Tag Archives: Mary Shelley

Reacción ante la novela Drácula

Cuando fue publicada por primera vez, en 1897, ‘Drácula’ no se convirtió en un best seller de entrada, aunque los críticos la elogiaron muchísimo. El ‘Daily Mail’ lo puso por encima de autores consagrados como Mary Shelley, Edgar Allan Poe y Emily Bronte.

Según los historiadores literarios Nina Auerbach y David Skal, la novela cobró mucho más significado para los lectores modernos que para los de la época victoriana, que lo vieron como una buena historia de aventuras y nada más. Sólo llegó a su estatus de clásico legendario cuando apareció la película en el siglo XX. Sin embargo, algunos seguidores victorianos se adelantaron a su tiempo y la describieron como ‘la sensación de la temporada’ y ‘la novela más escalofriante de un siglo paralizado’. El autor de Sherlock Holmes, Sir Arthur Conan Doyle, le escribió a Stoker una carta que decía: ‘Le escribo para contarle lo mucho que disfruté leyendo ‘Drácula’. Creo que es la mejor historia de terror que leí en muchos años’. La reseña del Daily Mail del 1 de junio de 1897 la consideró un clásico del horror gótico:

“En la búsqueda de un paralelo para esta poderosa, extraña y terrible historia, nuestra mente se dirige a relatos como ‘Los misterios de Udolfo’, ‘Frankestein’, ‘La caída de la casa Usher’…pero ‘Drácula’ es todavía más apasionante en su nebulosa fascinación que cualquiera de ellas.”

Otras reseñas igual de positivas se publicaron en 1899 en los Estados Unidos.

La respuesta crítica al clásico de Frankestein

La recepción crítica inicial del libro fue desfavorable en su mayoría, y además estaba compuesta por especulaciones confusas sobre la identidad del autor. Sir Walter Scott escribió que ‘con todo, la obra impresiona por la excelente idea del genio creador del autor y su gran poder de expresión’, pero la mayoría de los críticos veían a la historia como un ‘tejido de sinsentido horrible y desagradable’ (Quatterly review).

La respuesta crítica al clásico de Frankestein

La respuesta crítica al clásico de Frankestein

La respuesta crítica al clásico de Frankestein

A pesar de las críticas, ‘Frankestein’ consiguió un éxito casi inmediato. Se volvió muy conocido, sobre todo gracias a sus adaptaciones teatrales, de las cuales Mary Shelley vio ‘Presumption; or The fate of Frankestein’, de Richard Brinsley en 1823. La traducción al francés apareció en 1821.

Cara de Malo
Cara de Malo

Frankestein ha recibido críticas buenas y malas desde su publicación anónima en 1818. Las reseñas críticas de ese tiempo reflejan las dos miradas. La ‘Belle Assemblee’ describió la novela como ‘ficción muy atrevida’. El Quatterly Review declaró que ‘el autor tiene el poder de la concepción y el lenguaje’. Sir Walter Scott, en una nota de la revista Blackwood Edinburgh, felicitó ‘el genio natural del autor y su gran poder de expresión’, aunque no está tan convencido sobre la manera en que el monstruo gana conocimientos sobre el mundo y el lenguaje. La Revista Edinburgh y Literary Miscellany esperaban ver ‘más producciones de este autor’.

En otras dos reseñas donde la autora considerada es la hija de William Godwin, se las críticas a la novela son vistas como un ataque a la naturaleza femenina de Mary Shelley. El ‘British Critic’ atacaba las fallas de la novela y se las achacaba a la autora: ‘El autor es, a nuestro parecer, una mujer; esto es un agraviante de la principal falla de la novela. Aunque la autora pueda olvidar la gentileza de su género, no es razón para que nosotros lo hagamos, y por eso rechazamos la novela sin más comentario”. El ‘Literary Panorama’ y el ‘National Register’ consideraron la novela como ‘una imitación pobre de las novelas del Sr. Godwin” producida por ‘la hija del celebrado novelista”.

A pesar de estos rechazos iniciales, la recepción crítica ha sido muy positiva desde mediados de siglo XX. Críticos tan importantes como M. A. Goldberg y Harold Bloom celebraron la relevancia ‘estética y moral’ de la novela, y en los últimos años se ha vuelto un tema popular dentro del psicoanálisis y la crítica feminista. La novela es considerada actualmente uno de los monumentos de la literatura romántica y gótica, así como de la ciencia ficción.

El Prometeo moderno

‘El Prometeo moderno’ es el subtítulo de la novela. Prometeo, en algunas versiones de la mitología griega, fue el Titán que creó a la humanidad. También fue quien se llevó el fuego en secreto para dárselo a los hombres. Cuando Zeus descubrió esto, castigó a Prometeo atándolo a una roca donde cada día un ave devoraba su hígado, el cual se regeneraba sólo para ser devorado al día siguiente, y así siguió hasta que Hércules lo liberó.

El Prometeo moderno

El Prometeo moderno

El Prometeo moderno

Prometeo también fue un mito contado en latín pero con una historia muy diferente. En esta versión, Prometeo hace al hombre a partir de arcilla y agua, lo cual es un tema muy relevante para Frankestein porque Víctor se rebela contra las leyes de la naturaleza y como resultado es castigado por su creación.

El Titán Prometeo de la mitología griega es un paralelo de Víctor Frankestein. La obra de Víctor al crear un hombre por medios artificiales refleja el mismo trabajo innovador del Titán al crear a los humanos. Víctor, de alguna manera, robó el secreto de la creación a Dios de la misma manera en que el Titán robó el fuego del cielo para dárselo a los hombres. Ambos son castigados por sus acciones. Víctor sufre la pérdida de sus seres queridos y debe vivir con el miedo a que su propia creación lo mate.

Corriendo
Corriendo

Para Mary Shelley, Prometeo no era un héroe sino alguien maligno, a quien culpaba por llevar el fuego al hombre y seducir a la raza humana con el vicio de la carne. El apoyo a esta idea se puede encontrar en el capítulo 17 de la novela, donde el ‘monstruo’ le dice a Víctor Frankestein: “Mi comida no es la del hombre. No destruyo al cordero y a la cabra para saciar mi apetito; las bellotas y las frutas son suficiente alimento para mí”. Para los artistas de la época romántica en general, el regalo de Prometeo al hombre era comparable a las dos grandes promesas utópicas del siglo XVIII: la Revolución Industrial y la Revolución Francesa, ya que ambas contenían grandes promesas y horrores potencialmente desconocidos.

Byron disfrutaba particularmente de la obra de Esquilo, ‘Prometeo encadenado’, y Percy Shelley escribió ‘Prometeo desencadenado’ en 1820. El término ‘Prometeo moderno’ fue acuñado por Immanuel Kant en referencia a Benjamin Franklin y sus experimentos con la electricidad.

Varias hipótesis sobre el término ‘Frankestein’

Mary Shelley siempre mantuvo que se le ocurrió el nombre ‘Frankestein’ en una visión onírica. A pesar de su reivindicación pública de originalidad, el significado del nombre ha sido fuente de especulación.

Varias hipótesis sobre el término ‘Frankestein’

Varias hipótesis sobre el término ‘Frankestein’

Varias hipótesis sobre el término ‘Frankestein’

En Alemán, el nombre Frankestein significa literalmente ‘piedra de los Francos’. El nombre estás asociado con varios lugares como el Castillo Frankestein, que Mary Shelley había visto durante un paseo en bote antes de comenzar a escribir la novela. Frankestein también es un pueblo de la región de Palatinate. También, en 1946, Zabkowice Slaskie, una ciudad de Silesia, Polonia, era conocida como ‘Frankestein in Schlesien’.

Frankenstein Dibujado
Frankenstein Dibujado

Más recientemente, Radu Florescu, en su libro ‘In search of Frankestein’, argumentó que Mary y Percy Shelley visitaron el castillo Frankestein en su camino a Suiza. Allí, un famoso alquimista llamado Konrad Dippel había estado experimentando con cuerpos humanos, pero Mary suprimió la mención a esa visita para mantener su alegato público de originalidad. Un ensayo literario reciente de A. J. Day apoya la posición de Florescu sobre la visita de Mary al castillo antes de la escritura de su novela. Day incluyó detalles de una descripción detallada del castillo en los diarios perdidos de Mary. Sin embargo, esta teoría tiene sus detractores: el especialista en Frankestein, Leonard Wolf habla de ellas como ‘una teoría conspirativa poco convincente’ y además, los diarios perdidos nunca se pudieron verificar.

Frankestein

Frankestein o el Prometeo moderno, mejor conocido como Frankestein a secas, es una novela escrita por Mary Shelley. Shelley comenzó a escribir cuando tenía 18 años, pero la novela se publicó cuando tenía 21.

Frankestein

Frankestein

La primera edición fue publicada anónimamente en Londres en 1818. El nombre de Shelley aparece en la segunda edición, publicada en 1831. El título de la novela se refiere a un científico, Victor Frankestein, que aprende a generar vida y crea un ser parecido a un hombre, pero más grande y poderoso. En la cultura popular, la gente se refiere incorrectamente al monstruo como ‘Frankestein’.

Abriendo la Puerta
Abriendo la Puerta

La novela tiene elementos de la novela gótica y del movimiento romántico. También funcionó como una advertencia contra la expansión del hombre moderno en la Revolución Industrial, lo cual queda implícito por el subtítulo de la novela, ‘El Prometeo moderno’. La historia influenció a la literatura y la cultura popular, y creó todo un género de historias y películas de horror. Generalmente se la considera como la primera novela de ciencia ficción a causa de su foco sobre la temática del hombre jugando a ser Dios.