Tag Archives: Una mirada a la anatomía de los dinosaurios

Una mirada a la anatomía de los dinosaurios

¿Cómo determinan los científicos  el aspecto de los dinosaurios? Nadie puede saberlo con seguridad, pero hay algunas líneas de evidencia en los registros fósiles y en los estudios sobre animales modernos. Armar este rompecabezas es como el trabajo de un detective que intenta resolver un caso de asesinato difícil. Las figuras reconstruidas de los dinosaurios están basadas en una serie de pasos:

Una mirada a la anatomía de los dinosaurios

Una mirada a la anatomía de los dinosaurios

  • El esqueleto es una reconstrucción de los huesos extraídos de la roca.
  • Los músculos pueden ubicarse con más confianza, ya que cada punta de ellos está unido al hueso y se pueden ver las marcas en los huesos fósiles.
  • Otras partes suaves, como las entrañas, la lengua, etc., se pueden añadir en parte adivinando y en parte comparando con los animales vivos.
  • La textura de la piel se puede reconstruir con precisión, ya que las impresiones de la piel del dinosaurio quedan fosilizadas. Incluso hay algunos casos raros de preservación orgánica de la piel.
  • El color es totalmente azaroso. Los colores están basados en los animales modernos y en parte están inspirados por la imaginación de los científicos y los artistas.

Los dientes

Los dientes del Tiranosaurius eran desiguales y la fuerza de la mordida recaía sobre algunos de ellos, lo que les daba un poder de penetración mayor. Cuando un determinado número de dientes penetraba las fibras, entonces el tiranosaurio arrancaba la línea afectada.

La piel

La piel de los dinosaurios es impresionante. Actualmente se hay algunas impresiones preservadas de piel. La mayor parte de ellas muestra escamas poligonales en diferentes agrupaciones. Los ornitorrincos tienen un trasfondo de pequeñas escamas con parches de escamas más grandes de tanto en tanto.

Los parches eran más grandes y comunes en el torso. La cresta era semejante a la de un gallo. Los dinosaurios con cuerno tenían escamas similares, pero un poco más largas. En lugar de parches, ellos tenían escamas redondas con una escarapela de escamas poligonales. Las escamas grandes y redondas solían estar en los costados y el torso. Los cuellos largos, como el del Seismosaurus, tenían escamas largas de unos 2 o 3 cm, con pequeños bultos de unos 2 mm. También tenían un cerquillo en su espalda que parecía una fila de pequeños triángulos. Los dinosaurios tenían escamas huesudas, como las de los lagartos. Podían estar en cualquier parte de su cuerpo, pero comúnmente estaba en su espalda y costados. En el Estegosaurio, algunas de ellas formaban enormes platos que llegaban hasta su espalda, e incluso las espinas de su cola eran escamas. En el Anquilosaurio, se formaban un ‘caparazón’ en todo su cuerpo. En los dinosaurios cornudos, estaban unidas al cráneo y formaban los cuernos. Algunos dinosaurios incluso parecían tener plumas.

Los cuernos

Los dinosaurios con cuernos eran de Norteamérica. Había dos tipos principales: los Centrosaurinos, como el Estiracosaurius, y los Casmosaurinos, como el triceratops. Los centrosaurinos generalmente tenían un cuerno grande como nariz, aunque algunos tenían fosas nasales. Los casmosaurinos solían tener cuernos frontales. Tenían una copa hueca en la base de sus cuernos frontales que probablemente hacían un sonido de choque cuando peleaban entre sí. Algunos de los cráneos tenían agujeros en sus huesos que parecían producto de la lucha con otros dinosaurios. El cuerno tenía un caparazón óseo cubierto.

La comida

Los dinosaurios comían grandes cantidades de alimentos. De más está decir que el Tiranosaurius comía otros dinosaurios, pero ¿qué comían los dinosaurios herbívoros? Las plantas venían evolucionando durante millones de años. Cuando la mayoría de los dinosaurios vivían, no había pastizales. Al inicio de su era, no había plantas ni flores, pero las Cicas eran comunes. Las semillas de Cica eran buenas y los grupos de esas plantas tenían mucho almidón en ellas. Algunas personas comen Cicas actualmente. Otro árbol común era el Gingko. Las hojas de Gingko son comestibles y sus semillas son consideradas una delicatessen en la China. Hay alguna evidencia por los contenidos de sus entrañas y otros restos de que los ornitorrincos comían coníferas.