Los defensores de la criptozoología

Los criptozoologistas argumentan que el inventario de animales gigantes está incompleto. Ejemplo de ello es que se siguen descubriendo enormes animales marinos, y no hay razón para creer que no se descubrirán más en el futuro. Por tanto, los criptozoologistas afirman que su investigación no es irracional.

Los defensores de la criptozoología

Los defensores de la criptozoología

Algunos sostienen que los científicos evalúan la ‘evidencia’ criptozoológica desde los paradigmas prevalecientes en lugar de hacerlo en base a sus méritos o fallas.

Los partidarios de esto último citan el caso del Hombre de Hielo de Minnesota asociado con Ivan T. Sanderson y Bernard Heuvelmans, que percibieron como un hallazgo bien justificado a pesar de la falta de apoyo de parte de la comunidad científica.

Los seguidores afirman que, al igual que en el campo científico, los criptozoologistas suelen ser responsables de la refutación de sus propios objetos de estudio. Por ejemplo, algunos criptozoólogos juntaron evidencia que rechaza la validez de algunas facetas del fenómeno de Pie Grande.

Demonio y la dama

Demonio y la dama

Los defensores de la Criptozoología también declararon que algunas especies aceptadas en la actualidad por la comunidad científica fueron consideradas inicialmente supersticiones e ilusiones. Por ejemplo, afirman que el gorila de la montaña había sido tomado como un mito a causa de la falta de evidencia y fósiles, antes de que lo confirmaran en 1902. De la misma manera, la tortuga Hoan Kiem se creía que era una leyenda local antes de que la evidencia fuera aceptada alrededor de 1998-2002.

Los criptozoólogos citaron el caso del descubrimiento de 1976 del tiburón Oahu de Hawai para argumentar que sus propuestas acerca de los críptidos marítimos deberían recibir más credibilidad. Aunque  el zoólogo y criptozoólogo Ben S. Roesch acepta el que el descubrimiento prueba que ‘el océano tiene muchos secretos todavía no descubiertos’, simultáneamente advierte contra la aplicación de este caso a muchas criaturas hipotéticas, ya que el tiburón no había sido descubierto a causa de adaptaciones que no encajan con los demás críptidos. En definitiva, afirma que el tiburón Oahu no es prueba suficiente como par a apoyar la existencia de ‘críptidos’ marinos en general.

El descubrimiento de 2003 de restos fósiles del Homo floresiensis fue citado por el paleontólogo Henry Gee como evidencia posible de que críptidos humanoides como el orang pendek y el Yeti pueden tener ‘granos de verdad’.

Soy un escritor y productor de sitios webs.
Sobrevivi­ a la escuela, ahora intento sobrevivir a la vida.

Google+ 

Comments are closed.



© 2004 - 2013 Linkmesh.com - Fansite creado para fans, por fans.