Tag Archives: Terópodos

Dinosaurios: paleobiología

Mecánica de los miembros anteriores

Contrario a la manera en que los terópodos han sido reconstruidos en el arte y los medios populares, el rango de movimiento de los miembros anteriores de los terópodos era muy limitado, sobre todo en comparación con la destreza de los miembros anteriores de humanos y otros primates. Los terópodos y otros saurisquios bípedos (incluyendo a los prosaurópodos) no podían rotar sus antebrazos de manera que las palmas estuvieran sobre el suelo.

Dinosaurios: paleobiología

Dinosaurios: paleobiología

En los humanos, la  pronación se realiza por el movimiento del radio en relación a la ulna (los dos huesos del antebrazo). En los dinosaurios saurisquios, sin embargo, el final del radio cerca del codo estaba encastrado en una ranura de la ulna, lo cual prevenía cualquier movimiento. El movimiento de la muñeca también estaba limitado en muchas especies, las cuales debían forzar todo el antebrazo y la mano para moverse como una unidad con poca flexibilidad. En los terópodos y los prosaurópodos, la única manera de que la palma diera contra el suelo sería mediante la abertura lateral de los miembros anteriores.

En carnosaurios como el Acrocanthosaurus, la mano tenía un alto grado de flexibilidad y dedos móviles. Esto también ocurría con terópodos tales como los herrerasaurus y dilofosaurus. Los Coelosaurios mostraban un cambio en el uso del antebrazo, donde una gran flexibilidad en el hombro permitía al brazo levantarse hacia el plano horizontal, y a grados mucho más altos en aves voladoras. Sin embargo, en coelosaurios como el ornitomimosaurio, y sobre todo los dromeosaurios, la mano perdió toda flexibilidad, así como los dedos. Los dromeosaurios y otros maniraptores también tenían cierta movilidad en la muñeca que no se veía en otros terópodos, gracias a la presencia de un hueso en la muñeca con forma de medialuna, el cual permitía que toda la mano se plegara hacia el antebrazo a la manera de las aves modernas.

Palebiologia
Palebiologia

Tamaño

El Tiranosaurius ha sido el terópodo más grande y popular para el público general durante las últimas décadas. Desde su descubrimiento, sin embargo, se han encontrado y descrito varios otros dinosaurios carnívoros gigantes, como los Espinosaurios, los Carcarodontosaurios y los Gigantosaurios. Los especímenes de Espinosaurios apoyan la idea de que este último es más grande que el Tiranosaurio, ya que tenía 6 metros de largo y era al menos una tonelada más pesado que el Tiranosaurius. Todavía no hay una explicación clara acerca de la causa por la que estos animales fueron mucho más grandes que los predadores que vinieron después de ellos.

El grupo aéreo más pequeño de terópodos conocidos a partir de especímenes adultos es el ‘Epidexiteryx’, de 164 gramos de peso y 25 centímetros de longitud. Cuando se incluyeron a las aves modernas, el colibrí pasó a ser el más pequeño con su 1.8 gramos y 5 cm de largo.

Dinosaurio Herrerasaurio

Los Herrerasaurios se encuentran entre los dinosaurios más primitivos luego del descubrimiento de sus fósiles, que tienen una edad de 228 millones de año (Triásico Medio). Se extinguieron al final del Triásico.

Dinosaurio Herrerasaurio

Dinosaurio Herrerasaurio

Los Herreasaurus eran carnívoros de tamaño pequeño a medio, y eran parecidos a los terópodos, que quizás hayan sido sus parientes más cercanos. Los representantes mejor conocidos de este grupo se encuentran en Sudamérica (Brasil, Argentina), donde fueron descubiertos en los ’60. Un esqueleto casi entero de un Herrerasaurus ischigualastensis fue encontrado en Ischigualasto, provincia de San Juan (Argentina, en 1988. Otros herrerasaurios menos completos fueron descubiertos en Norteamérica, y quizás hayan habitado en otros continentes también.

Herrerasaurios
Herrerasaurios

La anatomía del Herrerosaurio es inusual y especializada, por lo que no se los considera ancestros de ningún grupo de dinosaurios tardíos.  Generalmente presentan una mezcla de rasgos muy primitivos con otros derivados. El acetábulo está abierto sólo en parte, y tiene dos vértebras sacras únicamente, el menor número entre  los dinosaurios. El hueso púbico posee una estructura derivada, y está rotado posteriormente y plegado, lo cual crea una expansión terminal semejante a la de los tetanuros, sobre todo a la del prominente H. Ischigualastensis. La mano es primitiva porque posee cinco metacarpios y el tercer dedo es más largo que el segundo, pero se asemeja a los terópodos en que sólo tiene tres largos dedos con garras curvadas. Los Herrerasauridos también tienen una mandíbula articulada igual que la de los terópodos, pero esto pudo haber sido resultado de la evolución independiente.

Dinosaurio Saurischia

Saurischia (pronunciado ‘saurisquia’, del griego ‘sauros’ que significa ‘lagarto’ e ‘schion’ que significa ‘articulación de la cadera’) es uno de los dos órdenes o divisiones básicas de los dinosaurios. En 1888, Harry Seeley clasificó a los dinosaurios en dos órdenes basándose en la estructura de su cadera. Los Saurisquios (‘cadera de lagarto’) se distinguen de los ornitisquios (‘cadera de aves’) por la configuración ancestral de los huesos de sus caderas.

Dinosaurio Saurischia

Dinosaurio Saurischia

Todos los dinosaurios carnívoros (los terópodos) son saurisquios, ya que conforman uno de los dos linajes primarios de los dinosaurios herbívoros, los sauropodomorfos. Al final de período Cretáceo, todos los saurisquios no-aves se extinguieron. Esto es referido como la extinción del Cretáceo Superior. Los seres aviares (aves modernas), como descendientes directos de un grupo de dinosaurios saurisquio, son consideradas una subclase de los mismos en la clasificación filogenética.

Descripción

Los Saurisquios se diferencian de los ornitisquios por su estructura pélvica triple, donde el pubis apunta hacia fuera. La pelvis de los ornitisquios está rotada para atrás, en paralelo al isquio y generalmente con un proceso de asimilación a los anteriores, lo cual da una estructura de cuatro dientes.

La estructura de la cadera de un ornitisquio es similar a la de los pájaros a nivel superficial, lo cual llevó a Seeley a nombrarlos como ‘dinosaurios de cadera de ave’, aunque no propuso ninguna relación específica con as aves. Llamó ‘cadera de lagarto’ a los dinosaurios saurisquios porque mantenían la anatomía de su cadera ancestral, actualmente encontrada en los lagartos modernos.
Sin embargo, como estudios posteriores demostraron, la estructura de la cadera de las aves modernas evolucionó independientemente de la ‘cadera de lagartos’ de los saurisquios (especialmente de un subgrupo llamado los Maniraptora) durante el Período Jurásico. En este ejemplo de evolución convergente, las aves desarrollaron caderas orientadas en forma similar a las de la anatomía ornitisquia más antigua, en ambos casos posiblemente para adaptarse a la dieta herbívora u omnívora.

Sobre el Tronco
Sobre el Tronco

Clasificación

En el trabajo donde nombró a los dos grupos, Seeley repasó esquemas de clasificación previos empleados por otros paleontólogos para dividir el orden tradicional Dinosauria. Este científico prefería uno utilizado por Othniel Charles Marsh en 1878, que dividía a los dinosaurios en cuatro órdenes: Saurópodos, Terópodos, Ornitópodos y Estegosaurios (estos nombres todavía se usan actualmente de la misma manera para referirse a los subórdenes o clases dentro de los Saurisquia y los Ornitisquia).

Seeley, sin embargo, quería formular una clasificación que tomara en cuenta una diferencia primaria entre los principales grupos de dinosaurios basada en una característica que también los diferenciara de los demás reptiles. Descubrió esto en la configuración de los huesos de la cadera, tras lo cual vio que los cuatro órdenes de Marsh se podían dividir en dos grupos mayores basándose en este rasgo. Clasificó a los Estegosaurios y a los Ornitópodos dentro de los Ornitisquia, y a los Terópodos y los Saurópodos dentro de los Saurisquia. Además, Seeley usó esta diferenciación y otras entre los dos grupos para argumentar que los ‘dinosaurios’ no eran una agrupación natural, sino dos órdenes distintos que habían surgido independientemente de los primitivos arcosaurios. Esta idea de que el término ‘dinosaurio’ era un término obsoleto para dos órdenes distintos persistió muchas décadas dentro de la literatura científica y popular, y no fue sino hasta 1960 cuando los científicos comenzaron a reconsiderar la posibilidad de que los saurisquios y los ornistisquios estuvieran más relacionados entre sí que con otros arcosaurios.

Aunque este concepto parafilético de los dinosaurios no es más aceptado por la mayoría de los paleontólogos, la división básica de Seeley de los dos grupos resistió al paso del tiempo y ha recibido el apoyo del análisis cladístico moderno sobre las relaciones entre los dinosaurios. Una hipótesis alternativa que desafió la clasificación de Seeley fue propuesta por Robert T. Bakker en su libro de 1986, ‘The dinosaur heresies’. La clasificación de Seeley separaba a los terópodos en su propio grupo y ubicaba a los dos grupos de dinosaurios herbívoros (los saurodomorfos y los ornistiquias) juntos en un grupo separado que llamó ‘Fitodinosaurios’ (‘dinosaurios de plantas’). La hipótesis de los Fitodinosaurios se basaba en parte sobre la supuesta relación entre los ornistiquios y los prosaurópodos, y en la idea de que los primeros habían evolucionados de los segundos, posiblemente por medio de una familia enigmática que poseía las características de ambos grupos, los segnosáuridos. Sin embargo, posteriormente se descubrió que los segnosáuridos en realidad eran un tipo inusual de terópodos herbívoros saurisquios  muy relacionados con las aves, por lo que la hipótesis de los Fitodinosaurios cayó.

Los hadrosaurios

Los hadrosaurios tenían un aspecto muy diferente unos de otros y presentaban una especie de “joroba” sobre la cabeza. La parte delantera de su cara se alargaba para formar un hocico ancho y aplanado, con un pico sin dientes parecido al de un pato.

Los hadrosaurios

Los hadrosaurios

Por otra parte, los dinosaurios carnívoros del Triásico Tardío competían por los alimentos con otros reptiles. Los rincosaurios eran reptiles primitivos con hábitos herbívoros y tenían un pico similar al de las aves, mientras que los anquilosaurios eran animales que tenían el cuello, el dorso, las patas y la cola cubiertos de púas.

Durante el Cretácico Tardío vivieron Gigantosaurus (palabra que significa “lagarto gigante”). Estos eran terribles predadores, los dinosaurios carnívoros más grandes conocidos. Tenían un cráneo de 1,80 metros y su tamaño era parecido al del Tyrannosaurus que vivió de América del Norte. El largo total del animal era de 16 metros.

En nuestro país, también vivieron otros enormes dinosaurios llamados Titanosaurios. Se encontraron nidos de estos animales con huevos de cáscaras increíblemente gruesas y porosas.

Entre las Plantas
Entre las Plantas

Los investigadores (geólogos y paleontólogos) se preguntaron ¿por qué las cáscaras eran tan gruesas? Y la respuesta que encontraron fue que la dureza de las mismas era una protección segura contra otros animales depredadores.

Sin embargo, el descubrimiento más espectacular sucedió en el año 1997 en Neuquén, cuando se encontraron cientos de huevos conteniendo embriones y restos de piel. Esta fue primera vez en el mundo que se hallaron restos de piel de dinosaurio.

A continuación, un somero glosario sobre dinosaurios:

Ornitisquios: Grupo de dinosaurios que tienen los huesos de la cadera orientados hacia atrás y abajo, como en las aves actuales.

Rincosaurios: Grupo de reptiles herbívoros provistos de un pico en el maxilar superior.

Saurisquios: Grupo de dinosaurios que tienen los huesos de la cadera estaba orientados hacia abajo y adelante, como en los lagartos actuales.

Saurópodos: Dinosaurios herbívoros cuadrúpedos, provistos de un cuello y una cola muy largos.

Terópodos: Dinosaurios generalmente depredadores que mantuvieron andar bípedo (en dos patas).

Titanosaurios: Grupo de dinosaurios cuyas tallas generalmente eran gigantescas.

Dinosaurios Patagónicos

Los dinosaurios argentinos se encuentran entre los más sorprendentes del mundo. Los descubrimientos, que aumentaron muchísimo durante los últimos cuarenta años, incluyen especies con raras adaptaciones y tamaños enormes.

Dinosaurios Patagónicos

Dinosaurios Patagónicos

Los animales que vivieron aquí presentan formas distintas a las encontradas en Estados Unidos, Canadá, Europa o Asia.

Los saurisquios más antiguos de la Argentina –unos de los más antiguos del mundo– son los terópodos Herrerasaurus ischigualastensis y Eoraptor lunensis. Ambos dinosaurios carnívoros fueron hallados en Ischigualasto, provincia de San Juan.

Entre los ornitisquios argentinos tenemos a los dinosaurios “pico de pato” o hadrosaurios; los pequeños iguanodontes; un dinosaurio con cuernos o ceratopsio, y un dinosaurio con armadura llamado anquilosaurio.

El hadrosaurio argentino más estudiado es el Kritosaurus australis. Medía cinco metros de largo y fue descubierto en la provincia de Río Negro, en sedimentos depositados hace unos 70 millones de años. Por otra parte, en el año 1996 se anunció el primer descubrimiento de un anquilosaurio en América del Sur. Esto sucedió en Río Negro.

Un poco más al norte, en Neuquén, se encontró un dinosaurio con piedras en el estómago. El Rebbachisaurus tessonei medía 17 metros de largo y tenía “piedras gástricas” que cumplían la función de moler los vegetales en el interior del estómago, ya que estos animales no eran capaces de masticar la comida que ingerían.

La mayor parte de los dinosaurios que vivieron en el período Jurásico en nuestro país provienen del Cerro Cóndor, en la provincia de Chubut. Aquí se descubrieron el terópodo Piatnitzkysaurus floresi, el Volkheimeria chubutensis y el Patagosaurus fariasi. Este último llegaba a medir unos 14 metros de largo. Los investigadores encontraron dos adultos y tres jóvenes, que seguramente eran madre, padre y sus tres hijos.

La llamda
La llamda

Por otra parte, en Neuquén -en la localidad de La Amarga- se encontraron restos de cocodrilos, mamíferos y dinosaurios. Entre estos últimos, el saurópodo con espinas denominado Amargasaurus cazaui y el pequeño terópodo Ligabueino andesi.

El Amargasaurus cazaui era un herbívoro de unos ochos metros de largo que tenía dos filas de largas espinas que le recorrían el cuello y el lomo, mientras que el Ligabueino andesi fue descubierto en 1985 y su pequeño tamaño indica que, seguramente, se alimentaba de insectos. Su altura no sobrepasaba los 50 centímetros.

Por último, también tenemos el Carnotaurus sastrei, uno de los más espectaculares dinosaurios del mundo. Este es el primer animal carnívoro conocido que poseía cuernos para herir a otros animales.

Como funciona el cuerpo de los dinosaurios

(Mucho mas dibujos de dinosaurios aquí, en Linkmesh.com)

Un debate vigoroso a propósito de la regulación de la temperatura en los dinosaurios ha estado vigente desde los años ´60. Originalmente, los científicos discreparon ampliamente si los dinosaurios eran capaces de regular totalmente su temperatura corporal.

Como funciona el cuerpo de los dinosaurios

Como funciona el cuerpo de los dinosaurios

En la actualidad, el “dinosaurio endotérmico” se ha convertido en la opinión del consenso, y la discusión se ha centrado en los mecanismos de regulación de temperatura.

Después de que los dinosaurios fueran descubiertos, los paleontólogos primero postularon que eran criaturas ectotérmicas: “lagartos terribles”, como su nombre sugiere.

Esto suponía que se trataba de animales de sangre fría, por lo tanto, los dinosaurios eran organismos relativamente lentos, inactivos, comparables a los reptiles modernos, que necesitaban fuentes externas de calor para regular su temperatura corporal.

La existencia de un dinosaurio ectotérmico fue la hipótesis preponderante hasta que Robert T. “Bob” Bakker, un autor temprano de obras que defienden la postura de un dinosaurio endotérmico, publicó un documento influyente sobre el asunto, en el año 1968.

Por otra parte, la evidencia moderna indica que los dinosaurios prosperaron en climas templados más frescos, y que por lo menos una cierta clase de los mismos debió haber regulado su temperatura corporal por medios biológicos internos (quizás ayudados por el resguardo de otros animales).

La evidencia del endotermismo en dinosaurios se basa en el descubrimiento de dinosaurios polares en Australia y en la Antártida (donde habrían experimentado un invierno de seis meses, frío y oscuro) así como en el hallazgo de dinosaurios con plumas. Éstas pudieron haber proporcionado un aislamiento regulador.

Enfurecido
Enfurecido

Por otra parte, las estructuras esqueléticas sugieren que los terópodos y otros dinosaurios tuvieron un estilo de vida más compatible con un sistema cardiovascular endotérmico, mientras que los saurópodos exhiben pocas características endotérmicas. Es posible, entonces, que algunos dinosaurios fueran endotérmicos y otros no. Los debates científicos al respecto continúan en la actualidad.

Complica la discusión el hecho de que la sangre caliente sea la consecuencia de varios mecanismos. La mayoría de las discusiones acerca del “dinosaurio endotérmico” tienden a compararlos con los pájaros o con mamíferos medianos, que gastan energía para elevar la temperatura del cuerpo por sobre la del ambiente.

Sin embargo, los pájaros y los mamíferos pequeños también poseen aislamientos tales como grasa, piel o plumas, que retrasan la pérdida de calor. Pero los mamíferos grandes -tales como los elefantes- enfrentan diversos problemas debido a su cociente relativamente pequeño de área superficial al volumen (Principio de Haldane).

Ataques de Dinosaurios

El descubrimiento de Jack Horner, efectuado en 1978, del fósil de Maiasaura(“dinosaurio buena-madre”) en Montana demostró que el cuidado parental se extendía mucho tiempo después del nacimiento de los ornitópodos.

Ataques de Dinosaurios

Ataques de Dinosaurios

También existen evidencias de que otros dinosaurios del período Cretáceo, como el saurópodo patagónico Saltasaurus (descubierto en 1997) tenían comportamientos similares antes y después del anidamiento y crianza de sus pequeños, reuniéndose en colonias enormes semejantes a las de los pingüinos.

El Oviraptor Mongol fue descubierto en posición de empollamiento, en el año 1993, lo que permite deducir que el animal había sido cubierto con una capa aislante de plumas que mantuvo a los huevos cálidos.

Por otra parte, en la Isla de Skye, al noroeste de Escocia, se hallaron nidos y huevos de la mayoría de los grupos importantes de dinosaurios. Probablemente, los dinosaurios adultos se comunicaban con los pequeños de una forma similar a la de los pájaros y cocodrilos modernos.

Las crestas de algunos dinosaurios, como los Marginocephalians, Terópodos y Lambeosaurios pueden haber sido demasiado frágiles para ser utilizados como defensa activa, así que fueron empleadas probablemente para exhibiciones sexuales o agresivas, aunque poco se sabe sobre el acoplamiento y territorialidad de estos animales prehistóricos.

Dinosaurios Malvados
Dinosaurios Malvados

La naturaleza de la comunicación de los dinosaurios continúa siendo enigmática, y es un campo activo de investigación actual. Por ejemplo, evidencias recientes sugieren que las crestas huecas de los Lambeosaurios pudieron haber funcionado como los compartimientos de resonancia empleados en una amplia gama de vocalizaciones.

Desde un punto de vista comportamental, uno de los fósiles de dinosaurios más valiosos fue descubierto en el desierto de Gobi, en 1971. Se trata de un Velociraptor que atacaba a un Protoceratops. Este hallazgo probó que los dinosaurios se acometían y comían unos a otros. El comportamiento caníbal entre los Terópodos fue confirmado por las huellas dentales halladas en Madagascar, en el año 2003.

Dado que la mayoría de las especies de dinosaurios parecen haber desarrollado la locomoción terrestre, una buena comprensión de cómo los dinosaurios se desplazaban sobre la faz de la tierra es ofrecida por la ciencia de la Biomecánica.

Por ejemplo, los estudios de las fuerzas ejercidas por los músculos y la gravedad en la estructura esquelética de los dinosaurios permiten investigar cuán rápido los dinosaurios eran capaces de correr o por qué un Diplódocido podría producir estallidos sonoros con azotes de sus colas.

Origen de los Dinosaurios

Los dinosaurios fueron animales vertebrados que dominaron los ecosistemas terrestres durante más de 160 millones de años. Aparecieron sobre la faz de la tierra hace aproximadamente 230 millones de años.

Origen de los Dinosaurios

Origen de los Dinosaurios

Al final del Período Cretáceo, hace 65 millones de años, un acontecimiento catastrófico desencadenó la extinción de estos seres. Sin embargo, se conoce una clase de dinosaurios que sobrevive hasta el día de hoy: los biólogos creen que los pájaros modernos son descendientes directos de los dinosaurios llamados Terópodos.

Desde el hallazgo de los primeros fósiles, durante el siglo XIX, los esqueletos montados de dinosaurios generan una gran atracción en los museos, a lo largo y ancho del mundo. Los dinosaurios se han convertido en una parte de la cultura universal y son muy populares entre niños y adultos. Han sido protagonistas de películas taquilleras y nuevos descubrimientos arqueológicos se anuncian, regularmente, a través de los medios de comunicación.

El término “dinosaurio” es usado informalmente algunas veces para describir otros reptiles prehistóricos como el Pelicosaurio el Dimetrodonte, los Pterosaurios alados y los Ictiosaurios acuáticos, así como los Plesiosaurios y Mosasaurios, aunque ninguno de estos lo sean.

Dinosaurio Rex Dibujado
Dinosaurio Rex Dibujado

La taxonomía de estos seres prehistóricos fue presentada en el año 1842 por el paleólogo inglés Richard Owen, quien la utilizó para referirse a la “tribu distinta o de orden secundario de los reptiles saurios” que entonces eran reconocidos en Inglaterra y en el resto del mundo.

El vocablo deriva de las palabras griegas “deinos”, que significa “terrible” o “formidable”, y “saura”, que significa “lagarto” o “reptil”. Aunque el nombre taxonómico se ha interpretado a menudo en relación a los dientes, garras y otros rasgos alarmantes, Owen lo pensó simplemente para evocar su tamaño y majestuosidad.

Los dinosaurios eran un grupo extremadamente variado de animales; según un estudio del año 2006, sobre 500 géneros de estos animales se han identificado con certeza 1.850 fósiles, de los cuales casi el 75% queda por descubrir. Un estudio temprano planteó la hipótesis de que habrían existido cerca de 3.400 géneros de dinosaurios.

Algunos eran herbívoros, otros carnívoros. Muchos dinosaurios eran bípedos, otros cuadrúpedos y otros -tales como el Ammosaurio o el Iguanodonte- podían caminar fácilmente en dos o cuatro patas.

Sin importar el tipo anatómico, casi todos los dinosaurios conocidos fueron predominantemente terrestres, más que acuáticos o de hábitat aéreo.
<h2>Shogunato Ashikaga: entre el periodo feudal japonés y los samurai</h2>
<h3>Shogunato Ashikaga: entre el periodo feudal japonés y los samurai</h3>