Tag Archives: Velociraptor

Dinosaurio Terópodo

Los Terópodos (sign. ‘pies de bestia’) son un grupo de dinosaurios saurisquios bípedos. Aunque eran carnívoros principalmente, un número de familias de terópodos fueron herbívoras durante el Período Cretáceo. Los Terópodos primero aparecieron durante el Carniano a fines del Triásico Tardío (alrededor de 230 millones de años atrás), y eran los únicos carnívoros terrestres  grandes del Jurásico Temprano hasta el cierre del Cretáceo (alrededor de 65 millones de años atrás). Están representados por 9.900 especies de aves, que evolucionaron en el Jurásico Tardío a partir de pequeños dinosaurios coelusarianos especializados.

Dinosaurio Terópodo

Dinosaurio Terópodo

Entre las características que unen a los terópodos con las aves se cuentan su pie de tres dedos, la fúrcula, los huesos llenos de aire (en algunos casos), las plumas y el empollado de huevos.

Historia evolutiva

Durante el Triásico tardío, varios prototerópodos primitivos y dinosaurios terópodos existieron y evolucionar a la par.
Los dinosaurios carnívoros más antiguos son el Eoraptor de Argentina y los Herrerasaurios. Los Herrerasaurios existieron desde principios del Triásico tardío y fueron descubiertos en Norteamérica y Sudamérica, además de la India y Sudáfrica posiblemente. Los Herrerasaurios se caracterizaron por un mosaico de rasgos primitivos y avanzados. Algunos paleontólogos consideraron a los herrerasaurios como miembros de los Terópodos en el pasado, pero actualmente se los considera saurisquios, y pueden haber evolucionado antes de que se separaran los saurisquios de los ornistisquios.
Los terópodos más antiguos y primitivos son los Coelofisideos. Estos eran un grupo de animales de complexión ligera, ampliamente distribuidos y potecialmente gregarios. Entre ellos se incluían pequeños cazadores como los ‘Coelofisis’ y predadores más grandes como los ‘Dilofosaurios’. Estos animales continuaron existiendo desde el Carniano Tardío (comienzos del Triásico) hasta el Toarciano (fines del Jurásico Temprano). Aunque en las primeras clasificaciones cladísticas fueron incluidos dentro de los Ceratosaurios y se los considero una rama lateral de los terópodos más avanzados, pueden haber sido acensaros de todos los demás terópodos (lo cual los convertiría en un grupo parafilético).

Los ceratosaurios más avanzados (incluyendo los Carnotaurios) aparecieron durante el Jurásico Temprano y continuaron hasta el Jurásico Tardío en Laurasia. Competían con sus parientes tetanuranos más avanzados a nivel anatómico y duraron hasta el fin del Cretáceo en Gondwana.

Teropodos
Teropodos

Los Tetanuros son más especializados que los ceratosaurios. Su subdividen en los Espinosauroideos y los Aveterópodos. Los Megalosaurios fueron predadores que vivieron desde el Jurásico Medio hasta el Cretáceo Tenprano, y sus parientes Espinosauroideos son mayormente del Cretáceo Temprano y Medio.
Los Aveterópodos, como su nombre lo indica, estaban muy relacionados con las aves, y se dividen en los Carnosaurios (incluyendo el Allosaurio) y los Coelosaurios, un grupo muy grande y diverso de dinosaurios que eran bastante comunes durante el Cretáceo.

Así, durante el Jurásico tardío, había por lo menos cuatro linajes distintos de terópodos: los ceratosaurios, los megalosaurios, los carnosaurios y los coelosaurios; todos acechaban a los grandes dinosaurios herbívoros. Estos cuatro grupos sobrevivieron al Cretáceo, pero sólo dos –los ceratosaurios y los coelosaurios- llegaron al final del período, en cuyo momento se separaron geográficamente, yendo los ceratosaurios a Gondwana y los coelosaurios a Asiamérica.

De todos los grupos de Terópodos, los Coelosaurios eran por lejos los más diversos. Algunas clases de coelosaurios que florecieron durante el Cretáceo fueron los Tiranosáuridos (incluyendo al Tiranosaurius), los Dromeosáuridos (incluyendo al Velociraptor y al Deinonicus, que son extremadamente parecidas en forma sl ave más antigua de las conocidas hasta el momento, la Arcaeopterix), los Troodóntidos y los Oviraptorosaurios, los Ornitomimosaurios, los herbívoros de garras gigantes Terizinosaurios y las aves, que son el único linaje que sobrevivió a la extinción masiva del Cretáceo. Aunque las raíces de estos grupos deben haberse originado en el final o quizás en el Jurásico Medio, se volvieron abundantes durante el Cretáceo temprano. Algunos paleontólogos, como Gregory S. Paul, han sugerido que algunos de estos terópodos avanzados en realidad descendían de dinosaurios voladores o Arcaeopterix que perdieron su habilidad para volar y regresaron al hábitat terrestre.

Ataques de Dinosaurios

El descubrimiento de Jack Horner, efectuado en 1978, del fósil de Maiasaura(“dinosaurio buena-madre”) en Montana demostró que el cuidado parental se extendía mucho tiempo después del nacimiento de los ornitópodos.

Ataques de Dinosaurios

Ataques de Dinosaurios

También existen evidencias de que otros dinosaurios del período Cretáceo, como el saurópodo patagónico Saltasaurus (descubierto en 1997) tenían comportamientos similares antes y después del anidamiento y crianza de sus pequeños, reuniéndose en colonias enormes semejantes a las de los pingüinos.

El Oviraptor Mongol fue descubierto en posición de empollamiento, en el año 1993, lo que permite deducir que el animal había sido cubierto con una capa aislante de plumas que mantuvo a los huevos cálidos.

Por otra parte, en la Isla de Skye, al noroeste de Escocia, se hallaron nidos y huevos de la mayoría de los grupos importantes de dinosaurios. Probablemente, los dinosaurios adultos se comunicaban con los pequeños de una forma similar a la de los pájaros y cocodrilos modernos.

Las crestas de algunos dinosaurios, como los Marginocephalians, Terópodos y Lambeosaurios pueden haber sido demasiado frágiles para ser utilizados como defensa activa, así que fueron empleadas probablemente para exhibiciones sexuales o agresivas, aunque poco se sabe sobre el acoplamiento y territorialidad de estos animales prehistóricos.

Dinosaurios Malvados
Dinosaurios Malvados

La naturaleza de la comunicación de los dinosaurios continúa siendo enigmática, y es un campo activo de investigación actual. Por ejemplo, evidencias recientes sugieren que las crestas huecas de los Lambeosaurios pudieron haber funcionado como los compartimientos de resonancia empleados en una amplia gama de vocalizaciones.

Desde un punto de vista comportamental, uno de los fósiles de dinosaurios más valiosos fue descubierto en el desierto de Gobi, en 1971. Se trata de un Velociraptor que atacaba a un Protoceratops. Este hallazgo probó que los dinosaurios se acometían y comían unos a otros. El comportamiento caníbal entre los Terópodos fue confirmado por las huellas dentales halladas en Madagascar, en el año 2003.

Dado que la mayoría de las especies de dinosaurios parecen haber desarrollado la locomoción terrestre, una buena comprensión de cómo los dinosaurios se desplazaban sobre la faz de la tierra es ofrecida por la ciencia de la Biomecánica.

Por ejemplo, los estudios de las fuerzas ejercidas por los músculos y la gravedad en la estructura esquelética de los dinosaurios permiten investigar cuán rápido los dinosaurios eran capaces de correr o por qué un Diplódocido podría producir estallidos sonoros con azotes de sus colas.