Tag Archives: Massospondylus

Historia y descripciones de los dinosaurios prosaurópodos

Los sauropodomorfos aparecieron por primera vez en el supercontinente de Pangea como dinosaurios relativamente pequeños, de entre 1.5 a 3 metros de largo, durante mediados o fines de la era craniana, al comienzo del Triásico tardío. Fueron descubiertos en Brasil (Saturnalia y Unaysaurus), Madagascar y Marruecos (Azendohsaurus).

Historia y descripciones de los dinosaurios prosaurópodos

Historia y descripciones de los dinosaurios prosaurópodos

Los prosaurópodos retuvieron el mismo plan corporal, pero hacia la era Noriana media se habían duplicado en sus dimensiones lineares, como quedó evidenciado por los 4 a 6 metros del Plateosaurus gracilis del Stubensandstein de Alemania. Este animal dio lugar al surgimiento de otra especie de Plateosaurios, y éste –de 8 metros y alrededor de 1.500 kg de peso- dominó durante el período Noriano, persistiendo hasta el Raetiano. Mientras tanto, en Argentina un prosaurópodo todavía más grande, el Riojosaurus, siguió los mismos pasos. Este animal de 10 metros de largo era tan grande que inevitablemente tenía que usar sus cuatro patas para caminar. Curiosamente, en el sur de África en ese momento el nicho megaherbívoro no fue tomado por prosaurópodos sino por saurópodos, como lo indican el Euskelosaurus, el Melanosaurus, el Blikanasaurus y el Antetonitrus. Resulta interesante saber que, aunque los sauropodomorfos dominaron los nichos herbívoros durante el Noriano y el Raetiano, los grandes nichos carnívoros continuaron siendo dominados por los Crurotarsi.

Buscando a sus amigos
Buscando a sus amigos

La extinción de fines del Triásico eliminó a sauropodomorfos como el Thecdontosaururs, el Riojasaurus y especies más cercanas a los saurópodos como el Melsanosaurus y el Blikanasaurus. Sin embargo, especies ‘prosaurópodas’ como el Anchisaurus sobrevivieron, al igual que los verdaderos saurópodos. Mientras los primeros saurópodos se diversificaban, los primeros prosaurópodos jurásicos fueron megaherbívoros de 4 a 6 metros como el Massospondylus, el Lufengosaurus y el Yunnanosaurus, y fueron tan exitosos como sus predecesores del Triásico tardío.

El reino de los prosaurópodos llegó a su fin en el Jurásico Temprano. Aunque tres géneros de prosaurópodos sobrevivieron en el Jurásico Medio (Ammosaurus, Lufengosaurus y Yunnanosaurus), ya no eran los megaherbívoros terrestres dominantes. Fueron los saurópodos los que sobrevivieron y continuaron expandiéndose.

Dinosaurio Prosaurópodo

(Conoce mejor al dinosaurio volador aquí, en Linkmesh.com)

Los Prosaurópodos eran un grupo de dinosaurios herbívoros que vivieron durante el Triásico y el Jurásico temprano. Generalmente eran los herbívoros predominantes en su ambiente, y llegaron rápidamente a tener un tamaño largo, de entre 6 a 10 metros.

Dinosaurio Prosaurópodo

Dinosaurio Prosaurópodo

Todos los prosaurópodos tienen un cuello largo y una cabeza pequeña, miembros anteriores más cortos que los traseros y una garra muy grande en su pulgar (heredad de los tecodontosaurios) para defenderse. La mayoría eran semi-bípedos, aunque al menos una forma grande (el Riojosaurius) era totalmente cuadrúpeda. Originalmente se creía que eran antepasados de los saurópodos, pero ahora se los considera como un linaje paralelo.

Definiciones cambiantes

Los Prosaurópodos originalmente fueron definidos como los antepasados triásicos de los enormes dinosaurios saurópodos. Recientemente, los análisis cladísticos sugieren que los prosaurópodos más que ancestros eran una clase hermana. Estudios recientes del género ‘Massospondylus’ revelaron que los Prosaurópodos eran un grupo monofilético.

El problema yace en el género dentro del cual se debe considerar a los prosaurópodos. Upchurch (1997) propuso una definición basada en nódulos: Blikanasauridae, Thecodontosauridae, Anchisauridae, Plateosauridae, Melanorosauridae y todos los sauropodomorfos más cercanos a ellos que los saurópodos. Más recientemente, sobre la base de los estudios de sauropodomorfos más antiguos, Adam Yates propuso un cladograma en el que los géneros primitivos ‘Saturnalia’, Thecodontosaurus y Efraasia representan grupos externos previos a la separación de los prosaurópodos y los saurópodos. El Anchisaurus (a pesar de su complexión ‘prosaurópeda’ clásica) actualmente es reconocido como el saurópodos más primitivo (Yates 2004), aunque los especímenes sub-adultos y la revisión de la morfología de la caja del cráneo (Fedak y Galton 2007) pueden reducir la claridad de la relación basal. Los melanosaurus y los blikanasaurios son miembros muy primitivos de la línea de los saurópodos.

Asustados
Asustados

Diagnóstico técnico

El cráneo de los Prosaurópodos tenía aproximadamente la mitad de la longitud de su fémur; la articulación de su mandíbula estaba apenas por debajo del nivel de los dientes maxiliares. Sus dientes eran pequeños, homodontes, espatulados y con bordes marginales dentados. El dedo manual I tenía una primera falange retorcida y otra ungual. Los dedos II y III eran de una longitud casi igual, y tenían pequeñas falanges unguales apenas curvadas; los dedos IV y V eran más reducidos, y no tenían falanges unguales. La fórmula típica de las falanges de los prosaurópodos era 2-3-4-3.

Estas partes distales del pubis formaban un mandil abierto y chato. El quinto dedo era un vestigio; el fémur tenía una cresta longitudinal cercana al cóndilo lateral. El trocánter menor era una onda débil que yacía en la superficie latero-anterior, y las partes principales del trocánter estaban por debajo de la cabeza femoral (Gauffre, 1993).