Tag Archives: Nosferatu

La película Nosferatu

“Nosferatu, eine Symphonie des Graunes” (‘Nosferatu: una sinfonía de horror’) es una película alemana de horror dirigida por F. W. Murnau y con Max Schreck como el protagonista. El film, filmado en 1921 y estrenado en 1922, fue una adaptación n autorizada del ‘Drácula’ de Bram Stoker, por lo que tuvieron que cambiar nombres y otros detalles para evitar problemas legales. En lugar de tener al ‘conde Drácula’ como personaje principal estaba el ‘Conde Orlok’.

En el 2010 Nosferatu llegó a ocupar el puesto veintiuno en el ranking de ‘Los 100 mejores Films del cine’ de la revista Empire.

Producción

La filmación comenzó en julio de 1921, en las afueras de Wismar. La toma desde la torre de Marienkirche sirvió como la escena introductoria para la toma de Wisborg. Otras locaciones fueron el Wassertor, el patio del Heilligen-Geist-Kirche y el puerto. En Lubeck, el Salzspeicher sirvió como la casa de Nosferatu. Otras tomas exteriores siguieron en Lauenberg, Rostock y Siylt. El equipo de la película viajó a los Cárpatos, donde el castillo de Oraa sirvió como escenario del castillo de Orlok. Locaciones cercanas también fueron utilizadas: la estadía de Hutler en Dolny Kubin, el río Vah y los panoramas de los Altos Tatras. El equipo filmó las tomas interiores en el estudio JOFA, en la localidad de Johannisthal y en exteriores del bosque Tegel. Partes de la película fueron filmadas en Eslovaquia.

Por razones financieras, el camarógrafo Fritz Arno Wagner sólo contaba con una cámara, por lo que sólo contaban con un solo negativo original. El director siguió al pie de la letra el guión de Galeen, incluyendo las notas sobre el posicionamiento de la cámara, las luces y otros asuntos. Sin embargo, Murnau reescribió doce páginas del guión, donde se incluía la última escena, en la que Ellen se sacrifica y el vampiro muere con los primeros rayos del sol. Murnau se preparó cuidadosamente; hizo bosquejos que correspondían a las escenas filmadas y usó un metrónomo para controlar ritmo de la actuación.

Desviaciones de la novela

La historia de ‘Nosferatu’ es similar a la de ‘Drácula’ y mantiene a los personajes principales, Jonathan y Mina Harker, el Conde, etc., pero omite a los secundarios, como Arthur y Quincey, y cambia los nombres de los personajes. El escenario pasa a ser la Alemania de 1838 en lugar de la Inglaterra de 1890.

A diferencia de Drácula, Orlok no crea otros vampiros, pero mata a sus víctimas, lo cual hace que el pueblo culpe a la plaga que azotaba a la ciudad. Además, Orlok tiene que dormir durante el día, ya que la luz del sol lo mataría sino. El final también es muy distinto del que aparecen en el libro. El conde es destruido al amanecer, cuando el personaje de Mina se sacrifica a sí misma. El pueblo llamado ‘Wisborg’ en el film  es una mezcla de Wismar y Lubeck.

Obras derivadas

El ballet ‘Grohg’, de Aaron Copland, usó a Nosferatu como el modelo físico para su protagonista y sigue la historia a grandes rasgos. Hugh Cornwell y Robert Williams grabaron el álbum ‘Nosferatu’ como banda de sonido de la película y lo dedicaron a la memoria de Max Schreck. La portada era una imagen del film.

El homenaje de Werner Herzog a Nosferatu, titulado ‘Nosferatu el vampiro’, tenía a Klaus Kinski en la piel del Conde Drácula. Una secuela del film de Herzog, ‘El vampiro en Venecia’, tenía a Kinski como Nosferatu y a Christopher Plummer como Paris Catalano. La película de 1979, ‘Salem’s lot’, tuvo como inspiración al Conde Orlok para el personaje del Sr. Barlow. En 1998 Wayne Keeley escribió y dirigió ‘Nosferatu: el primer vampiro’, en la que el film original fue remasterizado a una banda de sonido hecha por Tipo O Negativo y David Carradine. Una película del 2000 llamada ‘Shadow of the campire’ contaba la historia secreta en la producción de ‘Nosferatu’. En la historia, Max Schreck (interpretado por William Dafoe) era un verdadero vampiro y el director F. W. Murnau (John Malkovich) se convirtió en su cómplice al contratarlo para darle mayor realismo a su película.

Drácula: Historia de su composición

Entre 1879 y 18989 Stoker fue el gerente del famoso teatro Lyceum en Londres, pero también escribía muchas novelas, entre las que se cuenta ‘Drácula’, publicada el 26 de mayo de 1897. Algunas partes de la historia toman lugar en el pueblo de Whitby, donde Stoker pasó varias vacaciones.

A lo largo de la década de 1880 y 1890, autores como H. Rider Haggard, Rudyard Kipling, Robert Louis Stevenson, Arthur Conan Doyle y H. G. Wells escribieron historias en las que criaturas fantásticas amenazaban al imperio británico. La invasión literaria estaba en su cima para entonces y la fórmula de Stoker era conocida para los lectores de aventuras. Los lectores victorianos disfrutaban de una buena historia de aventuras, pero ésa no llegaría a su estatus legendario hasta el siglo XX, cuando las versiones fílmicas comenzaron a aparecer.

A pesar de ser la novela de vampiros más conocida, ‘Drácula’ no fue la primera que trató el tema. La precedía ‘Carmilla’ (1871), de Sheridan Le Fanu, historia sobre una vampiresa lesbiana que acosaba a una joven solitaria. La imagen del vampiro aristocrático fue creada por John Polidori en ‘The vampyre’ (1819) durante el verano que había pasado con Mary Shelley, Percy Shelley y Lord Byron en 1816. El teatro Lyceum, donde Stoker trabajó entre 1878 y 1898, estaba manejado por el actor-gerente Henry Irving, quien fue la verdadera inspiración de Stoker para los manierismos de Drácula y el autor esperaba que algún día interpretara su personaje en el teatro. Aunque Irving nunca accedió a esto, los gestos dramáticos de Drácula y sus manierismos caballerescos se remiten directamente al actor.

Los muertos vivientes’ era uno de los títulos originales que Stoker había pensado para Drácula y, hasta unas pocas semanas antes de su publicación, el manuscrito fue titulado ‘Los no-muertos’. Las notas de Stoker sobre la novela muestran que el nombre del conde inicialmente era ‘Conde Wampyr’, pero mientras investigaba Stoker se vio intrigado por el nombre ‘Drácula’ luego de leer ‘Account of the Principalities of Wallachia and Moldavia with political observations relative to them’ (Lonres, 1820), libro que encontró en la librería de Whitby y consultó en varias ocasiones a lo largo de la década de 1890. El nombre Drácula se refería a los descendientes de Vlad II de Wallaquia, quien tomó el nombre ‘Dracul’ luego de ser investido con la Orden del Dragón en 1431. En rumano la palabra ‘dracul’ puede significar ‘el dragón’ o ‘el demonio’.

La novela pasó a ser de interés público en los Estados Unidos desde su publicación original porque Stoker no siguió el procedimiento adecuado de derechos de autor. En el Reino Unido y otros países que seguían el procedimiento de la Convención Berne, sin embargo, la novela estuvo bajo sus derechos hasta abril de 1962, cinco años después de la muerte de Stoker. Cuando la película no autorizada de  F. W. Murnau, ‘Nosferatu’, se estrenó en 1922, la popularidad de la novela creció considerablemente, en parte debido a la controversia generada por la viuda de Stoker cuando intentó de sacar de la circulación pública al film.

A causa de la frustrante historia de Stoker con los derechos de autor de ‘Drácula’, uno de sus tataranietos, el novelista Dacre Stoker, decidió escribir una ‘secuela que llevara el nombre de la familia’ para ‘reestablecer el control creativo’ sobre la novela original. En el 2009 se publicó ‘Drácula: el no-muerto’, escrita por Dacre e Ian Holt. Ambos escritores se basaron sobre las notas manuscritas de Bram Stoker para  construir los personajes y las tramas de su novela.