Header Caballeros del Zodiaco
 
Tres Damas Shaka Brillo De La Armadura Shiryu Luz En El Medio Shurapan Alas Meditación Del Caballero Tenebroso Fondo Violeta Aartehsena Tres Caras Shura Pelo Turquesa El Poder De Pegasus Fondo Azul Ojos Cerrados Ikki Sorprendida Shion

El Muro de los lamentos
Escrito por

Desde el santuario se observa el comienzo del Gran Eclipse, al inicio del décimo episodio de la saga de Hades. Nachi, Jabu, Shaina e Ichi se sorprenden tanto como Miho y los jóvenes del orfanato ante el suceso planetario que oscurece el cielo.

Mientras tanto, el caballero de Andrómeda recupera su identidad y, junto a Pegaso, descubre que detrás del trono se yergue un inmenso muro. Parece ser que Hades llevó a la diosa del otro lado.

Luego interviene el santo dorado de virgo para explicarles que esa enorme pared es el confín del Inframundo, y que se la conoce como “el muro de los lamentos”.

Pegaso –que logra salir del Cocito bajo el influjo espiritual de Marin y gracias a su natural perseverancia– propone cruzarlo para recuperar a Atenea, pero Shaka le indica que, siendo mortal, no es posible atravesar esa frontera. Sólo las deidades tienen el poder necesario para hacerlo.

El Muro de los lamentos
El Muro de los lamentos

Además, Shaka les informa que del otro lado nace el Purgatorio, donde están los Campos Elíseos.  

Derribarlo resulta tarea imposible para los santos dorados y para los de bronce, aunque casi todos lo intentan.

En ese mismo momento, en el Hielo de Cocito reviven todos los caballeros dorados, gracias a la fuerza del cosmo de Atenea. Así, se incorporan en sus tumbas heladas los santos Aioria, Mu y Milo.

La siguiente escena revela que alrededor del muro se van reuniendo diferentes santos dorados. Incluso el maestro Dohko de Libra, a quien se le ocurre una idea: si los caballeros de oro se unen, es posible derrumbar el muro de los lamentos, produciendo luz solar gracias al reflejo de sus armaduras.

Sucede que las armaduras se encuentran formando una órbita elíptica, es decir: el circuito anual que efectúa el sol. Esto significa que las doce armaduras han estado bañadas por esa gran energía…. Y Dohko opina que si todos juntos ascienden el poder de su cosmo hasta su tope de intensidad, tal vez se pueda provocar el nacimiento de un minúsculo sol que derribe la gran pared.

Estos cinco valientes santos de oro intentarán, unidos, detener el eclipse.

Y el episodio culmina con Marin, quien se dirige al santuario en compañía de una joven misteriosa.

Siguiente tema: El Sacrificio de Kanon

Otros artículos de Caballeros del Zodiaco: