Caballero Antiguo El Gallo Gigante Espada Larga Caballero Preparado Caballero Y Su Caballo El Dueño Del Dragón Pelo Largo Joven Caballero Espada Mágica Celestial Mirada Abajo Experimentado Caballero Diablo Caballero Pintura De Un Caballero La Guerra Guerrero Y Su Arma Armadura Caballero Pelo Blanco Nevando Caballero Grandote

La Gesta del Cid Campeador
Escrito por

La figura de Rodrigo Díaz de Vivar es materia de incesantes disputas en la historia de España. La opinión más difundida lo muestra como un héroe nacional: ésta es la que sostiene, por ejemplo, uno de los especialistas españoles más famosos y reconocidos, Ramón Menéndez Pidal.

Pero hay muchos otros historiadores que, con gran convicción y no pocos argumentos, lo consideran poco más que un bandolero que supo organizar tropa y reunir fortuna. Desde esta última perspectiva, el Cid como héroe nacional y encarnación del espíritu de España sería obra de la leyenda posterior, pero no del juicio histórico.

No es el Cantar del Mio Cid la única obra en que se celebran las hazañas del Campeador. En 1098, un monje de Ripoll escribió en versos sálicos latinos el Carmen Campidoctoris o Cantar del Campeador.

La Gesta del Cid Campeador
La Gesta del Cid Campeador

Pero, aparentemente, a partir del siglo XIV, la figura del Cid se vio envuelta por hazañas y romances novelescos que ya nada tenían que ver con su historia verdadera; sobre todo, debido a los juglares que cantaban tales historias y las embellecían a pedido del gusto de sus oyentes.

En 1579, el escritor español Juan de la Cueva (1534-1610) compuso La muerte del rey Don Sancho, que narra el cerco de Zamora, el mismo tema que Lope de Vega (1562-1635) recreó en la obra teatral Las almenas de Toro.

En 1618, el dramaturgo español Guillén de Castro (1569-1631) escribió las piezas teatrales Las mocedades del Cid y Las hazañas del Cid.

Durante el período del Romanticismo, la figura del Campeador también fue convocada por el dramaturgo ibérico Juan Eugenio Hartzenbusch (1806-1880) en La jura de Santa Gadea, y también, por el dramaturgo José Zorrilla y Corral (1817-1893) en La leyenda del Cid.

A comienzos del siglo XX, otro destacado autor teatral español, Eduardo Marquina (1879-1946) compuso la pieza dramática Las hijas del Cid (1908).

Esta incompleta y muy breve enumeración ejemplifica la importancia que la figura del Cid Campeador ha tenido y tiene para la cultura de España.

Bibliografía consultada:

Héroes medievales: El Cid, Arturo, Los Nibelungos. Relatos anónimos en versiones de Ruth Kaufman y Franco Vaccarini. Contenidos elaborados por Jorge Warley. Editorial Puerto de Palos, Buenos Aires, 2005.

Siguiente Tema: La Leyenda del Rey Arturo