Tag Archives: los braquisáuridos

Como eran los dinosaurios saurópodos

(Encontra mas  fotos de dinosaurios aquí, en Linkmesh.com)

Paleobiología

Manadas y cuidado parental

Muchas líneas de evidencia fósil indican que los saurópodos eran animales gregarios que formaban manadas. Sin embargo, la conformación de las manadas variaba entre las especies.

Como eran los dinosaurios saurópodos

Como eran los dinosaurios saurópodos

Algunas evidencias, como por ejemplo las encontradas en Argentina del Jurásico medio, parecen mostrar manadas conformadas por individuos de varias edades, con jóvenes y adultos. Sin embargo, varios otros sitios fósiles indican que muchas especies de saurópodos viajaban en manadas divididas por edad, en las cuales los jóvenes formaban manadas separadas de los adultos. Estas estrategias de separación se han encontrado en especies tales como el Alamosaurus, el Bellusaurus y algunos diplodócidos.

En una revisión de la evidencia de varios tipos de manadas, Myers y Fiorillo intentaron explicar por qué los saurópodos formaron manadas segregadas. Estudios de dientes microscópicos muestran que los saurópodos juveniles tenían dietas que los diferenciaban de sus contrapartes adultas. Estas diferencias sugieren que los jóvenes tenían estrategias de alimentación distintas de las de los adultos, por lo que formar manadas no hubiera sido tan productivo como separarse, de manera que los miembros individuales forrajearan de manera coordinada. La enorme diferencia de tamaño entre los jóvenes y los adultos también pudo haber jugado una parte en las diferentes estrategias de alimentación y pastoreo.

Como la segregación de jóvenes y adultos debe haber tomado lugar poco después de su incubación, Myers y Fiorillo concluyeron que las especies con manadas segregadas no debieron haber exhibido mucho cuidado parental. Por el otro lado, los científicos que estudiaron las manadas de edades mixtas sugirieron que estas especies probablemente hayan cuidado a los jóvenes durante un período de tiempo extendido hasta que llegaran a la adultez.

No se sabe exactamente cuánto variaban las manadas segregadas de las mezcladas entre los distintos grupos de saurópodos. Se deben descubrir más ejemplos de comportamientos gregarios en saurópodos para comenzar a detectar patrones de distribución.

Parque de Dinosaurios
Parque de Dinosaurios

Postura trasera

Desde los comienzos de la historia de su estudio, científicos como Osborn creían que los saurópodos podían pararse sobre sus patas traseras, usando la cola como si fuera la tercera pierna de un trípode. Una reconstrucción del esqueleto que muestra al diplodócido Barosaurus lentus parado sobre sus piernas traseras en el Museo Americano de Historia Natural es una ilustración de esta hipótesis. En un trabajo de 2005, Rothschild y Molnar declararon que si los saurópodos hubieran adoptado una postura bípeda por momentos, habría evidencia de fracturas de stress en las ‘manos’ de los miembros anteriores. Sin embargo, no se encontró ninguna luego de la examinación de un gran número de esqueletos de saurópodos.

Heinrich Mallison fue el primero en estudiar el potencial físico de varios saurópodos para pararse en una postura de trípode. Mallison  descubrió que algunos rasgos previamente ligados a adaptaciones en realidad no tenían ninguna conexión. Por ejemplo, los titanosaurios tenían una columna vertebral inusualmente flexible, que hubiera hecho decrecer la estabilidad en una postura estilo trípode y hubiese puesto más presión sobre los músculos. De la misma manera, es poco probable que los braquisáuridos pudieran pararse sobre sus patas traseras, dado que su centro de gravedad estaba mucho más adelante que el de otros saurópodos.

Los Diplodócidos, por el otro lado, parecen haberse adaptado muy bien a la postura de trípode. Ellos tenían un centro de masa sobre las caderas, lo cual les daba un balance mucho mayor sobre sus dos patas. Los diplodócidos también tenían el cuello más flexible de todos los saurópodos, una faja pélvica bien musculosa y una cola vertebrada con una forma especial que le permitía soportar peso en el punto en que tocaba el suelo. Mallison concluyó que los diplodócidos estaban mejor adaptados para pararse en dos patas que los elefantes, que ocasionalmente lo hacen. También argumentó que las fracturas de stress en la vida salvaje no ocurren por comportamiento diario, como actividades relacionadas con la alimentación.