Tag Archives: Japón

Chobits

Los Chobits es un manga japonés creado por Clamp. Fue publicado por Kodansha en ‘Young Magazine’ desde febrero de 2001 hasta noviembre de 2002 en ocho volúmenes. A diferencia de muchas historias de Clamp, ‘Chobits’ es una serie comúnmente confundida con una shojo por sus temas románticos y su estilo artístico florido. ‘Chobits’ fue adaptada a una serie anime de 26 episodios transmitida por TBS y Animax desde abril hasta septiembre de 2002. Además, dio lugar al lanzamiento de un videojuego así como a distintas mercaderías, entre las que se cuentan tarjetas coleccionables, calendarios y libros de arte.

Chobits

Chobits

La serie cuenta la historia de Hideki Motosuwa, un estudiante que intenta entrar a la universidad desde la preparatoria Seki en Tokio. Además de tener novia, sueña con conseguir un ‘persecom’, es decir, un androide que sirve como computadora personal y es muy costoso. Cuando volvía a su casa una mañana, se cruza con un persocom en la forma de una hermosa chica de largos cabellos que estaba acostada sobre una pila de basura, y se la lleva a su casa. Al activarla, instantáneamente ve a Hideki con adoración. La única palabra que la persocom parece ser capaz de decir es ‘chi’, por lo que así la empiezan a llamar. Hideki asume que algo debía estar mal con ella, por lo que a la mañana siguiente el vecino de Hideki, Hiromu Shimbo, la analiza con su persocom móvil Plum, y cuando Plum se funde, concluye que debía estar hecha a medida.

Shinbo le presenta a Hideki a Minoru Kokubunji, un genio de doce años que se especializa en el campo de los persocoms personalizados. Los persocoms de Minoru, incluyendo a Yuzuki, un persocom excepcional, no pueden analizar a Chi, y por eso concluyen que ella debía ser uno de los Chobits. Estos eran una serie de persocoms legendarios que tenían voluntad y sensibilidad. Aunque esto podía ser una posibilidad, Minoru creíaa que era sólo un rumor. Yuzuki también dijo que no se parecía a ningún modelo de persecom de ninguna base de datos disponible.

Una gran parte de la trama muestra a los intentos de Hideki de enseñarle a Chi palabras, conceptos y comportamientos. Al mismo tiempo, Chi comienza a enamorarse de Hideki con una profundidad que no era propia de los de su tipo, y a la vez, Hideki lucha con sus sentimientos por ella. La necesidad de entender más cosas sobre Chi y sus misteriosas funciones y pasado se vuelve un punto fundamental para los personajes de la serie.

Hideki descubre que sus sentimientos por Chi crecen más allá de su condición de persecom, y a pesar de las horribles experiencias que sus amigos habían tenido con los persecoms. Chi comienza a entender su propósito en la vida a través de una serie de libros llamada ‘A city with no people’. Los libros trataban sobre las distintas cosas involucradas en las relaciones entre los humanos y los persecoms: la conveniencia de los persecoms en sus relaciones de amistad y amor con las personas, las cosas que les están prohibidas y los cuestionamientos sobre las relaciones entre las dos razas. También trata sobre la serie de los Chobits y sobre lo diferentes que son de otros persocoms, además de lo que son capaces de hacer. Estos libros despiertan en Chi otro ser, su hermana Freya que conoce su pasado y ayuda a Chi a comprender lo que debe hacer cuando decida a quien quiere tener a su lado. Juntos, Chi y Hideki exploran las relaciones entre los humanos y los persocoms, así como las de sus amigos y la de ellos.

Etimología

En la serie, la derivación del término ‘chobits’ viene de su padre, Ichiro Mihara, quien usa el término ‘chobi’ para describir a todo lo que le parecía ‘pequeño y adorable’. Dos chobi se convirtieron en ‘chobits’. La palabra ‘chobits’ es un anagrama de ‘Chitose Hibiya’, además de la contraseña que le dan a Elda, Freya, Plum y eventualmente, Chi. El deletreo del título usa una mezcla de haragana y katakana. Las letras mezcladas fueron elegidas porque la contraseña de un persocom requiere una mezcla de hiragama, katakana y caracteres alfanuméricos latinos, de manera que la seguridad se incremente. De la misma manera, la contraseña Chobittsu de Plum, hecha por Hideki en el episodio 19 de la serie televisiva, mezcla el katakana y el haragana, aunque en la traducción al inglés del manga, la contraseña es ‘Chobits’.

La palabra ‘persecom’ es una contracción japonesa de ‘computadora personal’. En Japón se la usa para referirse a las computadoras personales y a las humanoides. En el capítulo final del manga, Chitose Hibiya explica que los persecoms no fueron nombrados ‘robots’ porque Ichiro Mihara no incluyó las tres leyes de Robótica de Asimov en ellos.

Dragones Chinos Celestiales

El Dragón Chino Celestial es una analogía de la historia de China. No es casual que los chinos se proclamen a sí mismos “descendientes del dragón” (Lung Tik Chuan Ren).

Dragones Chinos Celestiales

Dragones Chinos Celestiales

Son criaturas míticas divinas que representan la abundancia, la prosperidad y la buenaventura. Son también un emblema del emperador y de los caudillos imperiales porque significan grandeza y bondad.

El dragón chino, llamado Lung, simboliza poder y excelencia, valentía y atrevimiento, heroísmo y perseverancia, nobleza y divinidad. Un dragón derrota obstáculos hasta lograr el éxito. Es enérgico, decisivo, optimista, inteligente y ambicioso.

A diferencia de las contraproducentes energías asociadas a los dragones occidentales, la mayoría de los dragones orientales son bellos, amigables y sabios. Son como unos “ángeles del Oriente”.

TEMPLOS PARA ADORARLOS

En el Oriente se han construido numerosos templos para rezar a los dragones, pues se los considera seres que controlan la lluvia, los ríos, los lagos y los mares del mundo.

Muchas ciudades chinas tienen pagodas dedicadas a quemar incienso y a rezar a los dragones con el objetivo de captar su benevolencia.

Fragones Chinos Celestiales
Fragones Chinos Celestiales

Por ejemplo, la capilla “Black Dragon Pool Chapel”, cerca de Pekín, es una de las instituciones religiosas que adora a estos seres de luz. También la “Isla del Temple”, en Japón, se ha convertido en un sitio sagrado donde muchos peregrinos meditan y rezan a sus magníficos dragones.

Se cuenta que el emperador japonés Hirohito rastreó su abolengo y concluyó que uno de sus antepasados había sido una princesa hija del Dragón Rey del Mar

Desde entonces, muchos emperadores asiáticos manifestaron tener algún antepasado dragón.

EL AÑO DEL DRAGÓN

El Año del Dragón tiene lugar cada doce años. Los astrólogos orientales siguen sosteniendo que los niños nacidos ese año gozan de riqueza y salud durante mucho tiempo.

También se dice que los dragones son tan sabios que se desempeñan como asesores reales.

Es famosa la leyenda de un rey camboyano del siglo trece que gastó una gran fortuna encerrado en una torre durante una noche consultando a un dragón de nueve cabezas sobre los pasos a seguir para perfeccionar su reinado.

UN DEFECTO, MIL VIRTUDES

Pero los dragones orientales son sumamente orgullosos… Cuando no se escuchan sus consejos o no se lo adora lo suficiente, son capaces de detener la lluvia, invocar tormentas, acarrear inundaciones y causar escasez de alimentos.

En este sentido, se asemejan a los dioses griegos. Son famosas las ofrendas o “hecatombes” obsequiadas al dios Apolo, a Zeus o a Poseidónpara aquietar sus ánimos, hacer peticiones o evitar tragedias.

El Dragón significa la esencia de vida, el aliento celestial conocido como “sheng chi”. Es generador de calor, fuente de luz, propulsor de agua, destructor de desgracias. Se trata de la personificación de las fuerzas de la Madre Naturaleza.

La protección y la vigilancia son sus máximas capacidades. Por tratarse de animales divinos, pueden conjurar espíritus malignos errantes y otorgar seguridad a quienes llevan sus emblemas.

En síntesis: el dragón chino es una analogía de la Buena Fortuna.