Tag Archives: william shakespeare

Los Elfos según Tolkien

El arquero épico Legolas Greenleaf, cuyo personaje fue representado por el actor Orlando Bloom en la trilogía fílmica El señor de los anillos, es indiscutiblemente el mejor y más famoso elfo de Tolkien.

Los Elfos según Tolkien

Los Elfos según Tolkien

Tolkien no compartía la visión de los elfos diminutos que mostró William Shakespeare en “Sueño de una noche de verano” o que aparecía en la colección de los antiguos cuentos de hadas de la época victoriana.

Los duendes retratados por el irlandés Tolkien fueron concebidos como una raza de seres con aspecto similar al de los humanos pero más justos y sabios, con grandes energías espirituales, sentidos más agudos y una empatía con la naturaleza.

Los elfos de Tolkien, habitantes de la Tierra Media, eran representaciones de aquello que los seres humanos podrían haber sido de no haber caído en el pecado original. Los elfos son humanos inmortales que no envejecen, aunque pueden recibir heridas de gravedad; en la obra de Tolkien, un elfo asesinado es capaz de regresar a la vida después de un corto período de tiempo.

El señor de los anillos -escrito entre 1954 y 1955- se hizo muy popular, y fue imitado también. En los años ´60 y posteriormente, elfos parecidos a los de Tolkien poblaron numerosas ficciones así como variados juegos de rol.

Los elfos de Tolkien eran adversarios de los goblins (orcos) y habían estado enemistados históricamente con la raza de los enanos; estos motivos reaparecen a menudo a partir de los trabajos inspirados por Tolkien.

Además, este prestigioso escritor irlandés es el responsable de la recuperación del antiguo vocablo “elfo”, reemplazando el acuñado por  Edmund Spenser: elfin y elfish.

Tolkien probablemente prefirió la palabra “elfo” en vez de “hada” porque la primera es de neto origen anglosajón mientras que la segunda se incorporó al inglés a través del francés.

Hadas Del Aire Y Hadas Del Fuego

Los duendes y hadas asociados con el aire se conocen como “sílfides”, están dotados de alas y pueblan numerosos libros infantiles ilustrados. Estas imágenes fueron popularizadas durante la Inglaterra victoriana.

Algunos ejemplos de duendes del aire son: el luminoso Soulth irlandés, la Star Folk de la tribu algonquina, el Atua de Polinesia, así como las hadas buenas de las leyendas persas, que van dejando rastros de hermoso perfume por donde vuelan.

Hadas Del Aire Y Hadas Del Fuego

Hadas Del Aire Y Hadas Del Fuego

Existen duendes que desatan fenómenos atmosféricos como ciclones, e incluso pueden atacar naves voladoras. Ejemplos de estos pícaros seres son el Spriggans de Cornwall, el Vily de Slavonia,  elVintoasele de Serbia y Croacia, el Rusali de Rumania y el travieso Folletti de Italia.

Y el ser asociado al fuego es la salamandra, un espíritu elemental muy apreciado por los alquimistas durante el Renacimiento. Asociado con el fuego encontramos a los duendes Djinn -de origen persa y comportamiento malévolo- así como a Drakes (o Drachen), un habitante de las islas británicas.

Algunas historias describen hadas y duendes que protegen las chimeneas, como el Gabija de Lituania y el Natrou-Monsieur de Francia.  El egipcio Muzayyara es fogoso, galante y atractivo; se trata de un personaje popular incluido en los cuentos de esa región, al que le encanta cortejar a las hadas.

Aun cuando los duendes y las hadas son criaturas habituales en diversas mitologías del mundo entero, su universo fantástico más variado y numeroso se encuentra en Gran Bretaña, por ello la literatura inglesa los escoge con frecuencia como protagonistas o personajes de relativa importancia argumental.

Hadas Del Aire Y Hadas Del Fuego
Hadas Del Aire Y Hadas Del Fuego

Muchos romances del período medieval inglés mencionan hadas y duendes. Son hombres y mujeres que tienen poderes mágicos, viven en palacios encantados, falsifican armamentos mágicamente y hechizan o engañan a mortales inocentes. Recordemos que la Dama del Lago a quien Arturo ofreció su espada Excalibur era un hada.

Como decíamos antes, en los relatos del Rey Arturo, las hadas y duendes son muy frecuentes, así como en el resto de la tradición galesa y bretona. Incluso los Cuentos de Canterbury de G. Chaucer mencionan a una reina-elfo vinculada al antiguo cortejo artúrico.

Un romance francés del siglo XV, proveniente de Burdeos, se popularizó rápidamente en Inglaterra. Esta historia daba vida al Rey Oberon y a la Reina Mab, cuya corte estaba rodeada de caballeros.

Fue este romance el que ofreció inspiración a William Shakespeare, quien incorporó algunos de sus personajes a los célebres dramas Sueño de una noche de veranoLa tempestad.