Tag Archives: los coelosaurios

Dinosaurios: paleobiología

Mecánica de los miembros anteriores

Contrario a la manera en que los terópodos han sido reconstruidos en el arte y los medios populares, el rango de movimiento de los miembros anteriores de los terópodos era muy limitado, sobre todo en comparación con la destreza de los miembros anteriores de humanos y otros primates. Los terópodos y otros saurisquios bípedos (incluyendo a los prosaurópodos) no podían rotar sus antebrazos de manera que las palmas estuvieran sobre el suelo.

Dinosaurios: paleobiología

Dinosaurios: paleobiología

En los humanos, la  pronación se realiza por el movimiento del radio en relación a la ulna (los dos huesos del antebrazo). En los dinosaurios saurisquios, sin embargo, el final del radio cerca del codo estaba encastrado en una ranura de la ulna, lo cual prevenía cualquier movimiento. El movimiento de la muñeca también estaba limitado en muchas especies, las cuales debían forzar todo el antebrazo y la mano para moverse como una unidad con poca flexibilidad. En los terópodos y los prosaurópodos, la única manera de que la palma diera contra el suelo sería mediante la abertura lateral de los miembros anteriores.

En carnosaurios como el Acrocanthosaurus, la mano tenía un alto grado de flexibilidad y dedos móviles. Esto también ocurría con terópodos tales como los herrerasaurus y dilofosaurus. Los Coelosaurios mostraban un cambio en el uso del antebrazo, donde una gran flexibilidad en el hombro permitía al brazo levantarse hacia el plano horizontal, y a grados mucho más altos en aves voladoras. Sin embargo, en coelosaurios como el ornitomimosaurio, y sobre todo los dromeosaurios, la mano perdió toda flexibilidad, así como los dedos. Los dromeosaurios y otros maniraptores también tenían cierta movilidad en la muñeca que no se veía en otros terópodos, gracias a la presencia de un hueso en la muñeca con forma de medialuna, el cual permitía que toda la mano se plegara hacia el antebrazo a la manera de las aves modernas.

Palebiologia
Palebiologia

Tamaño

El Tiranosaurius ha sido el terópodo más grande y popular para el público general durante las últimas décadas. Desde su descubrimiento, sin embargo, se han encontrado y descrito varios otros dinosaurios carnívoros gigantes, como los Espinosaurios, los Carcarodontosaurios y los Gigantosaurios. Los especímenes de Espinosaurios apoyan la idea de que este último es más grande que el Tiranosaurio, ya que tenía 6 metros de largo y era al menos una tonelada más pesado que el Tiranosaurius. Todavía no hay una explicación clara acerca de la causa por la que estos animales fueron mucho más grandes que los predadores que vinieron después de ellos.

El grupo aéreo más pequeño de terópodos conocidos a partir de especímenes adultos es el ‘Epidexiteryx’, de 164 gramos de peso y 25 centímetros de longitud. Cuando se incluyeron a las aves modernas, el colibrí pasó a ser el más pequeño con su 1.8 gramos y 5 cm de largo.

Dinosaurio Terópodo

Los Terópodos (sign. ‘pies de bestia’) son un grupo de dinosaurios saurisquios bípedos. Aunque eran carnívoros principalmente, un número de familias de terópodos fueron herbívoras durante el Período Cretáceo. Los Terópodos primero aparecieron durante el Carniano a fines del Triásico Tardío (alrededor de 230 millones de años atrás), y eran los únicos carnívoros terrestres  grandes del Jurásico Temprano hasta el cierre del Cretáceo (alrededor de 65 millones de años atrás). Están representados por 9.900 especies de aves, que evolucionaron en el Jurásico Tardío a partir de pequeños dinosaurios coelusarianos especializados.

Dinosaurio Terópodo

Dinosaurio Terópodo

Entre las características que unen a los terópodos con las aves se cuentan su pie de tres dedos, la fúrcula, los huesos llenos de aire (en algunos casos), las plumas y el empollado de huevos.

Historia evolutiva

Durante el Triásico tardío, varios prototerópodos primitivos y dinosaurios terópodos existieron y evolucionar a la par.
Los dinosaurios carnívoros más antiguos son el Eoraptor de Argentina y los Herrerasaurios. Los Herrerasaurios existieron desde principios del Triásico tardío y fueron descubiertos en Norteamérica y Sudamérica, además de la India y Sudáfrica posiblemente. Los Herrerasaurios se caracterizaron por un mosaico de rasgos primitivos y avanzados. Algunos paleontólogos consideraron a los herrerasaurios como miembros de los Terópodos en el pasado, pero actualmente se los considera saurisquios, y pueden haber evolucionado antes de que se separaran los saurisquios de los ornistisquios.
Los terópodos más antiguos y primitivos son los Coelofisideos. Estos eran un grupo de animales de complexión ligera, ampliamente distribuidos y potecialmente gregarios. Entre ellos se incluían pequeños cazadores como los ‘Coelofisis’ y predadores más grandes como los ‘Dilofosaurios’. Estos animales continuaron existiendo desde el Carniano Tardío (comienzos del Triásico) hasta el Toarciano (fines del Jurásico Temprano). Aunque en las primeras clasificaciones cladísticas fueron incluidos dentro de los Ceratosaurios y se los considero una rama lateral de los terópodos más avanzados, pueden haber sido acensaros de todos los demás terópodos (lo cual los convertiría en un grupo parafilético).

Los ceratosaurios más avanzados (incluyendo los Carnotaurios) aparecieron durante el Jurásico Temprano y continuaron hasta el Jurásico Tardío en Laurasia. Competían con sus parientes tetanuranos más avanzados a nivel anatómico y duraron hasta el fin del Cretáceo en Gondwana.

Teropodos
Teropodos

Los Tetanuros son más especializados que los ceratosaurios. Su subdividen en los Espinosauroideos y los Aveterópodos. Los Megalosaurios fueron predadores que vivieron desde el Jurásico Medio hasta el Cretáceo Tenprano, y sus parientes Espinosauroideos son mayormente del Cretáceo Temprano y Medio.
Los Aveterópodos, como su nombre lo indica, estaban muy relacionados con las aves, y se dividen en los Carnosaurios (incluyendo el Allosaurio) y los Coelosaurios, un grupo muy grande y diverso de dinosaurios que eran bastante comunes durante el Cretáceo.

Así, durante el Jurásico tardío, había por lo menos cuatro linajes distintos de terópodos: los ceratosaurios, los megalosaurios, los carnosaurios y los coelosaurios; todos acechaban a los grandes dinosaurios herbívoros. Estos cuatro grupos sobrevivieron al Cretáceo, pero sólo dos –los ceratosaurios y los coelosaurios- llegaron al final del período, en cuyo momento se separaron geográficamente, yendo los ceratosaurios a Gondwana y los coelosaurios a Asiamérica.

De todos los grupos de Terópodos, los Coelosaurios eran por lejos los más diversos. Algunas clases de coelosaurios que florecieron durante el Cretáceo fueron los Tiranosáuridos (incluyendo al Tiranosaurius), los Dromeosáuridos (incluyendo al Velociraptor y al Deinonicus, que son extremadamente parecidas en forma sl ave más antigua de las conocidas hasta el momento, la Arcaeopterix), los Troodóntidos y los Oviraptorosaurios, los Ornitomimosaurios, los herbívoros de garras gigantes Terizinosaurios y las aves, que son el único linaje que sobrevivió a la extinción masiva del Cretáceo. Aunque las raíces de estos grupos deben haberse originado en el final o quizás en el Jurásico Medio, se volvieron abundantes durante el Cretáceo temprano. Algunos paleontólogos, como Gregory S. Paul, han sugerido que algunos de estos terópodos avanzados en realidad descendían de dinosaurios voladores o Arcaeopterix que perdieron su habilidad para volar y regresaron al hábitat terrestre.