Manchas De Sangre Caballero Miedoso Ork Caballero Caballero Vencedor La Ciudad La Dama Gigante Malvado Caballero Pelo Blanco En El Pantano De Perfil Caballero Mutante Ataque Con Su Espada Diablo Caballero Espada Larga Marchando A Luchar Luchando Con El Dragón Caricatura En El Campo En La Oscuridad

La Leyenda del Rey Arturo
Escrito por

Artús o Arturo es un personaje de leyenda que, según se cree, reinó entre los bretones a principios del siglo VI. Los bretones son un pueblo de agricultores y pescadores de origen celta que habitaba en la península francesa de Bretaña y se mantuvo fiel a su lengua y tradiciones de origen celta.

El origen de Arturo ha sido muy discutido. Algunos historiadores especulan con que el personaje histórico que pudo haberlo originado es el jefe de los bretones que venció a los sajones en tierras de Badon Hill (hacia 516).

Cabe menciona que los sajones son un pueblo germánico que habitaba en la desembocadura del río Elba; como se dedicaban a la piratería, los romanos los combatieron trazando una frontera para impedirles avanzar.

Cuando Roma retiró su guarnición de Britania –la antigua Inglaterra, en tiempos de la dominación romana– hacia mitad del siglo V, los sajones rápidamente ocuparon ese territorio, se extendieron hacia el sur y el este de la isla y arrinconaron a los celtas en la región de Gales. Comenzaron a trazar así el mapa moderno de las islas británicas.

La Leyenda del Rey Arturo
La Leyenda del Rey Arturo

En un principio, se creía que Arturo provenía de las leyendas populares de Bretaña; sin embargo, los especialistas parecen inclinarse, en la actualidad, a considerar que este héroe surgió del choque de la civilización celta con la francesa, que culminó con la conquista de Inglaterra por los normandos, otro pueblo de origen germánico.

Los franceses difundieron la historia del famoso rey y de sus compañeros uniendo las formas más legendarias de una cultura guerrera con otras más refinadas, propias de la cultura cortesana.

Cabe señalar que la cultura cortesana es la cultura propia de las cortes que se constituían alrededor del poder real, es decir, que su origen y desarrollo está ligado a la expansión del feudalismo europeo y la consolidación de la figura del rey y la nobleza.

En esta tradición, el guerrero, que provenía de los siglos anteriores, se convierte en “caballero”, con todo lo que ello supone en cuanto al refinamiento de las formas artísticas; por lo tanto, aunque las historias, los temas y los motivos en muchos casos se hayan conservado, el tratamiento cortesano supone un perfeccionamiento y virtuosismo formal no conocido hasta entonces.

El rey Arturo aparece, por primera vez, citado en la Historia britonum (Historia de los bretones), del historiador latino Nennius (siglo IX). El escritor inglés Godofredo de Monmouth (1102-1154) realizó la primera versión de la leyenda al escribir, en 1136, su Historia Regun Britanniae (Historia del reino de Bretaña).

En este relato, Artús es el hijo del rey Uther y de Ingern, la esposa del duque de Cornualles. Gracias a las artes del mago Merlín, nace Arturo en el castillo de Tintagel. Con su espada Excalibur o Caliburnes y su lanza Ron, logra vencer a sus enemigos y se casa con Ginebra.

Luego llega al trono y extiende su poderío por toda Europa. Cuando llega a Roma, se entera de que su sobrino Mordred ha usurpado su trono. Arturo regresa y enfrenta en batalla a su sobrino; Mordred muere y Arturo queda muy herido, así que decide retirarse a la isla de Avalón para esperar la muerte. ¨

Bibliografía consultada:

Héroes medievales: El Cid, Arturo, Los Nibelungos. Relatos anónimos en versiones de Ruth Kaufman y Franco Vaccarini. Contenidos elaborados por Jorge Warley. Editorial Puerto de Palos, Buenos Aires, 2005.