Tag Archives: Iguanodontes

Fósiles de los dinosaurios

Los fósiles de dinosaurios han sido conocidos por siglos, pero su verdadera naturaleza no fue reconocida al principio. Los chinos creían que eran huesos de dragones, mientras que los europeos pensaban que eran restos de gigantes y de otras criaturas fallecidas por la gran inundación.

Fósiles de los dinosaurios

Fósiles de los dinosaurios

La primera especie de dinosaurios en ser identificada y nombrada fue la de los Iguanodontes, descubierta en 1822 por el geólogo inglés Gideon Mantell. Él reconoció semejanzas entre los fósiles y los huesos de las iguanas modernas. Dos años después, el reverendo William Buckland, profesor de geología de la universidad de Oxford se convirtió en la primera persona en describir un dinosaurio en su diario científico. En este caso se trataba del Megalosaurio bucklandii, hallado cerca de Oxford. El estudio de estos ‘lagartos fosilizados gigantes’ pasó a ocupar gran parte del interés de los científicos europeos y americanos, y en 1842 el paleontólogo inglés Richard Owen acuñó el término ‘dinosaurio’. Él reconoció que los restos encontrados hasta el momento –Iguanodontes, Megalosaurus y Hylaeosaurus- tenían varios rasgos en común, por lo que decidió presentarlos como un grupo taxonómico distinto. Con el apoyo del príncipe Alberto de Saxe-Coburg-Gotha, esposo de la reina Victoria, Owen estableció el Museo de Historia Natural en el sur de Kensigton, Londres, para mostrar la colección nacional de fósiles de dinosaurios t otras exhibiciones geológicas y biológicas.

En 1858 fue descubierto el primer dinosaurio americano en el pequeño pueblo de Haddonfield, Nueva Jersey. La criatura fue llamada Hadrosaurus foulkii por el pueblo y el descubridor, William Parker Foulke. Fue un hallazgo extremadamente importante: el Hadrosaurus fue el primer esqueleto de dinosaurio hallado casi completo y por eso se pudo ver que era una criatura bípeda. Esto fue un descubrimiento revolucionario, ya que la mayoría de los científicos creían que los dinosaurios caminaban sobre cuatro patas. Los descubrimientos de Foulke hicieron estallar un gran interés por los dinosaurios en EEUU. Un ejemplo de esto fue la rivalidad entre Edward Drinker Cope y Othniel Charles Marsh, quienes competieron entre sí para superar sus respectivos descubrimientos de dinosaurios nuevos en lo que fue llamada ‘la guerra de los huesos’. Su competencia duró 30 años y terminó en 1897, cuando Cope murió luego de gastar toda su fortuna en la búsqueda de dinosaurios. Marsh ganó la contienda con ayuda del financiamiento que recibió a lo largo de la búsqueda geológica. La colección de Cope se encuentra actualmente en el Museo de Historia Natural de Nueva York, mientras que la de Marsh está en exhibición en el Museo de Hisptoria Natural Peabody de la universidad de Yale.

Desde entonces, la búsqueda de dinosaurios ha sido llevada a cabo en todos los continentes de la Tierra. Esto incluye a la Antártida, donde el primer dinosaurio (un nodosáurido Ankylosaurus) fue descubierto en la isla Ross en 1986, aunque recién en 1994 se nombró formalmente a  un dinosaurio de la Antártida –el Crylophosaurus ellioti- y también fue descrito en una revista científica. Los lugares con más restos de dinosaurios son Sudamérica (sobre todo Argentina) y la China, donde se hallaron dinosaurios plumosos muy bien preservados.

Tipos de dinosaurios

La clasificación de los dinosaurios comenzó en 1842, cuando Sir Richard Owen clasificó a los Iguanodontes, los Megalosaurus y los Hilaerosaurus en ‘una tribu o suborden de los Reptiles Saurianos, para los cuales propongo el nombre de Dinosauria’. En 1887 y 1888 Harry Seeley dividió a los dinosaurios en dos órdenes: los Saurischia y los Ornithischia, basándose en la estructura de su cintura. Estas clasificaciones probaron ser muy resistentes, aunque hubo varios cambios en la taxonomía de los dinosaurios desde entonces.

Tipos de dinosaurios

Tipos de dinosaurios

El cambio más grande fue impulsado por el trabajo del entomólogo Willi Hennig en la década del ’50, el cual evolucionó en la cladística moderna. Para los especímenes conocidos sólo a partir de los fósiles, el análisis riguroso de los caracteres que determinan las relaciones evolutivas entre distintos grupos de animales (Clades) probó ser extremadamente útil. Cuando el análisis cladístico de base computacional llegó en los ’90, los paleontólogos se convirtieron en uno de los primeros zoólogos en adoptar el sistema sin reservas. El escrutinio progresivo y el trabajo sobre las interrelaciones de los dinosaurios, junto con la ayuda de los nuevos descubrimientos que iluminaron algunas relaciones inciertas, comenzaron a impulsar una clasificación estable desde mediados del 2000. Aunque la cladística es el método clasificatorio predominante entre los paleontólogos profesionales, el sistema lineano todavía está en uso, sobre todo en trabajos de divulgación popular.

Clasificación de Benton

El siguiente esquema es de la tercera edición de ‘Vertebrate Paleontology’ (Paleontología de los vertebrados), una obra académica respetada. Aunque está estructurada para reflejar las relaciones evolutivas (de manera semejante a un cladográma), también retiene categorías tradicionales de la taxonomía lineana. La clasificación ha sido actualizada desde la segunda edición del 2000 para reflejar nuevas investigaciones, pero continúa siendo fundamentalmente conservadora.
Benton clasifica a todos los dinosaurios dentro de las Series Amniota, la Clase Sauropsida, la Subclase Diapsida, la Infraclase Archosauromorfa, la División Arcosauria, la Subdivisión Avemetatarsalia, la Infradivisión Ornithodira y el Superorden Dinosauria. Dinosauria luego se divide en dos órdenes tradicionales, los Saurischia y los Ornithischia.

Dinosaurio Verde
Dinosaurio Verde

Orden Saurischia

Eoraptor

  • Guaibasaurus
  • Familia Herrerasauridae
  • Suborden Sauropodomorfos
    • Azendohsaurus
    • Saturnalia
    • Thecodontosaurus
    • Efraasia
    • Infraorden Prosaurópoda
      • Familia Riojasauridae
      • Clado Plateosauria
        • Familia Plateosauride
        • Familia Massospondylidae
    • Infraorden Saurópoda
      • Ammosaurus
      • Anchisaurus
      • Isanosaurus
      • Kotasaurus
      • Blikanasaurus
      • Barapasaurus
      • Chinshakiangosaurus
      • Ohmdenosaurus
      • Tazoudasaurus
      • Vulcanodon
      • Zizhongosaurus
      • Clado Eusarópoda
        • Omeisaurus
        • Euhelopus
        • Cetiosaurus
        • Amygdalodon
        • Patagosaurus
        • Shunosaurus
        • Mamenchisaurus
        • Clado Turiasauria
        • Clado Neosaurópoda
          • Haplocanthosaurus
          • Jobaria
          • Superfamilia Diplocoidea
            • Familia Dicraeosauridae
            • Familia Diplodocidae
            • Familia Rebbachisauridae
          • Clado Macronaria
            • Abrosaurus
            • Aragosaurus
            • Camarasaurus
            • Clado Titanosauriformes
              • Familia Braquiosáurida
              • Clado Titanosauria
  • Suborden Terópoda
    • Agnosphitys
    • Chindesaurus
    • Guaibasaurus
    • Infraorder Cerotosauria
      • Familia Ceratosauridae
      • Superfamilia Abelisauroidea
      • Superfamilia Coelofisoidea
    • Clado Tetanurae
      • Cryolophosaurus
      • Sinosaurus
      • Superfamilia Espinosáuridos
      • Infraorden Carnosauria
        • Superfamilia Allosauridea
      • Clado Coelurosauria
        • Coelurus
        • Tanycolagreus
        • Familia Compsongnathidae
        • Clado Tyrannoraptora
          • Superfamilia Tyrannosauroidea
          • Clado Maniraptoriformes
            • Clado Ornitimimiformes
              • Familia Alvarezsauridae
              • Infraorden Ornitomimosauria
            • Clado Maniraptora
              • Yixianosaurus
              • Scansoriopteryx
              • Epidendrosaurus
              • Infraorden Therizinosauria
              • Infraorden Oviraptorosauria
              • Clado Paraves
                • Infraorden Deinonychosauria
                  • Familia Dromeosáuridos
                  • Familia Troodóntidos
                • Clado Aves

Orden Ornithischia

  • Pisanosaurus
  • Lesothosaurus
  • Clado Genasauria
    • Suborden Thireofora
      • Tatisaurus
      • Scutellosaurus
      • Clado Eurypoda
        • Brachypodosaurus
        • Lusitanosaurus
        • Infraorden Estegosauria
        • Infraorden Ankylosauria
    • Suborden Neornithischia
      • Stormbergia
      • Agilisaurus
      • Hexinlusaurus
      • Infraorden Ornitpódos
      • Clado Heterodontosauriformes
        • Familia Heterodontosauriade
        • Clado Marginocefalia
          • Infraorden Paquicefalosauria
          • Infraorden  Ceratopsia

Gigantosaurios, Iguanodontes y Rincosaurios

ERA MESOZOICA: ¿POR QUÉ DESAPARECIERON?

La era Mesozoica, conocida también como era secundaria o era de los reptiles, duró 180 millones de años. Se la divide en tres períodos: Triásico (entre 245 y 209 millones de años), Jurásico (entre 209 y 140 millones de años) y Cretácico (entre 140 y 65 millones de años).

Gigantosaurios, Iguanodontes y Rincosaurios

Gigantosaurios, Iguanodontes y Rincosaurios

Antes de comenzar el Triásico, se originó el continente llamado Pangea, que se extendía de polo a polo. La temperatura en esta masa de tierra era cálida y húmeda: esto favoreció la vida de los dinosaurios. Sin embargo, a finales del Cretácico se produjeron erupciones volcánicas que llenaron la atmósfera de cenizas. Al mismo tiempo, en México impactó un cometa, se produjeron tormentas, olas gigantescas (llamadas tsunamis) e incendios de selvas y bosques en el resto del planeta. Las cenizas, el polvo cósmico y las humaredas dejaron a la tierra en tinieblas y causaron la extinción de los dinosaurios. ¡Pobres bichos!

PEQUEÑOS GIGANTES

Los dinosaurios nacieron a partir de algún pequeño reptil que vivió hace más de 230 millones de años. Uno de los reptiles más relacionados con los dinosaurios es el Marasuchus lilloensis. Los restos de este antiguo animal fueron encontrados en la provincia de La Rioja, Argentina, en la década de 1960.

Una de las características más llamativas del cráneo de los dinosaurios es la presencia de dos aberturas ubicadas detrás de los ojos, una encima de la otra, que permitían a los músculos de la mandíbula aumentar de tamaño durante la masticación. Esta particularidad del cráneo hace que se los clasifique como arcosaurios–que en idioma griego significa “reptiles dominantes”– junto con sus parientes pterosaurios –que eran reptiles voladores–, los cocodrilos y una gran variedad de formas extinguidas, entre ellas, el Pseudolagosuchus y el Marasuchus.

Velociraptor Vs Protoceratops
Velociraptor Vs Protoceratops

Los dinosaurios también se caracterizan por la posición erecta de sus extremidades, de manera que el cuerpo es sostenido desde abajo, como ocurre en los mamíferos. Esta postura contrasta con la posición casi horizontal de la mayoría de los reptiles, que descansan con el vientre en el suelo y las patas al costado del cuerpo.

Los dinosaurios se dividen en dos grandes grupos: ornitisquios y saurisquios. La cadera de los primeros estaba orientada hacia abajo y atrás, como en las aves actuales, mientras que la cadera de los segundos estaba orientada hacia abajo y adelante, como en los lagartos. Aunque resulte difícil de creer, los pájaros que conocemos son saurisquios. Esto significa que nuestras aves son pequeñas parientes de los antiguos dinosaurios.

Pero además, los dinosaurios compartieron otra característica con las aves: fueron ovíparos. Muchos de sus huevos fueron encontrados y se conservan como fósiles.

Como descubrieron a los dinosaurios

Los fósiles de dinosaurios son conocidos desde hace milenios, aunque su verdadera naturaleza no había sido identificada. El idioma chino utiliza una significativa palabra para llamar al dinosaurio: Konglong, que significa “dragón terrible” porque, hace siglos, se pensaba que tales fósiles eran huesos de enormes dragones desaparecidos.

Como descubrieron a los dinosaurios

Como descubrieron a los dinosaurios

Por ejemplo, Hua Yang Guo Zhi, un libro escrito por Zhang Qu durante la Dinastía Occidental Jin, divulgó el descubrimiento de los huesos de dragón de Wucheng en una aldea de la provincia de Sichuan, en el centro de China.

Los aldeanos de esa ciudad habían estado cavando durante décadas para encontrar huesos de dinosaurio, creyendo que se trataba de dragones, con el objetivo de elaborar medicinas, medicamentos y remedios naturales.

En Europa, se pensaba que los fósiles de dinosaurios eran restos de gigantes, así como cadáveres de otras criaturas ahogadas durante la Gran Inundación bíblica.

El Megalosaurus fue el primer dinosaurio descrito formalmente, en el año 1677, cuando la pieza de un hueso fue recuperada de una mina de piedra caliza, en Cornwell, cerca de Oxford, Inglaterra.

Ese fragmento de hueso fue identificado correctamente como la extremidad inferior del fémur de un animal de tamaño mayor que cualquier ser vivo de las épocas modernas.

Familia Dinosaurio
Familia Dinosaurio

El segundo género que se identificará, el dinosaurio Iguanodonte, fue descubierto en el año 1822 por el geólogo inglés Gideon Mantell, que reconoció semejanzas entre sus fósiles y los huesos de iguanas modernas.

Dos años más tarde, Guillermo Auckland -profesor de geología de la universidad de Oxford- descubrió huesos fosilizados de Megalosaurus y se convirtió en la primera persona en escribir sobre dinosaurios en una publicación científica.

El estudio de estos “grandes lagartos fósiles” pronto pasó a interesar a científicos europeos y americanos, y en 1842 el paleontólogo inglés Richard Owen acuñó el término “dinosaurio”.

Este científico reconoció que los restos de Iguanodontes, Megalosaurus y Hylaeosaurus compartían varias características distintivas, así que decidió presentarlos como grupo taxonómico distinto.

Con el mecenazgo del príncipe Alberto de SaxeCoburg-Gotha, el marido de la Reina Victoria, Owen construyó el Museo de Historia Natural del Sur de Kensington, en Londres, para exhibir la colección nacional de fósiles de dinosaurios así como otros hallazgos biológicos y geológicos de interés.