Tag Archives: la Biblia

Existencia de los ángeles

Probablemente la referencia bíblica a los ángeles más intrigante desde la perspectiva humana sea la que dice ‘No te olvides de entretener a los extraños, porque algunos tienen ángeles’ (Hebreos 13:2). Otra cita interesante es la que se encuentra el Salmos 91:11-12: ‘

Existencia de los ángeles

Existencia de los ángeles

No queda duda de que hay ángeles entre nosotros, aunque a veces no nos demos cuenta. Lo único que sabemos con seguridad es que están para ayudar, guiarnos y cuidarnos. A veces parece que no están presentes cuando uno más los necesita, pero si se siguen las revelaciones de la Biblia debemos creer que siempre están ahí. ‘Los justos ángeles hacen lo que Dios les manda; los ángeles caídos trabajan bajo la dirección de Satanás’.

Aprender a discernir el bien del mal

Todos los ángeles fueron creados como ángeles sagrados, pero un tercio de ellos se rebeló contra Dios y perdió su naturaleza sin pecado (Revelaciones 12:9). Satanás, el líder de los ángeles caídos, es un ser mentiroso, asesino y ladrón. Odia a Dios y a las criaturas creadas por Él. La Biblia cuenta que ronda como un león, buscando algo para devorar (1 Pedro 5:8). Tanto Satanás como sus demonios son sobrenaturalmente brillantes, y Satán se disfraza como ángel de la luz (2 Cor 11:14). Disfrazado de esta manera, Satanás y su ejército se introdujeron en nuestra cultura.

Siempre hay que estar al tanto de los dos tipos de actividad angelical en nuestro mundo: el bien y el mal. Aunque hay una serie de libros cristianos maravillosos, también hay muchas publicaciones llenas de contenidos demoníacos de la peor calaña. Las Escrituras dicen que hay que probar los espíritus para ver si vienen de Dios. Hay por lo menos cuatro criterios para identificar a los ángeles de Dios:

  1. Un espíritu de Dios siempre sabe que Jesús es quien vino al mundo para morir por nosotros y redimirnos de la relación con Satán (1 Juan 4:1-6). Un ángel de Dios siempre glorificará a Dios. Los ángeles sagrados nunca atraen la atención hacia sí mismos; trabajan en silencio, detrás de escena, y cuando el trabajo está terminado se van.
  2. Un ángel de Dios no acepta la alabanza, sino que predica la adoración de Dios (Rev. 2:18, 19:19, 22:9). algunos ‘expertos en ángeles’ instruyen a sus seguidores para que amen a sus ángeles y los invoquen para conseguir salud, prosperidad y guía. Los ángeles de Dios son Sus sirvientes, por lo que toda su atención está concentrada en el servicio y la alabanza de Dios, no de sus sirvientes. Dios dice ‘No compartiré mi gloria con otro’ (Isaías 42:8). La Escritura no menciona el amor a los ángeles. Sin embargo, afirma que debemos amara a Dios y Su Palabra, además de al prójimo, pero nunca a los ángeles. Tampoco dice que haya que rezarle a los ángeles.
  3. Un ángel de Dios no viene cuando se reza un mantra o una fórmula, sino que aparece por orden de Dios (Exodo 3:2, Lucas 1:11, Hebreos 1:13, 14). Hay muchos libros con instrucciones sobre cómo contactar a tu ángel, pero la Biblia no permite contactarlos. Los ángeles de Dios no responden a los llamados meramente humanos, sino que responde al comando de Dios. La aparición angelical que se recibe al invocar es la de un demonio disfrazado de ángeles de Dios. En Mateo 26:53 Jesús dice, ‘¿Creen que no puede orar a mi Padre y me dará al instante más de doce legiones de ángeles?’. Si Jesús necesita rezarle a su Padre para que los ángeles vaya en su ayuda, ¿cómo puede ser que la gente común pueda hacerlo por su cuenta?
  4. Finalmente, un ángel de Dios no dará instrucciones o consejos que se desvíen de la Palabra de Dios (Gál 1:8). cuando un ángel comienza a tergiversar la palabra divina, significa que no es un ángel de Dios, sino un demonio. el mismo Satanás quiso confundir a Jesús haciendo mal uso de las Escrituras.

¿Por qué la gente cree con tanta facilidad en los ángeles? La historia de la revista Times de 1993 sobre los ángeles titulada ‘Ángeles entre nosotros’ explicaba que ‘Para aquellos que se ríen de Dios y sus reglas –observan los teólogos- los ángeles son el compromiso bondadoso que no juzga. Y están disponibles para todo el mundo’.

Angel de la Guarda

ORACIÓN AL ÁNGEL DE LA GUARDA

La oración habitual de los cristianos a su ángel de la guarda es la siguiente:
ángel de la guarda, mi dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día, hasta que descanse en los brazos, de Jesús, José y María.

Angel de la Guarda

Angel de la Guarda

Amén.

Que cada alma individual tiene un ángel de la guarda nunca ha sido definido por la Iglesia, por lo tanto, no es un artículo de la fe. Sin embargo así se lo considera, tácitamente, tal como San Gerónimo expresó: cómo será de grande la dignidad del alma para que cada uno tenga desde su nacimiento un ángel de la guarda asignado por Dios.


La fe en la existencia de estos custodios se remonta a la Antigüedad: paganos como Plutarco y neoplatónicos como Plotino sostuvieron esta tesis. Era también la creencia de babilónicos y asirios, tal como sus monumentos atestiguan.

En la Biblia, esta doctrina es claramente perceptible y su desarrollo está textualmente expresado. En Génesis 28-29, los ángeles no sólo actúan como los ejecutores de la cólera de Dios sino que salvan a Lot del peligro; en Éxodo 12-13 un ángel es el líder designado para conducir a Israel, y en 32:34, Dios dice a Moisés: Mi ángel irá contigo.

El Golem

En el folclore judío, un Golem es un ser creado a partir de la materia inanimada. En el mundo hebraico moderno, la palabra ‘Golem’ significa literalmente ‘piedra’, pero también puede significa ‘necio’, ‘tonto’ e incluso ‘estúpido’. El nombre al parecer deriva del término ‘gelem’, que significa ‘materia prima’. Por otro lado, algunas fuentes indican que es una corrupción del hebreo go’al’enu, ‘nuestro redentor’ o ‘nuestro vengador’. La historia más conocida sobre un Golem involucraba a Judah Loew ben Bezabel, el principal rabino de Praga en el siglo XVI.

El Golem

El Golem

La historia del Golem

Los orígenes de la palabra

En la Biblia, la palabra ‘Golem’ es usada para referirse a una sustancia incompleta o embriónica. El Salmo 139: 16 usa la palabra ???, que significa ‘mi forma sin forma’ y luego se traduce al Idish como ‘goylem’. La Mishnah usa el término para referirse a una persona inculta (‘Siete características se encuentran en una persona inculta y siete en una educada’, Pirkeu Avos 5:9 en el texto hebreo, en las traducciones al inglés varía). De la misma manera, los Golems suelen ser considerados en la actualidad como criaturas sin cerebro o entidades que sirven al hombre en condiciones controladas, pero que le es hostil en otras. En la jerga Idish, ‘Golem’ es un insulto que indica la torpeza o lentitud de la persona.

Caminando entre Niebla
Caminando entre Niebla

Las primeras historias

Las primeras historias datan de los albores del Judaísmo. Adán es descrito en el Talmud como un Golem en el momento de su creación, cuando su polvo fue ‘amasado en un pedazo informe’. Al igual que Adán, todos los Golems fueron creados a partir del barro por aquellos que eran cercanos a Dios. Una persona muy santa era aquella que se esforzaba al máximo para acercarse a Dios, y en esa búsqueda ganaba algo de la sabiduría y el poder divinos. Uno de estos poderes era la creación de vida. Sin importar cuán sagrada una persona fuera, cualquier ser creado por esa persona sería apenas una sombra de las creaciones de Dios.

Más tarde, este concepto se desarrolló más y la principal falta del Golem pasó a ser su incapacidad para hablar. En Sanedrín 65b se encuentra la descripción de Rava creando al hombre (gavra). Lo envió con Rav Zeira; éste le habló, pero el hombre no respondió. Entonces Rav Zeira dijo: “Fuiste creado por los hechiceros; regresa al polvo”.