Orígenes del nombre de Frankestein

La criatura de Frankestein, el monstruo sensible 

Parte del rechazo de Frankestein hacia su criatura viene del hecho de que no tiene nombre, lo cual representa una falta de identidad. En vez, se refieren a él con palabras como ‘monstruo’, ‘demonio’, cosa’, etc. Cuando Frankestein conversa con el monstruo en el capítulo 10, se refiere a él como ‘demonio’, ‘insecto vil’, ‘monstruo aborrecible’, ‘demonio maligno’, etc.

Orígenes del nombre de Frankestein

Orígenes del nombre de Frankestein

Orígenes del nombre de Frankestein

Durante la historia, Shelley llama a la criatura ‘Adán’ en referencia al primer hombre que pobló el Jardín del Edén, como puede apreciarse en el epígrafe:

 “¿Acaso te pedí a ti, Creador de mi arcilla,

Que me moldearas como Hombre? ¿Acaso te pedí

Que me levantaras de la oscuridad?”

 John Milton, ‘Paraíso perdido’ (X.743-5)

Foto Frankenstein
Foto Frankenstein

El monstruo ha sido erróneamente llamado ‘Frankestein’ con frecuencia. En 1908, un escritor dijo: ‘Es extraño el mal uso generalizado del término ‘Frankestein’, incluso por parte de personas inteligentes, para nombrar al horrible monstruo…’. La obra ‘The reef’ (1916) de Edith Warton describe a un niño insoportable como ‘el niño Frankestein’. En ‘The Bridal Ornament’ de David Lindsay -publicado en The Rover el 12 de Junio de 1844- se menciona al ‘creador del pobre Frankestein’. Luego del estreno del popular film de James Whales, ‘Frankestein’, el público comenzó a hablar del monstruo como si su nombre fuera ‘Frankestein’. Una referencia a esto ocurre en ‘Bride of Frankestein’ (1935) y en varias películas subsecuentes de la serie, así como en películas como ‘Abbott y Costello conocen a Frankestein’.