Header Caballeros del Zodiaco
 
Pantalla Zodiaco Caballeros De Atena Afrodita Princesa Athena El Caballero Traje Amarillo Aartehsena Caballeros De Bronce Mirada Seria Demonio De Fondo Camus Luz En El Medio Sacrificio Exclamación De Athena Dohko Rayos De Luz La Dama Kanon Flecha Del Caballero Tres Damas

Giudecca, escenario de Luchas
Escrito por

En el sexto episodio de la saga, los caballeros de bronce de Dragón y Cisne recobran la consciencia, luego del golpe que los había depositado en una barca, y reconocen haber salido de la Cuarta Prisión, tras cruzar el río. Kanon ya no los acompaña, por eso creen que se ha adelantado en la misión y se apuran para alcanzarlo por el camino.

La citada prisión reúne los espíritus oscuros de las personas que durante su vida terrenal fueron incrédulas y ateas, sin esperanzas acerca de la existencia de deidades protectoras. El castigo que reciben es el de ser incinerados una y otra vez en sus tumbas, durante toda la eternidad. Allí se cruzan con Kanon, quien combate y vence a un espectro. Más tarde hace su aparición el juez infernal Radamanthys, para anunciar a los tres santos que el cadáver de Orfeo y el cuerpo vivo de Seiya terminaron arrojados al Cocito, por haberse rebelado contra los dioses.

Giudecca, escenario de Luchas
Giudecca, escenario de Luchas

También les informa que Andrómeda no es otro que el mismo Hades... Los caballeros no salen de su asombro. Kanon y el espectro retoman la batalla interrumpida en episodios previos: esta vez el geminiano logra detener y herir a Radamanthys, a quien terminan rescatando los otros dos jueces del Inframundo, Aiakos y Minos
 
Este último espectro se esmera en matar a Kanon; le tuerce las extremidades con hilos invisibles hasta hacerlo gemir de dolor, utilizando su eficaz técnica de ataque conocida como "Marioneta Cósmica".
 
Mientras tanto, la hermana de Hades, Pandora, percibe la presencia cercana de un cosmo violento y poderoso, pero no logra precisar de quién es... El que ha arribado a Giudecca no es otro que el caballero de bronce más poderoso, Ikki del Fénix. Primero salva a Kanon de los ataques de Minos, luego se enfrenta a Aiakos, también conocido como Aiacos de Garuda, y más tarde se estremece al oír que su hermano menor ha sido poseído por el Dios Infernal. Acto seguido, se precipita al trono de Hades para salvarlo.
 
El Fénix recuerda un episodio vivido de niño, con Pandora, y empieza a intuir la verdad: Andrómeda fue predestinado divinamente desde su nacimiento para ser dueño del universo, con malignos objetivos. Pero no permitirá que nada malo le suceda.  

Sin embargo Shun, cuyo cuerpo fue tomado y poseído por Hades, prefiere morir antes que ser parte de la destrucción del mundo. El episodio se cierra con la imagen de Marin, quien se encuentra con una misteriosa mujer, mientras ésta junta flores. En episodios futuros nos enteraremos quién es.
Otros artículos de Caballeros del Zodiaco: