Header Caballeros del Zodiaco
 
Ojos Claros Ojos Cerrados Géminis Fénix Posando Armadura Violeta Sexy Radamantis Poseidón Demonio De Fondo Bola Violeta Traje Amarillo Milo Ikki Primer Plano Caballeros De Bronce Rayos Dedos Hagen Sin Casco Kanon

Entre Giudecca y el Cocito
Escrito por

El octavo episodio se inicia con una asombrada Pandora, a quien le parece imposible ver el cuerpo de Andrómeda rebelándose contra su hermano dios.

Entonces el caballero de bronce de Fénix, Ikki, establece una analogía entre Shun y la heroína mítica griega, cuya constelación rige las habilidades de su hermano: ella también prefirió sacrificarse para salvaguardar la integridad planeta Tierra.

Eso significa que el santo de bronce no estaba predestinado a ser un “recipiente” para contener el espíritu de Hades, sino para vencerlo y así redimir a la humanidad.

Fénix comienza a incrementar el poder de su cosmo y, aunque Pandora intenta derrotarlo, la defensa rodante de su hermano lo protegerá de los ataques.

Entre Giudecca y el Cocito
Entre Giudecca y el Cocito

Pero Ikki sufrirá una alucinación: se imaginará arrancando un horrible gusano oscuro del pecho de Andrómeda (que simbolizaría la posesión de Hades).

Más tarde aparece en escena el cuerpo del espectro Valentine, que sugiere arrojar el supuesto cadáver de Fénix –golpeado por Hades– al Infierno de Hielo de Cocito, donde se encuentran Pegaso y otros caballeros dorados como Aioria, Mu y Milo.

Cabe señalar que el infierno Cocito es la octava prisión, el sitio donde son condenados aquellos incrédulos que se resistieron a la fe de los dioses.

Mientras tanto, frente al trono de Hades se presenta el poderoso virginiano Shaka, con el objetivo explícito de asesinar al dios del Inframundo.

Todavía en el Cocito, el testarudo Seiya desafía al espectro: si combate y lo vence, se quedará con la armadura de Atenea. Entonces Valentine libera a Pegaso de las aguas de aquel río de hielo.

Pero aunque el espectro lo golpee una y otra vez, Seiya no soltará el preciado don que había ido a devolverle a la diosa.

En Giudecca, mientras el caballero de Virgo continúa desafiando verbalmente al dios de la Oscuridad, Atenea se presenta ante su trono. 
Otros artículos de Caballeros del Zodiaco: