Tag Archives: las momias

El cine y los monstruos: Antes de la 2º Guerra Mundial

Durante la época de las películas mudas, los monstruos solían ser de tamaño humano. Algunos ejemplos son Frankestein, el Golem y los vampiros. La película ‘Siegfried’ mostraba a un dragón que en realidad era una marioneta gigante sobre ruedas. Algunos dinosaurios de película fueron creados con el uso de modelos de fotograma, como en ‘King Kong’, donde apareció el primer monstruo gigante de la era el sonido.

El cine y los monstruos: Antes de la 2º Guerra Mundial

El cine y los monstruos: Antes de la 2º Guerra Mundial

El cine y los monstruos: Antes de la 2º Guerra Mundial

Universal Studios se especializaba en monstruos con estrellas como Bela Lugosi en su papel de Drácula o Boris Karloff interpretando a Frankestein. El estudio también hizo películas menos importantes, como ‘Man-made monster’, protagonizada por Lon Chaney Jr.

Había una variante del Dr. Frankestein, el cirujano loco Dr. Gogol, quien transplantó manos que eran reanimadas por malévolos temperamentos en la película ‘Mad Love’.

Asustando
Asustando

Durante este período aparecieron los hombres-lobo y otras criaturas similares en las películas. Las momias también eran retratadas como monstruos temibles. En cuanto a las criaturas gigantes, la serie ‘Flash Gordon’ usó un actor disfrazado para retratar al enorme dragón. El ciclo cinematográfico de los monstruos se agotó, llegando al punto de tener una sátira humorística con ‘Abbot and Costello meet Frankestein’ (1948).

Momias ficticias

Las momias suelen aparecer en los géneros de horror como criaturas no-muertas. Durante el siglo XX, películas de terror y otros medios popularizaron la idea de que siempre hay una maldición asociada a una momia. Una de las primeras apariciones fue en ‘The jewel of seven stars’, una novela de horror de Bram Stoker publicada en 1903 que trataba sobre las peripecias de un arqueólogo que buscaba revivir a una momia egipcia. Este libro sería la base para el film posterior, ‘Blood from the mumm’ys tomb’ de 1971.

Momias ficticias

Momias ficticias

Momias ficticias

Las películas que representaron este tipo de creencias incluyen al film de 1932, ‘The mummy’, protagonizado por Boris Karloff como Imhotep. También cuatro películas de Universal Studios de los ’40 que incluían a una momia llamada Kharis, una remake de 1959 llamada ‘The mummy’s hand’ y otra ‘The mummy’s tomb’, y por último una reme de la película original estrenada en 1999. La creencia en momias malditas probablemente parte del hecho de que supuestamente hay una maldición en la tumba de Tutankamón. En 1979, la American Broadcasting Company sacó al aire un programa llamado ‘The Halloween that almost wasn’t’, en donde una momia de Egipto (Robert Fitch) llegaba al castillo del Conde Drácula.

Las Momias
Las Momias

El descubrimiento de la tumba de Tutankamón por el arqueólogo Howard Carter puso a las momias en la cima. El trío cómico de los Tres Chiflados explotó humorísticamente el descubrimiento en la película ‘We want our mummy’, en la que exploran la tumba del rey enano Rutentuten.

Las momias ficcionales aparecieron en cómics y animación, como en la serie anime ‘InuYasha’, Anal Ho Tep en ‘Fetus-X’, ‘N’kantu’ y Mumm-Ra de la serie animada ‘ThunderCats’. Otras series de TV como ‘Mummies alive!’ incluían a un grupo de momias egipcias encargadas de proteger al hijo reencarnado del faraón.

La comercialización de las momias egipcias

En la Edad Media, luego de una mala interpretación del árabe, se volvió una práctica común moler momias preservadas en betún y convertirlas en un polvo medicinal. Cuando las momias reales no estaban al alcance, los cadáveres desecados de criminales, esclavos y suicidas eran los sustitutos usados. La práctica desarrolló un negocio a gran escala que floreció a fines del siglo XVI. Dos siglos atrás, todavía se creía que las momias tenían propiedades medicinales contra el desangramiento.

La comercialización de las momias egipcias

La comercialización de las momias egipcias

La comercialización de las momias egipcias

Los artistas hicieron uso de las momias egipcias también. La pintura conocida como ‘Caput mortuum’ fue realizada a partir de restos de momias. Fue popular en el siglo XVII, pero fue discontinuada en el XIX porque su composición se volvió conocida.

En el siglo XIX, los aristócratas europeos se entretenían con la compra de momias, que luego desenvolvían y montaban sesiones de observación. Estas sesiones destruyeron cientos de momias a causa de la exposición al aire.

Protectoras de las Momias
Protectoras de las Momias

Un mito urbano sobre las momias es que se las usaba como combustible para las locomotoras y fue creado por Mark Twain, aunque la verdad de la historia continúa en debate.

Durante la Guerra Civil Americana se rumoreaba que se habían usado envolturas de momia para fabricar papel. La evidencia para comprobar esto es inconclusa.

Cientos de gatos momificados fueron enviados de Egipto a Inglaterra para ser procesados y usados como fertilizante.

Momias sudamericanas

Algunas de las momias mejor preservadas datan del período Inca en Perú y Chile y tienen 500 años de antigüedad. En ese entonces los niños eran sacrificados mediante rituales y luego se los dejaba en lo alto de los Andes. En esta área se encontraron las momias Chinchorro, que están entre las momias más antiguas de las hasta ahora encontradas. El clima seco y frío secó los cuerpos y los mantuvo intactos.

Momias sudamericanas

Momias sudamericanas

Momias sudamericanas

En 1995, se descubrió el cadáver congelado de una niña inca de entre 11 y 14 años, muerta en algún momento entre el 1440 y el 1450, ubicada en el Monte Ampato, al sur de Perú. Conocida como la ‘Momia Juanita’ o ‘la Doncella de Hielo’, algunos arqueólogos creen que fue un sacrificio humano al dios de la montaña, Apus. En Chile está ‘Miss Chile’, una momia bien preservada de la tribu Tiwanaku que actualmente está en exhibición en el Museo Gustavo Page en San Pedro de Atacama.

Momia Bebe
Momia Bebe

Momias europeas: Italia

La momificación natural es rara, requiere condiciones específicas, pero ha producido algunas de las momias más antiguas hasta ahora conocidas. La momia más famosa es Otzi el Hombre de Hielo, congelado en un glaciar en los Alpes Otztal alrededor del 330 A. de C. y descubierto en 1991.

Momias europeas: Italia

Momias europeas: Italia

Momias europeas: Italia

También se descubrieron momias en la región de Umbría en 1805, más precisamente en Ferentillo. Allí hay veinte momias naturales, de las cuales la más antigua data de cuatro siglos atrás y la más reciente es del siglo XIX.

Faraona
Faraona

La ciencia y las momias egipcias

Las momias fueron muy buscadas por los museos durante los siglos XIX y XX, y muchas están en exhibición actualmente. Algunos ejemplos notables se encuentran en el Museo del Cairo, en el Agyptisches en Berlín y en el Museo Británico de Londres.

La ciencia y las momias egipcias

La ciencia y las momias egipcias

La ciencia y las momias egipcias

La ciudad egipcia de Luxor es hogar del Museo de Momificación. Los restos momificados de lo que resultó ser Ramsés I terminaron en el Museo Daredevil, cerca de las Cataratas del Niágara, en la frontera entre EEUU y Canadá. Los registros indican que fue vendida a un canadiense en 1860 y estuvo en exhibición durante 140 años, hasta que un museo de Atlanta la compró y la regresó al Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto. Actualmente está en exhibición en el Museo de Luxor.

Familia de Momias
Familia de Momias

Recientemente la ciencia ha renovado su interés por las momias. El Dr. Bob Brier, un egiptólogo, fue el primer científico moderno que intentó recrear una momia usando el método egipcio antiguo. Las momias han sido usadas en la medicina para calibrar máquinas CAT en niveles de radiación que serían demasiado peligrosos para los seres vivos. De hecho, las momias pueden ser estudiadas usando el escáner CAT y máquinas de rayos X para formar una imagen digital de lo que hay adentro. Esta maquinaria ha sido de gran utilidad para biólogos y antropólogos, ya que aportaron información acerca de la salud y la expectativa de vida de los pueblos antiguos. En el 2008, la última generación de escáners CT fue usada para estudiar a Meresaum, una sacerdotisa del Templo de Amun cuya momia se encuentra en el Instituto Oriental de Chicago.

Los científicos interesados en la clonación molecular del ADN de las momias comunicaron hallazgos de ADN analizable en una momia egipcia del 400 A. de C. Aunque los análisis del pelo de momias egipcias del Reino Medio revelaron la evidencia de una dieta estable, las momias del 3200 A. De C. muestran signos de anemia y desórdenes hemolíticos.

El proceso de momificación

No fue sino hasta el reino Medio cuando los embalsamadores comenzaron a usar sales para remover la humedad del cuerpo. Una vez secas, las momias eran untadas con aceites y perfumes. La 21º Dinastía llevó al máximo de su esplendor las técnicas de embalsamamiento y momificación.

El proceso de momificación

El proceso de momificación

El proceso de momificación

Los abdómenes de los cadáveres eran abiertos y todos los órganos, a excepción del corazón, eran removidos y preservados en las jarras canónicas. Las tapas de las jarras tenían forma de de cuatro dioses, que cuidaban los órganos. El cerebro era aplastado y removido a través de los orificios nasales, tras lo cual se lo descartaba.

El cadáver vacío era cubierto con natrón para acelerar el proceso de deshidratación y prevenir la descomposición. El natrón seca el cuerpo más rápido que la arena y preserva el cadáver en mejor estado. A menudo se ponían los protectores de los dedos sobre los dedos de los pies y las manos para evitar que se rompieran. Se los envolvía en mortajas de lino blanco para proteger al cuerpo de daños. Luego de eso, se los envolvía en una sábana para aumentar la protección.

El Sarcofago
El Sarcofago

Posteriormente se dejaban muchos amuletos sagrados alrededor de la momia para protegerla del daño y darle suerte. Luego, las momias quedaban en el sarcófago dentro de su tumba, donde se creía que descansaría eternamente. En algunos casos la boca de la momia se abría en un ritual diseñado para simbolizar la respiración, lo cual dio lugar al surgimiento de leyendas sobre momias revividas.

En Egipto se encontraron más de un millón de momias, muchas de las cuales eran de gatos.