Competencia De Caballeros Medallón Mágico Nombramiento Como Caballero Tres Caballeros Pintura De Un Caballero Pantalla Caballero El Caballero Espada Ensangrentada Dragón De Fuego Caballera Mujer De Perfil Mirando Al Cielo Armado Caballero Grandote El Gallo Gigante Fantasmas Dragón Furioso Dragón Rosa Caballero Amarillo Montando Un Dragón

Transmisión de las Hazañas Épicas
Escrito por

El origen del género épico hay que buscarlo entre las más antiguas expresiones que ha producido la cultura a la que pertenecemos. El poema épico emblemático de la literatura de Occidente es la Ilíada.

Que es emblemático significa que ofrece un modelo en cuanto a la manera de narrar, al tratamiento del tema y de las acciones, a la conformación de los personajes heroicos que son sus protagonistas y, también, es un modelo en tanto brinda un amplio repertorio de recursos estilísticos.

Este modelo se proyecta hasta la actualidad y puede ser reconocido en sus rasgos fundamentales, más allá de las transformaciones que se han ido sumando con el correr de los siglos.

Se atribuye la creación de la Ilíadaa Homero, quien se supone que la escribió en el año 750 a.C. cerca de la costa occidental de Anatolia. Homero –quien, como su obra, se ha convertido en paradigma del poeta– ofrece el resultado de una larga tradición que se remonta hasta, por lo menos, el 1200 a.C.                        

Transmisión de las Hazañas Épicas
Transmisión de las Hazañas Épicas

Por aquel entonces, los poetas eran llamados aedas, se encargaban de componer las historias y reelaborar las leyendas populares de memoria, sin ayuda de la escritura; las cantaban, además, acompañándose con instrumentos de cuerda sin caja de resonancia, como la célebre lira.

Épica es un término que proviene del griego antiguo; en su origen, significaba simplemente “palabra”; pero se utilizó para designar a la poesía narrativa heroica, es decir, aquella forma literaria que contaba en versos las hazañas de los héroes.

Si bien las formas más lejanas en el tiempo que se han conservado lo han hecho gracias a la escritura, el modo de su difusión en las civilizaciones que las crearon era oral.

El aeda, poeta o cantor congregaba a su auditorio en lugares públicos y lo deleitaba recordando las hazañas del invencible Aquiles, el honorable Héctor de Troya o el sabio y aventurero Odisea (más conocido como Ulises).

La transmisión oral exigía por parte del aeda un gran ejercicio de la memoria, aquella capacidad humana que los grandes filósofos griegos, como Sócrates y Platón, no se cansaron de alabar. La estructura en verso, las formas rítmicas fijas, las repeticiones de epítetos, adjetivaciones y fórmulas sintácticas completas facilitaban la tarea memorística. ¨

Bibliografía consultada:

Héroes medievales: El Cid, Arturo, Los Nibelungos. Relatos anónimos en versiones de Ruth Kaufman y Franco Vaccarini. Contenidos elaborados por Jorge Warley. Editorial Puerto de Palos, Buenos Aires, 2005.