Header Brujas
 
Tres Brujas Malas Magia De Espalda Escoba Voladora Juntando Calabazas Mirada Provocadora Fogata La Bruja Sobre La Luna Bailando Guiñando El Ojo La Mascota El Gato Hacia El Sol En El Bosque Bruja De Negro Sorprendida Chicos Espiando Sentada En La Calabaza Gatos Brujos Posando Feliz La Magia Con Calabazas

Las Brujas en Macbeth
Escrito por

Macbeth se escribió probablemente en 1606. Algún investigador sugiere fecharlo en 1601-1602, pero, aparte de las razones de estilo, hay alguna alusión a hechos de la época que sugiere tal datación (así, la alusión del Portero a los equívocos jesuíticos, que probablemente tiene que ver con el proceso y condena, en 1606, del Padre Garnet, acusado de complicidad en la conspiración “de la pólvora” de Guy Fawkes, en 1605).

Consta una representación en 1611, que no era la primera. En ese año, un tal Forman cuenta haberla visto representar con ciertas variantes argumentales respecto al texto luego publicado que hacen pensar en intervenciones de otras manos.

Las Brujas en Macbeth
Las Brujas en Macbeth

Concretamente, está claro que la canción de las brujas procede de The Witch, de Middleton, a quien se pueden atribuir otros pasajes interpolados en el texto; extrañezas de estilo hacen pensar también que hubo otro autor colaborando con Shakespeare, sobre todo hacia el final de la obra.
Trascribiremos un pasaje de Macbeth, para que se perciba el carácter de estos personajes siniestros. De todas maneras, teniendo en cuenta lo indicado por José María Valverde en la introducción a la versión castellana, conviene tener en cuenta la enorme pérdida que supone toda traducción (y más aun, toda traducción de Shakespeare): el original está, casi completo, en verso, casi siempre blank verse (verso blanco), el endecasílabo sin rimar que en manos de Shakespeare es un maravilloso instrumento a mitad de camino entre lírica y prosa.

ESCENA III
[Una llanura]
Truenos. Entran las tres brujas.

Bruja primera. ¿Dónde has estado, hermana?
Bruja segunda. Haciendo morir cerdos.
Bruja tercera. ¿Y tú, hermana, dónde?
Bruja primera. La mujer de un marinero tenía castañas en su regazo, y roía, roía, roía: “Dame”, le digo yo: “Quita de ahí, bruja”, me grita aquella roñosa alimentada de eabadillas. Su marido ha ido a Aleppo, contramaestre del “Tigre”
         Pero yo embarcaré
         Volando en un tamiz
         Y como un ratoncillo sin nariz
         ¡qué le haré, qué le haré!
Bruja segunda. Te voy a dar un viento.
Bruja primera. Me darás gran contento.
Bruja tercera. Y yo otro viento más.
Bruja primera. Son míos los demás
                        Y los puertos que arrasan
                        Y las líneas que pasan
                        En la carta marina

                        Yo le voy a moler igual que harina

Siguiente tema: Rasgos de las Brujas