Tag Archives: sarcófago

La producción de La momia (película de 1932)

Inspirado por el descubrimiento de la tumba de Tutankamón en 1922 y por la maldición de los faraones, el productor Carl Laemmle Jr. comisionó al editor de guiones Richard Shayer para que encontrara una novela que sirviera de base para una película de terror con temática egipcia.

La producción de La momia (película de 1932)

La producción de La momia (película de 1932)

La producción de La momia (película de 1932)

Shayer no encontró ninguna, pero la escritora Nina Wilox Putnam y él oyeron la historia de Alessandro Cagliostro, y escribieron un ensayo de nueve páginas titulado ‘Cagliostro’. La historia era acerca de un mago de 3000 años que sobrevivía inyectándose nitrato. A Laemmle le gustó y contrató a John L. Balderston para que escribiera el guión. Balderston había trabajado en ‘Drácula’ y ‘Frankestein’, y además había cubierto la apertura de la tumba de Tutankamón cuando era periodista del New York World. Mudó la historia a Egipto y renombró a la película y al protagonista ‘Imhotep’, como el arquitecto histórico.

Karl Freund, el cineasta de ‘Drácula’, fue contratado dos días antes de la filmación. La película fue retitulada como ‘La momia‘. Eligió a Zita Johann, quien creía en la reencarnación. La filmación duraría tres semanas. El primer día de Karloff transcurrió con las filmaciones de él despertando del sarcófago. El maquillador artístico Jack Pierce comenzó a transformar a Karloff a las 11 de la mañana, aplicándole algodón, colodión y goma a su rostro, además de arcilla a su cabello y luego lo envolvió en lino. Pierce había estudiado fotos de la momia de Seti II para diseñar a Imhotep, y terminó su trabajo a las 7 de la tarde. Karloff finalizó sus escenas a las 2 de la mañana, tras lo cual fueron necesarias dos horas más para sacarle el maquillaje al actor. Aunque las imágenes de Karloff envuelto en vendas son las más icónicas de la película, él aparece en escena con ese maquillaje unos minutos; el resto de la película usaba un maquillaje menos elaborado.

Momias Atacando
Momias Atacando

Una secuencia flashbacks detallada fue filmada, pero luego la recortaron de la película. Esta secuencia mostraba las distintas formas en que Anck-es-en-amon había reencarnado durante los siglos. Se filmó en el desierto Mojave y en Cantil, California.

La pieza de música clásica que se escucha durante los créditos de apertura fue tomada del ballet de Tchaikovsky, ‘El lago de los cisnes’, que también había sido usado en los créditos de ‘Drácula’.

El proceso de momificación

No fue sino hasta el reino Medio cuando los embalsamadores comenzaron a usar sales para remover la humedad del cuerpo. Una vez secas, las momias eran untadas con aceites y perfumes. La 21º Dinastía llevó al máximo de su esplendor las técnicas de embalsamamiento y momificación.

El proceso de momificación

El proceso de momificación

El proceso de momificación

Los abdómenes de los cadáveres eran abiertos y todos los órganos, a excepción del corazón, eran removidos y preservados en las jarras canónicas. Las tapas de las jarras tenían forma de de cuatro dioses, que cuidaban los órganos. El cerebro era aplastado y removido a través de los orificios nasales, tras lo cual se lo descartaba.

El cadáver vacío era cubierto con natrón para acelerar el proceso de deshidratación y prevenir la descomposición. El natrón seca el cuerpo más rápido que la arena y preserva el cadáver en mejor estado. A menudo se ponían los protectores de los dedos sobre los dedos de los pies y las manos para evitar que se rompieran. Se los envolvía en mortajas de lino blanco para proteger al cuerpo de daños. Luego de eso, se los envolvía en una sábana para aumentar la protección.

El Sarcofago
El Sarcofago

Posteriormente se dejaban muchos amuletos sagrados alrededor de la momia para protegerla del daño y darle suerte. Luego, las momias quedaban en el sarcófago dentro de su tumba, donde se creía que descansaría eternamente. En algunos casos la boca de la momia se abría en un ritual diseñado para simbolizar la respiración, lo cual dio lugar al surgimiento de leyendas sobre momias revividas.

En Egipto se encontraron más de un millón de momias, muchas de las cuales eran de gatos.