontrados fueron, en realidad, huesos de dragón. Un descubrimiento efectuado por Chang Qu durante el siglo III A.C. en Sichuan, China, catalogó los restos con ese rótulo.

Heródoto –llamado a menudo el padre de la historia– visitó Judea en el año 450 A.C. y escuchó hablar de la existencia de dragones enjaulados en Arabia, cerca de Petra, Jordania. Esto le despertó curiosidad, y decidió viajar allí. Según los testimonios escritos por este historiador, allí encontró dos especimenes de dragones con alas que habían sido encerrados en una jaula del hierro, a los que caracterizó como verdaderas “bestias feroces”. El Diario de Marco Polo explica que cuando éste se encontraba caminando por Anatolia, en Persia, encontró dragones vivosque volaban y que atacaron su caravana en medio del desierto. En estas crónicas, Marco Polo explicó que eran bestias espantosas que estuvieron a punto de matarlo.

Teorias sobre Dragones
Teorias sobre Dragones

Otra hipótesis: los cultores del Catastrofismo han sugerido que los cometas y lluvias de meteoros fueron los fenómenos astronómicos que dieron origen a las leyendas acerca de serpientes de fuego capaces de atravesar el firmamento a gran velocidad, y de ahí se forjó la creencia en los dragones.

Una afirmación menos creíble indica que el dragón fue una criatura compuesta. En muchas culturas está arraigada la idea de que los dragones poseen características de tres tipos de depredadores: poseen patas, garras, capacidad de arrastrarse y una astucia felina, por eso se parecen a los leopardos. Por su capacidad de volar y por tener su guarida en lugares alejados, generalmente rocosos, se los comparó con águilas. Pero los dragones guardan mayores similitudes con las serpientes; de hecho, nuestra palabra moderna “dragón” proviene indirectamente del griego, a través del latín, en que drako significa “serpiente”.

En los mitos helénicos aparecen muchas leyendas que mencionan estos animales fabulosos; generalmente, las serpientes o dragones custodian tesoros. Por ejemplo, el dragón Ladon, que cuidaba las manzanas de oro de las Hesperides, hijas de Atlas, quien sostenía el cielo sobre sus hombros. Otro dragón con características de serpiente custodiaba el paño de oro de Aetes, rey de Colchis, para protegerlo del robo de Jasón y de los argonautas.