Caballo Primer Plano Arco Y Flecha Caballero Glorioso Corta Cabezas Luchando Experimentado Caballero Caballero Y Su Caballo Caballero Realista Enano Caballero Bolas Mágicas El Tigre Blanco Castillo Del Dragón Caballero De Perfil Peleando Con El Dragón Mujer Con Espada Volcán En Erupción Caballeros Amarillos El Caballo Del Caballero Futura Armadura Fantasmas

Acerca de Hidalgos y Caballeros del siglo de Oro
Escrito por

El uso del libro. A propósito del Monstruo español.

¿Qué nos dice el uso del libro acerca del pensamiento de una época? “La atención a la recepción y a la repercusión del libro ha permitido examinar su acción real o, en todo caso, construir un nuevo panorama teórico, formalizando una historia cultural de nuevo cuño.

Este panorama teórico se distancia de las posturas post-positivistas meramente evolutivas y, al tiempo, de la labor sólo descriptiva del fenómeno de la producción, de la difusión del libro y de la lectura, que, sin embargo, sigue siendo necesaria. El terreno de la posesión y el uso del libro era uno de los más desatendidos y desconocidos de la historia cultural de Occidente”.

Como afirma Bödeker, el comportamiento de lectura es considerado como una práctica cultural y social, que permite investigar el rol que la literatura juega en el contexto biográfico de los lectores históricos, reales. Este enfoque, como vemos, propone un viraje al terreno del lector empírico.

Acerca de Hidalgos y Caballeros del siglo de Oro
Acerca de Hidalgos y Caballeros del siglo de Oro

La ausencia de reediciones y la carencia de datos sobre la recepción del Monstruo Español nos habla de la falta de funcionalidad de este poema de la decadencia del género caballeresco. Tiene el extraño privilegio de ser el último texto de esta naturaleza que se imprime en España, veintitrés años después de la publicación de La toledana discreta y veintidós años después de la primera parte del Quijote.

La crítica literaria descuidó el estudio sistemático de la poesía épica culta del Renacimiento español (para hacer honor a la verdad, el Monstruo español –aunque con moldes previos– fue escrito en el esplendor del Barroco, cosa que revela más crudamente su marcado anacronismo).

Sin embargo, Maxime Chevalier afirma que clérigos, letrados, catedráticos y miembros de las clases altas de la sociedad del quinientos leyeron poemas épicos que halagaban la ideología guerrera de la que participaban hidalgos y caballeros del Siglo de Oro. Al llegar al siglo XVII son muy pocos los relatos caballerescos que pasan por la imprenta, pero, cuando ya no se publican más novelas (Policisne de Boecia, de Juan de Silva y Toledo, es la última, en 1602), aún quedan por ver la luz un par de poemas: Genealogía de la toledana discreta (1604), de Eugenio Martínez, y Alegoría del Monstruo Español (1627), de Miguel González de Cunedo (o Canedo).

Lo llamativo es que la gran mayoría de los poemas caballerescos renacentistas no volvieran a imprimirse jamás, excepto por algunas obras de Ercilla, Juan Rufo o Lope de Vega. Para Chevalier, el olvido merecido en que cayeron es tributario de la mala calidad de los mismos.