La Dama Sobre El Caballo En Las Montañas Caballero Viendo Nevar Saludando Armadura Foto Caballero Capa Larga La Bola Amarilla Montando Dragón El Caballo Y Su Cuerno A La Carga La Boca Del Mounstro Cabeza Cortada Espada Larga Plumas Blancas Pensativo Competencia De Caballeros El Dueño Del Dragón Diablo Caballero Vencedores

Los Héroes como Arquetipos
Escrito por

Otro aspecto fundamental y característico del género épico tiene que ver con el personaje central en torno del cual se organiza la totalidad del mundo épico: el héroe.

Por lo general, se trata de un héroe único e impar, como Aquiles en la Ilíadao el Cid Campeador; en otros casos, ese héroe central casi comparte sus singulares virtudes con quienes lo rodean, tal es el caso de los Caballeros de la Mesa Redonda (o de la Tabla Redonda).

Los héroes son verdaderos arquetipos, es decir, guerreros que condensan una serie de virtudes en tan alto grado que se elevan por sobre el plano humano hasta convertirse casi en dioses.

Los Héroes como Arquetipos
Los Héroes como Arquetipos

No obstante su grandeza y monumentalidad, los personajes de la leyenda son simples en su definición y bastan unos pocos adjetivos para dar cuenta de su carácter más típico.

Se utiliza la palabra “epíteto” para describir esa cualidad única que define esencialmente al personaje a través de la fusión, en muchos casos, de atributos físicos y espirituales. Así, por ejemplo, en relación con la Ilíada:

“…la belleza de Helena, la astucia de Ulises, el noble coraje de Héctor, el talón vulnerable de Aquiles, la locura de Áyax son conceptos que ya se han vuelto proverbiales”, según Robert Graves, en “La guerra de Troya”, Barcelona, Muchnik, 1999.

El héroe por excelencia es el guerrero, de allí se comprende que los valores que lo definen más acabadamente son el valor y la lealtad hacia sus compañeros de armas. En la épica del medioevo, se debe sumar el respeto sagrado a la relación de vasallaje, o sea la obediencia sin excusa que se le debe al rey.

Las mujeres, esposas, amadas e hijas reproducen esa relación de respeto, amor y obediencia hacia el héroe masculino. Sin duda, se trata de un rol secundario, aun cuando puedan cumplir un papel importante para el desarrollo de las acciones, como es el caso de Ginebra, la esposa de Arturo, o la mujer y las hijas del Cid.

Llama la atención en este sentido el rol protagónico que cumple Krimilda en la segunda parte del Cantar de los Nibelungos.

Bibliografía consultada:

Héroes medievales: El Cid, Arturo, Los Nibelungos. Relatos anónimos en versiones de Ruth Kaufman y Franco Vaccarini. Contenidos elaborados por Jorge Warley. Editorial Puerto de Palos, Buenos Aires, 2005.