Tag Archives: película anime del 2006

Ghost in the shell: S. A. C. Solid State Society

Ghost in the shell: S.A.C. Solid State Society’ es una película anime del 2006 basada en ‘Ghost in the shell: Stand alone complex’, que a su vez está basada en el manga de Masamune Shirow, ‘Ghost in the shell’. Fue producida por Production I. G. y dirigida por Kenji Kamiyama.

Ghost in the shell: S. A. C. Solid State Society

Ghost in the shell: S. A. C. Solid State Society

Para conseguir la misma calidad que en el cine la película fue estrenada por medio del satélite PPV con la plataforma SKY PerfecTV! Perfect Choice el 1 de septiembre de 2006. Salió al aire en Japón por la cadena televisiva Animax a partir del 27 de mayo de 2007. La película también fue estrenada en DVD el 24 de noviembre de 2006 en Japón, y en EEUU fue lanzada por Bandai Entertainment y Manga Entertainment como edición limitada el 3 de julio de 2007.

El canal Sci-Fi sacó al aire ‘Solid State Society’ para inaugurar su bloque de programación Ani-Monday el 11 de julio de 2007 a las 11 P.M. El canal también decidió mostrar el material para adultos original con las partes de desnudez borradas en lugar de usar la versión alternativa editada.

Argumento

La historia toma lugar en el año 2034, dos años después de los eventos acaecidos en ‘Ghost in the Shell: SAC 2nd GIG’. La Mayor Motoko Kusanagi dejó la Sección 9 de Seguridad Pública, una unidad contraterrorista de elite especializada en la guerrilla cibernética que se había expandido a un equipo de 20 campos operativos en los que Togusa actuaba como líder. La Sección 9 se encuentra con misteriosos suicidios de trece operativos de la República Siak en Indonesia, algunos de los cuales sobrevivieron y encontraron asilo en Japón. En el aeropuerto consiguieron alcanzar a Ka Gael (un antiguo coronel de Siak e hijo de Ka Rum, el dictador exiliado de la república), quien había tomado a un rehén con la esperanza de poder salir del país. Ka Gael luego dice que ‘Kugutsu Mawashi’ o ‘el Titiritero’ estaba llegando y se dispara un tiro en la cabeza.

A causa de los numerosos suicidios, el Jefe Aramaki le pide permiso a la Primer Ministro para arrestar a Ka Rum, pero ella se niega diciendo que debilitaría su posición si eso saliera a la luz. Aramaki decide desobedecer sus órdenes y organiza un plan de arresto para Ka Rum. Cuando llegan allí se encuentran con que ya estaba muerto a causa de un asesinato disfrazado de suicidio. Además, antes de morir Ka Rum había escrito ‘Titiritero’ en el piso con su propia sangre. También descubrieron  los planes de algunos operativos de Siak para mandar un virus a modo de ataque terrorista para vengare de la muerte de Ka Rum.

Batou es enviado a interceptar al Ma Shaba, el operario que había recibido el virus, pero inesperadamente se encuentra con la Mayor, que afirma estar haciendo una investigación independiente. Ma Shaba, temiendo que ella fuera el Titiritero, la ataca desde un vehículo blindado que cree lo protegerá de cualquier ataque a su cibercerebro. Sin embargo, antes de que Batou o la Mayor lo pudieran capturar, muere adentro del vehículo como resultado de un ataque cerebral. La Mayor toma una caja con ampollas de virus y le dice a Batou que se aleje de la Solid State Society. Batou no revela inmediatamente a la Sección 9 que había visto a la Mayor, sino que les dice que Ma Shaba lo había tacado sin razón. la Sección 9 desarrolla la teoría de que el Titiritero es el hacker que entró a los cibercerebros de los agentes de Siak y los forzó a suicidarse.

Togusa también descubre a dieciséis niños secuestrados en la casa de Ma Shaba. La conclusión es que la venganza de Ka Rum consistía en diseminar el virus usando a los niños como agentes. Mientras intentaban determinar sus identidades ara devolverlos a sus familias, la Sección 9 descubre que sus cibercerebros habían sido reemplazados y sus memorias parcialmente borradas. También habían asignado sus identificaciones personales a padres falsos. En cada caso, los padres falsos eran ‘ciudadanos nobles’ conectados con la red de monitoreo de salud, que se ocupaba de sus necesidades básicas pero termina haciendo que sus usuarios llegaran al estado vegetativo. Al investigar el origen de los niños secuestrados, la Sección 9 descubre una discrepancia en los registros de varias agencias gubernamentales que sugieren que más de 20.000 secuestros de niños no denunciados habían ocurrido en los últimos dos años. Su investigación se ve interrumpida por un sofisticado ataque a sus sistemas de computación, lo que confirma que alguien estaba tratando de cubrir el número masivo de niños perdidos y a la vez sugería una conspiración mucho más grande que la que estaban investigando antes. Mientras tanto, en un edificio del gobierno aparece la caja de ampollas con virus de Ma Shaba, lo cual llevó a la Sección 9 a creer que el titiritero estaba intentando guiarlos en la investigación de los secuestros. Las ampollas habían sido dejadas allí por la Mayor.

Armada
Armada

El Titiritero logra entrar a Proto y todos los niños rescatados desaparecen. A causa de esto, Batou le cuenta a Togusa su encuentro con la Mayor y le explica sus sospechas.

Raj Puhto, un operador de Siak y francotirador que había sido la cabeza de la guardia de Ka Rum, aparece en Japón. Batou y Saito son enviados para interceptarlo. Lo ubican pero son vistos antes de que lo puedan atrapar, lo cual los fuerza a enfrentarse en un duelo de francotiradores del que Puhto sale herido. En respuesta al cuestionamiento de Batou, Puhto revela que había recibido inteligencia de un espía dentro del Ministerio de Asuntos Externos, un representante llamado Munei Ito cuyo objetivo era encontrar al cerebro detrás del asesinato de Ka Rum. Sin embargo, resulta que el mismísimo Munei Ito era el objetivo de Puhto. Batou sugiere que Puhto había sido engañado por el Titiritero. Puhto concuerda y se propone matar al Titiritero. Luego declara que el Titiritero es una infraestructura usada para secuestrar niños  construida en el Estado, al cual identifica con la red de monitoreo de la salud. Deja implícito que el gobierno japonés estaba involucrado en esta operación. Batou por su parte piensa que Ka Rum había sido asesinado y que su organización estaba en la mira porque habían descubierto la infraestructura y el intento de usar a los niños secuestrados para sus propios objetivos.

Mientras tanto, Togusa rastrea a uno de los dieciséis niños hasta el departamento de un noble ciudadano mayor conectado con el sistema de monitoreo de la salud. El hombre había sido nombrado como guardián del niño en la identificación personal alterada. Cuando Togusa recoge al niño, el hombre emerge de su aparente estado vegetativo para demandar al niño bajo el argumento de que era su único heredero y que hubiera sufrido abusos si no lo hubiesen puesto a su cuidado. Luego dice que es la voluntad del Estado Sólido y le advierte a Togusa que si interfiere con su empresa se convertirá en otro ‘suicida’. El hombre muere inmediatamente tras su discurso. Togusa  entrega el niño a las autoridades y explica el error de su identificador. Después comprende que, si no hubiera intervenido, el niño hubiese pasado a los asistentes sociales y luego hubiera sido adoptado tras la muerte de su guardián. Este era el plan del Estado Sólido desde el principio.

Inesperadamente, Togusa recibe una llamada telefónica de su esposa diciendo que su hija había desaparecido. Rápidamente se apresura para ir a su casa pero alguien interrumpe su sistema de GPS. Asume que es parte de la venganza de la Sociedad del Estado Sólido, pero le parece raro porque su hija no tiene un cibercerebro, lo cual la hace invulnerable al Titiritero. Al llegar a su casa ve que en realidad era una falsa alarma, ya que su hija estaba en la casa del vecino. Sin embargo, cuando la lleva al colegio, recibe una llamada del Titiritero que decía que el Estado Sólido iba a llevarse a su hija por ignorar su advertencia, tras lo cual su cerebro es ‘hackeado’ por teléfono.

Togusa, ahora controlado por el Titiritero, lleva a su hija a un hospital de implante de cibercerebros mientras lo sigue la Mayor. También lo siguen Batou y la Sección 9 porque se habían dado cuenta de que había sido hacheado. Durante el ataque, Togusa conversa con el Titiritero, quien afirma que los miembros de la Sociedad Sólida ‘sólo desean utilizar los recursos que se escaparon de la red de la sociedad’. Togusa comprende que esa fue la manera en que todos los niños fueron secuestrados: los cibercerebros de los padres fueron hacheados, tras lo cual ellos mismos llevaron a sus hijos para hacerles la operación de transplante de cibercerebro. Luego, las memorias de los padres eran alteradas para hacerles creer que habían perdido a sus hijos. El Titiritero ofrece a Togusa la alternativa de cometer suicidio en lugar de que su hija sea secuestrada. Togusa acepta e intenta matarse justo cuando Batou llega, pero la Mayor detiene a Togusa antes de que logre el suicidio.

La Mayor le explica que se encontró con el caso de los niños perdidos mientras vagaba por la red desde su abandono de la Sección 9 y entonces decidió usar a Togusa como carnada para desenmascarar la identidad del Titiritero. Luego le dice que el Titiritero era un rizoma formado por la conciencia colectiva de los Ciudadanos Mayores cuando se conectaron por medio de un cibercerebro en el sistema de monitoreo de salud. Este centro cerebral está en constante flujo dentro del rizoma. Muchas IA tachikoma, que la Mayor restauró después de eliminar su memoria en el ciberespacio, la ayudaron a ubicar el lugar donde se encontraba el centro cerebral: el Centro de Bienestar Seishomin, desde donde se manejaba el sistema de monitoreo de la salud.

La Mayor se une temporalmente a la Sección 9 para ayudar en la investigación. Se concentraron sobre el intento de asesinato de Raj Puhto por parte de Munei Ito, un miembro ultra-conservador de la Casa de los Representantes. La Mayor revela que Munei Ito era parte de un plan para asesinar a Ka Rum; ella había hecho un contrato con el Bureau de los Tratados, una organización con la que Munei guardaba una relación muy cercana, para llevar a cabo el asesinato de Ka Rum. Sin embargo, cuando llegó allí el Titiritero ya había matado a Ka Rum. Munei también tenía el control sobre el Centro de Bienestar Seishomin, que usaba como pantalla para encubrir el ‘centro de entrenamiento de elite’, un lugar destinado a lavado de cerebros y al desarrollo de nuevos miembros para su grupo. La Mayor creía que Munei era el objetivo a eliminar por parte del Titiritero porque su centro en Seishomin estaba interfiriendo con las metas de la Sociedad del Estado Sólido, que albergaba a los niños secuestrados en el mismo centro.

Luego de analizar los sistemas del edificio, la Sección 9 determinó que el Seishomin debió haber sido diseñado y construido con la infraestructura para los secuestros desde el principio, lo que significaba que el Titiritero debía ser uno de los diseñadores de sistemas del Seishomin. Entonces decidieron conducir un ataque al edificio a pesar de las consecuencias políticas y, de esa manera, evitar que el Titiritero escape.

La Sección 9 penetra las defensas del Seishomin con ayuda de los tachikomas, que luego regresan a sus cuerpos físicos. El jefe Aramaki confronta a Munei Ito, quien admite haber tomado dinero de los nobles ciudadanos mayores para financiar su programa de ‘educación’. Lo justifica diciendo que no dan nada a la sociedad y, sin embargo, están exentos de pagar impuestos, por lo que deben pagar al sistema. Sin embargo, no sabía sobre el sistema de secuestro del Estado Sólido y creía que los niños eran huérfanos. Un diseñador, Takaki Koshiki, aparece para tomar responsabilidad por el sistema del Estado Sólido. Inmediatamente después se dispara en la cabeza. La Mayor intenta entrar en su cibercerebro antes de que sus memorias se pierdan y empieza a conversar con él.

Koshiki explica que sus acciones estuvieron motivadas por muchos problemas: los más de seis millones de ciudadanos ancianos, el desempleo creciente y la población trabajadora en retroceso, la tasa de nacimientos baja y el hecho de que cientos de niños morían innecesariamente cada año como resultado del abuso. La Sociedad del Estado Sólido fue su intento por utilizar los recursos perdidos de los ciudadanos ancianos y de los niños abusados. Alteró los registros hogareños de los niños en casas de alto riesgo para ponerlos al cuidado de los ancianos, dándoles así nuevas oportunidades al mismo tiempo que también les daba un propósito en la vida a los ancianos y también logró evitar que sus posesiones fueran retenidas por el estado tras su muerte. Los ancianos accedieron rápidamente. Koshiki luego dijo que él había intentado eliminar a Munei porque su objetivo era lavarle el cerebro a los niños para volverlos parte de un grupo de elite controlado, y esto se oponía a las metas de la Sociedad del Estado Sólido, que buscaba que los niños tuvieran libertad de elección.

Koshiki entonces revela su trampa. Se disparó sólo para hacer que la Mayor se conectara a su cibercerebro y así poder hackear su mente. Con el control sobre el cibercerebro de la Mayor hizo que ella percibiera su rostro en su forma original, sin el daño de la bala. La Mayor le dice que es un ‘idiota arrogante’ y le pregunta quién es realmente, a lo cual responde: ‘¿Cuántos idiotas arrogantes conoces?’, y transforma su cara en la de Batou, Togusa, Kazundo Gouda, el jefe Aramaki, Hideo Kuze y ella misma. La escena luego se muda al cuerpo de Koshiki en una caja de almacenamiento, donde hay varios cuerpos de ‘títeres’ usados por la Mayor a lo largo de la película. Allí, él le dice que inicialmente se había dividido entre varias personalidades. Sin embargo, la emergencia de una conciencia colectiva que actuaba con autonomía dio como resultado el Estado Sólido, que le permitía moverse dentro de la sociedad como un ‘mediador invisible’.

El desenlace del film muestra al jefe Aramaki y  Togusa discutiendo sobre el futuro de los niños secuestrados, que probablemente será dejado en manos del sistema de justicia. El edificio Seishomin queda vacío. La Mayor se encuentra en los cuarteles de la Sección 9, donde se recupera de los efectos causados por su inmersión tan profunda en la mente de Kugutsu Mawashi. Batou le explica la historia del verdadero Koshiki a la Mayor mientras ella recupera su lucidez. Koshiki había obtenido un permiso especial para trabajar desde su casa a través de un cuerpo cibernético. Cuando fue incorporado al proyecto de Munei, construyó la Sociedad del Estado Sólido en el sistema. Sin embargo, su cuerpo físico murió poco después y así estuvo durante dos años hasta que fue descubierto porque no tenía contacto con nadie. Durante ese tiempo, su cuerpo cibernético continuó actuando bajo su control. Batou  creía que Koshiki había subido su verdadera conciencia a la red formada por los nobles ciudadanos mayores o que su cuerpo cibernético era controlado por la voluntad subconsciente de su conciencia colectiva. Así, la verdadera identidad del Titiritero continúa siendo un misterio. Batou dice que los Tachikoma deberían haber guardado algún registro de la conversación de la Mayor con el Titiritero, pero luego de la muerte de Koshiki consideraron que no tenía valor. Batou no es muy claro acerca de sus propios recuerdos sobre esa conversación a propósito, diciendo que no hace diferencia saber o no la identidad, sino que las situaciones de los ancianos y los niños se resolvieran.

La película termina con una alusión directa al primer film, cuando la Mayor comenta su propia inhabilidad para liberarse de las restricciones impuestas sobre ella. Mientras la toma se aleja de la ciudad, repite la famosa línea: ‘La red es verdaderamente vasta e infinita’.

Producción

La película fue anunciada por Production I. G. en la Feria de Anime de Tokio en el 2006. El film tenía un presupuesto de producción de 360 millones de yenes, 3.6 millones de dólares.

Como parte del patrocinio de Nissan, la película incluía dos autos diseñados por dicha empresa. El personaje de Togusa conduce un deportivo blanco, y tanto él como Aramaki viajan en un Nissan 6 Infinit Kuraza. La patente del Nissan Infiniti Kuraza es ‘3923’, que se lee en japonés como ‘san-kyuu-ni-san’ o ‘Gracias Nissan’ en castellano.